Ayuda al ViajeroColina de las CrucesDiariosEindhovenEuropaHolandaHolanda-Lituania-Letonia '17KaunasLetoniaLituaniaRigaSiauliaiTrakaiVilnius

Introducción del viaje a Holanda, Lituania y Letonia: información, impresiones y resumen.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Holanda (Eindhoven), Lituania (Vilnius, Kaunas, Trakai, Siuliai, Colina de las Cruces), y Letonia (Riga).

Información, impresiones, planning y presupuesto del viaje a Holanda, Lituania y Letonia durante 8 días, del 30.05.17 al 06.06.17.

 

¡Nuevo viajecito! Ufff, estaba que me subía por las paredes… A pesar de los tiempos oscuros en distintos ámbitos en los que me encuentro sumido desde hace mucho, mucho tiempo (personal, familiar, trabajo, etc…), y estar hasta arriba como nunca con temas familiares y laborales (intentar emprender y trabajar como un puto cabrón entre 10-20h al día sin ver resultados ni un duro, es complicado :S), siempre hay esperanza, siempre hay fe, siempre hay una pequeña luz a la que nos agarramos… Y, merecidamente y con mucho sufrimiento, podemos seguir cumpliendo sueños, evolucionando, desarrollándonos, aprendiendo… Viajando y descubriendo al fin y al cabo.

Y este momento, esta escapada llegó por el hecho de asistir al evento Travel Bloggers Meeting, el cual se celebraba este año en Santa Cruz de Tenerife… Hace un par de añitos que había estado por allí, lo tenía bastante reciente, pero decidí ir al evento… Evento al que, por otra parte, era la primera vez que asistía… ya sabéis perfectamente lo que pienso yo de estos eventos (hablando en términos generales) de postureo y mamoneo, donde los hipócritas, los falsos, los interesados, los comepollas, los pelotas, los enchufados y demás mierda varia y diversa tan habitual en todos los sectores y en este en concreto, están a la orden del día… En fin, hay de todo como en todos lados, no todos los eventos son iguales (por suerte), ni todas las personas son iguales (por suerte)… En anteriores ediciones, o no había ido porque, simplemente: no me interesaba o, también, porque sieeempre el fin de semana de realización del TBM me coincidía con exámenes.

En esta ocasión, los astros se conjuntaron para que pudiera asistir xD, e igualmente he de decir que fue mucho mejor de lo esperado en todos los sentidos y disfruté el TBM enormemente (claro, que yo me lo monté a mi rollo xD); destacando, sin duda, la gran organización y actividades a realizar. En fin, el tema del TBM es otra historia y no procede aquí…

No obstante, partimos de la base que el objetivo principal de ir a Tenerife, no era ni el TBM, ni la posterior escapada, sino visitar a una amiga de Santa Cruz de Tenerife… visita “prometida” y pendiente… ¡Qué mejor momento!, y con ello, aprovechando la coyuntura como hechos accesorios y secundarios, para acudir al TBM y, ya que salía, pues intentar hacer alguna escapadilla…

Bastante tiempo estuve haciendo cábalas y buscando combinaciones que me permitieran hacer una escapada o viaje, partiendo desde Tenerife (u otros destinos en Islas Canarias), pisando lugares y países que no conociera, y lo más asequible posible… Y tras mucho y mucho y mucho buscar… cuadró (más menos) el presente viaje.

Eindhoven en Holanda fue la “ciudad puente” para el gran objetivo del viaje, ciudad no obstante que sí tenía ganas de conocer. En dos ocasiones (tres con la presente) había pisado Holanda, pero todavía no había llegado el momento de Eindhoven… y ya tocaba, en gran parte porque era el destino más barato (que no conociera y me motivara) para las fechas en cuestión desde Tenerife xD.

Y muchas ganas tenía de pisar Lituania y Letonia: el gran objetivo del viaje… En varias ocasiones había planificado alguna escapadilla a ambos países y siempre se había quedado en el tintero y, mira por donde, la “excusa” de Tenerife y el Travel Bloggers Meeting me iba a servir para, curiosamente, acabar por aquí :D.

Vilnius, Trakai, Kaunas, Siuliai y la Colina de las Cruces me han sorprendido gratamente, y me han servido para hacerme una importante idea del país al recorrer y conocer gran parte de sus más importantes atractivos. Todos ellos lugares sin duda recomendados y merecedores de ser conocidos y visitados. Trakai es medio día, Kaunas es día completo, Siuliai y Colina de las Cruces es casi un día completo (dependiendo del transporte), y Vilnius, aunque puede ser visitado y recorrido en un día completo a saco de sol a sol, bien merece al menos dos días para así poder disfrutar de la ciudad tranquilamente y visitar sus diversos museos.

Por otra parte, lástima no haber tenido más tiempo, especialmente para Letonia, donde solo pude visitar su capital: Riga. Todo ello es debido en parte, no ya al tiempo disponible obviamente (es lo que te limita, los días que son, son los días que son), sino por el hecho de no haber podido alquilar coche… Moverme en coche por Lituania y Letonia era mi objetivo, y hubiera optimizado en tiempo, pero no en pasta… Por lo que al final opté por moverme en transporte público (bueno, también me encontraba expuesto a que me pararan y posibles mordidas, que sí, que por aquí todavía ocurre). Me quede con ganas de mucho más tras haber visitado una ciudad y capital tan bella e impresionante… Al igual que Vilnius, con un día completo a saco de sol a sol podría ser suficiente, pero mínimo es recomendable dos días…

Como suele ocurrir… el viaje no ha salido todo lo barato que uno hubiera deseado. Y todo ello debido, principalmente, al puto vuelo de vuelta a Madrid desde Riga… Tardé tanto en comprarlo en base a que no sabía si iba a tener disponibilidad de días y poder cuadrar alguna otra cosita… que cuando me quise dar cuenta, apenas semana y media antes, ya no tenía más opción que pagar casi 100€ por el vuelo, lo que me ha descuadrado y follado el presupuesto, pero es lo que hay… Respecto al alojamiento en esta ocasión, y gracias a buscar hoteles baratos con Expedia, pude ahorrar un poquito en este vía, aunque con tan poco tiempo de antelación, y más concretamente en el caso de Vilnius, poco pude encontrar para esas fechas, que estuviera bien situado, habitación individual y que no fuera una pocilga no recomendada… Por lo demás y a pesar del gasto y presupuesto final por encima de lo deseable, he optimizado al máximo los recursos como siempre, ya sabéis que soy low cost, y los que tenemos poquiiitos recursos… pues es lo que toca.

La climatología no me ha respetado todo lo que hubiera deseado, pero es lo que hay… Mitad y mitad vamos, la mitad de los días con buen clima y soleado… la mitad de los días con frío y lluvia. Una putada, ya que la lluvia limita y te retrasa sobremanera, como así me ocurrió en Trakai (pedazo de diluvio) o en Riga…

Holanda no es un país barato precisamente… No hablamos del nivel de los países nórdicos obviamente, pero nos encontramos con un país cuyos precios están por encima de nuestro bolsillo medio sin que, no obstante, tampoco sea una exageración… en lo que respecta a comer/beber, por ejemplo, es posible encontrar por toda la ciudad restaurantes y puestos baratillos donde comer (y tomarse una cervecita), a precios correctos.

Lituania y Letonia han sido, sin embargo, una sorpresa económica… ¡para mal! Aunque tengas referencias de precios actualizados, hasta que no estás in situ en el lugar… Sí, cierto es que fuera de las dos capitales (Vilnius y Riga), los precios son mucho más cercanos a lo que tenemos “previsto” tirando a la baja, pero como igualmente estamos en lugares turísticos… pues los precios son los que son. Pero sí, Vilnius y Riga no son capitales baratas en absoluto, especialmente y como es lógico, en zonas céntricas y turísticas, y es que no olvidemos que el Centro Histórico de ambas capitales es Patrimonio de la Humanidad… y eso se nota sobremanera en los precios.

Así, nos encontramos prácticamente al nivel de España y una capital y gran ciudad como Madrid en todos los sentidos: alojamiento, entradas y tickets, transporte, comer y beber… Pues eso, que de barato nada. Evidentemente, buscando e informándose, es posible encontrar cosillas asequibles en todo ámbito, pero en términos generales, reitero, no esperes que todo esté “tirado de precio”.

Por otra parte, me ha sorprendido para bien la limpieza en todas las ciudades visitadas. Tanto de Eindhoven como en las diferentes ciudades visitadas en Lituania y Letonia, especialmente en sus capitales, y de forma más concreta su centro histórico, como no podía ser de otra forma… En general; ciudades limpias, cuidadas y ciertamente agradables para ser recorridas por el turista y viajero…

Eso sí, en cuanto salimos del centro… ufff, pues ya es otra historia. Me refiero en concreto a Vilnius y Riga… En el caso de Vilnius, los alrededores de la Estación Central (tanto de tren como de bus) son bastante chungas respecto a la limpieza (y en todos los sentidos), existiendo bastante mugre, basura, todo descuidado y bastante viejo… Da mal rollo sí, a lo que ayuda la poca iluminación por la noche, los sin techo, las putas, los yonkis… y diversos personajes sin oficio ni beneficio buscando el “turista fácil”. Muy mala sensación ciertamente… ejemplos que se repiten igualmente en algunos lugares dentro del propio centro…

Respecto a Riga, ya comenté en su momento que me parece una capital más nórdica y menos báltica. Es evidente el mayor nivel y mayor poder adquisitivo y, sin entrar en características a nivel históricas, culturales y de patrimonio; Riga es más agradable, está más limpia, está más cuidada, y se ve menos morralla… Aunque en los alrededores de la Estación de Bus… cuidadito.

La gente con la que he tenido contacto o unas mínimas palabras y relación (quedé con gente local por allí), muy bien en general… menos “fríos” de lo que uno cabría esperar (especialmente para Lituania y Letonia), siendo peña cercana y abierta. No he tenido malas caras ni malas contestaciones, al igual que una correcta atención al cliente en todo momento… así que en general muy bien con todas las personas con las que hablé y tuve contacto.

No he tenido ni he sufrido ningún problema o incidencia de seguridad (y siempre tocando madera y manteniendo las precauciones básicas y mínimas exigibles), pero sí es cierto que hay que tener cuidadito por la noche (y por el día) en los alrededores de las Estaciones Centrales de Vilnius y Riga. Como ya he indicado antes: mucho sin techo, yonkis, putas, moralla, gentuza y personajes varios (con alguno tirado por el suelo)… En 3 o 4 ocasiones, en ambas ciudades, se me acercaron a pedirme algo o balbuceando palabras ininteligibles e inentendibles… No, no he tenido sensación de inseguridad como tal, pero en estos lugares y por la noche… con mil ojitos y con cuidadito; manteniendo las precauciones básicas.

En fin… como siempre; ha sido un gran viaje aprovechado al máximo (¿y cuándo no? ¡voy siempre a tope! xD)… ha sido un viaje real, personal y experiencial, pagado, como siempre, por mí con mis propios recursos y realizado, como siempre, con mucho sufrimiento, sin ningún “regalito” y dejando de hacer muchas otras cosas en mi vida diaria para poder hacerlo; para poder viajar… algo que no todos pueden decir como bien sabemos ;). He disfrutado como siempre y como nunca (como si fuera mi último viaje o escapada, por eso todos los aprovecho al máximo, nunca se sabe si va a ser el último o no vas a poder viajar en mucho tiempo…), he conocido increíbles, espectaculares, históricos y bellísimos lugares que me han maravillado, he degustado delicias locales con mis obvias cervecitas (ya sabéis que la parte gastronómica siempre es muy importante para mí ;)), he conocido a gente local con los que he compartido cervezas, más que interesantes charlas y “futuras quedadas”… ¡Muy contento!

También indicar que en Europa, generalmente viajo con la Tarjeta Sanitaria Europea (obligatoria y necesaria si no viajas con seguro lógicamente)… Tenía que volver a solicitarla… pero no lo hice ya que no me la conceden… es lo que tiene llevar tanto tiempo sin cotizar (hay requisitos para la concesión de la Tarjeta Sanitaria Europea :S…) así que al final opté por viajar con mi seguro de viajes habitual de IATI Seguros. Y sabéis que si lo recomiendo, es de forma totalmente personal pero objetiva y con conocimiento, ya que, reitero, sabéis que es el que yo suelo utilizar siempre en términos generales y el que ofrezco a mis amigos y clientes. Además, al contratar un Seguro de Viaje con IATI Seguros desde VIAJEROSALBLOG.COM, obtendrás un 5% de descuento.

 

– Primeras impresiones de Holanda: Eindhoven.

Introducción del viaje a Holanda, Lituania y Letonia: información, impresiones y resumen.

Eindhoven se encuentra al sur de Holanda; una ciudad que suele estar fuera de los “circuitos turísticos” en el país a pesar de su importancia a nivel poblacional, empresarial e inclusive turístico.

Emplazada en una importante ruta comercial de la Edad Media, su origen se remonta a 1232 cuando el Duque de Brabante otorgó derechos de ciudad a Endehoven, por entonces un pequeño pueblo (con muralla y un pequeño castillo) en la confluencia de varios canales. A finales del s. XIV las murallas fueron ampliadas y a mediados del s. XIV se construyó un nuevo castillo, sin embargo la ciudad fue arrasada en dos ocasiones (a finales del s. XIV y a mediados del s. XV), siendo reconstruida en ambos momentos parcialmente (por falta de fondos). Tras ello y por desgracia, en 1554, el 75% de la ciudad fue arrasada en un incendio, siendo la ciudad de nuevo reconstruida años después gracias a Guillermo de Orange.

Posteriormente, y tras varios intercambios entre neerlandeses y españoles, en 1583 la ciudad cayó bajo manos españolas… así hasta 1629 cuando volvió a ser parte de los Países Bajos… Y así hasta mediados del s. XIX, donde la Revolución Industrial tuvo una gran influencia en la ciudad, construyéndose todo tipo de infraestructuras e implantando una creciente actividad industrial, primero en tabaco en textiles, y posteriormente gracias a la iluminación y la electrónica, siendo Philips la compañía referente la cual comenzó su andadura en 1891. La ciudad fue creciendo y ampliándose en extensión y población, creciendo más todavía su tejido empresarial con fábricas de automóviles y de diversas ingenierías.

Ya en la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue arrasada y destruida en gran parte por los bombardeos, conservándose muy pocos lugares históricos hoy en día a pesar de las posteriores reconstrucciones… Y es que ciertamente Eindhoven tiene una injusta fama de ser una ciudad muy industrial y con poco patrimonio y atractivos turísticos…

Nada más lejos de la realidad, y es que, e independientemente del patrimonio histórico conservado y restaurado, y más allá de su pasado y presente industrial y más que evidente, el mismo es parte y seña de identidad de una ciudad con mucho que ofrecer a nivel cultural y donde antiguos espacios industriales, hoy se han reconvertido en modernos bulevares de edificios residenciales, museos y espacios alternativos, galerías y estudios de arte, o bares y restaurantes… Eindhoven es como una “incubadora de ideas” a tenor del número de patentes anuales que sus empresas producen, siendo reseñable especialmente el terreno arquitectónico con un buen número de estudios de arquitectura y más que interesantes y brutales construcciones.

Eindhoven vive y disfruta cultura con un buen número de importantes museos por otra parte, siendo el aspecto cultural de la ciudad un importante referente de la misma, aspecto desconocido por gran parte del viajero que la visita… al igual que la fiesta y el ocio, con un buen número de bares, pubs, restaurantes, garitos y discotecas repartidos en varias calles del mismo centro de la ciudad (con la calle de copas y fiesta más larga de Holanda).

¿Qué ver y qué hacer en Eindhoven? Mira todo lo que tienes para visitar y que yo recorrí y visité durante mi paso por la ciudad, por ejemplo: Effenaar… Estadio PSV Eindhoven (como futbolero, es una visita recomendable ;))… TAC… la animada Plaza 18 de Septiembre, Lichttoren… Piazza Center… Blob… Bubble… Domme Straat… el Centrum con sus calles peatonales, tiendas y bares… Admirant… Witte Dame… De Bergen… Strijp-s… Radio Royaal… el espectacular y llamativo Evoluon (súper fotogénico, pocos turistas se acercan por aquí), Van AbbeMuseum… Museo Philips (totalmente recomendable; es historia de la ciudad)… Museo DAF… Stratumseind… Bergen… Stadhuisplein… Designhuis… Vesteda Toren… Paterskerk… la interesante Saint Catharinakerk (la Catedral de Eindhoven)… Saint Joriskerk… De Markt… etc…

Una ciudad manejable a pie (o en bici) y agradable para el turista y el viajero. Un día es suficiente en una ciudad que nos ofrece un buen puñado de atractivos turísticos, culturales, gastronómicos… y ¿por qué no?, también deportivos y fiesteros. Limpia y, a priori, relativamente segura… igualmente tenemos amplios espacios verdes, y es recomendable no quedarse solo en el mismo centro de la ciudad, ya que los alrededores de la misma ofrecen ciertos atractivos. No es lo más top de Holanda… pero Eindhoven bien merece una visita ;).

 

– Primeras impresiones de Lituania: Trakai.

Introducción del viaje a Holanda, Lituania y Letonia: información, impresiones y resumen.

Trakai, ciudad de menos de 6.000 habitantes y parte del Parque Histórico Nacional de Trakai, rodeada de lagos, es, sin duda, uno de los obligatorios e imperdibles lugares a visitar en todo recorrido por Lituania. A menos de 30km de Vilna (aunque hay un paseíto debido a los malos tramos de carretera y los destartalados microbuses en los que vamos), Trakai es ideal como excursión de medio día desde la capital, tiempo suficiente para recorrer la pequeña ciudad y sus atractivos…

Una ciudad a la que llegué con sol radiante… y que, según comenzaba mi visita a la misma, el tiempo se nubló en 5min, y me cayó la del pulpo… Tuve que ir parando cada pocos metros ya que estaba completamente calado… hasta llegar casi al castillo, donde me refugié unos minutos en la Oficina de Turismo y, a continuación, en el único bar/restaurante cercano que pillé abierto… haciendo tiempo aquí con una cervecita… Más de una hora en total estuve parado… Entonces salió el sol, y pude continuar mi visita xD.

La ciudad y sus alrededores se desarrollaron en el s. XIII en el Gran Ducado de Lituania, con la construcción de su castillo por parte del Duque Gediminas, no obstante, se considera 1337 como momento de fundación de la ciudad tras aparecer en crónicas escritas en Alemania.

Los dos primeros castillos, de madera, fueron arrasados por los teutones a finales del s. XIV, pasando por varias manos y, finalmente y ya en el s. XV, sustituyendo el antiguo castillo y fortaleza en madera, por el actual castillo y fortaleza defensiva en piedra… Trakai, para entonces importante centro económico y administrativo de Lituania, era básicamente la capital de facto del país, siendo reconocida en 1409 como uno de los primeros asentamientos de Lituania, atrayendo población, comercial y poder en todos los ámbitos, siendo una ciudad “levantada” por multitud de nacionalidades y comunidades.

En 1569, el Gran Ducado de Lituania se unió al Reino de Polonia, creándose la República de las Dos Naciones, disminuyendo así el poder de Trakai en favor de Vilna y Cracovia… y utilizándose el castillo, primero; para reuniones de la nobleza y, después; como cárcel destinada a presos políticos… Posteriormente, el castillo fue restaurado por el Rey Segismundo I de Polonia, el cual lo utilizó como residencia veraniega, siendo abandonado a su muerte…

Tras las matanzas de 1648 y las guerras entre Rusia y Polonia entre 1654 y 1667, la ciudad fue saqueada y quemada, y el castillo destruido. Una ciudad en ruinas que volvió a ser arrasada por guerras, hambrunas y peste en el s. XVIII… Ya en 1795, la ciudad fue anexionada por el Imperio Ruso, y ocupada en 1915 por Alemania. Tras la Primera Guerra Mundial, la ciudad fue ocupada por Lituania, por Polonia… y posteriormente fue anexionada a continuación por la Unión Soviética… y por la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial, donde más de 5.000 judíos de la región fueron asesinados… Liberada en 1944, tras la guerra, fue anexionada de nuevo por la URSS… ¡Vaya caos!

Ya en 1961 (y tras infructuosos intentos de restauración en 1905 y 1929), se reiniciaron las obras del castillo… Tras varios parones, las obras fueron terminadas en la década de los ’90… El castillo, obviamente y como habéis podido ver, es el “centro” de la ciudad y objetivo principal a visitar en Trakai; una pequeña ciudad manejable que se recorre a pie, silenciosa, limpia, agradable, cuidada… con gente amable y “casitas de colores” en madera con jardincito a nuestro alrededor… Trakai, más allá de su castillo (una auténtica pasada obligatorio a conocer), alberga rinconcitos especiales a cada paso…

Y aparte del Castillo, ¿qué más podemos ver en Trakai? Pues también podemos ver la curiosa Iglesia Ortodoxa de Santa María Madre de Dios, el Museo de Historia de Trakai (que, como ya habéis visto, es más que interesante), la Iglesia de la Visita de la Virgen María, la pequeña Capilla con la Escultura de San Juan Nepomuceno, el Anterior Convento de los Dominicos, la Antigua Oficina de Correos, La Kenessa (la única abierta al culto en Europa tras la Segunda Guerra Mundial), o el curioso Barco VITINA a orillas del lago…

Trakai es una visita obligatoria como indicaba… ¡si estas en Lituania y en Vilnius, no te la puedes perder!

 

– Primeras impresiones de Lituania: Kaunas.

Introducción del viaje a Holanda, Lituania y Letonia: información, impresiones y resumen.

Kaunas es la segunda ciudad más grande de Lituania, situada a nivel geográfico en un importante punto de confluencia a nivel transporte y de dos ríos lituanos. Siempre a la sombra de Vilnius, es “habitual” leer y escuchar que “hay poco que ver en Kaunas” o “es una ciudad fea”… Algo que sorprende enormemente, ya que nada más lejos de la realidad…

Kaunas bien merece una visita de un día, bien desde Vilnius o en ruta por el país y, te puedo asegurar, que quedarás más que satisfecho… Gris y fría me recibió la ciudad a primera hora de la mañana tras madrugón y llegada desde Vilnius, menos mal que el día fue levantando en las siguientes horas y me permitió disfrutar de la ciudad y todos sus atractivos… Una ciudad donde ya en el s. X existía un asentamiento, dando el año 1030 como origen y fundación de la ciudad.

En el s. XIII la misma fue amurallada para la protección de las continuas agresiones teutonas, los cuales consiguieron capturar Kaunas en 1362, para posteriormente ser recuperada en 14040… El Castillo; importante referente de la ciudad, fue ampliado en el s. XV, ya que Kaunas comenzó a crecer en población y en importancia económica, llegando a ser una de las ciudades más importantes del Gran Ducado de Lituania…

Sin embargo, los siglos XVII y XVIII fueron catastróficos para la ciudad, sufriendo plagas y siendo esta atacada, ocupada e incluso devastada por rusos, suecos y los ejércitos de Napoleón, quedando en el s. XIX de nuevo ocupada por el Imperio Ruso, los cuales crearon en Kaunas una enorme guarnición militar, industrializando la ciudad, al igual que como importante nudo de comunicación ferroviaria. Kaunas inclusive llegó a ser capital de Lituania durante un breve periodo de tiempo hasta 1940 cuando Vilna fue tomada por Polonia, restableciendo posteriormente la capital en Vilna la Unión Soviética.

Durante las dos Guerras Mundiales, Kaunas fue una ciudad próspera en crecimiento económico debido a su industria, algo que no evitó que sufriera enormemente los estragos de la guerra en la Segunda Guerra Mundial durante la ocupación alemana y el genocidio de más de 30.000 judíos. Tras la misma, la Unión Soviética restauró la ciudad, la cual continuó siendo la más próspera del país… Así hasta la desaparición de la Unión Soviética, la independencia de Lituania en 1991, y la entrada del país en la Unión Europea en 2015 presentando unas finanzas públicas limpias, con la renta per cápita más alta de los países bálticos y con un alto crecimiento y desarrollo económico en la UE.

Hoy en día, Kaunas es una ciudad próspera, moderna, limpia, cuidada y agradable para el turista y viajero, la cual presenta un mayor número de población de origen lituano que la capital (al contrario que en el s. XIX, donde la mayor parte de la población era de origen judío y ruso), y sigue siendo un importante nudo de comunicación (con uno de los aeropuertos más importantes de los países bálticos), al igual que importante centro empresarial.

Ciertamente Kaunas se deja pasear, en parte gracias a sus principales, amplias y comerciales calles peatonales que conectan la Ciudad Nueva con la Ciudad Vieja, una ciudad que, si bien merece día y medio, en un día completo y a saco (como fue mi caso) es más que suficiente para disfrutarla y conocerla sin mayor problema…

Su avenida principal es la peatonal Avenida de la Libertad, alrededor de las cuales se articula la Ciudad Nueva, donde destaca, en un extremo de la Avenida y desde donde vendrás tú si has llegado a la ciudad en bus o tren; la bella iglesia ortodoxa de San Miguel Arcángel o los Jardines de Vytautas; con diferentes monumentos relevantes, al igual que el “altar de la llama eterna” o el Museo Militar. A pie, o bien subiendo con el curioso funicular Zaliakalnis hasta la Iglesia de la Resurrección de Cristo; una impresionante mole desde cuya cubierta obtenemos unas espectaculares vistas de la ciudad.

Pero es la Ciudad Vieja la que nos propone callejear por su entramado medieval, recorriendo el Palacio Presidencial de Lituania y su pequeño y agradable jardín, la Plaza Rotuses como centro neurálgico donde se articulan y encuentran diferentes museos, su bello Ayuntamiento en diferentes estilos arquitectónicos, la Iglesia de San Francisco Javier o la monumental Catedral de Pedro y Pablo… Cerca, y a apenas unos minutos andando, encontramos la gótica Casa Perkunas, la Iglesia de San Jorge (con su entorno semi abandonado y cuasi en ruinas), la Iglesia de la Asunción de la Sagrada Virgen María (supuestamente la más antigua en pie de la ciudad), y, obviamente y uno de sus atractivos principales: el Castillo de Kaunas (o sus restos, donde yo me encontré un evento colegial con niños cantando xD).

¡Ah!, y no olvides que Kaunas respira también deporte, siendo el baloncesto una auténtica religión, la cual puedes vivir en el Kaunas o Zalguiris Arena (en la ribera del río, donde se encuentra un agradable parque con varios foodtrucks), o ir de compras al centro comercial Akropolis frente al mismo, donde nos encontramos con una amplia zona de restauración y food court… ¡rodeando una pista de hockey hielo interior!

En fin, una ciudad siempre a la sombra de la capital, pero que sin duda tiene suficientes atractivos para su visita… visita que es totalmente recomendable.

 

– Primeras impresiones de Lituania: Siauliai y Colina de las Cruces.

Introducción del viaje a Holanda, Lituania y Letonia: información, impresiones y resumen.

A pesar de ser la cuarta ciudad más grande de Lituania y encontrarse en un importante nudo comercial y de transporte, Siauliai no es, generalmente, una una de las paradas “obligatorias” en Lituania, siendo un lugar de paso sin más donde el turista y viajero no suele parar (erróneamente)… Especialmente si vienes en coche.

En mi caso, al moverme en transporte público, y camino a Riga desde Vilnius y con pretensión de visitar la Colina de las Cruces, sí o sí debes llegar hasta Siauliai, para, desde aquí, coger un autobús que te deja a un par de kilómetros de la citada Colina de las Cruces. Algo harto complejo, ya que debes adaptarte sí o sí al poco transporte público existente para las diferentes rutas, en especial para ir y volver hasta el punto más cercano a la Colina… que no es otro que una parada en mitad de una “carretera comarcal”… y ale, a andar… ida y vuelta claro (a no ser que hagas dedo y te pillen, que no fue mi caso). Y ello, bajo un sol infernal y con la mochila al hombro (ya que no la podía dejar en la Estación de Siauliai por horarios, el luggage storage cerraba :S)… pues es mortal… Palizón.

Encarecidamente te recomiendo que, si vas a visitar la Colina de las Cruces (y Siauliai), desde Vilnius o desde Riga (en ruta), lo hagas en coche… Pero bueno, yo lo tenía que hacer sí o sí… y mis pasos me llevaron hasta Siauliai.

Oficialmente fundada en 1236 como un punto defensivo y militar, ya en el s. XV Siauliai se desarrolló como emplazamiento agrícola, convirtiéndose en ciudad en el s. XVI y en el centro administrativo de toda la zona… Tras ser arrasada en los siglos XVII y XVIII por diluvios y epidemias, la ciudad comenzó una serie de reformas urbanísticas, administrativas y sociales, creciendo como importante centro cultural y económico tras la “separación” de Polonia, existiendo una importante comunidad judía.

Durante la Primera Guerra Mundial gran parte de la ciudad fue destruida, aunque tras la misma, Siauliai fue reconstruida, cobrando la ciudad de nuevo una gran importancia administrativa, tras Kaunas y por delante de Vilnius… En la Segunda Guerra Mundial, el 80% de la ciudad fue de nuevo arrasada, con matanzas de miles de judíos. Tras la guerra, la ciudad fue ocupada y levantada sobre sus cenizas por los soviéticos. Hoy en día, y tras la independencia del país, Siauliai perdió la importancia que tuvo en otras épocas, aunque no deja de ser una gran ciudad con relevancia industrial, nudo de transportes, y con una importante base militar de la OTAN.

No tenía mucho tiempo en Siauliai… pero sí el suficiente para un paseíto rápido por su centro para ver y fotografiar algunos de sus principales atractivos turísticos, que por suerte, están cerquita entre sí, a un radio de 15min andando desde la Estación de Autobuses… (obviamente me quedaron pendientes varios e importantes lugares en los alrededores, los cuales por tiempo y distancia me eran imposibles… como el Antiguo Cementerio, el Reloj de Sol, el Laberinto de Energía o el Zorro de Hierro).

Ciertamente el centro de la ciudad es agradable para recorrerlo… destacando la Calle Vilnius, peatonal con edificios bajos de dos o tres alguras, y con tiendas y restaurantes donde poder tomar algo, y diversas esculturas llamativas o el conocido Reloj … También, destaca la llamativa Iglesia de San Pedro y San Pablo (con su torre de 70mts de altura y su fachada a modo de “fortaleza”), el Teatro Valstybinis, la Secretaría Municipal o Ayuntamiento de Siauliai, o el Colegio Estatal de Siauliai (con un gran cartel en su fachada principal indicando #SIAULIAI)...

Un intersante, y corto, paseo por esta ciudad tan desconocida… Aunque el objetivo aquí, más allá de Siauliai, era ir, obviamente, a la Colina de las Cruces… Lugar al que llegué tras volver a la Estación de Bus, trayecto de media hora, 2km andando bajo un sol abrasador y con la mochila (y otros 2km para volver)… Palizón sí, pero mereció la pena… y es que, la Colina de las Cruces es uno de esos “lugares mágicos” que nos encontramos por el mundo que merece la pena conocer… aunque esté plagado de turistas y buses turísticos xD.

Sí, hay un paseíto desde Siauliai hasta la Colina de las Cruces, situada a unos 12km de la misma, camino a Riga, de ahí que sea ideal si vas en coche de camino… Hoy en día la Colina de las Cruces es un gigantesco santuario católico al aire libre repleto de cientos de miles de cruces (e imágenes, etc) de toda forma, color y significado… santuario cuyo inicio no se conoce con exactitud…

Se cree que antes de la cristianización del país en el s. XIV, la colina y lugar donde nos encontramos ya era un emplazamiento de culto pagano, cultura pagana que se mezcló con el cristianismo recién introducido, y fue en este mismo lugar, de culto pagano, donde se inició esa “fusión” con la instalación de cruces cristianas…

Otra teoría, quizás más aceptada, nos indica que las cruces se comenzaron a colocar aquí en honor a los lituanos muertos a manos del Imperio Ruso en el levantamiento de 1831… los familiares y amigos, en su honor y al no haber podido recuperar el cuerpo, colocaban una cruz por ellos en su nombre, homenaje y recuerdo…

Sea una u otra, el caso es que la Colina de las Cruces es, por una parte: un santuario católico y, por otra parte: un símbolo de la identidad nacional de Lituania respecto al antiguo Imperio Ruso y Unión Soviética… De hecho, la URSS intentó en varias ocasiones destruir el lugar… y lo consiguieron, al menos parcialmente, pero las cruces volvían a ser colocadas… Tal relevancia histórica cobró, que el Papa Juan Pablo II asistió al lugar en su visita a Lituania en 1993 y puso una cruz… hecho que hizo que la Colina de las Cruces fuera conocida en todo el mundo y se convirtiera, más si cabe, en lugar de peregrinaje.

Yo no llegué como peregrino, o quizás sí, quién sabe… pero lo que sí puedo decir es que la Colina de las Cruces tiene un aura y una energía especial… Según uno se va acercando por la carretera, andando como era mi caso, se atisba “ahí al final”; la colina y sus cruces… Una visión espectacular sin duda… Una vez in situ, te puedes “perder” por sus caminos, mirando y admirando las cientos de miles de cruces e imágenes que te rodean, todas apelotonadas en un caos que visualmente te llega a superar… Todas con un “por qué” y una historia tras de sí, con un significado y un simbolismo propio en decenas de idiomas diferentes… Un, reitero; santuario en toda regla y lugar de peregrinación, donde encontrarás peregrinos y personas muy devotas, rodeados de turistas y viajeros, como yo, flipando con el lugar, sacando fotos y empapándote de ese “no se qué” que te rodea… Da igual que creas en “algo” o en “nada” (dentro de su concepto totalmente subjetivo y etéreo), la energía está a tu alrededor…

¡Un imperdible en Lituania!

 

– Primeras impresiones de Lituania: Vilnius.

Introducción del viaje a Holanda, Lituania y Letonia: información, impresiones y resumen.

Vilnius era, obviamente, uno de los grandes platos fuertes de la presente escapada… no en vano era mi “base de operaciones” para mi breve incursión en el país. Ciudad y capital de un país, que venía avalada con el título de Patrimonio de la Humanidad para su centro histórico desde 1994 y que, ya en 2009, había sido la Capital Europea de la Cultura.

Vilnius es igualmente la ciudad más poblada de Lituania, con menos de 600.000 habitantes no obstante, lo que hace de la misma una ciudad muy manejable, contando que la gran parte de sus atractivos turísticos son visitables a pie (como todas las ciudades aquí expuestas y visitadas). Eso sí… Vilnius tiene mucho que ofrecer, siendo recomendable al menos dos días para poder disfrutar de todos sus atractivos turísticos, no ya solo en su centro histórico como tal, sino en otros lugares repartidos por la ciudad y que nos obligarán a coger sí o sí bus o trolebús para los desplazamientos…

Situada a apenas 30km de la frontera con Bielorrusia y entre la unión de dos ríos, la primera mención escrita de la ciudad data de 1323, considerada fecha de fundación, aunque no obstante su localización ya presentaba desde el s. XI diferentes pobladores. La ciudad se originó con la construcción de un fuerte sobre una colina, localización que se fue expandiendo, más allá del uso defensivo, como centro poblacional con la la llegada de mercaderes y artesanos.

A principios del s. XVI, Vilnius fue rodeada y fortificada por un recinto amurallado (del que todavía quedan restos), alcanzando un importante desarrollo y poder económico y político gracias a Segismundo II de Polonia y su propia corte en 1544. Igualmente, el aspecto cultural fue de gran relevancia, siendo la Universidad de Vilna una de las más importantes del báltico.

Debido a su relevancia, la ciudad fue receptora de inmigrantes de toda Centro Europa, aportando su granito de arena a la multiculturalidad de la ciudad y su desarrollo… Hasta 1655, cuando Vulnius fue saqueada y arrasada por los rusos, provocando un éxodo masivo de la misma y un importante parón en todos los ámbitos que no fue superado hasta el s. XIX.

No obstante, para entonces los rusos ya habían derribado la muralla de la ciudad, y había sido arrasada posteriormente por las tropas napoleónicas en su avancé hacia Moscú. También, la Universidad tuvo que ser cerrada en 1831 por la Revolución de Noviembre, al igual que en décadas posteriores la ciudad sufrió duras represiones por el Imperio Ruso a diversas revueltas ciudadanas.

En la Primera Guerra Mundial, Vilnius fue ocupada por los alemanes, ocupada por los bolcheviques, reconquistada por Polonia, y vuelta a conquistar por los soviéticos, entregándose la ciudad a Lituania, proclamándose un nuevo Estado (constituido por la ciudad y su periferia) y, posteriormente, anexionándose Vilnius a Polonia, siendo Kaunas la capital de Lituania.

En este periodo de entre guerras y bajo el amparo polaco, Vilnius floreció de nuevo como la ciudad que fue a nivel cultural… hasta que la Unión Soviética invadió la ciudad en 1939 en base a diferentes intereses y acuerdos como el Molotov-Ribbentrop, volviendo la ciudad a Lituania y como capital de la recién proclamada República Socialista Soviética de Lituania. En 1941 la Alemania Nazi ocupó Vilnius, creándose guetos y siendo asesinados más de 70.000 judíos… En 1944, el ejército soviético recuperó la ciudad y restauró la República…

Tras la Segunda Guerra Mundial, el cambio demográfico en la ciudad fue patente, no recuperando población la misma hasta ya la década de 1960 debido a la inmigración… Así hasta la desaparición de la Unión Soviética, la independencia de Lituania en 1991, y la entrada del país en la Unión Europea en 2015 presentando unas finanzas públicas limpias, con la renta per cápita más alta de los países bálticos y con un alto crecimiento y desarrollo económico en la UE.

Hoy Vilnius es una ciudad moderna y cosmopolita (aunque no al nivel de Riga, la cual tiene una presencia de gran ciudad y gran capital mucho más acentuada), con muchos atractivos que, sin duda, satisfarán al más exigente viajero, tanto a nivel cultural y patrimonial, como a nivel festivo gracias a su multitud de bares y cervecerías, y a nivel arquitectónico… siendo sus construcciones barrocas un auténtico referente.

Hay mucho, mucho que ver en una ciudad como Vilnius, aunque gran parte de sus atractivos se reparten entre el Centro Histórico y la Ciudad Nueva… ¿Qué ver y qué visitar en Vilnius?

Pues en la Ciudad Nueva y sus amplias avenidas (siendo el ejemplo la Avenida Gediminas, que nos conecta con el Centro Histórico), podemos visitar lugares como la llamativa Iglesia Ortodoxa Znameskoye… el Palacio Seimas (como referente de la resistencia contra los soviéticos)… la preciosa Iglesia Ortodoxa de San Miguel y San Constantino (con sus cúpulas doradas)… el obligatorio Museo de las Víctimas del Genocidio (KGB Museum)… la alternativa (antes industrial) zona Naujamiestis y las espectaculares vistas desde la colina y el parque Taurakalnis… las inscripciones en piedra conmemorando a las víctimas de la ocupación soviética… la Iglesia de San Felipe y San Jacobo… la Iglesia del Arcángel San Rafael…

Ya en el Centro Histórico y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (gran parte del mismo se encuentra en el antiguo recinto amurallado), es donde nos encontramos la mayor parte de atractivos turísticos relevantes, siendo posible recorrer lugares como pueden ser el Parque Kalnu y el Monumento de las Tres Cruces (obligatorio para obtener las mejores vistas de la ciudad, tras una “ligera” subida”)… los restos del Castillo Gediminas y su torre en lo alto de la colina… los Jardines Bernardine… el más que interesante Museo Nacional de Lituania… el precioso Palacio de los Grandes Duques de Lituania… la impresionante (y blanquísima) Basílica Catedral de Lituania junto con el Campanario (es posible subir)… Pilies Street y su animada vida de ocio y restauración (buen lugar para comer/cenar)… la Iglesia del Arcángel San Miguel… la gótica y preciosa Iglesia de Santa Ana… la Iglesia (con apariencia de castillo/fortaleza y pegando a Uzupis) de Santísima Madre de Dios… la Iglesia de San Paraskeviya… la Iglesia de San Juan y su precioso entorno… la Universidad de Vilnius… el Palacio Presidencial… la Iglesia de San Ignacio… la Iglesia de Santa Caterina… la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción… la Iglesia de San Nicolás… el pequeño y el gran gueto (donde vivían los judíos)… la Iglesia Ortodoxa de San Nicolás… el Ayuntamiento de Vilnius  la amplia y animada plaza donde se encuentra… la Iglesia de San Casimiro… la Sinagoga de Vilnius… la Iglesia de todos los Santos… la Iglesia del Espíritu Santo… la Iglesia de la Santa Trinidad… la Iglesia de Santa Teresa… la Puerta del Amanecer (como entrada principal al antiguo recinto amurallado)…

Y todo ello… además, aderezado con multitud de estatuas urbanas y monumentos diversos repartidos por toda la ciudad, y decenas y decenas de galerías de arte, dando una muestra de la cultura que se respira en esta barroca ciudad.

Más que recomendable es acercarse al Barrio de Uzupis (o la “República Independiente de Uzupis”), antiguamente barrio abandonado, marginal y peligroso… y hoy reconvertido en un barrio vibrante de artistas, bohemios y perroflaúticos en general… eso sí: un barrio con una oferta cultural importante, limpio, agradable, con cervecerías y restaurantes… ¡Un auténtico descubrimiento!

También, reseñable es la Torre de Televisión (a un paseíto de 30min en trolebús desde la Estación Central), y que desde sus 326m de altura nos ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad y sus alrededores. Hasta aquí, por su lejanía, no se suelen acercar muchos turistas… ¡así que hazlo! Igualmente, y aunque no te acerques hasta el mismo lugar (lo puedes ver desde el puente cercano o “al otro lado del río”, yo sí me acerqué), tienes la zona financiera y comercial en los alrededores del Centro Comercial VCUP, con casinos, hoteles y varios rascacielos que le dan a la zona un aspecto muy pintoresco en comparación con el cercano Centro Histórico.

Mucho, mucho que ver como podéis comprobar (a mí, aunque fui a saco y a pesar de todo lo que vi, me faltaron bastantes cosillas, tocará volver) en una ciudad manejable, agradable, verde, y especialmente fotogénica que, eso sí, no es nada barata… Una delicia recorrer su Centro Histórico de calles empedradas y sus zonas adyacentes más modernas y cosmopolitas.

Por cierto, los alrededores de las Estaciones Centrales de Tren y Bus, no son recomendables una vez ha caído el sol y a altas horas (muy poquita iluminación)… La cantidad de personajes variados y diversos en los alrededores, en busca y captura de “cualquier cosa” es importante, al igual que el nivel de prostitución y, ciertamente, la sensación de seguridad es baja en una zona que, a pesar de su cercanía con el Centro Histórico, se encuentra algo degradada… precauciones básicas y cuidadito por aquí.

No obstante… ello no quita que nos encontremos ante una pasada de ciudad y, hasta cierto punto, una pequeña desconocida bajo la sombra de Riga y Tallin, que bien merece ser visitada y puesta en su lugar.

 

– Primeras impresiones de Letonia: Riga.

Introducción del viaje a Holanda, Lituania y Letonia: información, impresiones y resumen.

Riga me recibió animada, con gente en las calles, movimiento, luces, centros comerciales y tiendas… y algo de frío y lluvia al día siguiente, con chaparrones esporádicos ligeros, fresquillo y cielo completamente gris… Una impresión, no obstante, distinta y mucho más “positiva y amigable” que Vilnius (no por el clima, que en Vilnius me hizo muy bueno xD)… Y es que, se nota igualmente, que hay “más nivel” en todos los sentidos.

Riga es ciertamente una maravilla y, más allá de ser la capital de Letonia y la capital más grande los Países Bálticos, Riga me parece una ciudad más nórdica que báltica… Sí, es una impresión totalmente subjetiva y que atañe a diversos aspectos, pero… si has visitado por un lado Vilnius, Riga y Tallín…  y por otro lado, por ejemplo, Oslo, Estocolmo, Helsinki o Copenhague… quizás estés de acuerdo conmigo ;).

Sus orígenes se encuentran en la Edad Media (la fundación de la ciudad está datada en el 1201), como un importante centro comercial vikingo en plena ruta comercial hasta Bizancio (flipas). Ya en la época, la presencia de comerciantes alemanes era muy importante, al igual que de monjes católicos para convertir a los paganos, reacios ellos, por lo que a finales del s. XII y principios del s. XIII se enviaron contingentes cruzados para forzar esa conversión, trasladando a Riga la sede del obispado y creando la Orden de Letonia, y convirtiendo la ciudad en un feudo importante del Sacro Imperio Romano.

Tras adoptar Constitución propia en 1221, conquistar y perder posesiones, tensiones y guerras con Dinamarca y los alemanes, estos acabaron haciéndose con la hegemonía y convirtiendo a Riga en 1282 en miembro de la Liga Hanseática. Tras el fin del poder de los arzobispos en 1522 y la desaparición de la Orden de Letonia en 1524, la ciudad tuvo estatus de Ciudad Libre Imperial del Sacro Imperio Romano, antes de caer bajo influjo polaco y lituano. Durante la Guerra de los Treinta Años, Riga estuvo bajo el auspicio y el gobierno de Suecia, resistiendo posteriormente el asedio ruso durante la Guerra Ruso-Sueca.

Durante la Gran Guerra del Norte, Rusia obligo a Riga a capitular, convirtiendo a la ciudad en uno de los más importantes enclaves industrializados del Imperio Ruso, hasta la Primera Guerra Mundial donde, primero: Alemania tuvo el “control” sobre los países bálticos y, segundo: debido al conflicto, los alemanes renunciaron al tratado firmado y Letonia consiguió su independencia en 1918… Durante la Segunda Guerra Mundial, el país fue anexionado a la Unión Soviética y posteriormente ocupado por la Alemania Nazi, donde la gran parte de los judíos fue masacrada… Tras el fin de la guerra, Letonia y Riga comenzaron a recibir la llegada masiva de población rusa, descendiendo la población local hasta casi un 37%.

En 1990, la “antigua URSS” reconoció la independencia de los países bálticos, y posteriormente Letonia entró a formar parte de la ONU y la OTAN, formando parte de la UE desde 2014… La influencia rusa y la diversidad racial del país es evidente no obstante, algo que ha provocado no pocas tensiones étnicas… Pero Riga ha “crecido” como ciudad en todos los sentidos, siendo una ciudad moderna, liberal… y preciosa.

Riga está limpia, cuidada y, a priori, es una ciudad segura (cuidado en según qué zonas como los alrededores de la Estación Central, y por la noche), muy agradable para el turista y ha de ser recorrida a pie en su totalidad, siendo una de esas “típicas” ciudades donde es posible guardar el mapa y abandonarse a sus calles empedradas medievales y sus preciosos edificios históricos y coloridos. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad, de forma bien merecida y, aunque lo ideal son dos días completos para disfrutar completamente la ciudad, un día a saco de sol a sol (o día y medio) podría ser suficiente.

Múltiples atractivos nos ofrece Riga, suficientes para todo aquel amante, como yo, de las ciudades medievales y de cuento (siendo muy destacable también sus increíbles edificios modernistas y art nouveau)… ¿Qué visitar en Riga?, pues por ejemplo…:

La llamativa Iglesia Ortodoxa de Letonia (que también fue luterana alemana)… la preciosa y colorida Plaza del Ayuntamiento y centro neurálgico de la ciudad y su magnífico entorno (destacando la Casa de las Cabezas Negras, y no te olvides la foto con la Estatua de los Músicos de Bremen)… el extenso, delicado y cuidadísimo Parque Bastejkalns en el mismo centro de la ciudad (y el Monumento a la Libertad, de importante simbolismo patrio, y la Ópera Nacional, en un extremo del Parque)… la animada Plaza Livu repleta de restaurantes y preciosas casitas de colores y su entorno (no te olvides de la foto en la Casa de los Gatos)… la no muy llamativa pero de grandes dimensiones (y masificada) Catedral de Riga en la amplia Plaza de la Catedral… la Torre de la Pólvora donde actualmente se encuentra el Museo de la Guerra… las Murallas de Riga (o lo que quedan de ellas), la Puerta Sueca (la única en pie de la antigua muralla), y los antiguos barracones militares (hoy tiendas y restaurantes)… “los tres hermanos” o tres preciosos edificios juntos (y coloridos, de fachadas preciosas) siendo los tres edificios más antiguos de Letonoia (como viviendas)… la Academia de las Ciencias de Letonia desde donde tendrás vistas espectaculares de Riga en un edificio que recuerda totalmente al Palacio de la Cultura y la Ciencia de Varsovia (tosco edificio de clara influencia comunista, cuidado en los destartalados y chunguillos alrededores)… el bullicioso y local Mercado Central (pocos turistas, mucho personaje, cuidado)… el Distrito de las Embajadas y sus señoriales y bellísimos edificios y palacetes modernistas y art nouveau; una auténtica maravilla… la Estación Central de Tren y la Torre del Reloj (siendo posible subir a la misma, existiendo un restaurante y buenas vistas), etc, etc, etc…

¡Ah!, y ademas, los precios en Riga, sin que sea una ciudad barata, son asequibles y contenidos respecto a, por ejemplo, Vilnius.

En fin… una maravilla de ciudad

Mostrar más

David Vecino de la Guía

David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, publicidad, informática, formación, terapias alternativas, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido como mayor pasión y fin, a ratos turista. Ética, moral, valores, coherencia. Demócrata convenido.

Artículos relacionados

  • POLÍTICA DE PRIVACIDAD.
  • ViajerosAlBlog.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por David Vecino de la Guía como responsable de esta web. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Network (proveedor de hosting de ViajerosAlBlog.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://viajerosalblog.com, así como consultar mi política de privacidad.
  • Responsable: David Vecino de la Guía.
  • Finalidad: Controlar spam, gestión de comentarios, prestar servicios solicitados, enviar información.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Los datos facilitados están ubicados en los servidores de Raiola Network (proveedor de hosting de ViajerosAlBlog.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, limitación, olvido.
  • Conservación de datos: Mientras se mantenga relación comercial o durante el tiempo necesario para cumplir con las obligaciones legales.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en la política de privacidad.
avatar
  Suscribirse  
Notificación de
Close