Home / España / Comunidad de Madrid / Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias. ViajerosAlBlog.com

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Madrid (Comunidad de Madrid, España).

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias: historia, patrimonio, cultura e impresiones personales.

* Plaza de la Villa.

La Plaza de la Villa… uno de los conjuntos arquitectónicos más monumentales, más antiguos, más bellos y mejor conservados de Madrid y, sin duda alguna, uno de mis lugares favoritos en la Capital del Reino. Lugar obligatorio en toda visita a Madrid, es parte de todas mis rutas turísticas a realizar por la ciudad, al igual que lugar de paso siempre que estoy por el centro, aunque sea simplemente para admirar el entorno y sentirme un poquito más parte de la historia de mi ciudad.

La Plaza de la Villa tiene una magia envuelta en un halo encantador difícil de explicar, que te atrae, que te susurra al oído lentamente mientras disfrutas del lugar en el que te encuentras, y te dejas envolver por ese misticismo propio de finales de la Edad Media e inicios del Renacimiento

Da igual si te la encuentras repleta de turistas chinos y japoneses sacando fotos o europeos (y españoles) realizando alguna actividad o tour guiado mientras admiran parte de nuestra historia… Da igual si te encuentras políticos y funcionarios entrando y saliendo de los diferentes edificios históricos, o prensa esperando a los mismos en el exterior…

Da igual si es por la mañana a primera hora con el amanecer y los primeros y tímidos rayos de sol comienzan a iluminar las fachadas que flanquean una plaza todavía en silencio… O por la tarde a última hora con el atardecer, cuando esos últimos coletazos del sol que se pone al final de la Calle Mayor iluminan ya escasamente la Plaza…

Especialmente bella a plena luz del día con los bellos cielos de Madrid, y especialmente bella por la noche, ya en silencio, sin ajetreo, iluminada de forma hermosa por la tenue iluminación artificial de la plaza… ciertamente, la Plaza de la Villa nos traslada a otras épocas… Épocas en las que Madrid todavía no era capital, pero sí Noble y Leal Villa

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

Uno de los principales núcleos y centros del antiguo entramado del Madrid Medieval, del Madrid de los Austrias y del Madrid de nuestros días… la Plaza de la Villa se encuentra situada en un lateral de la Calle Mayor, entre la Puerta del Sol y la Catedral de la Almudena, y a unos pasos de la Plaza Mayor. Gracias a su estratégica localización, a mitad de camino igualmente entre las ya no existentes Puerta de Guadalajara y Puerta de la Vega (dos de las principales puertas de entrada y acceso a Madrid), su relevancia era reseñable tanto a nivel social, como político y religioso.

Y es que antes de ser la Plaza de la Villa, se llamaba Plaza de San Salvador debido a la iglesia del mismo nombre (hoy desaparecida) que se levantaba en la Calle Mayor frente a la hoy Plaza de la Villa. Bajo el pórtico de la Iglesia de San Salvador, y frente a la Plaza de San Salvador, ya desde el s. XIII se realizaban los primeros “plenos” del Ayuntamiento de Madrid… Mientras, en la Plaza de San Salvador (totalmente distinta a lo que hoy conocemos), se encontraba la Casa del Corregidor, tiendas de carnes y cueros, viviendas, etc…

Sin embargo, es ya en el s. XV cuando Enrique IV de Castilla otorgó el título de Noble y Leal Villa a Madrid, y la Plaza de San Salvador pasó a denominarse Plaza de la Villa, tal y como hoy la conocemos.

Una plaza con historia, una plaza con solera, una plaza con patrimonio, una plaza con recuerdos… Una plaza que ha sido testigo del paso de los siglos, del paso de los tiempos, del paso del hombre… Una plaza cuya historia ha sobrevivido a nuestros días, como parte de la capital de un Imperio donde nunca se ponía el sol

Mucha historia atesora la plaza… y mucha historia, leyendas (incluida alguna de fantasmas) y diferentes estilos arquitectónicos, atesoran entre sus paredes las diferentes construcciones históricas que aquí se encuentran…

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

– Casa(s) y Torre de los Lujanes…

Sin duda, el conjunto más representativo de la plaza, y es que la Torre y Casa de los Lujanes está considerada la construcción civil más antigua que se mantiene en pie en Madrid, de principios del s. XV, mientras que la Casa (casas realmente, ya que son dos, la casa restante, en el nº3 de la Plaza de la Villa), de finales del mismo siglo.

De llamativo y sobresaliente estilo gótico mudéjar (bueno, dejemos el gótico para el interior), son sin duda una referencia arquitectónica en la Plaza de la Villa y en todo Madrid; erguida y orgullosa, la Torre de los Lujanes llama poderosamente la atención y su visión sorprende a todo visitante, una maravilla ciertamente.

La Torre de los Lujanes, a modo de robusta “torre defensiva” (es la impresión que nos transmite, aunque realmente no sea así), tiene 5 niveles rematados por una torreta, y es destacable la puerta con arco de herradura que se encuentra en la fachada de la Calle del Codo. Mientras que la Casa de los Lujanes, y adyacente a la Torre, presenta dos niveles, patio central y estructura irregular, destacando también su más que interesante pórtico gótico en granito.

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

En el s. XV, la Casa de los Lujanes , fue residencia de Gonzalo García de Ocaña (contador Mayor del Reino) y en 1450 la adquirió Pedro de Luján. La Casa, fue reconstruida en 1494 por Juan de Lujan (hablamos en concreto de la “tercera casa”, situada en el nº3 citado anteriormente), y aquí residió la noble “familia de los Lujanes” (de ahí el nombre como habréis podido comprobar, familia proveniente de Aragón parece ser, de Huesca más concretamente), hasta el fallecimiento de la IV Condesa de Castroponce (María de la Peña de Francia Casimira Luján, vaya nombrecito sí xD).

No obstante, cierto es que realmente, cuando hablamos de Torre y Casa de los Lujanes, son varias construcciones, varios edificios (realmente tres como ya se ha indicado) que componen un único “conglomerado”; una única “casa”. “Al fondo a la izquierda”, pegando a la “estrecha y medieval” Calle del Cordón, se encuentra la casa, esa “tercera casa”, donde destaca la impresionante entrada con arco de herradura (único en su género en Madrid).

El interior de todo el complejo (que algún puto día visitaré, algo que no es fácil, mientras, aquí puedes echar un vistazo); destaca especialmente por la espectacular escalera gótica plateresca en alabastro (procedente del antiguo Hospital de La Latina y uno de los pocos restos de gótico madrileño), el patio toledano (con fuente central y rodeado de columnas y vigas de madera originales), la Sala de Juntas, el Salón de la Reina, la Biblioteca Colmeiro con más de 110.000 libros… Desde 1858 hasta mediados del s. XX, fue sede de varias sociedades e instituciones, como la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales o la actual Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, la cual se encuentra alojada aquí; en la Torre y Casa de los Lujanes desde 1866.

Como curiosidad… Ya en el s. XVI, en lo que respecta a la Torre de los Lujanes y sin que existan datos contrastados y demostrables (pero sí a nivel de tradición oral), la “leyenda” indica que el Rey Francisco I de Francia estuvo preso en la Torre durante su cautiverio, tras su captura en la Batalla de Pavía en 1525 por Carlos I. Sin embargo… hay otra versión de la leyenda que indica que Francisco I estuvo en la Torre de los Lujanes, pero no preso en “una cárcel”, sino esperando aquí durante unos días a que se acondicionaran y preparan algunas habitaciones en el Real Alcázar.

Es decir, fue un rey vencido, derrotado, pero no tratado como un preso ni estuvo en la cárcel (en la Torre de los Lujanes en ese momento), sino que siempre fue bien recibido y tratado con respeto en España. Aún así, y como perdedor herido en orgullo, Francisco I nunca quiso hacer una “reverencia” a Carlos I… y aquí viene el hecho más que curioso, pero que ciertamente tiene su sentido…

Bien, parece ser que Carlos I ordenó construir una puerta de pequeña altura en la Torre de los Lujanes, para que Francisco I al entrar (el cual era alto parece ser), tuviera que agacharse, tuviera que inclinarse… y así realizar una reverencia. Primero entró Carlos, tras él Francisco… pero se dio cuenta y entró de espaldas… Inclinándose sí, pero de espaldas. No cayó en la “trampa”, pero es algo que hizo tanta gracia a Carlos I, que siempre reía al recordar o/y contar la anécdota xD.

Ahora, tras la anécdota… la cuestión es saber por qué puerta entraron… ya que la anteriormente citada puerta con arco de herradura de la Calle del Codo es “más grande de lo previsto”… A saber.

La cantidad de historias y secretos que seguro guardan las paredes de la Torre y Casa de los Lujanes…

E indicar también por último, que ya a principios del s. XIX, y tras pasar por varias manos e incluso librarse de un derribo (debido a un “plan de urbanismo del Ayuntamiento” y ser “salvada” por el Marqués de la Vega de Armijo), y debido a que era uno de las construcciones civiles más altas de Madrid, se instaló uno de los más importantes telégrafos ópticos de la ciudad, de la línea Madrid-Aranjuez.

En fin, el lugar probablemente más representativo (con permiso de la Casa de la Villa), de la Plaza de la Villa. Lugar obligatorio a conocer como indicaba, y patrimonio e historia viva de nuestra ciudad.

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

– Casa de Cisneros…

Precioso Palacete construido en un magnífico estilo plateresco en 1537 por el sobrino del Cardenal Cisneros. A nivel histórico y arquitectónico, la fachada que da a la Calle Sacramento (que originariamente fue la fachada principal) es la más interesante e importante y, por suerte, se ha mantenido casi intacta y fuera de reformas (al menos que la hayan “adulterado”) a lo largo de los siglos. Por su parte, la fachada que da a la Plaza de la Villa y que todos más conocemos, fue reformada en 1909 como parte de las obras de “integración” del palacete (comprando en 1906 por el Ayuntamiento) en la Casa de la Villa, aunque la reforma respetó el modelo original en todo momento (tanto de fachada como de estructura), presentando la ciertamente preciosa fachada que podemos admirar hoy en día :D.

Este palacete también ha tenido “huéspedes” ilustres, así por ejemplo, fue lugar de nacimiento del Conde de Romanones en 1863, o lugar donde estuvo preso Antonio Pérez, secretario de Felipe II, a principios del s. XVII.

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

– Casa de la Villa…

Es el complejo más monumental y visualmente llamativo (con permiso de la Torre de los Lujanes) de la Plaza de la Villa, tanto a nivel arquitectónico como histórico, por sus importantes significados y hechos en la amplia y diversa historia de Madrid.

Una de las más famosas y bellas construcciones de la capital, la barroca Casa de la Villa (Bien de Interés Cultural), adyacente a la Calle Mayor, fue la sede del Ayuntamiento de Madrid desde 1692 hasta el 2007-2011, cuando el consistorio se traslado al impresionante y espectacular Palacio de Comunicaciones/Cibeles debido, entre otros aspectos, a la histórica necesidad de “espacio”. Hoy en día no obstante, la Casa de la Villa continua siendo utilizada para todo tipo de eventos institucionales y oficiales.

Pero la Casa de la Villa ha tenido más “ocupaciones”… Vayamos al principio…

El actual edificio se levantó sobre el solar dejado por el Palacio de Juan de Acuña (I Marqués de Vallecerrato y persona importante e influyente de la corte de Felipe III), Palacio desde el cual Felipe IV asistió a la entrada y recepción de su futura mujer Isabel de Borbón y Médicis en 1615. Tras el fallecimiento del Marqués, los responsables del concejo madrileño (que se reunían antes bajo el pórtico de la Iglesia de San Salvador como recordáis), adquirieron el edificio para convertirlo en sede del consistorio madrileño.

En 1619 se celebra la primera sesión, y en 1629 Felipe IV “permite” una licencia para que se construya la que finalmente sería el Ayuntamiento de Madrid. El proyecto era de 1644, de Gómez de Mora, (aunque no se finalizó hasta 1692), en un estilo propio, característico y (más allá de la arquitectura propia del entorno histórico en el que nos encontrábamos) acorde a los gustos “nobles, castellanos y reales” de la época: ladrillo y granito, sobrio con poca decoración, con torres rematadas por chapiteles en pizarra, edificio compuesto en torno a un patio central… Destacar, y como importante curiosidad, que el proyecto no era para, únicamente, albergar el Ayuntamiento de Madrid, sino también la Cárcel de la Villa… Sí, aquí hubo consistorio y cárcel conviviendo juntos…

Si miráis la fachada principal, podéis ver que es simétrica (sí, y recordando a otras muchas construcciones de la época y posteriores existentes en Madrid como el Palacio de Santa Cruz… e incluyendo el Monasterio de El Escorial… ¿te suena el estilo herreriano, no? ;)), y hay dos puertas… pues por una se entraba al Ayuntamiento y por la otra (cuya entrada debería ser obviamente menos agradable), se entraba a la cárcel… Y así lo fue hasta 1834.

Tras el fallecimiento de Gómez de Mora, José de Villareal toma el relevo y en 1653 realiza los “retoques finales” dando especial importancia al patio interior. Sin embargo, y ya en 1789, Juan de Villanueva (el mayor representante de la arquitectura neoclásica en España y arquitecto de algunos de las más representativas obras de Madrid), añadió la galería de columnas de orden dórico que da a la Calle Mayor, para que los Reyes pudieran ver la Procesión del Corpus.

Pero las “obras” no acabaron ahí… Y ya (y sin contar diversas obras más a lo largo del siglo) en el s. XX, en 1966, se sustituyó parte de la cubierta superior y se dejó la fachada en ladrillo visto como estaba en origen (¡gran acierto!), y a principios del s. XX, Luis Bellido construye un “pasaje superior” en la pequeña Calle de Madrid para unir la Casa de la Villa con la Casa de Cisneros (que el Ayuntamiento había comprado en 1906 para ampliar sus instalaciones)… originando así uno de los pasajes, lugares, postales e imágenes más bellas e inolvidables de Madrid… Si la Plaza de la Villa es uno de mis lugares favoritos en Madrid, sin duda, la Calle de Madrid y su pasaje; su arco superior entre ambos edificios, es el más destacado.

“Hubo una época” en la que era posible visitar la Casa de la Villa los Lunes a las 17h… algo que ya no es posible (¡que yo sepa!, infórmate o acude a la Oficina de Turismo). En contrapartida (y más allá de las obras y restauraciones en las últimas décadas que han devuelto su magnífico brillo a la Plaza de la Villa, algo que nunca perdió por otro lado), el Ayuntamiento de Madrid anunció en 2014 (aunque se llevaba hablando de ello desde el 2008 aprox.), que en 2015 se iba a realizar una profunda inversión para convertir la Casa de la Villa (también afectaría a la Casa de Cisneros) en el Instituto de Formación y Estudios de Gobierno Local, al igual que habilitar un Museo y su uso turístico para así poder ser un edificio visitado y admirado (¡como debería ser!) para finales del mismo año.

A principios de 2015 comenzaron las obras… Y, a día de publicar este artículo y sin que realmente exista mucha información al respecto, parece ser que todo sigue su curso… pero sin visos de nueva información, así que tocará esperar…

Yo, por desgracia y a pesar del cariño que le tengo a la Plaza de la Villa y la Casa de la Villa… ¡no la he visitado cuando he tenido oportunidad! Sí, lo sé, imperdonable para un madrileño, amante de Madrid y “pofesional” del turismo… En fin, me tocará esperar a que terminen las obras y ver si finalmente se hace lo que se dijo xD.

No obstante, y en base a información, fotos y reviews… su interior es una auténtica maravilla digna de ser visitada, conocida y disfrutada… El Salón de Plenos es pasada… y es obviamente la sala más importante con su bóveda repleta de frescos de Antonio Palomino de finales del s. XVII, el antiguo oratorio, el Salón de Recepciones (donde se guarda la Custodia del Corpus de 1563, plateresca, y 161kg de peso), el impresionante Patio de Cristales de mármol y vidrieras, o el Salón Goya (donde se encontraba el cuadro “La Alegoría de la Villa de Madrid“, el cual tiene una curiosa anécdota, y que actualmente, el original, se encuentra en el Museo de Historia de Madrid), y la estatua original e histórica de Mariblanca (de la cual podemos ver una réplica en la Puerta del Sol con Calle Arenal).

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

– Monumento a Álvaro de Bazán…

¿Y quién es aquel personaje que se encuentra en mitad de la Plaza de la Villa, sobre un pedestal y en el centro de una pequeña área ajardinada y siempre coquetamente cuidada? (anteriormente había aquí, un poco más arriba casi pegando a la Calle Mayor, la Fuente de la Villa, que hoy ya no existe y que fue primer lugar de situación de la estatua).

Pues Don Alvaro de Bazán, ¡ni más ni menos! ¿Qué no sabes quién es? ¡Herejía!

Don Álvaro de Bazán tuvo una vida y consiguió hechos, que bien merecerían ser reflejados por la mayor súper producción del cine, pero no es “británico ni estadounidense”, y es lo que tiene… Fue un militar, marino y almirante del s. XVI famoso por (aparte de muuuchos otros aspectos): la innovación en la guerra naval con el uso de galeones de guerra y por utilizar infantería de marina para determinadas operaciones militares, por la Batalla de Lepanto, por la Campaña de Portugal, y no haber sido derrotado NUNCA. Y también, más allá de sus “títulos” y hechos históricos, la presencia de Álvaro de Bazán en la cultura en general, y la literatura en particular, es digna de mención, con versos escritos sobre su persona por Góngora, Lope de Vega o el mismísimo Cervantes (el cual participó en la Batalla de Lepanto).

En 1888 (inaugurada en 1891), y con motivo de su tercer centenario, el Ayuntamiento de Madrid decidió levantar una estatua en su honor, y nada más y nada menos que en uno de los lugares más importantes y con mayor historia de la capital: la Plaza de la Villa, sede del Ayuntamiento de Madrid.

La estatua de bronce de Don Álvaro de Bazán, obra del escultor Mariano Benlliure, aparece pisando una bandera turca, con armadura y banda de Capitán General, con una espada en su mano izquierda, y con un “bastón de mando” de General en la mano derecha. En la parte posterior del pedestal, se encuentran unos versos que Lope de Vega dedicó a tal insigne persona.

Bazán es uno de los grandes personajes de nuestra historia niños, historia viva de España y uno de los más grandes marinos que ha dado la historia (valga la redundancia), que no me entere yo que no sabéis quién es ;).

Por cierto, indicar que en más de una ocasión, el Ayuntamiento de Madrid ha tratado el hecho de trasladar la estatua de Don Álvaro de Bazán al Cuartel General de la Armada (quizás más acorde), y colocar en su lugar en la Plaza de la Villa, la estatua de Felipe II (quizás más acorde con el entorno igualmente)… Pero… ¿alguien ha visto alguna estatua de Felipe II en Madrid? Sí, tenemos la estatua de Felipe III, de Felipe IV… ¿qué ocurre con aquel en cuyo Imperio nunca se ponía el sol, qué ocurre con aquel que convirtió a Madrid en la capital del reino en 1561?

Pues sí, había una estatua de Felipe II en Madrid, y estaba situada en la Plaza de la Almudena, entre ella y el Palacio Real… Fue retirada cuando comenzaron las obras del Museo de Colecciones Reales y, a día de hoy, sigue “retirada” y sin proyecto de colocación, sea en la Plaza de la Villa u otro lugar…

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

* Calle de Madrid.

Cómo dije anteriormente… copio y pego (y es que soy madrileño, y chulo por lo tanto xD):

“A principios del s. XX, Luis Bellido construye un “pasaje superior” en la pequeña Calle de Madrid para unir la Casa de la Villa con la Casa de Cisneros (que el Ayuntamiento había comprado en 1906 para ampliar sus instalaciones)… originando así uno de los pasajes, lugares, postales e imágenes más bellas e inolvidables de Madrid… Si la Plaza de la Villa es uno de mis lugares favoritos en Madrid, sin duda, la Calle de Madrid y su pasaje; su arco superior entre ambos edificios, es el más destacado.”

Este pequeño rinconcito de Madrid, esta pequeña calle de Madrid… para mi es un obligatorio en toda ruta por la ciudad y el Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias. Un lugar mágico y precioso, al que siempre me suelo acercar cuando estoy por aquí… Especialmente, y como también indicaba al principio, a primera hora de la mañana o última hora de la tarde, cuando los primeros o últimos coletazos del sol iluminan Madrid… Pero por la noche, por la noche es cuando es magia pura

Da igual que sea en una noche estival, iluminada y bulliciosa… o en una noche de invierno lluviosa, con poca luz, sin ruido, y solo tenuemente iluminada bajo la lluvia o entre la niebla… Este pequeño rinconcito de Madrid es una maravilla… una de las postales e imágenes más bellas e inolvidables de la ciudad como indicaba.

Y ahí están las dos: Plaza de la Villa y Calle de Madrid… compartiendo esquina, compartiendo paredes, compartiendo historia, cual grandes colegas que llevan juntos más de 5 siglos

Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.
Plaza de la Villa y Calle de Madrid. El corazón del Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias.

Información práctica y datos de interés, de la Plaza de la Villa y la Calle de Madrid en Madrid.

Resumiendo…

​La Plaza de la Villa es uno de los conjuntos arquitectónicos más monumentales, más antiguos, más bellos y mejor conservados de Madrid. Lugar obligatorio en toda visita a la otrora Noble y Leal Villa, es sin duda una de las postales e imágenes más bellas e inolvidables de Madrid y uno de los lugares más encantadores y mágicos de la capital. La Plaza de la Villa, centro de un Madrid Medieval y un Madrid de los Austrias, te transportará a otra época​, a los últimos coletazos de una Edad Media fundiéndose con el Renacimiento.

Destacan: Torre y Casa de los Lujanes (edificación civil más antigua de Madrid en pie, en gótico mudéjar del s.XV), Casa de Cisneros (precioso palacete en estilo plateresco del s. XVI), Casa de la Villa (precioso conjunto monumental barroco del s. XVII, antigua Cárcel y Ayuntamiento de la Villa), y Monumento a Álvaro de Bazán (importantísimo marino, militar y almirante del s. XVI, nunca fue derrotado).Ciertamente, la Plaza de la Villa es siempre una visita clásica que nunca defrauda en Madrid; un obligatorio.

¿Conoces la Plaza de la Villa y la Calle de Madrid?, ¿cuáles son tus impresiones?

Dónde está y cómo llegar: la Plaza de la Villa se encuentra en el centro de Madrid, adyacente a la Calle Mayor y a un radio de menos de 5min andando de importantes atractivos como la Puerta del Sol, la Plaza Mayor, la Plaza de San Miguel, la Plaza de Oriente, el Palacio Real o la Catedral de la Almudena. Las paradas de Metro más cercanas son Sol y Ópera.

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Recibirás la newsletter con las últimas novedades, información valiosa para mis viajes y escapadas, y ofertas, descuentos y promociones. ¡SIN SPAM!, tus datos están seguros y puedes darte de baja cuando quieras. ¡Ah!, y recuerda... es un eBook de PAGO, pero GRATIS con tus suscripción :D.

La información expuesta en VIAJEROS AL BLOG es siempre personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú, que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En el caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial. Solo hablo, y recomiendo o no, de aquello que he experimentado.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!