Home / España / Comunidad de Madrid / Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid. ViajerosAlBlog.com

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Madrid (Comunidad de Madrid, España): Museo Nacional del Romanticismo.

¿Qué es el romanticismo?

Cierto es que “yo no soy romántico“, ni “soy del romanticismo“, ni, en general, siento mucha atracción por todas aquellas corrientes y representaciones artísticas desde el s. XVIII en adelante (en términos generales), tales como el citado romanticismo, realismo, simbolismo, impresionismo, modernismo o el arte contemporáneo en sus diversas manifestaciones, vanguardias y tendencias… Soy más de nuestro arte celtibérico xD, de Grecia y Roma, del románico y barroco y, especialmente, del gótico, renacentista y manierista, los cuales son mi fetiche artístico.

Recuerdo cuando, dentro del ámbito turístico, estudiaba lo referente a Recursos Turísticos y Arte y me tocaba dejar ya atrás el neoclasicismo para pasar al modernismo… y qué pereza me daba!, casi comenzaba a perder cierto interés por el arte xD. No obstante, independientemente del interés totalmente subjetivo hacia y por el mismo, cierto es que compartía y comparto en gran parte su aspecto “filosófico” y su concepción del arte, ya que el romanticismo no dejaba de ser una actitud social que afectaba directamente al arte desde finales del s. XVIII, una actitud de rebeldía en búsqueda de la libertad, lo individual y el sentimiento, en contra de la razón y el orden anterior ilustrado y clasicista. Lo histórico, lo individual como espectadores únicos y subjetivos del mundo que nos rodea, es lo que hace del romanticismo, guste o no, una manifestación artística muy importante en la historia del arte.

Ciertamente, e independientemente de otras artes como la escultura (donde siempre se puede destacar el “Ángel Caído” de Ricardo Bellver en nuestro querido Parque del Retiro en Madrid) o la fotografía, las manifestaciones arquitectónicas son las que más me motivan respecto al romanticismo. Gracias a la Revolución Industrial y su transformación de la sociedad en diversos ámbitos, se originó un eclecticismo de estilos, mezclando esa subjetividad, la necesidad de construcción de edificios “civiles” asociados al progreso y la evolución de la ciudades, y los nuevos materiales procedentes de la Revolución Industrial, dejándonos, en Madrid por ejemplo, auténticas obras de arte directamente relacionadas con ese historicismo romántico, tales como el Banco de España, el Congreso de los Diputados, el Palacio de Cristal o la Estación de Atocha.

No obstante, es imposible hablar de romanticismo, y no referirnos a la pintura. Ésta, destaca especialmente, primero por mostrar las características citadas anteriormente, y segundo, por esas pinceladas dinámicas y gruesas, por su color, el entusiasmo plasmado en las mismas y la muestra subjetiva e individual de lo que nos rodea, de la naturaleza, del mundo, de la política, de la sociedad, de nuestros temores y miedos, de nuestras alegrías y fuerzas… del mundo y del universo.

Si bien la primera obra considerada romántica es la “Balsa de la Medusa“, de 1819 pintada por Theodore Gericault, Francisco de Goya es, sin duda, el genio más representativo de la pintura romántica, en España y en el mundo. Con una obra amplia y diversa, su “estilo goyesco“, marcó a las siguientes generaciones y los siguientes siglos, señalando así, tanto un nuevo punto de partida, como un nuevo punto de continuación y una nueva visión del arte pictórico, se puede decir… que “inició” la pintura contemporánea. Qué vamos a decir de Goya y de su obra que no sepamos, destacando por ejemplo “La Maja vestida“, “La Maja desnuda“,  “El dos de Mayo“, “Los fusilamientos del 3 de Mayo“, “Saturno devorando a un hijo“… Por suerte, en Madrid tenemos amplia representación de su obra en el Museo del Prado o en el Museo de Historia de Madrid.

Puede “gustar” más o menos, siempre de forma subjetiva… Pero es Goya 🙂

En España (y más concretamente en Madrid) durante el reinado de Isabel II, el romanticismo tuvo una gran presencia e influencia en la sociedad, cultura y artes, aunque su introducción fue más lenta que en otros países europeos y también influyó la censura borbónica del último periodo. Ciertamente a España siempre se le había considerado un país “romántico” en las más propias acepciones del romanticismo como corriente artística, por nuestra cultura, por nuestras corrientes artísticas, por el sentimiento, por nuestro Siglo de Oro, por el Cid, Don Quijote y las grandes gestas caballerescas, la cercanía de nuestra lucha y resistencia contra Napoleón… El romanticismo duró poquito tiempo en España realmente, pero tuvo, como indicaba, una importante presencia, reflejada en gran parte por artistas y literatos como Jovellanos, Moratín, Espronceda o Larra…

Y Bécquer, sí, Gustavo Adolfo Bécquer, un poeta, ya un romántico tardío (aunque con influencias del modernismo, realismo y simbolismo), pero que marcó a generaciones… Incluido yo. Ciertamente no soy romántico como indicaba (soy acuario más bien jejeje), pero he de decir que allá por 2º de BUP en Literatura (luego fui por Letras Mixtas), descubrí a Bécquer y sus “Rimas y Leyendas” o “Rimas y Declaraciones Poéticas”. Obra esencial dentro de la literatura española, sin duda… Sus reiteradas lecturas me produjeron un sentimiento interesante, y no relacionado con el amor ni el romanticismo en sus concepciones “sentimentales o académicas”, sino un sentimiento relacionado con la admiración ante una obra maestra de la literatura, escrita de forma magistral de una forma muy cercana, muy personal, con un profundo sentimiento y una pluma guiada por las experiencias personales y el debate entre corazón y razón… sobre la vida y sus vicisitudes, sobre el amor y el desamor, sobre la vida y la muerte, sobre la razón y la locura… Poesía, amor, muerte… hay algo más “romántico”, hay algo más “romanticista”?

Sí, reconozco haber utilizado en más de una ocasión en mi vida el “…poesía eres tú…” (y no sólo en “ambitos románticos”). Bueno, quizás el romanticismo no está tan mal después de todo… 😉

El edificio e historia del Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

El Museo Nacional del Romanticismo, anteriormente llamado Museo Romántico, es en realidad una casa-museo, situado en un antiguo palacete de finales del s. XVIII construido por Manuel Rodriguez para el Marqués de Matallana en un marcado estilo sobrio neoclásico (con algún detalle barroco ya posterior). En el s. XIX, los condes de la Puebla Maestre adquirieron el palacete, añadiendo algunas renovaciones estéticas al complejo. En 1921 se instaló en el palacio la Comisaría Regia de Turismo, en 1924 se inauguró el Museo Romántico, y en 1927 el Estado adquirió el edificio.

Ha sufrido varias renovaciones y rehabilitaciones, abriendo al público de nuevo en 2009 tras varios años cerrado. Y, ciertamente, tantos años cerrado valieron la pena a tenor de la nueva “categoría” del Museo (“elevado” a Museo Nacional), y la actual distribución del mismo 😀

Fue Vega-Inclán el que fundó el Museo. Fundador de otros museos e instituciones culturales, mecenas y coleccionista, recuperador de edificios y patrimonio histórico, incluso político, fue un personaje destacado del Madrid del s. XIX. Fue él quien creó el Museo Romántico con sus propias posesiones (donadas en gran parte al Estado), y posesiones, colecciones y donaciones de otras personalidades de la época… colecciones que se fueron ampliando hasta el día de hoy con más depósitos y donaciones de personalidades e instituciones diversas. El objetivo era claro: mantener, preservar y mostrar el patrimonio del romanticisimo y el patrimonio romántico español y madrileño.

A pesar de su importante relevancia durante gran parte del s. XX, cierto es que el Museo Nacional del Romanticismo es un gran desconocido en Madrid a pesar de sus importantes e interesantes colecciones. Independientemente del interés personal en esta manifestación artística (ya indiqué que el romanticismo no es de mis preferidas), es una visita totalmente recomendable y una auténtica delicia visitarlo… El Museo sorprende sin duda, y para bien, para muy bien…  caminar por sus pasillos, pararse a admirar las diferentes estancias con luz tenue y disfrutar de sus colecciones nos lleva a otra época, a otro momento, a otro Madrid…  Al fin y al cabo, el romanticismo está íntimamente relacionado con nuestra ciudad 😉

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

Qué ver y colecciones en el Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

Y como todo Museo, sus colecciones, sus muestras, sus exposiciones y qué ver en el mismo expuesto a nuestros sentidos y sensaciones… es lo más importante 😉

Ciertamente no es un Museo muy grande en términos de espacio, dependiendo de nuestro interés y el volumen de gente en el mismo (no suele estar petado vamos, generalmente lo vamos a poder visitar de forma bastante tranquila), podemos estar 1-2h en el mismo. El edificio, el Museo en sí, está formado por dos plantas: en la primera planta a pie de calle encontramos las taquillas, consignas y baños, una sala de exposiciones temporales, un auditorio, la biblioteca, la tienda, y el café y el jardín. Desde aquí, podemos subir por escalera o ascensor a la primera planta, donde iremos recorriendo una a una las 26 salas totales del Museo. Y desde la web del Museo Nacional del Romanticismo, al igual que tenemos disponible toda la información relativa al mismo como es obvio, podemos realizar un paseo virtual por el Museo a lo largo de sus diferentes salas y colecciones, ¡muy interesante sin duda!

Como indicaba, cada sala es una “delicia romántica“, decorada e iluminada de forma exquisita y, simplemente: perfecta… no estamos en un “simple” Museo, sino en una casa-museo como indicaba anteriormente, y se nota, todo está colocado y expuesto con mucho mimo y mucha inteligencia.

Destaca como es obvio, la importante colección pictórica que podemos encontrar en las distintas salas, con obras de, entre otros: Goya, Federico de Madrazo, Valeriano Domínguez Bécquer, etc… Pero igualmente encontramos una importantísima representación de mobiliario, dibujos, grabados, miniaturas, cerámica, escultura, juguetes, artículos y objetos cotidianos, todo tipo de artes decorativas, etc. Muy muy completo, sin duda.

Según subimos la escalera, llegaremos al vestíbulo, lugar donde comienza el recorrido al Museo. En todas las salas del mismo hay “algo” importante a reseñar, pero sería posible destacar, por ejemplo:

– Escalera, vestíbulo y antecámara: con varios cuadros de Isabel II y objetos y mobiliarios previos al romanticismo español. Destaca el espectacular piano de cola de madera de 1845.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Salón del baile: esta espectacular sala es la más grande del Museo y el espacio más “público” del mismo, puesto que era el lugar donde se realizaban todo tipo de eventos sociales como bailes, reuniones, etc. La sala está decorada de forma ostentosa en tonos pastel y es una auténtica delicia visual, destacando el retrato de Isabel II por Federico de Madrazo, el arpa y el piano.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Antesala y sala costumbrista: donde destaca la figura del Barro de Bandolero, como ejemplo de representación de estereotipos y tópicos españoles (bandoleros, toreros, tabernas, etc) reflejado en la sala también por una serie de cuadros de artistas madrileños y andaluces.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– El antecomedor y el comedor: curiosamente, antes de entrar al comedor, nos encontramos un “mobiliario” más que curioso, y es un “sillón-cagadero” mullidito utilizado por Fernando VII, y a continuación el comedor como tal; un amplio espacio luminoso en tonos azules, que era el lugar de reunión familiar y de vida en común.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Oratorio: en esta pequeña sala de luz tenue y de carácter eminentemente religioso, destaca el importante cuadro de San Gregorio Magno, pintado por Goya a finales del s. XVIII, y que perteneció a Vega Inclán.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Sala de niños: amplia sala en tono amarillo con algunos retratos infantiles, pero que destaca por su colección de juguetes de la época, tales como casas de muñecas, muñecos varios, rompecabezas… y un pequeño “carruaje” a modo de carrito para niños o, lo que es aún mejor; como un “cochecito eléctrico” del s. XVIII para ellos xD.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Alcoba y dormitorio femenino: una preciosa y algo saturada sala dedicada a la mujer con diversos cuadros de temática femenina, la cama, la cuna, objetos de adorno, y un mueble a modo de tocador, costurero y escritorio de uso femenino, realizado en papel maché con incrustaciones de nácar.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Gabinete de Larra: Larra es uno de los personajes más representativos y exponentes del romanticismo español, y en esta interesante sala, en tonos verdes en esta ocasión, encontramos algunos objetos del mismo Larra, así como un retrato del autor. También es destacable el importante cuadro de la “Sátira del Suicidio Romántico” de Leonardo Alenza, satirizando el suicidio; una temática muy utilizada por el artista romántico.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Gabinete y sala del fumador: salas destinadas al hombre, a su esparcimiento y relajación él sólo o con otras personas, donde poder charlar tranquilamente y, a su vez, recibir a visitas o mantener algún tipo de conversación más concreta. El mobiliario destaca por los sofás, diversos cuadros y objetos cotidianos, y alguna referencia a lo oriental.

– Dormitorio masculino y despacho: mucho más sobrio y menos saturado que el femenino, con la cama, un amplio espejo y diversos objetos de aseo personal. El despacho destaca por su igualmente sobriedad y la preciosa mesa del despacho realizada en madera de mediados del s. XIX, la cual representa y simboliza la burguesía y sus profesiones liberales.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Sala del billar: de nuevo, otra sala dedicada y destinada al hombre. Una preciosa salita en tonos verdes, con la espectacular mesa de billar realizado en madera situado en medio de la misma rodeado de sillas y diversos cuadros de, curiosamente, temática femenina (para “disfrute” del hombre). El billar era un juego burgués y aristocrático, lugar donde evadirse con amigos disfrutando del ocio de “alta clase” que suponía el billar mientras se conversa tomando una copa.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Sala de porcelana: amplia y luminosa sala con diversas colecciones de vajillas y porcelana oriental con diversos motivos, y un biombo de madera que refleja diversas escenas de distinta temática.

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

– Sala de interactivos y teatrinos: finaliza la visita al Museo con dos salas donde podemos encontrar diversa información acerca del Museo (folletos, libros, historia, etc), y diversas maquetas donde aparecen reflejados hologramas representando diversas escenas costumbristas de la época, muy chulo sin duda! 🙂

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

Como podéis ver, el recorrido por el Museo es más que interesante y bien merece una visita!

Café del Jardín del Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

Pero hay más… Dentro del edificio que alberga el Museo, encontramos, aparte de una pequeña tienda, un delicioso café y jardín (se encuentra nada más entrar a nuestra izquierda), al cual podemos acceder de forma libre (sin necesidad de visitar el Museo y con el mismo horario que éste), y que supone un auténtico remanso de paz y tranquilidad.

Cierto es que la carta no es barata precisamente, pero es un placer poder tomar algo aquí degustando un café, té, uno de sus espectaculares bollos o tartas, o picar/comer algo como ensaladas, tostas o bocadillos… Todo con una decoración exquisita acorde con la temática romanticista del Museo. Y no sólo eso, sino que, especialmente en verano, podemos salir con nuestro café o nuestra cervecita al pequeño pero igualmente bello jardín… y no escuchar nada más que el silencio, que no es poco estando en una zona muy transitada de Madrid.

Tenéis más información del Café del Jardín en su web 😉

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.
Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

Información práctica y datos de interés del Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

La siguiente infografía de esmadrid.com es muy útil y os presenta toda la información necesaria, a la que añado dos cosas: primero, el Museo Nacional del Romanticismo de Madrid se encuentra a apenas 1min andando desde Metro Tribunal, y dos, tenéis entrada gratuita si sois desempleados y lleváis vuestra demanda de empleo 😉

Museo Nacional del Romanticismo en Madrid.

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Recibirás la newsletter con las últimas novedades, información valiosa para mis viajes y escapadas, y ofertas, descuentos y promociones. ¡SIN SPAM!, tus datos están seguros y puedes darte de baja cuando quieras. ¡Ah!, y recuerda... es un eBook de PAGO, pero GRATIS con tus suscripción :D.

La información expuesta en VIAJEROS AL BLOG es siempre personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú, que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En el caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial. Solo hablo, y recomiendo o no, de aquello que he experimentado.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!

x

Check Also

Dónde beber y gastronomía en Turku Finlandia Cervecería Nueva Farmacia Nya Apoteket_ViajerosAlBlog

Dónde beber y gastronomía en Turku (Finlandia) – Cervecería Nueva Farmacia (Nya Apoteket).

Turku es antigua capital de Finlandia y la ciudad más antigua del país, una ciudad ...