Comunidad de MadridEspañaEuropaEventos y ExposicionesMadrid

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Madrid (Comunidad de Madrid, España). Opinión y review.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid (08 de Noviembre de 2017 al 04 de Marzo de 2018).

Marte es, ciertamente, la conquista de un sueño. Una quimera y utopía inalcanzable para algunos, un objetivo real, alcanzable e inaplazable para otros. La fascinación y curiosidad que nos provoca el Planeta Rojo y nuestro ansia de expansión, conocimiento y evolución como especie y como seres humanos, lo convierte en un objetivo deseado… Un objetivo para nuestra supervivencia al que, quizás, llegaremos en la década de 2030…

Marte siempre ha sido observado, y venerado, con curiosidad y temor al mismo tiempo, un lugar donde hemos puesto y proyectado, como decía Carl Sagan; “nuestros miedos y nuestras esperanzas”, sin duda, Marte es una proyección de nuestras inquietudes como especie y como seres humanos… Llegar a Marte (y colonizarlo), es el gran objetivo de las próximas generaciones y el gran reto de la humanidad para las próximas décadas y siglos, llegando así a ser una especie interplanetaria… y quizás, un futuro mucho más lejano, una especie interesterlar.

Marte está de moda, siempre lo ha estado, de forma más concreta desde hace 4.500 años con los asirios… Algo que iremos viendo y comprobando en el presente post recorriendo la presente exposición. Una moda que afecta e influye a todos los ámbitos de nuestra existencia habidos y por haber a lo largo de la historia, a lo largo de los milenios, a lo largo de los siglos… Pero sí, con la exploración de Marte y tras la llegada de la primera sonda al planeta en 1965, tras el inicio del s. XX con los primeros rover sobre su superficie, tras la literatura a lo largo de los siglos, y diversas muestras del séptimo arte (soy cinéfilo y amante del cine de ciencia ficción, buenos ejemplos tenemos en los últimos tiempos con, por ejemplo, el puto peliculón Interestellar de Christopher Nolan, o The Martian de Ridley Scott)… hoy Marte está más de moda (y más cerca) que nunca…

La NASA o, especialmente, Elon Musk y SpaceX, nos dejan Marte “a tiro de piedra”… Lo de SpaceX es simplemente increíble… Yo ALUCINÉ con el último lanzamiento (y aterrizaje de dos de los tres cohetes auxiliares; la reutilización y el despegue y aterrizaje vertical es totalmente clave para llegar a Marte) de SpaceX con el Falcon Heavy y el Tesla Roadster y “Starman” (una de las mejores campañas de marketing y publicidad de la historia, sin duda, junto con el Red Bull Stratos). Lo vi en directo y, reitero: flipé (y me emocioné, de verdad… es un paso para el hombre, nuestra carrera espacial y todo lo que conlleva). Elon Musk es un genio que nos llevará a Marte, sin duda (y mientras haya pasta claro xD).

La presente exposición, espectacular como pocas y siempre al gran nivel que nos muestra el Espacio Fundación Telefónica (y gratis), nos propone cinco grandes espacios y bloques expositivos que vamos a ir recorriendo, los cuales nos trasladan de forma magistral y apasionante a Marte, en un viaje imperdible para todo aficionado y todo viajero. En la muestra podremos disfrutar de recreaciones, maquetas, todo tipo de artículos y piezas de grandísimo valor histórico y amplísima información presentada en distintos formatos, donde el aspecto audiovisual manda.

Una maravilla de exposición (mucho mejor de lo esperado), que ciertamente me ha encantado. Nuestro futuro y el futuro de Marte es ciertamente incierto, pero obvio y evidente es, que ambos futuros van entrelazados de forma inexorable… La cuestión es que Marte no depende de nosotros, pero nosotros, probablemente, dependeremos de Marte… ¿Me acompañas en Madrid al Planeta Rojo?

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

  • Por qué Marte.

“No existe otro planeta en el sistema solar que haya causado tanta fascinación y que haya sido objeto de tanto debate como Marte. La humanidad se ha propuesto averiguarlo todo sobre nuestro vecino y, en un futuro, convertirlo quizás en un segundo hogar. Sin embargo, debemos ser conscientes de las condiciones tan poco favorables que ofrece Marte para la vida humana. ¿Por qué, entonces, nos empeñamos en mirar al planeta rojo?

Sin duda, la cercanía influye, y más si tenemos en cuenta que pese a ser un desierto frío, es el entorno más hospitalario que hemos encontrado hasta el momento. Siguiendo razones científicas, unos están convencidos de que la vida existió en Marte. Algunos de ellos piensan que es posible volver a replicar las condiciones que la albergaron hace billones de años. Otros van más allá y opinan que la vida en la Tierra podría haber venido, directamente, de Marte. Entender cómo un planeta potencialmente fértil perdió su atmósfera, agua líquida y, presumiblemente, su biosfera también tiene aplicaciones inmediatas en nuestro hogar, ya que debemos afrontar nuestros propios problemas medioambientales. Y, siempre planeando sobre esta cuestión, está el motor de la curiosidad humana, que nos mueve a querer convertirnos en la primera especie interplanetaria. O al menos, la primera que nosotros conozcamos.”

El ser humano, el hombre desde que es hombre, siempre ha alzado la vista a la bóveda celeste, provocándonos una increíble fascinación ante el espectáculo visual que suponían las “errantes”, los “dioses”; la explicación a todo lo que no sabíamos explicar… Marte, “ahí al lado”, siempre ha sido objeto de curiosidad, veneración… e incluso temor. Siendo al mismo tiempo objeto de nuestras ansias interplanetarias, destino anhelado para la raza humana y nuestra expansión y supervivencia.

Una esperanza que supone el gran y máximo reto de la humanidad. Es el lugar más cercano y “acogedor” que hemos encontrado hasta el momento, a pesar de ser hostil y poco hospitalario para el ser humano… ¿Iremos? Sin duda.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Tras la introducción a la exposición y tras una serie de paneles informativos que nos encontramos en el acceso a la misma, el primer ámbito temático de la exposición nos sirve para situarnos en un contexto previo e identificativo de conocimiento acerca de Marte.

Así, nos vemos en un espejo atemporal mirando el posible futuro de la Tierra… reflejado en el pasado de Marte y un posible cambio climático catastrófico (junto con otros factores). Marte es hoy un planeta desierto, frío, seco y, a priori: inerte… Pero hace billones de años, sabemos que Marte era un planeta más cálido, con una atmósfera más gruesa, agua líquida en su superficie y, quizás, quién sabe: vida… La sonda MAVEN demostró en 2015 que hace alrededor de un billón de años, Marte perdió gran parte de su atmósfera debido a la desaparición del campo magnético (y a día de hoy la sigue perdiendo, en dos billones de años sería un mundo como la Luna), un proceso que fue gradual durante decenas o cientos de millones de años (por lo que existe la posibilidad de que, si había vida en Marte, esta hubiera tenido tiempo de adaptarse, y seguir existiendo). También, si fuera posible terraformar Marte, su atmósfera podría recuperarse parcialmente y resistir millones de años.

También, hablamos de las rocas de Marte, y en concreto del meteorito Zagami; la montaña en Nigeria de la cual coge el nombre y donde en 1962 cayó el meteorito. El mismo, es el meteorito marciano más grande descubierto hasta ahora de los 27 existentes… y, además, se sabe que es marciano gracias a las comparativas realizadas con la información de la sonda Viking en la década de los ’70, y que fue expulsado de Marte hace 3 millones de años debido al impacto de un asteroide.

El espacio más destacado de este ámbito, es una gozada en forma de panel informativo para todos los que nos encantan las curiosidades y los pequeños detalles. Sí, esos datos tipo Trivial que te sirven para vacilar de forma pedante en alguna ocasión xD.

Podemos sacar algunos más que interesantes… Marte es dos veces más grande que la Luna, y la Tierra es dos veces más grande que Marte. La Tierra tiene una luna, Marte tiene dos lunas (Phobos y Deimos). Debido a la menor gravedad, en Marte pesaríamos alrededor de un 62% menos que en la Tierra. Marte tiene estaciones al igual que la Tierra, siendo su temperatura máxima unos 20º, y su temperatura mínima unos -153º. Lo distancia más cercana a la que podemos estar de Marte son unos 53 millones de kilómetros, siendo la más lejana unos 400 millones de kilómetros. El volumen de Marte es solo un 15% del de la Tierra. La masa de Marte es solo una décima parte de la de la Tierra. Para obtener la misma cantidad de oxígeno que en una bocanada de aire en la Tierra, en Marte deberíamos respirar 14.500 veces. El día marciano es casi 40min más largo que el terrestre, por lo que el año marciano equivale a 689 de nuestros días. Marte tiene la mayor montaña (antiguo volcán) conocida del Sistema Solar; el Monte Olimpo, con una altura de casi 23km… ¡flipas!

Marte tiene un comportamiento más que “extraño”; “el que viaja hacia atrás” le decían los antiguos egipcios. Un movimiento en el firmamento que fue un auténtico desafío para aquellos primeros astrónomos. A pesar del modelo revolucionario de Copérnico (el Sol es el centro del Universo, no la Tierra), seguía sin haber explicación para el “errático” movimiento de Marte… hasta el s. XVI, cuando Kepler demostró que Marte, como todos los planetas, se movían alrededor del Sol, pero Marte formaba una elipse, no un círculo…

  • Con la mirada en Marte.

“Marte puede verse con el ojo desnudo, lo que explica que llamara la atención de nuestros antepasados y de los primeros astrónomos. Conservamos registros de la posición del planeta realizados por los egipcios hace cinco mil años, a los que siguieron otras civilizaciones como la babilonia o china. La imagen que se tenía entonces del planeta rojo debía mucho más a la imaginación que a una observación detallada, puesto que hasta el año 1609 no se hizo la primera observación de Marte con un rudimentario telescopio manejado, nada menos, que por Galileo Galilei.

Los avances tecnológicos y científicos nos han acercado más a la comprensión de nuestro vecino gracias a la progresiva sofisticación de los aparatos de observación y estudio. Sin embargo, la historia no está exenta de errores e hipótesis que más tarde se han tenido que refutar. Hemos tenido que esperar a conquistar el espacio mediante sondas y telescopios para tener una imagen más cercana, nítida y real del planeta. La exploración de Marte no ha hecho sino comenzar ahora.”

Marte siempre ha fascinado al ser humano, siempre visible en la noche estrellada… Conocido por el ser humano desde hace más de 4.500 años, desde entonces todas la civilizaciones lo han asociado (debido a su luz rojiza y su desconcertante movimiento), con el caos y la guerra: babilonios, egipcios, griegos, romanos, indios, árabes… De hecho, incluso hoy en día, Marte sigue siendo el “dios de la guerra”, y su imagen y símbolo sigue siendo un escudo y una lanza…

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

El segundo y espectacular segundo ámbito de la exposición, nos lleva a la parte más “cultural” de la misma, en un recorrido histórico por autores y sus obras, y científicos/inventores y sus diversos artilugios, los cuales nos han llevado hasta el punto que nos encontramos en la actualidad de conocimiento de nuestro planeta vecino y hermano.

Es un apartado sin duda fascinante para todo lector y para todo investigador, con una serie de obras, tratados, libros y artilugios originales, que son una auténtica maravilla y de los que nos debemos sentir más que afortunados por poder verlos y disfrutarlos en persona en la presente exposición.

Así, podemos destacar por la parte “literaria” en forma de libros (colocados dentro de una serie de vitrinas circulares en horizontal con información del autor y su obra), de Ptolomeo, Kepler, Galileo, o Copérnico, siendo su obra una de las más destacadas… Copérnico; astrónomo renacentista (ya reseñado anteriormente), dedicó más de 25 años de su vida al estudio de la astronomía, con una serie de 6 libros que fueron una auténtica revolución para la época y la obra y estudio más importante hasta el momento del cosmos, siendo su visión del mundo heliocéntrica, mientras que la Iglesia Católica defendía la visión geocéntrica.

Respecto a los distintos “artilugios” y fotografías (colocados en una serie de vitrinas en un expositor circular con información acerca de lo que estamos viendo), podemos destacar el telescopio, considerando a Galileo el inventor del mismo (aunque se sabe que en décadas anteriores ya se habían fabricado diversos instrumentos similares), y el cual fue el primer hombre (en 1609) que observó Marte de forma “cercana” gracias a su telescopio (sin lograr distinguir ningún detalle de la superficie).

Reseñables son también diferentes colecciones fotográficas, como la primera fotografía de Marte (de 1907 y publicadas por el New York Times desde un observatorio de Arizona), o las fotos de la sonda Mariner (en blanco y negro, pero coloreadas posteriormente por la NASA y donde se percibía el tono anaranjado, más que rojo, del planeta).

No obstante, la que destaca claramente es la de la famosa “cara de Marte”, gracias a la Viking I en 1976, ocasionando una auténtica “revolución” orientada a, obviamente, presencia alienígena de vida en Marte (pasada o presente, además, es que la cara ciertamente tenía “un aire” a un faraón egipcio, así que podíamos “imaginar” muchas cosas…). Algo que, por desgracia (aunque siempre nos quedará la “teoría de la conspiración” xD) fue “desmentido” con nuevas imágenes a mayor resolución y calidad de posteriores sondas en 1998 y 2001, demostrando así que se trataba simplemente de una forma natural de unos 3km de extensión, habiendo sido una pareidolia debido a las sombras… No obstante, la “cara de Marte” fue, y es, un auténtico icono que originó todo tipo de literatura, estudios o apariciones y referencias en el cine, como la película “Misión a Marte”.

Por último en este ámbito, es necesario reseñar a Schiaparelli y los “canales”, donde ya entramos de lleno en esa fascinación que siempre ha provocado en la historia el Planeta Rojo como candidato viable de albergar vida… Tras Galileo, Hyugnes, Cassini, Herschel y Secchi (ya a estas alturas se llegaba a decir que el planeta podía contar con una atmósfera similar a la Tierra, con casquetes de hielo y nieve, y se creían ver nubes, océanos y vegetación), fue Schiaparelli el que a finales del s. XIX aseguró observar una serie de estructuras lineales (“canali”) en forma de depresiones no muy profundas de miles de kilómetros donde el agua (y la vida orgánica) se extendería por el planeta… Ello, a lo que se sumó una mala traducción al inglés, originó la teoría de construcciones artificiales (y no algo natural) realizadas por vida inteligente (incluso otros astrónomos indicaban que algunas zonas de la superficie cambiaban con las estaciones respecto al color y al derretirse los casquetes polares en verano, “alimentando” la vegetación).

Actualmente, no se tiene muy claro qué debía ver exactamente Schiaparelli (estructuras que describía perfectamente en dibujos, notas y libros), y se cree que podía ser debido a ilusiones ópticas o incluso los vasos sanguíneos de sus ojos :O (el programa Mariner en los ’60 y ’70 demostraron que tales canales no existían)… Pero, independientemente de todo ello, cierto es que sus teorías marcaron época en la cultura popular, alimentando la idea de la existencia de vida inteligente en Marte, e inspirando y creando la base de la ciencia ficción para autores posteriores…

A saber…

  • Marte en la imaginación.

““Nadie hubiera creído, en los últimos años del siglo XIX, que los quehaceres humanos estaban siendo observados aguda y atentamente por inteligencias superiores a las del hombre, pero tan mortales como este. Que mientras los hombres se afanaban en sus asuntos fuesen examinados y estudiados como las bacterias que se reproducen en una gota de agua.” Con estas palabras H. G. Wells, autor de la mítica novela La guerra de los mundos, describía una obsesión paranoica que en la cultura popular ha perseguido al ser humano desde los albores de la ciencia ficción: Marte.

De una breve aparición en Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift en 1726 a blockbusters recientes como la cinta Marte dirigida por Ridley Scott, el vecino más próximo de la Tierra ha desempeñado un gran papel en la cultura popular y las obras de ciencia ficción. Literatura, cómics, música, cine, moda… Ninguna disciplina ha escapado a la influencia del planeta más cercano a la Tierra, si bien su interpretación ha ido evolucionando a lo largo de las décadas. Como dice el estudioso de la ciencia ficción Samuel R. Delany: “La ciencia ficción no es sobre el futuro, usa el futuro como una convención narrativa para presentar distorsiones significativas del presente. La ciencia ficción trata sobre el mundo actual, el mundo compartido por el escritor y el lector”.”

Marte es el planeta que siempre ha mezclado la ciencia y la ficción, “alentado” en gran parte por la propia comunidad científica, muchos de los cuales creían, pensaban y expusieron en su momento que habría vida en el Planeta Rojo, incluso con una civilización más antigua, inteligente y avanzada que la nuestra. Grandes nombres de la ciencia hablaban, debatían y discutían abiertamente, acerca del contacto con Marte, dando por hecho que existía una civilización en el planeta.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

El siguiente ámbito es, quizás, el más “friki” de toda la exposición, mostrando a Marte y su influencia y visibilidad en la “cultura pop y popular” (cine, música, etc, etc, etc). Es, obvia y evidentemente, un ámbito que disfruté como un niño dejando correr la imaginación gracias a mi igualmente afición a aficiones que son parte de mi vida como la lectura, la música, el cine… y trasladándome a un Marte “popero y colorido”.

Gran presencia, en el aspecto musical, tiene David Bowie (sin que yo sea fan de su obra, no es mi estilo; es un auténtico icono y ejemplo en diversos aspectos y sentidos culturales), cuyo interés en el espacio, la ciencia ficción o Marte estuvo presente e influenció toda su carrera (hasta incluso como pequeño homenaje tras su fallecimiento, en la película “Liga de la Justicia”). Destacando aquí también, y de forma muy especial, su pelotazo Space Oddity en 1969 (donde el Mayor Tom pierde comunicación con la Tierra), o Life on Mars en 1971 (donde la protagonista se pregunta si hay vida en Marte).

Bowie tiene por lo tanto en la exposición, su pequeño gran espacio, con una vitrina donde se muestran imágenes, partituras, discos o carátulas. Un icono, ya eterno.

El aspecto literario aquí mostrado también es relevante, con portadas e imágenes de clásicos de la literatura de la ciencia (ficción). Autores y género, que comenzó allá por el s. XIX, con dos estilos claramente definidos (y unidos en muchas ocasiones como es obvio) que siguen vigentes hoy en día: exploración espacial e invasiones extraterrestres.

Así, podemos destacar autores y obras como “La Guerra de los Mundos” de H. G. Wells, “Una Princesa de Marte” de Edgar Rice Burroughs (sí, el “John Carter de Marte”), “Crónicas Marcianas” de Ray Bradbury, o el genio cuya obra tiene gran presencia en el cine: Philip K. Dick y “Tiempo de Marte” o el relato “Podemos recordarlo por usted al por mayor” (en el que está basado el puto peliculón “Desafío Total”). Obras estas, y más, que se encuentran también expuestas en una vitrina.

Sí, y entramos en el cine… Yo como cinéfilo que soy, y amante del cine de ciencia ficción, no podía menos que disfrutar con las imágenes proyectadas en 6 pantallas, de otros 6 “clásicos” (unos más que otros) de la historia del cine de ciencia ficción relacionados con Marte, como por ejemplo (algunas ya citadas): “Desafío Total”, “Mars Attack”, “Misión a Marte”… y otras que, te invito a que las adivines en base a las imágenes ;).

Para el final, tanto por relevancia como por ser la parte final de este ámbito, he dejado la importante muestra referente a “La Guerra de los Mundos” del ya citado H. G. Wells; obra auténtico icono y referencia de absolutamente TODO lo que tiene que ver con Marte. Podemos decir que con “La Guerra de los Mundos” empezó todo xD, una obra (¡pecado si no conoces la obra literaria y cinematográfica de “La Guerra de los Mundos”!) que fue publicada en 1898, donde los malvados marcianos ellos, muy superiores y adelantados tecnológicamente a nosotros, invadían la tierra arrasando con absolutamente todo en una huida de su mundo… Pero la verdadera “revolución” fue cuarenta años más tarde, en 1938, cuando un joven Orson Welles realizó una adaptación radiofónica de la novela, provocando el pánico entre los oyentes y la población de Estados Unidos, la cual pensaba que realmente estaban siendo invadidos por un ejército marciano… colapsando los teléfonos y servicios de emergencia, abandonando sus casas… ¡un auténtico cáos! :O.

Este espacio es una auténtica pasada, con imágenes y grabados originales de la obra (los “trípodes” son una imagen iconográfica mundial), una sala completamente a oscuras donde encontramos pequeñas pirámides (de metacrilato o similar), con imágenes “proyectadas” de diversas representaciones de marcianos :O… y también imágenes de periódicos y fotografías de aquel día de 1938 en Estados Unidos indicado anteriormente, junto con una locución en español de la misma como “ambientación”… ¡genial!

¡Ah!, y finalmente, y como curiosidad, reseñar la vitrina con la curiosa e importante exposición de sellos, sí, de sellos alrededor del mundo y de distintas épocas, cuyo motivo principal hace referencia a Marte, más que curioso sí :D.

  • La carrera de Marte.

“Desde que en 1962 la Agencia Espacial Soviética diera el pistoletazo de salida de la carrera hacia Marte con su sonda Mars 1 (Marte 1) han sido muchas las misiones que han tratado de descifrar los secretos del planeta. Tanto en el caso de la Mars 1 como en el de la Zond 2, que fue el segundo intento de llegar a nuestro vecino el resultado fue el mismo: las comunicaciones con las sondas quedaron interrumpidas antes de que éstas consiguieran sobrevolar Marte, quedando perdidas en el espacio para siempre.

Sin embargo, la puesta en marcha de la Mariner 4 en 1965 lo cambió todo, ya que gracias a las 22 fotografías que tomó desveló el auténtico aspecto de Marte: un planeta inhóspito y hostil, sin rastro de vida. Sin embargo, éste fue el primer paso de la siguiente etapa de la carrera: poner el pie en Marte.

Las sondas Mariner 6 y Mariner 7 enviaron muchas más fotografías y datos sobre la endeble atmósfera marciana. En 1971 fueron los soviéticos con su Mars 3 los primeros en conseguir descender a la superficie de Marte, aunque lo cierto es que se mantuvo en funcionamiento muy poco tiempo y fue la Mariner 9 la primera sonda que orbitó el planeta obteniendo miles de fotografías. Por primera vez el ser humano pudo contemplar Vastitas Borealis, el supuesto lecho del gran océano Marciano, así como el casquete polar norte. También los grandes cauces secos de cientos de kilómetros que evidenciaban canales con un caudal equivalente a diez mil Amazonas.

Fue a partir de 1975 cuando, gracias a programas espaciales como Viking, al fin conseguimosposar una plataforma en el planeta rojo y, desde entonces, no hemos cesado en nuestro empeño por explorar directamente el suelo marciano. Los robots Opportunity y Spirit en 2003 y el robot Curiosity en 2011 –que nos sorprendió a todos los días que se hizo un selfie – así lo demuestran, además de una considerable cantidad de sondas orbitales que, desde entonces, hemos seguido enviando.

¿Y para el futuro? Algunos opinan que llegaremos a la meta a partir de 2025 o 2030, años en los que se estiman las primeras misiones tripuladas a Marte. ¿Quién llegará primero?”

La sonda Mariner 4 en 1965, puso el punto y ¿final? a siglos de especulaciones, debates y desinformaciones acerca de Marte, demostrando que era un planeta inhospito, frío, muerto y carente de vida… Pero más allá de atajar todas aquellas especulaciones sobre la vida en Marte como hogar de una civilización avanzada, el imaginario colectivo seguía imaginando… con llegar a Marte.

Tras aquellas primeras misiones con sobrevuelos, pasamos a “amartizar”… y actualmente “amartizar” y moverse y desplazarse por su superficie. El nuevo siglo trajo nuevo interés por nuestro planeta vecino, con una serie de avances sin precedentes gracias a los diferentes rover que hoy en día siguen sobre la superficie de Marte. ¿El próximo paso?

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Entramos en la “ciencia” propiamente dicha, con la carrera espacial y, concretamente; la carrera a Marte… Otro ámbito que es súper chulo para todo aficionado y “friki” al tema como veremos…

Fue en 1962 cuando se lanzaron las primeras sondas para la exploración de Marte, y fue la soviética Mars 1 la primera… aunque no se sabe si consiguió su objetivo, ya que fallaron las comunicaciones y la sonda se perdió en la fría eternidad… Desde aquel momento muchas son las sondas que han sobrevolado y se han posado (y estrellado) en Marte por parte de la NASA, el Programa Espacial de la Unión Soviética, la Agencia Espacial Europea…

La Mariner 4 en 1965 que desde 9.000km de altura demostró que Marte era frío, muerto, seco (aunque anteriormente recorrido por agua)… y azotado por la luz ultravioleta y la radiación :S. Ya las sondas Viking en 1975 realizaron las primeras pruebas y análisis in situ en el terreno marciano; un hito histórico… Y, más “recientemente”, ya nos vamos a los históricos Mars Pathfinder en 1997, Spirit y Opportunity en 2004, o el Curiosity en 2012 (siendo el objeto más pesado creado por el hombre que se ha posado en Marte y cuyos objetivos y trabajos principales consisten, más allá de encontrar una eventual “vida” en el Planeta Rojo… en explorar, estudiar y evaluar el área donde se encuentra como hábitat potencial para la vida en el pasado, demostrando así que en el pasado hubo agua, en Marte, y en el lugar donde se encuentra el Curiosity).

Y aquí, en este friki ámbito, tenemos distintas reproducciones y maquetas (a tamaño real, creo), de distintas sondas y rovers que han viajado a Marte (como el Pathfinder, el primero que nos encontramos; una pasada), y pequeñas maquetas de otras sondas y rovers en vitrinas en el apartado concreto de “naves para conquistar Marte”, con amplia información de cada una de ellas :D.

A continuación tenemos un espacio semicircular súper visual y llamativo, con información acerca de todas las sondas enviadas a Marte hasta la fecha: país, nombre, fecha, imagen… ¡Muy chulo! Pero hay más, y es otro pequeño espacio muy oscuro (y que nos enlaza realmente con el siguiente ámbito), con un pequeño gráfico lineal a nivel temporal con información acerca de Marte, noticias, etc… carteles pop coloridos sobre la vida en Marte y lo que se “necesita” (technicians wanted, farmers wanted xD), y un panel de “Marte en la Tierra”; y cómo estamos enseñando y nos estamos preparando aquí para una futura llegada a Marte: Bases Concordia y Halley, MARS-500, Río Tinto…

  • En Marte.

“Desde que, en 1952, Wernher Von Braun, ingeniero aeroespacial alemán, publicara “El proyecto Marte”, el primer estudio técnico detallado que aventuraba un posible viaje a Marte, muchos han sido los filósofos, ingenieros, agencias aeroespaciales o incluso gobiernos que han especulado con la idea de establecer una colonia humana en el planeta Rojo. Y es que llegar a Marte, el último paso aparente de la carrera marciana es solo el primero a la hora de establecer un asentamiento permanente allí. Independiente de razones políticas, económicas o puramente científicas, el ser humano desea poner el pie en Marte, no solamente como forma de estudio del planeta, sino también para determinar el futuro de la raza humana y aumentar las posibilidades de su supervivencia.

Sin embargo, el ser humano jamás ha emprendido una empresa de tal magnitud. Los retos, problemas, desafíos que hayamos experimentado hasta ahora no son nada comparados con lo que supone plantear un asentamiento permanente en Marte, y es que nuestro planeta vecino no nos recibirá con los brazos abiertos; Solamente un 30% de nuestra gravedad, falta total de agua, radiación constante y una atmósfera irrespirable son las condiciones con las que tendríamos que convivir. Sin olvidar todos aquellos desafíos emocionales de igual magnitud o más que los físicos y tecnológicos.

Lo que sí sabemos con toda certeza, es que, el ser humano es nómada por naturaleza y de momento no ha encontrado un reto que ponga freno a la voracidad de su curiosidad.”

Llegar a Marte es el mayor e increíble paso que podría dar la humanidad. Pero el “problema” no es llegar, sino sobrevivir. Contando que seamos capaces de establecer un asentamiento y colonia permanente, nos encontramos con el hecho de vivir en condiciones críticas para el ser humano, donde la atmósfera irrespirable, la ¿inexistencia? de agua y la radiación son la punta de lanza de una eterna lista de problemas… Para poder vivir allí, nuestros asentamientos deberán adaptarse a las condiciones extremas del planeta (más que a nuestras necesidades), y utilizar los en teoría nulos recursos de Marte en nuestro favor. Ello supone un proceso de terraformación, paso a paso, poco a poco, misión a misión (tripulada o no), llevando y acumulando en Marte las infraestructuras necesarias que nos ayuden a sobrevivir…

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Y llegamos al (pen)último ámbito de la cojonuda exposición… ¡llegando a Marte! Siempre, siempre, y más allá de todo tipo de literatura acerca de Marte, el último objetivo es el hecho de establecer un asentamiento humano viable en el planeta… ¡y colonizarlo! Ya dijo Stephen Hawking que “la humanidad tiene 100 años para abandonar la Tierra” (para sobrevivir como especie y si no queremos extinguirnos). Ideas muchas sí, pero a día de hoy no son viables, las estrellas nos quedan muy lejos (aunque hay proyectos en marcha)… y la opción, si es que pueda ser así considerada, para nuestra supervivencia y nuestro futuro como raza humana… es nuestro planeta vecino.

Quizás nosotros (y si se cumplen los pronósticos), no veamos la colonización… pero sí la llegada del ser humano a Marte… y entonces, solo entonces, podremos considerarnos una especie interplanetaria… y entonces, solo entonces, podremos evolucionar como especie (a mejor, esperemos) antes de nuestra extinción/autodestrucción.

Pero para ello… todavía queda mucho. Partiendo de la base (más allá de nuestras “naves”, que son las que nos tienen que llevar) de los trajes para astronautas… Mucho ha llovido de aquella “escafandra astronáutica” del granadino Emilio Herrera en 1932 y que sirvió de posterior inspiración a la NASA y que, como dijo Dava Newman (especialista en diseño de trajes espaciales del MIT); los trajes de los astronautas son las “naves espaciales más pequeñas que existen”. Ella y su equipo, se encuentran trabajando actualmente en diferentes tipos de trajes espaciales para las próximas misiones y, en concreto; a Marte, con el objetivo puesto en la década de 2030.

Pero trajes o naves, es lo “último” que nos debería preocupar, no así la salud y la medicina espacial, la cual va orientada a los astronautas para entender y poder prevenir las respuestas fisiológicas del organismo en el espacio, y es que la falta de gravedad y la estancia prolongada en el espacio provoca, entre otros: deterioro del sistema musculoesquelético, la distribución de los líquidos corporales, la posición de los músculos, la pérdida de masa muscular, piedras en los riñones, alteración de la presión sanguínea, pérdida de volumen sanguíneo, infecciones en el tracto urinario, pérdida ósea, presión intracraneal, alteraciones del sistema inmunológico… y, obviamente y uno de los mayores problemas existentes: la radiación.

Sí, no estamos hechos para el espacio… pero, como seres humanos, nos adaptamos y nos adaptaremos…

Pero más allá de todo lo indicado, de trajes, naves, salud… nos encontramos con el reto de poder terraformar Marte para poder vivir sobre el terreno como especie, por lo que antes de colonizar el planeta a largo plazo, serían necesarias diversas misiones de investigación. No podemos olvidar que Marte, en las condiciones actuales y tal y como lo conocemos, es inadecuado para la vida humana, por lo que toda vía para poder colonizarlo, pasa por adaptarse, y en terraformar Marte y adaptarlo a nuestras necesidades en la medida de lo posible.

Una “hipotética” solución a largo plazo en forma de ingeniería planetaria tal y como han ido apuntando y señalando diversos autores en la historia, como el gran Carl Sagan… Y no es una locura pensar que es posible en un futuro donde se tenga el conocimiento y la tecnología adecuada, ya que la gravedad de Marte es aceptable y su atmósfera presenta nitrógeno, dióxido de carbono y oxígeno… Siendo el dióxido de carbono una de las claves para todos los científicos (el 95% de la atmósfera de Marte), ya que si su atmósfera fuera más gruesa, el planeta aumentaría su temperatura (por lo que habría agua líquida de nuevo)… y el nitrógeno, que ayudaría al desarrollo de las plantas, las cuales en la fotosíntesis convertirían el dióxido de carbono en oxígeno, creando así una mínima capa de ozono para protegernos de la radiación…

Que fácil, como si se pudiera hacer en unos añitos de nada… ;). Pues no, con la tecnología actual, necesitaríamos entre mil y cien mil años… Desde luego, nosotros no lo vamos a ver.

Pues así, en este espacio, podemos ver una serie de paneles con diversa información al respecto ya reseñada, tales como los aspectos de la medicina y la influencia del espacio y la falta de gravedad en nuestro físico y psíquico, y diversas maquetas muy chulas mostrándonos la exploración de Marte, su colonización y su terraformación, todas acompañadas con diversos paneles ilustrados en color… Y finalizando con una pequeña sala, casi a oscuras… que nos traslada a Marte y donde podemos disfrutar del atardecer marciano con la Tierra y la Luna de fondo, ¡mooola! :D.

  • Cuidar de Marte.

Finalizamos la espectacular exposición sobre nuestro vecino, con una pequeña introspección acerca de cómo “cuidar” a nuestra más fiable opción de ser nuestra casa en el futuro si no nos queremos extinguir.

La paradoja de Fermi nos indica la contradicción existente entre las afirmaciones que indican que hay una alta probabilidad de que en el Universo existan otras civilizaciones inteligentes, y la falta de evidencia de las mismas… Al igual que toda civilización avanzada tiene el potencial de desarrollar una tecnología con la que exterminarse completamente… Tal y como nos sucede a nosotros.

Y no solo ello, sino que en nuestro inagotable e irresponsable egoísmo, hemos sobreexplotado los recursos de nuestro planeta, llevando evidentemente a la muerte del mismo en el futuro… ¿Es lo que queremos para otro planeta?, ¿para eso queremos colonizar Marte? Quizás Marte u otro planeta en cuestión, no debería ser el Plan B, sino la Tierra tal y como indica la astrónoma Lucianne Walkowicz. La meta debe ser preservar y mejorar nuestra vida en nuestro propio entorno; en nuestro propio planeta, con un firme compromiso con el respeto y sostenibilidad del mismo.

Va a ser que no…

En fin, terminamos el espacio y la exposición, justo antes del acceso a la salida (o entrada xD), con los siete principios sobre el espacio ultraterreste de las Naciones Unidas (principios que nadie duda, yo no al menos, no serían cumplidos, sabemos cómo funcionan las cosas…), y un fotomontaje súper chulo que nos podemos sacar… El mismo consiste en sacarse una fotito en formato selfie con el rover Curiosity como si estuviéramos en Marte, y donde se incluyen una serie de datos (que previamente hemos introducido), trasladados al Planeta Rojo, como la temperatura máxima y mínima, la distancia actual a la Tierra, el tiempo que ha tardado en llegar la foto de Marte a la Tierra, nuestra edad, nuestro peso… Y, como podéis ver, yo iba completamente preparado y tuneado para mi estancia y selfie en Marte xD.

En fin… Un laaargo post para reflejar una exposición espectacular y totalmente recomendable para todo aficionado a la ciencia, a la astronomía, a la historia, a la carrera espacial, al arte, a la literatura, al cine, a la música etc, etc, etc… y, al final realmente; para todo viajero, explorador, y persona con ansia de conocimiento, evolución y desarrollo ;).

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Exposición Marte. La conquista de un sueño. Espacio Fundación Edificio Telefónica Madrid.

Información práctica y datos de interés, de la Exposición Marte. La conquista de un sueño, en Madrid.

Dónde está y cómo llegar: el Espacio Fundación Telefónica se encuentra situado en la Calle Fuencarral 3, el metro más cercano es Gran Vía, que nos deja en la misma puerta, o Sol, a 5min andando. Podemos llegar también con los autobuses 1, 2, 46, 71, 146 y 202.
Horario: Martes a Domingo de 10:00 a 20:00.
Precio: entrada libre y gratuita. Hay visitas comentadas los Jueves y Domingos.
Duración de la visita: 1h aprox.
Teléfono: +34915808700.
Informaciónespacio.fundaciontelefonica.com.

Comentarios

comentarios

David Vecino de la Guía

David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, publicidad, informática, formación, terapias alternativas, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido como mayor pasión, a ratos turista. Ética, moral, valores, coherencia.

Artículos Relacionados

¡Deja un comentario!

Quizás te interese...

Close