Home / Europa / Alemania / Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Alemania (Munich), Croacia (Zagreb), Eslovenia (Garganta de Vintgar, Gruta de Skocjan, Lago y Castillo de Bled, Cuevas de Predjama, Liubliana) e Italia (Venecia, Bolonia).

Información, impresiones, planning y presupuesto del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia durante 8 días, del 05.10.17 al 12.10.17.

¡Sí amigos lectores y compis viajeros!, habemus nuevo viajecito… Un viajecito “forzado” de 8 días (bueno, una escapada de 7 realmente, ya que el último día llegaba de madrugada y “no cuenta”), y forzado ya que fue sobre la marcha y gestionado en apenas unos días debido a la necesidad imperiosa de salir de aquí para liberarme y desconectar un poquito en beneficio mi salud física y mental (amén de mi obvia ansia de cultura, aprendizaje, desarrollo, evolución… y felicidad que me produce viajar)… y más aún tras el completo desastre que supuso mi “no viaje” a Canadá donde perdí varios cientos de euros y muchos días y tiempo de evidente planificación y gestión… ¡Ah!, ¿que no te has enterado de lo que me hizo la gentuza miserable (hijos de la gran puta) de Air Canadá, no permitiéndome facturar de forma ilegal y, por lo tanto, haciéndome perder un viaje completo a Canadá? No te preocupes, si a estas alturas no te has enterado (¿es que no me sigues en Twitter?), ya haré un post al respecto… ahora, ni procede, ni me apetece mosquearme…

El caso es que este viaje vino “de rebote” al no haberse producido el anterior… Y sí, muchos, muuuchos problemas, temas y ocupaciones en muchos ámbitos de mi vida, que me tienen saturado, estresado, ansioso, sin dormir, con millones de cosas en la cabeza… que me están repercutiendo negativamente tanto a nivel físico como a nivel mental. Viajar es mi cura, es mi terapia… y lo necesitaba de forma urgente… Aunque no puedas desconectar al 100%, ayuda, y ayuda mucho, Canadá no pudo ser por desgracia (el destino no quiso, no me lo permitió), y me llevó a esta breve pero intensa escapada.

A pesar de los tiempos oscuros en diversos ámbitos y estar hasta arriba como nunca con temas familiares y laborales (sigo con mis proyectos de emprendimiento y lucha por un sueño, trabajando como un puto cabrón entre 10-20h al día sin ver, todavía, ningún resultado), siempre hay esperanza, siempre hay fe, siempre hay lucha, siempre hay una pequeña luz a la que nos agarramos… Y, merecidamente y con mucho sufrimiento y dejando de hacer muchas otras cosas, llegaba un nuevo paseíto por Europa… es lo único que pude cuadrar, por pasta y tiempo ya me era imposible conseguir alguna otra opción que tenía barajada… Pero bueno; Europa siempre es bienvenida, más aún pisando nuevos lugares y países por primera vez :D.

Esa era el objetivo: una rutilla por Europa pisando y conociendo nuevos lugares por, evidentemente, primera vez, y si podía ser algún país nuevo pues mejor que mejor. Y, tras mucho pelearme con combinaciones, quedó la presente… Sí, muy poquito tiempo en cada sitio (tocará volver a alguno), y A SACO; lo normal en mí vamos xD, aprovechando el tiempo a muerte en una escapada low cost (bueno, no tan low cost, no son destinos baratos y al moverse mucho, el transporte suma).

Como suele ocurrir habitualmente (es inevitable xD)… el viaje no ha salido todo lo barato que hubiera deseado. Y todo ello debido a los dos aspectos indicados: no son destinos baratos y el transporte entre cada destino suma un buen pico… al igual que suma el hecho de haber realizado todas las reservas (de avión y alojamiento más concretamente) con tan poquita antelación… Ya sabéis que, más allá de los “requisitos” indicados para la escapada (nuevos lugares, etc), al final el “problema” o requisito obligado para los que somos low cost y tenemos pocos recursos, es que dependemos en gran medida de los precios, es decir: no viajas donde quieres, sino donde puedes… es lo que toca. Los subvencionados que viajan todos los días por el mundo sin pagarlo con su dinero (y sin decirlo), no tienen ese problema… pero la plebe…

He dormido poquísimo (de hecho he realizado dos noches en transporte, y venía de noche previa al viaje y de una semana anterior de apenas dormir ni descansar, por lo que lo acumulado era importante)… los tres últimos días estaba con la rodilla tocada y con molestias (eso denota el palizón que me he pegado andando tropecientosmil km, hacía tiempo que no tenía molestias), llegué a Madrid con un resfriado importante (es lo que tiene haberse empapado un par de días), he disfrutado como siempre (como si fuera mi último viaje o escapada, por eso todos los aprovecho al máximo, nunca se sabe si va a ser el último o no vas a poder viajar en mucho tiempo…), he conocido increíbles y maravillosos lugares, he degustado deliciosas gastronomías con mis obvias cervecitas (en especial en Munich xD, ya sabéis que la parte gastronómica siempre es muy importante para mí ;)), he conocido a gente local con los que he compartido cervezas y más que interesantes charlas… los cuales han pasado a ser amigos y contactos…

La climatología me ha dado un poquito bastante por culete, pero es lo que hay… He sudado mucho cuando hacía calor, y me he mojado mucho cuando ha llovido… malas mezclas, de ahí el resfriado que me traje como indicaba… No he tenido ni he sufrido ningún problema o incidencia de seguridad (y siempre tocando madera y manteniendo las precauciones básicas y mínimas exigibles), al igual que no he tenido en ningún momento y lugar sensación de inseguridad… pero sí es cierto que hay que tener cuidadito en según qué zonas de Munich, Venecia o Bolonia por ejemplo (más adelante estará reseñado).

Indicar como siempre, que en Europa, generalmente viajo con la Tarjeta Sanitaria Europea (obligatoria y necesaria si no viajas con seguro)… Pero el hecho de llevar más de un determinado tiempo sin cotizar… pues es lo que tiene: no te la conceden, por lo que toca viajar sí o sí con seguro de viaje (más vale prevenir…). Opte, también como siempre, por viajar con mi seguro de viajes habitual de IATI Seguros. Y sabéis que si lo recomiendo, es de forma totalmente personal pero objetiva y con conocimiento, ya que, reitero, sabéis que es el que yo suelo utilizar siempre en términos generales y el que ofrezco a mis amigos y clientes. Además, al contratar un Seguro de Viaje con IATI Seguros desde VIAJEROSALBLOG.COM, obtendrás un 5% de descuento.

Siempre es un placer pisar Alemania; un país con una oferta cultural y turística brutal, y Munich era un pendiente (el resto de Baviera lo sigue siendo, ya tocará). La ciudad, repleta de turistas y con locales quizás más “cercanos” que sus vecinos del norte del país, bien merece dos días a tenor de todos sus atractivos (incluyendo sus espectaculares cervecerías)… Limpia y cuidada, no es barata, pero sin llegar a extremos. Su encanto radica en su historia y su patrimonio, mezcla de tradición y modernidad.

Zagreb por su parte suponía mi primer acercamiento a un país que tenía pendiente y al que siempre le he tenido muchas ganas… Quizás, como dicen los “estudiosos y expertos”: no es lo mejor de Croacia… Si Zagreb no es lo mejor, no me quiero imaginar cómo será el resto (para bien xD)… Yo no suelo tener expectativas de ningún destino, ni para lo bueno ni para lo malo, ni por arriba ni por abajo… pero he de decir que Zagreb me sorprendió… para muy bien y, quizás, podría decir, que fue la “sorpresa” del viaje y, evidentemente, un gran punto de partida para, espero que no a mucho tardar, conocer el resto del país…

Una ciudad manejable, agradable, limpia, no masificada, no barata pero asequible, de también tradición cervecera y con personas más amables y cercanas de lo que cabría esperar… a lo que se suma un Centro Histórico precioso. Un día a saco puede ser suficiente, recomendable un poquito más…

Liubliana era uno de esos destinos que me llamaba muchísimo la atención… Un destino en gran parte “desconocido para el gran público” pero con una fama (cierta y bien merecida) de ser una bella ciudad, no masificada, limpia y ordenada, bastante segura, pequeñita y manejable (quizás aburrida a corto plazo), con un ambiente estudiantil y festivo importante y con, ciertamente, bastantes atractivos turísticos (destacando su Castillo).

Una grata sorpresa… extensible al resto del pequeño país y su espectacular oferta de patrimonio natural como la Garganta de Vintgar, el Lago y Castillo de Bled, el Castillo de Predjama o las Cuevas de Skocjan… ¡Brutal!

¡Qué decir de Venecia!; uno de los tops y obligatorios en el mundo que todo viajero y turista ha de conocer y que yo, todavía, lo tenía pendiente… De hecho tocará volver, ya que dos días no son ni de coña suficiente para conocer la ingente oferta de una ciudad que te traslada a una época medieval a un entorno laberíntico sin tráfico rodado al que no estamos acostumbrados…

Carísima, algo sucia (y con malos olores), masíficada a más no poder, infraestructuras no todo lo buenas que desearíamos, oscura, caótica… pero ay amigo, Venecia es Venecia, y solo por estar allí y poder contemplar y visitar la Plaza de San Marcos y su entorno… ya merece la pena. Sí, es una maravilla de ciudad, que hay que conocer.

Bolonia por su parte, fue un pequeño “extra logístico” que, no obstante y a pesar de ser una pequeña y simple aproximación de “unas horas”, me sedujo lo suficiente como para darle una oportunidad más amplia en el futuro. Con mucho que ofrecer, como Venecia, a nivel histórico y cultural… Bolonia se presenta amable, manejable, preciosa… y sí, algo sucia y quizás no tan “atrayente” como otros destino… Pero Italia es Italia, y Bolonia seguro que tendrá segunda oportunidad.

El destino final previo a Madrid fue Ibiza, también por tema logístico, en una escala de poco más de 8h netas. No es nada… pero sí fue suficiente para hacer un breve recorrido por la isla y conocer y visitar mi objetivo aquí: la capital y ciudad de Ibiza, ya que era la única ciudad Patrimonio de la Humanidad en España que me faltaba por conocer :O.

Y es que casi se puede decir que era imperdonable que alguien como yo no conociera Ibiza, no ya a nivel cultural, que también, sino a nivel “festivo” como amante de la música electrónica que soy… En esta primera ocasión (ya llegarán más), no hubo playas ni fiesta, pero sí cultura, historia y patrimonio… y es que la ciudad de Ibiza y su Centro Histórico, tan obviado en tales aspectos en favor de la fiesta y la playa, es una pasada medieval envuelta en una fortaleza renacentista… Otra X marcada, y otro “objetivo” finalizado…

¡Y así hasta la siguiente escapada! Sin más dilación, os dejo con el “resumen”, detalladísimo sí, un resumen de casi 13.000 palabras (en mi linea vamos), de lo que ha sido esta escapada… Ya sabes que si quieres un minipost churrero de 500 palabras escrito en 5min con la habitual “literatura viajera” para posicionar en Google repleto de información irrelevante y subvencionada con adjetivos vacuos y sensibleros… aquí no lo vas a encontrar. Esto es ViajerosAlBlog.com amigo, para lo demás… tienes muchos otros lugares donde poder encontrar esa “basura” ;). Escribir este post lleva muchísimo tiempo y muchísimo trabajo invertido “a fondo perdido”, sé que lo valoras amigo lector, gracias por estar ahí.

 

– Primeras impresiones de Alemania: Munich.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Con un sueño y cansancio terrible llegaba de buena mañana a primera hora al Aeropuerto de Múnich, primera parada de la presente escapada… Cogí la Múnich Card (la saqué beneficio por poquito, no la recomiendo…), tren a la Estación Central de Tren, de aquí a la cercana Estación Central de Autobús a dejar la mochila en una taquilla… y listos para comenzar un día que se presentaba largo y, de momento, soleado y caluroso…

Múnich es la capital y ciudad más poblada del Estado Federado de Baviera, nombre derivado de los monjes benedictinos que fundaron la ciudad en el s. VIII, aunque se toma la fecha de 1158 como fundación de la ciudad. El emplazamiento creció en el ámbito comercial, siendo otorgados a Múnich los derechos de aduana y de acuñar su propia moneda y, posteriormente en el 1175, se le concedió el estatus de ciudad y se levantó su primera muralla.

Tras cambiar de manos, dinastías y obispos, a principios del s. XIV, el Duque Luis IV de Baviera fue elegido Rey de Alemania y, posteriormente, Emperador del Sacro Imperio Romano, eligiendo Múnich como residencia y construyendo una segunda muralla de protección… A la que se sumó una nueva muralla exterior en 1429 construida para resistir el asedio de los husitas. En 1142 se expulsaron a los judíos de la ciudad…

A finales del s. XV, Múnich alcanzó un importante nivel cultural y artístico en el ámbito gótico, siendo uno de los mayores exponentes de la época. En 1506 Alberto IV nombre a Múnich la capital de Baviera, disminuyendo el poder de la burguesía e impulsando en décadas posteriores (y con Guillermo IV y Alberto V), el Renacimiento y la Contrarreforma.

En 1623 la ciudad fue ocupada por tropas suecas, pero se evitó la destrucción de la misma debido a rehenes y oro… Años más tarde la peste arrasó con 1/3 de la población de la ciudad… y posteriormente vino la Guerra de los Treinta Años… Tras la finalización de la misma, en 1648, Múnich se recupero rápidamente y comenzó un nuevo florecimiento artístico y cultural, con el barroco como centro.

A principios del s. XVIII, Múnich estuvo ocupada por las tropas de los Habsburgo dentro del ámbito de la Guerra de Secesión Española. A mediados de siglo, con Maximiliano III José, la Ilustración llegó a Múnich, derruyéndose las antiguas murallas y creándose nuevos espacios urbanísticos.

En 1806 la ciudad fue elegida la capital del Reino de Baviera, comenzando un crecimiento exponencial de la población en las siguientes décadas y, de nuevo, floreciendo la ciudad en el ámbito económico y artístico con el neoclasicismo y el posterior humanismo y neogótico.

A principios del s. XIX, la ciudad y Baviera pasaron a forma parte de la Confederación del Rin por parte de Napoleón I… Tras ello, Baviera formó parte de la Confederación Germánica, y posteriormente parte del Segundo Reich… Durante la Primera Guerra Mundial Múnich no sufrió excesivos daños, creándose tras la guerra y durante un breve espacio de tiempo, la República Socialista de Baviera.

Sin embargo, y ya bajo la República de Weimar, Múnich fue una pieza clave para el Nacionalsocialismo, siendo el feudo y sede central del Partido Nazi… Por ello, la ciudad fue bombardeada de forma exhaustiva durante la Segunda Guerra Mundial ocasionando importantes daños y abandono de la población… ciudad que fue capturada con relativa facilidad por las tropas aliadas en 1945, quedando la misma tras la guerra en la zona de ocupación de EEUU, siendo reconstruida y reorientada a diversos sectores industriales.

Importante reseñar los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972, donde por desgracia quedará para la historia el terrible hecho terrorista ocurrido, donde terroristas palestinos secuestraron y mataron a todos los rehenes israelíes… Para aquel momento, la ciudad ya estaba prácticamente reconstruida, con ampliación de metro y trenes, creación de zonas peatonales… y todos aquellos aspectos en los que unos JJOO “ayudan” a una ciudad… Levantada de sus cenizas, hoy en día Múnich es una ciudad moderna, cosmopolita, con una economía brutal y sede de importantes empresas… y con mucho que ofrecer a nivel turístico; una ciudad interesante, que sorprende.

¿Qué ver y qué hacer en Múnich? Pues hay mucho que ver y que hacer ciertamente… Mis pasos me llevaron primero por la zona de Innenstadt Sud (el centro vamos), recorriendo la Asamkirche (bellísima iglesia rococó de 1746), la gigantesca mole de la Catedral de Múnich (de 1488 donde destacan sus llamativas cúpulas en forma de bulbo), la abarrotadísima Marienplatz y el Neues Rathaus o Ayuntamiento (una auténtica joya y preciosidad neogótica de principios del s. XIX y auténtico símbolo de la ciudad), la Peterskirche (la iglesia más antigua de Múnich, románica de 1158), el llamativo Museo Judío, la preciosa y animada Viktualienmarkt (repleta de puestos y terracitas, ideal para comer), Sendlinger Tor (antigua puerta de la muralla), Michaelskirche (llamativa iglesia renacentista), Marienplatz (el kilómetro 0 de Baviera), o el pequeño Museo del Oktoberfest

Tras picar algo por el centro (salchichas y cerveza, sí xD), continué por Innenstadt Nord, visitando el Museo Nacional de Baviera, el obligatorio Hofbrauhaus (posiblemente, la cervecería y taberna más famosa del mundo, inaugurada por Guillermo V en 1589 y también conocida por acoger la primera reunión multitudinaria del Partido Nazi), el Teatro Nacional (neoclásico de principios del s. XIX), la preciosa Odeonsplatz (rodeada de preciosos edificios neoclásicos, barrocos y el Jardín Real), el imperdible Residenz (y que yo no pude visitar por tiempo, un espectacular palacio en distintos estilos arquitectónicos y que fue reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial), el Alter Hof (pintoresco lugar, antiguo Palacio Real), la Friedensengel (figura del Ángel de la Paz sobre el Río Isar), el Haus Der Kunst (primer monumento nazi de Múnich)…

Y llegué a la zona de Maxvorstadt y Schwabing, pasando por la Alte Pinakothek (con la mejor colección que existe de Rubens, por desgracia no lo pude visitar por horario), la preciosa Konigsplatz (flanqueada por tres templos neoclásicos), la Galería de la Ciudad Lenbachhaus, el barrio de Schwabing y sus animadas terrazas y tiendas, la majestuosa Avenida Ludwigstrasse (y que yo recorrí parcialmente al comenzar a llover)…

Mi ruta en Múnich terminó en el OlympiaPark; el espectacular recinto que albergó los JJOO de Múnich ’72 y donde destaca la Torre de Televisión Olympiaturn construida en 1968 y desde la cual se tienen una vistas impresionantes de la ciudad y su entorno… Por desgracia, la lluvia y el frío que había comenzado tiempo antes, me impidió disfrutar de las vistas y el entorno del Olympiapark (entre ellos el espectacular edificio que alberga el BMW Museum), ya que era imposible caminar bajo la tormenta y ya iba empapado…

Ello me retrasó sobremanera… por lo que ya, por tiempo y obviamente por la lluvia, me fue imposible acercarme a otros lugares como el Schloss Nymphenburg (uno de los palacios barrocos más importantes y grandes de Alemania), el Schloss Blutenburg (castillo del s. XV), o el Hirschgarten (la cervecería más grande de Múnich)…

Una lástima, lugares que quedarán pendientes para la próxima ocasión… Múnich es una ciudad con una importante oferta, la cual necesita dos días completos para ser disfrutada correctamente, en especial por aquellos lugares alejados del centro, museos y diversas cervecerías… En un día completo y a saco, no obstante, es posible visitar los principales lugares de la ciudad, incluidos algunos más alejados… eso sí, no olvides que las cervecerías necesitan tiempo xD. Yo… si no hubiera sido por la lluvia, hubiera podido visitar todo lo que tenía previsto… pero claro, yo también voy a saco xD.

En fin, vuelta al centro, a la Estación de Bus, recoger mochila, cenar algo… y un largo trayecto nocturno en bus me esperaba… Tened en cuenta que los alrededores de la Estación Central, tanto de tren como de bus, pueden no ser muy recomendables a según qué horas… yo encontré bastante gentucilla por aquí, muchos niñatos bebiendo cerveza y pegando gritos, y personajes sin oficio ni beneficio buscando “algo a lo que meter mano”; cuidado con esta zona por la noche…

Una ciudad con bastante que ofrecer de cara al turista y viajero, carilla sí (estamos en Alemania y en Múnich xD), con un buen sistema de transporte público y cervecerías espectaculares, limpia, a priori segura (excepto las zonas indicadas), y ciertamente bella… ¡Volveré!

– Primeras impresiones de Croacia: Zagreb.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Zagreb era la segunda parada de la presente y a saco escapada, una ciudad a la que llegaría a primera hora de la mañana tras un bus nocturno toda la noche desde Múnich… Múnich me despidió fría y lluviosa, y Zagreb me recibió fría y lluviosa… Algo que me obligó, de inicio, a perder hora y media en la Estación Central de Bus esperando a que dejara de llover y, finalmente, comprar un paraguas (de mujer, de leopardo xD), y salir… A la hora dejó de llover, eso sí, la mojada que me pegué fue brutal, con zapatillas y pantalones empapados y que propiciaron que días después y ya en casa, me llegara´un importante resfriado…

Zagreb es una ciudad a la que tenía muchas ganas ciertamente, más de una vez había planificado su visita como parte de otras escapadas, incluyendo obviamente un viajecito por Croacia... Ello no ha llegado, ya tocará, pero sí ha tocado Zagreb… Una ciudad parcialmente renacida de sus cenizas y que fue una gran y grata sorpresa, que me dejó muy buen sabor de boca y me ha introducido, aún más, el gusanillo de recorrer Croacia con tranquilidad…

Capital, ciudad más poblada y centro económico de Croacia, la ciudad se encuentra situada en un enclave estratégico entre Europa Central y el Mar Adriático; un importante cruce de caminos ocupado desde tiempos del neolítico. Fue también un importante enclave romano entre el s. I y el s. V (todavía existen restos de la ciudad romana de Andautonia), y fue mencionada por primera vez en el año 1094, al fundarse una diócesis en el Monte Kaptol por el Rey húngaro Ladislav al volver de una campaña militar contra Croacia, mientras que en la cercana colina de Gradec se desarrolló otra comunidad independiente y defensiva, más orientada al comercio…

Ambos emplazamientos fueron invadidos por los mongoles en el 1242 y posteriormente por los tártaros, los cuales obligaron al Rey húngaro a refugiarse en la actual Zagreb Así, durante los siglos XIV y XV, Kaptol y Gradec competían entre ambas por la supremacía comercial y política, colaborando solo por temas comerciales en beneficio mutuo…

Aunque ya en el s. XVII ambas ciudades presentaban numerosas conexiones e incluso como centro político unificado “representando” a lo que era Croacia, Eslovenia y Dalmacia, seguían sin integrarse la una en la otra… Aunque no fue impedimento para que los jesuitas llegaran a “la ciudad” y construyeran diversas escuelas, iglesias y monasterios, creando la que fue la precursora de la Universidad de Zagreb.

Durante los siglos XVII y XVIII, las ciudades fueron arrasadas en varias ocasiones por incendios y la peste y, por fin ya en 1851, las dos ciudades se unificaron, comenzando un periodo de renacimiento nacional croata y dando origen al Zagreb actual que conocemos, llamándose Agram durante el periodo que el territorio fue parte del Imperio Austro-Húngaro… La ciudad creció en importancia económica y política, ampliándose con la construcción de nuevos barrios comerciales, gracias también a la llegada del ferrocarril en 1860.

A pesar del terremoto de Zagreb de 1880, la ciudad creó el desarrollo urbanístico bien definido que hoy conocemos de espíritu clasicista, al igual que construyendo diversas infraestructuras como el tranvía que hoy todavía recorre sus calles… A pesar de verse afectada por la Primera Guerra Mundial, la ciudad continuó su expansión, creándose la primera estación de radio de la ciudad y la Feria de Zagreb, pasando a ser la ciudad y el país, parte del efímero Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, el cual ya no era parte del Imperio Austro-Húngaro y que posteriormente se transformo en el Reino de Yugoslavia.

A pesar de la imposición, el totalitarismo, altercados, ejecuciones y continuos y obvios ataques de la resistencia, la ciudad fue poco afectada durante la Segunda Guerra Mundial debido al respaldo de la Alemania Nazi y la Italia de Mussolini (Croacia era un estado títere), Zagreb se convirtió en la capital del Estado Independiente de Croacia… hasta que fue liberada por los partisanos al fin de la guerra.

Tras la misma, la ciudad fue asimilando núcleos de población cercanos, ampliándose el sector industrial y construyéndose el aeropuerto, siendo Croacia un “miembro fundador” de la República Federal Socialista de Yugoslavia… Hasta la Guerra de Independencia Croata entre 1991-1995, donde la ciudad fue objeto de diversos combates armados y bombardeos por parte de la artillería serbia, siendo, no obstante, menos castigada que otras zonas del país… Enmarcada en la Guerra de los Balcanes, la guerra en concreto se desarrolló entre Croacia y el Ejército Popular Yugoslavo, controlado por serbios, derivando posteriormente entre las tropas de la recién independizada Croacia (anteriormente una república socialista dentro de la República Federal Socialista de Yugoslavia) y las tropas rebeldes serbias apoyadas por el ejército yugoslavo y que querían mantener, al menos, las zonas croatas de mayoría (o importante influencia) serbia… Muchísimo que hablar y muchísimo que contar en este aspecto, tan terrible para la Ex Yugoslavia, tan terrible para Croacia, y tan terrible para toda una Europa que veía como una nueva guerra desangraba el continente y donde “se mataban entre hermanos”. Una guerra en la que, como siempre, influyeron multitud de factores étnicos, sociales, políticos, religiosos, históricos y que, ciertamente, requiere un estudio profundo para su correcta comprensión…

No es fácil hablar de ello en estos países y su actual población, es un tema muy complejo, muy sensible y debes informarte antes de visitarlos y antes de sacar o participar en este tema con algún local… te aconsejo también que te informes acerca de la historia de Croacia. En fin…finalmente, la ex Yugoslavia se desintegró… dando forma a varios países, entre ellos Croacia, el cual fue siendo paulatinamente reconocido por la comunidad internacional desde 1991, siendo reconocido por la entonces Comunidad Europea en 1992, y entrando a forma parte de la Unión Europea en 2013 (eso sí, no olvides que siguen utilizando su moneda propia; la Kuna, no el Euro… y sigue existiendo control de fronteras y pasaportes/identificación en las mismas, aunque entres desde o salgas a un país de la Unión Europea).

En fin… ¿Qué ver y qué hacer en Zagreb? Pues muchas cositas la verdad, Zagreb sorprende…. No obstante, y más allá de visitar “todo lo posible”, adquirí la Zagreb Card (asequible y compensa sobradamente, la recomiendo), así que en parte estaba más “orientado” a todos aquellos lugares incluidos en la misma…

Pues así pateé y visité todo el centro recorriendo el coqueto Parque Strossmayera y sus preciosos edificios neoclásicos que albergan galerías y museos como; el Pabellón de Arte (construido como Pabellón Croata para la Exposición Universal de Budapest de 1896), la Galería de Viejos Maestros, el Museo Arqueológico (no lo visité por tiempo, guarda la conocida momia de una mujer de Tebas en Egipto, envuelta en un texto no descifrado en etrusco)…

Así hasta llegar al centro de Zagreb y principal plaza de la ciudad donde, a pesar de la lluvía, había bastante movimiento de gente y tranvías: Trg Bana Jelacica (donde destaca el monumento y estatua central del Gobernador que da nombre a la plaza, y la Fuente de Mandusevac, levantada sobre un antiguo manantial y con una leyenda que relaciona la fuente con el actual nombre de la ciudad)… Me acerqué hasta el Zagreb 360 (las mejores vistas de Zagreb, sin duda), y continuando por la preciosa Avenida Ilica (una de las principales y más largas de la ciudad) hasta el obviable Museo de las Ilusiones… Tranvía hasta los interesantes Museo de Arte y Artesanía y el Museo Mimara y sus plazas adyacentes (destacando la Plaza del Mariscal Tito con el Teatro Nacional de 1895)….

Ahora sí vayamos al Centro Histórico como tal, subiendo a la parte alta de la misma por el funicular que une la Ciudad Baja y la Ciudad Alta (sube una altitud de 30,5m e lo largo de 66m, siendo el más corto del mundo). Una vez arriba tenemos buenos miradores con también espectaculares vistas de Zagreb y nos encontramos con la Torre Lotrscak (la única torre conservada de la fortaleza del s. XIII), la Plaza de Catarina con su Iglesia del s. XVII, el más que curioso Museo de las Relaciones Rotas, el Museo Croata de Arte Nativo… y callejeando por el precioso Centro Histórico y sus calles empedradas hasta la preciosa Plaza Markov Trg; el centro de la Ciudad Alta y antiguo centro de Gradec, y en cuyo centro (valga la redundancia) está la curiosa Iglesia de San Marcos (uno de los más importantes símbolos de la ciudad, románica del s. XIII e increíblemente fotogénica), la cual se encuentra en un entorno majestuoso y medieval rodeada por el Museo Atelier Mestrovic, el Antiguo Ayuntamiento o el Parlamento

Así hasta llegar al Museo de la Ciudad de Zagreb; un obligatorio a visitar donde se nos muestra la historia de la ciudad desde la Prehistoria hasta nuestros días, y donde puedes invertir unas horitas fácilmente y que, por suerte, pude recorrerlo casi en soledad… “Volví” callejeando por Radiceva (calle comercial con tiendas de productos y artículos locales y tradicionales) y Tkalciceva (antiguamente un arroyo que dividía las poblaciones de Kaptol y Gradec); donde podemos encontrar multitud de bares, restaurantes y terrazas (al igual que tiendas y boutiques) con un ambiente genial, siendo los lugares ideales para tomar unas cervecitas, comer o cenar durante nuestra visita a Zagreb…

Callejeé hasta la Plaza Dolac; lugar donde se sitúa el Mercado de la Ciudad (ya lo estaban recogiendo, aún así había bastante animación, muy fotogénico al ser al aire libre y sus características sombrillas rojas), y “finalizando” con la espectacular y majestuosa Catedral de Zagreb (gótica del s. XIII, a su alrededor todavía quedan restos de la antigua muralla medieval del s. XVI), y la Capilla de San Esteban (románica – gótica del s. XIII). Tras una “merienda” y unas cervecitas (no había comido, pero llevaba picoteo comprado por la mañana), último paseo hasta la Estación Central de Tren (donde hay expuesta una antigua máquina de tren) y la Plaza Trg Kralja Tomislava (con la estatua del primer rey croata)…

Y vuelta a la Estación Central de Autobús (en tranvía), y listo para llegar en unas horitas y a última hora de noche a mi siguiente destino: Liubliana me esperaba tras un agradable y completísimo día en una ciudad que me había sorprendido y encantado :D.

Zagreb bien merece dos días completos para poder disfrutar sus museos y lugares cercanos fuera del propio centroNo obstante, en un día completo a saco, es posible visitar los principales atractivos de la ciudad sin mucha complicación, ya que los principales puntos de interés a nivel histórico y cultural se encuentran relativamente cercanos entre sí a distancia a pie e incluso podemos coger uno de los múltiples tranvías si lo necesitamos… La Estación Central de Tren la tenemos a 5min andando del “meollo” (Kaptol, el centro, donde se encuentra la Catedral), mientras que para la Estación Central de Autobuses tenemos un paseíto importante y sí es recomendable coger el tranvía… Yo en menos de una jornada completa (y contando que “perdí” 3 horas en otros temas y cogía el bus a Liubliana antes de las 20), pude visitar todo lo que tenía previsto aunque, obviamente, me quedaron muchas cosas por visitar en los alrededores… ¡queda pendiente para una segunda visita!

Un ciudad agradable, no barata en absoluto, pero sí relativamente asequible a nuestro bolsillo en euros… Manejable; se puede recorrer a pie, limpia y con ese “estilo vienés” o centroeuropeo tan reconocible, poco masificada de turismo y con bastante a ofrecer al visitante (más de lo que a priori suponemos)… Renacida de sus cenizas y con un centro histórico cuidado y más que atractivo, también nos ofrece un ocio más que sorprendente en forma de garitos, pubs, bares, restaurantes y terrazas…. con personas más amables y abiertas de lo que uno puede suponer de primeras.

Sin duda, Zagreb es un buena piedra de toque y un buen punto de partida para Croacia… seguro que volveré en una futura ruta por el país e igualmente para visitar lo que me ha quedado pendiente en la ciudad ;). Por cierto, si quieres comprar un souvenir “típico”, siempre te puedes llevar una corbata, sí, puesto que la misma es un invento croata del s. XVII… o un bolígrafo; también invento croata de principios del s. XX 😉.

– Primeras impresiones de Eslovenia: Liubliana.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Llegué a Liubliana muy tarde y muy cansado evidentemente… y el gps me hizo dar una vuelta chunga (atravesando zona de garitos, fiesta y gentucilla) para llegar a mi hostel (ubicado en la antigua cárcel de un cuartel militar), y a sobar (poco) en cuanto se pudo… El día completo en Liubliana fue aprovechado a saco… de hecho tenia que hacer tiempo hasta las 4 de la mañana que cogía el bus para Venecia, hice algo de tiempo en el hostel, pero sin dormir vamos… :S.

Liubliana es una de esas pequeñas y gratas sorpresas que nos encontramos en ocasiones… Muchas ganas tenía de pasar por un país y una capital que me llamaban enormemente la atención desde hace muchos años como uno de esos lugares todavía no masificados y en parte desconocidos para el gran público.

Liubliana es una ciudad casi de cuento en muchos sentidos, con un ambiente cultural palpable, ciudad de estudiantes, limpia y “ordenada”, coqueta y agradable, manejable para visitar a pie, muy segura (excepto alguna zona, como donde yo me alojé xD), con gente amable y gastronomía deliciosa… Una ciudad top ciertamente… aunque para un urbanita como yo, evidentemente se me quedaría pequeña a muy corto plazo… Destruida parcialmente en dos terremotos, la ciudad ha conservado gran parte de su estructura y arquitectura, gracias también a que no fue excesivamente dañada en las dos Guerras Mundiales al igual que en la Guerra de los Balcanes, al contrario que sus vecinos.

Capital de Eslovenia, la zona donde se ubica Liubliana ya se encontraba poblada desde los alrededores del 2.000 a. C (la zona es un importante punto de paso), y posteriormente fue ocupada por vénetos y celtas… Liubliana no obstante nació como campamento militar romano en el s. I a. C, contando con una relevancia importante a tenor de sus murallas y su población de más de 5.000 personas… La ciudad fue destruida en diversas ocasiones en siglos posteriores (por los hunos, ostrogodos y lombardos), hasta que en el s. VI se instalaron los eslovenos, cayendo bajo dominio de los francos en el s. XI.

El nombre de Liubliana como tal, aparece nombrado por primera vez en un documento en el 1144, y la misma pasa a manos de los Habsburgo a finales del s. XIII… hasta 1797.

Tras el terremoto de 1511, la ciudad es reconstruida en estilo renacentista como base arquitectónica y siendo fortificada con una muralla. La ciudad ganó población y renombre en el ámbito cultural y artístico, publicando libros en lengua eslovena, construyendo escuelas, bibliotecas e imprentas… y adaptándose posteriormente en el s. XVII al barroco y su ámbito, atrayendo artistas barrocos de renombre.

Con Napoleón, Liubliana se convierte a principios de s. XIX en la capital de las Provincias Ilirias, pasando a continuación a ser austríaca, y de nuevo como parte del Reino de Lliria. La ciudad fue creciendo a lo largo del siglo, recibiendo el primer tren desde Viena, instalándose el alumbrado eléctrico y aumentando su población… De nuevo la ciudad fue víctima de un terremoto en 1895, reconstruyéndose posteriormente varios barrios de la ciudad en un claro estilo Art Nouveau.

Tras el fin de la Primera Guerra Mundial y la desaparición del Imperio Austro-Húngaro, Liubliana y la región pasan a ser parte del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos (ya tratado anteriormente en la visita a Zagreb)… Durante la Segunda Guerra Mundial la ciudad fue ocupada por Italia y Alemania, y tras el fin de la misma, Liubliana se convierte en la capital de la República Socialista de Eslovenia, integrada en Yugoslavia, de la cual se independizó en 1991 tras el conflicto armado de La Guerra de los Diez Días, donde Eslovenia se enfrentó al ejercito serbio de Yugoslavia… Desde 2004 es un país miembro de la Unión Europea (y sí, utiliza el Euro, no como Croacia xD).

Liubliana mola, y mola mucho… El centro de la ciudad es bastante compacto y casi todos los atractivos turísticos se encuentran a un radio de máximo 20min andando, por lo que es viable visitar la ciudad en un día completo de sol a sol, incluyendo algunos museos… Recomendable igualmente es adquirir la Liubliana Card, la cual compensa sobradamente para una visita de un día a la ciudad.

¿Qué ver y qué hacer en Liubliana? Tras salir de mi hostel y visitar la zona del Centro Cultural Autónomo Metelkova (mola mucho el rollete alternativo y underground sí, pero cuidado por aquí especialmente por la noche… poca luz, garitos, alcohol, drogas, mucho personaje, yonkis, los alrededores son un poco “zona de guerra”), camino al centro hasta el Puente de los Dragones (construido en 1901 y ejemplo de Art Nouveau, los dragones sonel símbolo de la ciudad) y la Plaza Vodnikov, donde se encuentra la Oficina de Turismo y el famoso cartel de “WOW” para sacarse una fotito. Frente a el la Plaza Krekov y el acceso al funicular que nos lleva hasta el Castillo de Liubliana (su primigenio origen se remonta al s. XI, siendo restaurado y ampliado en sucesivos siglos); el que es, probablemente, el principal atractivo turístico de la ciudad, su visita nos puede llevar un buen ratillo a tenor de lo mucho que hay que ver en el, a priori y de forma engañosa, pequeño castillo…

De nuevo funicular, al Mercado Central (lástima que ya estaban recogiendo, lugar ideal para adquirir y probar de primera mano productos gastronómicos locales), el Puente de los Carniceros, la peatonal Trubarjeva Cesta, la Calle Miklosic (donde se encuentran los principales ejemplos del Art Nouveau en Eslovenia), la Iglesia Franciscana de la Anunciación (con su característico y llamativo color pastel, barroca de 1669) y hasta la peatonal Slovenska Cesta, donde subí al llamativo “rascacielos” Neboticnik (vistas cojonudas desde su carilla terraza en la azotea, en especial del Castillo, levantado en 1933 en el periodo de entreguerras), y a continuación visitar la Galería Nacional de Eslovenia, el Museo de Arte Moderno, el Museo Eslovaco de Historia Natural, el Museo Nacional de Eslovenia… (todos ellos ampliamente recomendables), y una breve aproximación al precioso jardín Tivoli.

A continuación llegué hasta la Plaza de la República y el Parlamento de Eslovenia (e 1960), la Iglesia de la Sagrada Trinidad y la animada Plaza Kongresni, desde donde tenemos buenas vistas del Castillo en la colina, y que se encuentra rodeada de preciosos edificios barrocos como la Universidad de Liubliana y la Filarmónica… Aquí también visité el Museo de las Ilusiones… es exactamente IGUAL que el de Zagreb… y exactamente IGUAL de no recomendado (si acaso, solo, si vas con niños).

A unos pasos, llegaba a la Biblioteca Nacional, la Academia de Ciencia y Arte, el Teatro de Verano y el pequeñito pero interesante Museo de la Ciudad de Liubliana (ubicado en un palacete renacentista)… Cruzando el Río Ljubljanica (vaya nombrecito xD) y bajo la colina del Castillo, me acerqué a la Iglesia de San James y tomé dirección norte por la animada ribera peatonal del Río, Gallusovo Nabrezje, ya anocheciendo y en esa “mágica hora azul” donde la ciudad, ya iluminada, lucía especialmente bella…

Tras pasar por el Puente Cobbler, llegué hasta la Plaza Mestri (“adornada” con fuentes barrocas y neoclásicas) y el bello edificio que alberga el Ayuntamiento (de 1484, reconstruido en 1718); el centro como tal de Liubliana y zona peatonal y muy animada repleta de tiendas y restaurantes. Tras la visita a la no muy interesante Catedral de Liubliana (de 1808 y donde destaca la puerta de bronce y varios frescos), volví sobre mis pasos hasta el Triple Puente (de 1931 y levantado sobre el antiguo puente de piedra de 1842); otro de los iconos de la ciudad, especialmente curioso y llamativo (espectacular entrada a la Ciudad Vieja sí), con la Plaza Preseren y la Iglesia Franciscana al fondo luciendo preciosa iluminada…

Ya de noche y a pesar de que ya muchos lugares habían cerrado, todavía tenía horas por delante… Primero para hacer un crucero por el Río (no recomendable de noche, apenas ves nada y no disfrutas nada), cenar algo en un garito de curiosa decoración y, mapa en mano (lo hice a última hora ya que no sabía si iba a tener tiempo), recorrer los yacimientos arqueológicos y antiguas ruinas romanas que se encuentran esparcidas por la ciudad, el llamado “Emona Trail”, con 10 puntos a visitar a lo largo de 2km, y que pertenece al origen romano de la ciudad… Obviamente muchos lugares se encontraban ya cerrados, por lo que no había mucho que ver, otros se encuentran al aire libre y son de visita libre… Pero de noche y sin iluminación, pues tampoco era posible ver mucho (y con algo de “respeto” al estar todo completamente desierto y oscuro, no molaba nada).

Vuelta al hostel, cervecita, hacer tiempo… y a la Estación de Autobús para mi siguiente destino… Liubliana me había enamorado ciertamente; una encantadora ciudad muy recomendable donde puedes invertir un gran día ;).

Y, más allá de Liubliana (Eslovenia es un país pequeñito pero con una grandísima oferta turística para todos los gustos), pude dedicar un cansadísimo día completo a visitar otros lugares del país. Aunque obviamente, como ya sabéis, prefiero hacer todo por mi cuenta… por tiempo, logística y pasta, era inviable que yo solo pudiera realizar todo lo que hice, por lo que opté por coger una excursión organizada en inglés de día completo en grupos reducidos (íbamos en una van) que me cogió y me dejó en la puerta del hostel…con personal amable y profesionalidad… ¿Qué lugares visité?, ¡pues todos los indicados a continuación! ;).

– Primeras impresiones de Eslovenia: Garganta de Vintgar, Castillo y Lago de Bled, Castillo de Predjama, Gruta de Skocjan.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

La Garganta de Vintgar (o de Bled) es una auténtica maravilla natural que se encuentra a 4km de Bled, siendo un cañón de 1,6km cuyas paredes (de hasta 100m de altura), son recorridas por el Río Radovna creando piscinas naturales, rápidos y cascadas espectaculares…

Descubierta en 1891, en 1893 fue abierta al público tras haber instalado las primeras pasarelas y puentes para su recorrido (actualmente también hay una presa y un puente ferroviario), y su recorrido (a pesar de la cantidad de turistas que me encontré, lo cual quita un poco de “encanto”) es una pasada. No ya por el entorno natural en sí (y hace bastante fresquito eh, abrígate, y lleva calzado y ropa adecuada para la rutilla), sino por la belleza del mismo en un Otoño que estaba comenzando y cuyos característicos colores se mostraban de forma explosiva ante mí… a lo que sumamos el precioso color del agua en muchos tramos (azul turquesa) debido a los sedimentos.

¡Una visita en plena naturaleza más que recomendable!

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

El Lago Bled es una de las principales atracciones turísticas de Eslovenia y otros de los obligatorios a visitar en el pequeño y precioso país de Eslovenia… Y bien merecido, ya que el lago glaciar, y su entorno (situado en los Alpes Julianos), está situado en un marco natural incomparable. Lago que lucía especialmente bello debido a los típicos colores del Otoño, y la bruma sobre el mismo Lago en un día soleado y despejado.

Cerca de un extremo del mismo, se encuentra la pintoresca y curiosa Isla de Bled, la única “isla natural” de Eslovenia y lugar más fotografiado y visitado del entorno, al cual llegamos con una de las múltiples barcas de estilo tradicional esloveno y que pasan de generación en generación. En la pequeñita isla encontramos un restaurante (con deliciosas tartas tradicionales eslovenas) y la Iglesia de la Asunción de María; del s. XV y donde es posible subir los 99 escalones de la torre para obtener más que cojonudas vistas.

El Castillo de Bled por su parte es visible desde aquí (la imagen es espectacular), el cual se encuentra situado sobre un acantilado de 130m de altura dominando el Lago de Bled y la propia ciudad. De principios del s. XI, fue donado por Enrique II a los Obispos de Brixen, pasando a manos de los Habsburgo en 1278… Románico en origen, fue ampliado a nivel defensivo en la Edad Media y en estilo renacentista, ampliándose de nuevo en el s. XVI con un nuevo patio y capilla.

Desde aquí, más allá de su rápida visita (no es muy grande) entre las hordas de turistas, y tomar una cervecita tranquilamente en el bar que se encuentra en el “patio de armas”… es disfrutar de las brutales vistas que tenemos de nuestro entorno…

¡Una gran y recomendable visita de medio día!

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

El Castillo de Predjama era uno de esos lugares que tenía metido entre ceja y ceja cuando visitara Eslovenia… Soy cinéfilo y amante del cine de acción y artes marciales (concrétamente del cine asiático), y desde que vi por primera vez la película “La Armadura de Dios” de Jackie Chan, y me informé posteriormente del presente lugar… ya lo tenía fichado y sabía que en algún momento lo visitaría…

Situado a las afueras de la ciudad de Postjoma, el Castillo de Predjama es uno de los lugares más pintorescos y curiosos que podremos ver en nuestra vida, donde podemos sacar también magníficas fotos. Construido parcialmente en el interior de la cueva de una montaña y sobre un precipicio de 123m, su origen data de una primigenia construcción de 1202, aunque la construcción actual que nos ha llegado data de 1570 siendo, no obstante, un castillo totalmente medieval con objetivo defensivo (nos olvidamos de todo tipo de comodidad), estando completamente mimetizado con el lugar donde se encuentra como decía; una cueva de origen kárstico que permitía la defensa del castillo de forma estratégica, al igual que diferentes salidas y caminos de evacuación.

Una auténtica pasada de lugar y cuya visita, por fin, me hizo marcar otra “X” como objetivo cumplido…

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Las Grutas o Cuevas de Skocjan, son otra de esas increíbles maravillas que nos aguarda en Eslovenia… Patrimonio de la Humanidad, Reserva de la Biosfera y una de las cuevas más importantes del planeta, son un sistema de cuevas calizas y uno de los mejores lugares del mundo para estudiar el fenómeno kárstico, al igual que es muy importante la relevancia arqueológica debido a los importantes yacimientos existentes que demuestran la presencia humana desde hace 10.000 años, al igual que presencia de la Edad de Bronce, Hierro y de la civilización griega. También… la cueva y su entorno fue un importante centro de peregrinación hace 3.000 años.

La primera referencia escrita está datada en el s. II a. C, ya reflejada en mapas en el s. XVI. No obstante su exploración comenzó en 1884 siguiendo el curso subterráneo del Río Reka, el cual desaparecía bajo tierra.

Con más de 6km de pasajes subterráneos explorados, encontramos cascadas y cuevas con decenas de metros de profundidad, destacando la Cámara Mertelova, con 123m de ancho, 300m de largo y una altura de146m… Una de las más grandes del mundo (la más grande de Europa parece ser): simplemente espectacular.

Nunca había visitado un lugar igual y estuve flipando desde que entré hasta que salí… Las Grutas de Skocjan son una auténtica maravilla de obligada visita en Eslovenia (como todos los lugares ya indicados anteriormente).

– Primeras impresiones de Italia: Venecia.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Llegaba a la Estación de Venecia Tronchetto simplemente reventado… El cansancio y sueño acumulado durante la intensa escapada hasta el momento, más lo que yo traía de antes, comenzaba a pasar factura… Pero Venecia esperaba, y eso son palabras mayores, por lo que había que intentar hacer el máximo esfuerzo…

Venecia era un sueño que llevaba esperando toda una vida, como Praga en su momento… pero todo llega si uno es capaz de esperar y tener constancia… Mucho vi para el poco tiempo que estuve y, obviamente, me faltaron muchas cosas por hacer, las cuales quedarán para un evidente segunda visita en algún momento… Venecia es una ciudad que necesita ser visitada y recorrida con tranquilidad, con mucha tranquilidad, ya que es ingente en todos los sentidos y hay que tomársela con mucha calma… Amén de ser necesarios, al menos, 3 días completos para poder disfrutarla un poquito en condiciones (a mi ritmo claro, otro necesitaría 5 xD).

Venecia es una maravilla que te transporta a otra realidad, a una realidad alejada de las mega urbes urbanitas que yo amo (no obstante, Venecia no deja de ser una “mega urbe de la época”), sin tráfico rodado ni rascacielos ni acero y metal… y que te emplaza en el más completo medievo (para lo bueno), donde tus pasos y sueños caminan por un entramado laberíntico de callejones rodeados de edificios destartalados, mientras cruzas magnificas plazas y preciosos puentes sobre canales malolientes (algunos)… mientras vas completamente flipando y alucinando con las maravillas históricas artísticas y culturales que tienes a tu alrededor… Venecia, su Centro Histórico, es Patrimonio de la Humanidad (¡cómo no!) y, más allá de sus defectos, que los tiene… te atrapará irremediablemente…

Sí, porque Venecia tiene “defectos”, más o menos subjetivos, como pueden ser: los precios (Venecia es terriblemente cara, hay que ser millonario para poder disfrutarla de verdad), la masificación (el agobio es patente, hay zonas en las que no se puede caminar), las infraestructuras (dejan que desear en según qué aspectos), o la movilidad a pie (mejor que te muevas por Venecia con gps en lugar de con mapa)… Ello no quita, como digo, que Venecia sea una maravilla obligatoria a conocer por todo viajero y turista…

Venecia tiene unos 55.000 habitantes, y está construida, está levantada, sobre un archipiélago de 118 islas, unidas entre sí por 455 puentes, “unida” a tierra firme (a Mestre) por el Puente de la Libertad, y siendo Venecia una ciudad totalmente peatonal donde no existe el tráfico rodado, y la forma de moverse, aparte de a pie, es por los canales con los famosos vaporettos (también taxis acuáticos, góndolas y demás claro). Muchos vaporettos cogí durante mi vista a Venecia… Más allá del Venezia Unica City Pass… es muy recomendable que adquieras en Venecia una tarjeta de transporte público o billete turístico para los días que necesites… ahorrarás tiempo y dinero.

Venecia fue fundada en el s. V (supuestamente en el año 421 con la fundación de la Iglesia de San Giacomo) como protección de los ataques germanos debido a su característica ubicación y geografía (en teoría con habitantes de otras poblaciones cercanas y refugiados que huían de los ataques germanos), no obstante, y a pesar de su aspecto defensivo inicial, las defensas de la ciudad fueron destruidas por los visigodos en el s. V y posteriormente por los hunos, defensas que fueron ampliadas y reforzadas…  Venecia se encontraba bajo dominio de Constantinopla, aunque llegó a independizarse y constituirse como Ciudad-Estado ya en el s. VI tras largos periodos de tensiones políticas, privilegios, concesiones, guerras, conquistas… desarrollando un poder marítimo importantísimo en los siguientes siglos que le llevó a dominar gran parte del comercio en el Mediterráneo y entre Europa y Asia.

En el s. IX, Carlomagno trató de someter y conquistar la ciudad, ordenando al Papa expulsar a los venecianos de la costa del Adriático, y el propio hijo de Carlomagno asedió Venecia durante más de 6 meses… debiendo retirarse finalmente con un ejército diezmado. Carlomagno y el Emperador bizantino en el 814, reconociendo a Venecia como territorio de Bizancio, otorgando a la ciudad privilegios comerciales en el Adriático.

Siendo ya Ciudad-Estado (aunque con acuerdos puntuales con Bizancio, en pleno declive de este), su poderío naval y comercial era inalcanzable, apropiándose la República de Venecia de varios emplazamientos en la Costa del Adriático y el Mar Egeo, al igual que de diversas islas en el Egeo, Chipre y Creta… A principios del s. XIII, Venecia ya era una de las ciudades más prósperas e importantes de Europa, y tras la Cuarta Cruzada y ser saqueada Constantinopla, gran parte del botín fue llevado a Venecia, recibiendo igualmente parte del “botín” a nivel político, económico o territorial que suponían la división del antiguo Imperio, el cual se “extinguió” definitivamente en el s. XV…

Diversos problemas ocurrieron posteriormente en el s. XVI con el Papado, ya que no veían con buenos ojos la libertad religiosa existente en Venecia, por lo que fue “intervenida” en diversas ocasiones por la Santa Sede… Momentos en los que, precisamente, comenzó la lenta pero progresiva decadencia de Venecia; pestes devastadoras, diversas guerras contra los otomanos, y el descubrimiento de América y nuevas rutas comerciales por parte de España, Portugal y resto de potencias, originó el declive político y comercial de la República de Venecia que, al igual que el resto de Italia, sufrió en décadas y siglos posteriores las luchas de otras potencias sobre la hegemonía de Italia…

A pesar de ello, Venecia era durante el s. XVIII una de las ciudades más “refinadas” y culturales de Europa, pero en 1797 Napoléon conquistó Venecia… y se acabó la República, pasando la ciudad a ser parte de Austria y, posteriormente, del Reino Italiano de Napoleón, pasando de nuevo a manos austriacas y finalmente,en 1866, paso a ser parte del recién creado Reino de Italia… Durante la Segunda Guerra Mundial la ciudad fue muy poco afectada, aunque los alrededores y su industria sí fueron bombardeadas.

Así hasta nuestros días y la Venecia que han conformado los siglos… la Venecia que está igual que hace siglos xD. Mucho, muchísmo que ver y hacer en Venecia como ya indicaba…

Tras llegar a mi alojamiento en Venecia, por fin, salí a dar una vuelta por los alrededores y comer algo… Perdí el mapa de la guía, dos sitios que buscaba ya no existían, acabé picando algo en una terraza (y pagando el pastón correspondiente), volví al alojamiento y me acosté un rato porque estaba a punto de desmayarme… me levanté y continué el día.

Me centré primero en la zona occidental del Barrio de San Marco, recorriendo: el Campo Santo Stefano, la Iglesia de Santo Stefano (gótica de 1325, aunque es más reseñable el campanario adyacente inclinado), la Iglesia de Santa María del Giglio (bizantina del s. X), el Palacio Grassi (neoclásico de 1749), el Museo Fortuny, el Palacio Contarini del Bovolo (renacentista del s. X con una espectacular escalera de caracol exterior)…

Y cruzando al Barrio de Dorsoduro y la Accademia, visitando: la Iglesia de Gesuati (barroca con unos frescos espectaculares), el Fond delle Zattere y sus vistas del Canal de Fusina hasta la Antigua Estación Marítima, la Iglesia de San Sebastián, recorriendo la animada Calle Lunga San Barnaba con sus restaurantes, tiendas y heladerías… hasta el Campo San Barnaba y la Iglesia de San Barnaba (famosa por aparecer en la película Indiana Jones y la Última Cruzada)… A continuación, callejeando hasta el interesante edificio de la Escuela Grande dei Carmini y el Campo Santa Margherita… para cruzar a la zona de San Polo y Santa Croce…

Callejeando hasta la Escuela Grande di San Rocco (lástima no haberla visitado para admirar sus 50 Tintorrettos), la gótica I Frari con varias obras maestras de Tiziano, el Campo San Polo, la Iglesia de San Giacomo dell Orio (románica del s. IX), el llamativo Palacio Mocenigo, el Palacio Ca Pesaro (de 1710, alberga dos museos), la Iglesia de San Giovanni Elemosinario (interesante iglesia renacentista)… y, por fin, gran final de día: el precioso y obligatorio a visitar Puente Rialto (una obra de ingeniería en mármol de 1592, el cual fue durante siglos la única conexión terrestre a través del Gran Canal)… donde invertí un tiempecillo sacando fotos (entre la multitud agobiante), en sus alrededores y el Mercado de Rialto, y tomando unos riquísimos spritz, antes de coger el vaporetto de vuelta…

Pero quedaba mucho más al día siguiente, ahora sí un día completo (como si hubiera hecho poco el día anterior xD), comenzando con un madrugoncillo importante (aunque aún así salí más tarde lo previsto debido al cansancio), con una primera parada de nuevo en Dorsoduro, para visitar la obligatoria Galería dell’Accademia recorriendo sus obras maestras, pasando por el Peggy Guggenheim Collection, la Magazzini del Sale (antiguos almacenes de sal, hoy una galería de arte)… y llegando hasta el Campo della Salute, la Basílica di Santa Maria della Salute (se dice que la iglesia tiene propiedades curativas místicas), y la preciosa Punta della Dogana; antiguos almacenes abandonados, hoy repletos de arte, y lugar perfecto para sacar buenas fotitos y panorámicas.

Volver, vaporetto y, ahora sí, vamos al meollo y auténticos símbolos de Venecia… Tocaba la increíble Plaza de San Marcos con su brutal y espectacular entorno… Por suerte no había mucha gente (todavía, luego vino la turba), y pude sacar fotitos en condiciones… Aquí tenemos el Museo Correr, el Negozio Olivetti (sí; máquinas de escribir y ordenadores expuestos desde 1948, ¿quién no ha tenido una máquina de escribir Olivetti?), la Torre dell’Orologio (es posible subir hasta el tejado de la preciosa torre donde las dos figuras martillean la campana cual reloj), el espectacular Campanile (de 99m de altura y reconstruido en dos ocasiones desde  que fue levantado en el 888, y al cual subí tras una laaarga cola… aquí Galileo probó su telescopio), la Basílica de San Marcos (una auténtica maravilla arquitectónica bizantina del año 832 que guarda las supuestas reliquias de San Marcos el Evangelista… su exterior e interior son una auténtica maravilla, y es indispensable pagar la entrada al museo y subir a la espectacular terraza y sus vistas), y el Palacio Ducale (precioso edificio y fortaleza gótica que ha sido sede del Gobierno Veneciano durante casi 7 décadas, Casanova escapó de la prisión situada en el ático. indispensable su visita… yo no lo pude hacer por tiempo y porque por pasta no me compensaba visitar solo el Palacio Ducale si adquiría la Museum Pass, queda pendiente…)… La plaza y su entorno es una auténtica maravilla, estar aquí es cumplir sueños y objetivos viajeros, solo por estar aquí y la magnífica visión que nos ofrece el lugar… ya merece la pena venir a Venecia…

Por muy rápido que vayas, San Marcos te “quita” bastante tiempo como es obvio, entre todo lo que hay que ver y hacer, y la cantidad ingente y agobiante de turistas… Mi camino continuó por el barrio de Castelo: la Iglesia de San Zaccaria (con un interior repleto de grandes obras pictóricas), los Palacios Querini Stampalia y Grimani (preciosos ejemplos barrocos y renacentistas), el Zanipolio (bella Catedral del s. XIV), la Iglesia de San Francesco della Vigna (coqueta Iglesia franciscana), la Escuela de San Giorgo degli Schiavoni, el Arsenal (astillero medieval del 1104, una grata y bella sorpresa… cerca se encuentra el Museo Storico Navale), y el Jardín Público (hogar de la Biennale y repleto de gente y estudiantes en diversas exposiciones que aquí se encontraban).

Vaporetto al hostel, recoger mochila… y vaporetto al barrio de Cannaregio y el Gueto, donde recorrí rápidamente sus callejuelas hasta la Iglesia della Madonna dell’Orto (catedral gótica de 1365), el poquísimo iluminado (a oscuras casi) Campo del Ghetto Nuevo y el Gueto (barrio judío del s. XVI al XVIII, donde encontramos tiendas tradicionales, restaurantes, museos… todo del ámbito judío), la animada Lista di Spagna repleta de gente, tiendas y restaurantes, la Estación de Tren de Santa Luzia, el curioso pero raruno Puente de Calatrava… y llegar hasta la Plaza de Roma, uno de los centros neurálgicos de Venecia y con mayor movimiento debido a ser un nudo de comunicaciones (tranvía, autobús, vaporetto…). Ten los ojos abiertos en esta zona, hay bastante gentucilla y personajillo sin oficio ni beneficio…

Vuelta a la Estación de Troncheto y, reventado, bus hasta mi siguiente destino… Sí, reventado pero encantado con la increíble y maravillosa Venecia como ya he indicado; un obligatorio que todo turista y viajero debe conocer… Volveré, sin duda.

– Primeras impresiones de Italia: Bolonia.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Mi llegada a Bolonia a última hora de la noche, con todo a oscuras, desierto y reventado… originó que simplemente hiciera llegara al hostel, me diera una ducha y a sobar… Ya que en 4h30min tocaba mega madrugón para, al menos, dar una vueltecilla por el Centro Histórico de la ciudad, antes de irse al Aeropuerto…

Me costó Dios y ayuda levantarme, estuve a punto de quedarme sobando una horita más… pero saqué fuerza de donde no la había, me vestí, dejé preparada la mochila (ya la había dejado lista por la noche), y a recorrer los principales puntos de la ciudad mapa en mano que, no obstante, los tenía a un máximo de 15-20min andando de mi hostel… a unos 10min más de la Estación Central de Trenes y Estación Central de Autobuses…

Bolonia es una de las ciudades italianas mejor conservadas en lo que respecta a su Centro Histórico y Casco Antiguo medieval, siendo el segundo más grande de Europa tras Venecia, destacando también por ser el hogar de, en teoría, la Universidad más antigua del mundo (1088, lugar donde estudió Dante) y las impresionantes Torres de Bolonia (de las que todavía quedan ejemplos)… Obviamente, en poco más de dos horas que tenía de tiempo, no iba a poder hacer mucho… más que ir rapidito de un lado a otro callejeando por su entramado medieval para, al menos, ver los principales puntos de interés…

Fundada por los etruscos, y tras pasar por los celtas, los romanos dejaron su impronta en la ciudad en todo ámbito… Hasta la caída del imperio, donde Bolonia entró en un largo declive donde la ciudad servía de bastión fronterizo… Renacida en el s. V bajo el impulso del Obispo Petronius y la construcción de la Iglesia de San Stefano, ya en el 728 la ciudad fue capturada por el Rey Lombardo Liutprand, los cuales fundaron un nuevo distrito en la zona donde, por ejemplo, Carlomagno residió en el 786.

En el s. XI y bajo el Sacro Imperio Romano, Bolonia obtuvo más poder de autogobierno, judicial y económico tras recibir varias concesiones del Emperador, convirtiéndose en uno de los principales centros comerciales de la zona, creando un sistema de canales para el paso de grandes barcos, y construyéndose las ya citadas y famosas Torres de Bolonia…

Posteriormente, las tropas del Papa Julio II atacaron y saquearon la ciudad, pasando Bolonia a ser parte de los Estados Pontificios… En 1530 Carlos V fue coronado como Emperador del del Sacro Imperio Romano y, décadas más tarde, una plaga acabó con gran parte de la población, algo que ocurrió de nuevo en 1630, dejando la ciudad diezmada en gran parte a pesar de las importantes obras arquitectónicas que se realizaron a lo largo del siglo (plazas, iglesias, palacios, etc).

Ya en 1976, Napoleón conquistó Bolonia… Y tras su caída, en 1815 Bolonia volvió bajo la soberanía de los Estados Pontificios, originando posteriores revueltas ciudadanas con las guarniciones austriacas que todavía se encontraban en la ciudad. Durante la Segunda Guerra de la Independencia Italiana, la ciudad votó por la anexión por el Reino de Cerdeña, como germen de la Italia actual que conocemos…

Llegados a la Segunda Guerra Mundial, la ciudad sufrió graves daños debido a su importancia estratégica y fue duramente castigada por los bombardeos aliados, siendo afectada gran parte de la ciudad y su patrimonio. No obstante, la ciudad fue igualmente referencia para la resistencia italiana contra la ocupación nazi y el gobierno fascista de Mussolini… la ciudad fue liberada en 1945… Sin embargo, en la posguerra la ciudad se recuperó de forma rápida y próspera, creciendo de forma importante a nivel industrial, y siendo un bastión importante de los comunistas italianos y de tradición política de izquierdas… En 1977 hubo en la ciudad una serie de disturbios vinculados movimientos políticos derivados de un supuesto asesinato político por la policía… Algo que se agravó en la década de los ’80 con terrorismo y asesinatos, donde grupos neofascistas estaban inmersos.

Llegamos a nuestros días, donde Bolonia nos presenta una economía boyante con industria en distintos sectores y siendo un importante nudo de transportes, siendo una ciudad cultural (intentando mantener su legado universitario y cultural), algo sucia en su Centro Histórico (bastante basura y suciedad en según qué zonas), Bolonia es relativamente segura según los datos, hay que tener cuidadito no obstante en según qué zonas, al igual que la presencia de gitanos de Europa del Este sin oficio ni beneficio es abundante y visible (especialmente en los alrededores de las Estaciones Centrales).

No mucho tiempo tenía como indicaba, pero sí suficiente para visitar sus principales atractivos… todos iluminados bajo una tenue luz anaranjada al ser de noche (y posteriormente estar amaneciendo con esa nueva “hora azul”), y completamente en solitario excepto por algunas personas que ya iban a trabajar o se encontraban haciendo deporte (hay que tener cojones xD)… Con un Centro Histórico muy bien conservado y que es posible recorrer a pie sin mayor problema (gran parte del mismo también es peatonal), Bolonia emprendió un importante proyecto de renovación de su patrimonio en el s. XIX, algo que realizó de nuevo en tras la Segunda Guerra Mundial y, por suerte, nos ha llegado bastante del mismo muy bien conservado hasta nuestros días… con un importante legado medieval, renacentista y barroco, ¿qué podemos visitar en Bolonia?

Tras atravesar la Plaza del 8 de Agosto, “entré” en el Centro Histórico por la Via Pinella (uno de los principales accesos al mismo), y hasta la oscura Via de la Independencia, pasando por el Teatro Manzoni y la sobria pero de inmensa fachada Catedral Metropolitana de San Pietro… hasta llegar a la Plaza de Neptuno y la Plaza Maggiore; el auténtico centro histórico de Bolonia… Simplemente espectacular, precioso… una gozada estar aquí, yo solo, en silencio, amaneciendo con las primeras tonalidades de azul oscuro en el cielo y la anaranjada iluminación de los edificios que me rodeaban: una maravilla.

Aquí tenemos, ni más ni menos: la Fuente de Neptuno, la Biblioteca Salaborsa, los Palacios de Podest, Enzo, Accursio, Notai y Banchi, la Basílica de San Petronio, el Santuario de Santa Maria della Vita y el Campanario de Nicollo della’Arca… En serio: una preciosidad visual rodeado de maravillas medievales, renacentistas y barrocas…

Tras las fotitos (rápidas) de rigor, continué hasta el Palacio dell’Archiginnasio (antiguamente fue sede de la Universidad de Bolonia) y la Biblioteca y Teatro Anatómico, llegando a la Plaza Galvani, y unos pasos más adelante, hasta la Plaza Cavour, Plaza San Domenico y la preciosa Basílica y Santuario de San Domenico, rodeada de preciosas casas medievales…

Media vuelta, callejeando por estrechas callejuelas empedradas, pasando por la Plaza Minghetti hasta el Palacio Pepoli Campogrande y la Plaza San Stefano, donde se encuentra la Basilica Santuario del Santo Stefano y el llamativo Palacio y Corte Isolani… una plaza con un encanto especial (bellísimo entorno con las casas porticadas) y lugar habitual donde Dante solía acudir a reflexionar… Tras tomar la Calle Maggiore (con un pequeño laberinto de callejuelas de entramado medieval a su alrededor y zona donde en el medievo se encontraban los gremios) a apenas unos pasos (y donde había varios barrenderos limpiando la calle y adyacentes) llegaba hasta Las Dos Torres… únicas originales que quedan de aquellas ya citadas Torres de Bolonia… ¡Una auténtica pasada! (evidentemente era muy pronto y estaban cerradas, por lo que no pude subir sus 498 escalones para disfrutar de las vistas de la ciudad), lástima que aquí no estamos en calles peatonales (además se juntan varias calles), y había bastante tráfico que “afeaba” un poco el entorno (además atasco con cláxones sonando a saco :S).

Aceleré un poquito puesto que el tiempo apremiaba, tomando la Via Zamboni, dejando a la derecha la Basílica de San Giacomo Maggiore, y a la izquierda los preciosos soportales que nos acompañan antes de llegar a la Plaza G. Verdi y el Teatro Comunale.

Tocaba volver, ya rapidito… pero aún así llegando con tiempo al hostel para recoger la mochila y aprovechar el desayuno que tenía incluido (enguyendo), e irme hasta la Estación Central de Tren, donde me esperaba el Bus Lanzadera al Aeropuerto de Bolonia.

Apenas había sido una breve aproximacion, pero muy aprovechada, a una ciudad que ciertamente pinta muy bien y a la que, cómo no, me gustaría volver en algún momento para visitarla en condiciones… Muy buen sabor de boca me dejó la rápida visitilla a la misma.

¡Ah, y no hemos terminado el viajecillo!, todavía quedaba una última parada antes de llegar a Madrid… Eso sí, me encontraba completamente destrozado y reventado… Pero “sarna con gusto no pica”, dicen…

– Primeras impresiones de España: Ibiza.

Introducción del viaje a Alemania, Croacia, Eslovenia e Italia: información, impresiones y resumen.

Finalizo el viaje en la Isla de Ibiza… y es que, aunque parezca mentira (sea por cultura o por fiesta), NO había estado en Ibiza anteriormente… Y en esta ocasión encontré el momento, aunque fuera una breve y simple aproximación… Es decir: me salía más barato, irme desde Venecia a Bolonia, y coger un vuelo aquí a Madrid con escala de “día completo” en Ibiza… que coger un vuelo a Madrid desde Venecia… Y, mira por donde, podía realizar una visita rápida a Bolonia, y un visita rápida de algo más de 8h netas a Ibiza…

Aquí, el objetivo principal, era conocer la Ciudad de Ibiza… puesto que era la única Ciudad Patrimonio de la Humanidad en España que me faltaba por conocer… Pero daría tiempo a hacer más cositas… muy rápido, eso sí, y es que me esperaba un largo día por delante una vez llegado al aeropuerto de la isla y, tras alquilar un coche en Ibiza (es sin duda la mejor forma de moverse y recorrer la isla; el coche es casi obligatorio), comenzó la exigente ruta del día con un calor más que importante…

Ibiza, junto a Mallorca, Menorca, Formentera y varios islotes, forman las Islas Baleares… Tiene 210km de longitud, pero no pienses que es fácil y rápido moverse por la misma, ya que el transporte público es el que es, y las infraestructuras son las que son… Un trayecto relativamente corto se puede convertir en un suplicio, tenlo en cuenta…

Espectaculares calas y playas, aguas de calidad, naturaleza salvaje, las fiestas y discotecas más famosas y renombradas del mundo, atardeceres sin igual… Hay muchas Ibiza en una isla de infinitas opciones, para todos los gustos y para todo tipo de viajero y turista… Pero Ibiza es mucho más, Ibiza es cultura e historia, con yacimientos datados en la Edad del Bronce, al igual que fenicios y púnicos y con asentamientos estables desde el S. VII A. C.

Tras caer la isla en manos romanas y recibir estatus de municipio romano, su importancia decae no obstante en favor de Tarraco y Mallorca… Tras la caída del Imperio Romano y la ocupación vándala y visigoda, las Islas Baleares cayeron en el caos, y fueron tomadas posteriormente por los musulmanes en el 902… para ser reconquistadas dentro del ámbito de La Reconquista por Jaime I de Aragón y la Corona de Aragón en 1235, expulsando a los musulmanes y repoblando con cristianos.

Tras siglos de constantes ataques sobre la isla, la misma cayó junto con la Corona de Aragón en la Guerra de Sucesión Española, con victoria de los borbones, y se reestructuro gran parte del sistema administrativo y municipal de la isla. Posteriormente, Carlos III otorga a Ibiza el título de ciudad y construye un obispado en la misma, creciendo la isla en relevancia…

No obstante, la isla seguía empobrecida, dependiendo en gran medida de Mallorca y la península, y el crecimiento demográfico unido a los pocos recursos existentes, originan que durante el s. XIX se produzcan importantes migraciones al resto de España y a Cuba… Igualmente, fue duramente castigada durante la Guerra Civil Española por ambos bandos, detenciones y ejecuciones…

Ya en los años ’60, comenzó el crecimiento y la expansión turística de la isla, icono en su momento (y ahora) de la cultura hippie, y siendo la referencia mundial en el terreno de la fiesta y la música electrónica, permitiendo a la isla un desarrollo económico muy importante más allá de los pocos recursos con los que cuenta.

Sí, como sabéis… yo soy electrónico; la música es vida y para mí, una parte importantísima de la mía… Mas allá del ambiente de fiesta, aquí hablo de música, es “pecado” que no hubiera visitado Ibiza en este ámbito… En esta ocasión tampoco iba a tocar, las prioridades eran otras como indicaba, más que nada por el poco tiempo… pero algo caería sí…

Tras visitar la interesante población de Santa Eulalia del Río y recorrer la espectacular Cueva de Can Marça, me acerqué hasta Sant Antoni de Portmany para, aparte de recorrer la población, disfrutar una cervecita en Café del Mar con el ocaso del sol… ¡Una pasada!, y qué menos ;).

Y así llegué hasta Ibiza; la capital y objetivo principal del día… Tras muchísimo tiempo perdido intentando aparcar, ya de noche y sin batería en la cámara de fotos (me tocó tirar de móvil), me dispuse a recorrer el precioso Centro Histórico de la ciudad (el cual, por cierto, me recordó enormemente al de Melilla…).

Fundada por los fenicios en el 654 a. C, la ciudad original presentaba una acrópolis, templos y alfarerías, al igual que diversas necrópolis e hipogeos (sí, como el IMPRESIONANTE Hypogeum de Malta)… Ya en el s. V, la ciudad contaba con más de 4.000 habitantes, y fue aliada de los cartagineses en el comercio del Mediterráneo.

Tras ser atacada por los romanos en el s. III a. C y tras la destrucción de Cartago en el 146 a. C, la ciudad mantuvo su autonomía en diversos ámbitos, llegando a ser municipio romano… Hasta la llegada de los vándalos en el año 424 y la posterior conquista por bizantinos y musulmanes… Ibiza fue reconquistada en el 1235 por la Corona de Aragón y posteriormente, ya Felipe II, fortificó Dalt Vila (ya existían murallas árabes) para proteger la ciudad de los constantes ataques de piratas y otomanos…

Ibiza hoy es una ciudad multicultural, como toda la isla, con un puerto importante (en activo desde los fenicios) y aeropuerto que es la entrada a Ibiza, una animada vida… y ese Centro Histórico amurallado de Dalt Vila que es Patrimonio de la Humanidad y una auténtica maravilla.

Recorrí Dalt Vila ya de noche y con poca iluminación (menos de la esperada para un lugar de tales características) y completamente solo excepto algunos turistas con los que me crucé. Todo desierto que, no obstante, ayudó a una visita y recorrido más introspectivo, sin agobios ni masificaciones, sobre calles empedradas de trazado medieval… Como ya sabéis: ¡me encantan este tipo de ciudades!

El recinto fortificado, de origen árabe y ampliado y creado en gran parte por Felipe II como indicaba, fue finalizado en el s. XVI ya en estilo renacentista, y presenta uno de los mejores y mejor conservados recintos amurallados del mundo en su estilo, comparable al de Cartagena de Indias en Colombia.

A lo largo de todo el recinto protegido por 7 baluartes, y más allá del encanto en sí que supone recorrer caminando la ciudadela, recorrerí el de Sant Pere (la principal y espectacular entrada al recinto), el Patio de Armas, la Plaza de Vila (rodeada de restaurantes y galerías), el Polvorín del s. XVIII (con espectaculares vistas), el Claustro y el Ayuntamiento (antiguo Convento Dominico), el Túnel del Revellín que comunica el Castillo y el Ayuntamiento, el Archivo Histórico de Ibiza, el Palacio Episcopal, la Iglesia de Santo Domingo, la Capilla de Sant Ciriac, el Castillo… y la Catedral de Ibiza; una espectacular construcción gótica a modo de fortaleza del s. XIV construida sobre la antigua mezquita… y que lucía preciosa, como toda Dalt Vila, con la tenue iluminación…

¡ibiza, por fin ha tocado… pero tocará volver!

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc… Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!