Home / España / Castilla-La Mancha / Guadalajara / Abánades / Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.
Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Contenido estructurado del post

Ruta de un fin de semana, por la Guadalajara más rural y su patrimonio. Gastronomía y alojamiento.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Guadalajara, Torija, Cifuentes, Abánades, La Torresaviñán, Medinaceli, Parque Natural del Barranco del Río Dulce, Pelegrina, Sigüenza, Palazuelos, Carabias, Bujalaro, Jadraque.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Sí amigos lectores, sabéis perfectamente que yo soy urbanita y un completo y total amante y devoto de las ciudades y todo lo las mismas nos ofrecen. Para lo bueno y, por desgracia, para lo malo (de lo cual no soy amante obviamente xD)… Y es que, como es normal, todo tiene sus pros y sus contras, incluidas las grandes ciudades, al igual que los pequeños pueblos… pero en mi urbanita balanza pesa más lo positivo que lo negativo respecto a las grandes ciudades ;).

Al igual que yo necesito la ciudad y sus opciones para poder “desarrollarme y evolucionar como a mí me gusta”, he de reconocer que me encanta el entorno rural… No para vivir en mi caso (y sí, me da igual la “tranquilidad” y blablabla… yo necesito opciones y movimiento), pero sí para desconectar un poquito de las igualmente saturaciones del entorno urbanita y malos humos varios en ocasiones… Y es que ello es necesario, ya no tanto para desconectar a nivel físico, sino para el igualmente necesario descanso y desconexión mental… Y podéis creerme, que ambos dos los necesito sobremanera…

No recuerdo la última ocasión en mi vida que yo he tenido, me he dado el gusto, de unas vacaciones de relax y “no hacer nada”, no lo recuerdo… Y ese es mi problema, es decir: para mí el concepto de vacaciones no es equivalente a descanso y no hacer nada, puesto que para mí supone una pérdida de tiempo… Para mí el concepto de vacaciones es el hecho de ir a saco y aprovechar el tiempo al máximo… Claro, así me pasa xD. Y ya no hablemos de desconexión mental… como acuario que soy, mi coco está en millones de cosas al mismo tiempo, de forma atemporal en el tiempo y en el espacio, y en diversos planos existenciales… Sí, creo que debo volver a la meditación y al Reiki xD.

En fin, volvamos al tema que nos ocupa… Soy mucho de coger el coche y planificarme alguna rutilla de dos o tres días (según disponibilidad y donde uno se encuentre claro), para así recorrer determinadas zonas o comarcas… visitando, conociendo y descubriendo nuevos y auténticos lugares del entorno rural de nuestra querida España… Pequeños pueblecitos donde apenas pasan los turistas y los señores y señoras mayores te miran extrañado con curiosidad, y donde puedes disfrutar de, generalmente, una atención cercana y agradable, deliciosa gastronomía e, igualmente, amplio y en ocasiones desconocido patrimonio cultural y natural.

Vale vale, no exageremos tampoco, no he estado en lugares perdidos de la mano de la divinidad y totalmente desconocidos obviamente… pero sí parcialmente desconocidos, especialmente para los madrileños… Me explico: como indicaba, ya era momento de coger el coche y hacerme una “rutilla rural”, y mira por donde me surgió la oportunidad por Guadalajara… De ahí lo de lo “desconocido”, y es que sí, para muchos… Guadalajara capital y su provincia son unos grandes desconocidos, de esos que (salvo excepciones como Sigüenza por ejemplo), la peña no tiene mucho conocimiento… Ya sabéis, lo típico de “en Guadalajara no hay nada que ver”.

En absoluto… Sí conocía la capital, al igual que otros (pocos) lugares de la provincia… más los que me faltan por conocer obviamente… ¡Así que perfecto! Tras conseguir el recomendado Hotel Rural Los Ánades en el pequeño pueblecito sin cobertura de los Abánades, agarré el coche y con una simple idea en la cabeza de lo que quería ver y hacer, cogí la A2; eje vertebral de mi pequeña escapadilla rural por la provincia de Guadalajara (y una incursión en Soria ;)), y para adelante ;).

Toda la ruta fue realizada en un fin de semana, desde el Viernes al mediodía, hasta el Domingo por la noche… y en el orden en el que está indicada… Sí, un poquito a saco (ya me conocéis xD), pero es factible realizarlo sin mayor complicación y coche propio obviamente… Y sí, también hubo relax ;).

¡Ah!, y como ya podéis suponer… sí, estáis frente a uno de mis súpermegaultraposts habituales xD. En este caso con casi 11.000 palabras, que se dice pronto… Otros, de aquí, sacarían unos 10 posts sin mayor problema xD. Y es que ya sabéis amigos lectores y compis viajeros: mientras algunos escriben “posts churreros” en 10min con apenas 500 palabras en un par de párrafos y un par de fotos con información superficial e irrelevante escrito para Google y SEO sin personalización alguna (pero que les trae muchas visitas)… Otros, seguimos escribiendo para nosotros mismos como bitácora atemporal y para vosotros mismos como ayuda, posts largos (muuuy largos) y trabajados durante varios días (con una inversión de tiempo y recursos a fondo perdido) con información personal, real y experiencial que aporta valor añadido… y datos, muuuchos datos históricos, culturales, etc (pero que apenas aporta visitas, es lo que hay xD).

Espero que, como siempre amigo lector y compi viajero, valores tal magno e ingente trabajo. Que sí, que “el contenido no importa”… pero un poquito de por favor estaría bien ;).

* ¿Lugares a visitar en Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia patrimonio, fiestas y gastronomía?

* VISITAR GUADALAJARA.

Guadalajara_Collage_ViajerosAlBlog

Hacía añitos ya que no pasaba por Guadalajara a nivel turístico (sí por trabajo), y, de hecho, ¡no tenía ninguna foto de Guadalajara capital! Imperdonable, había que solucionarlo y así refrescar mis recuerdos turísticos de una ciudad y una capital injustamente tratada por el turismo, siendo una gran desconocida basada por desgracia en ese desconocimiento citado de “en Guadalajara no hay nada que ver”.

Nada más lejos de la realidad como ya indicaba anteriormente… y es imperdonable que un madrileño, con lo cerquita que tenemos Guadalajara, no conozca la ciudad… Sí, la competencia es brutal con Toledo, Ávila o Segovia… pero Guadalajara merece su oportunidad, y seguro que no te defraudará…

Y por ella comenzó la ruta de turismo rural por la provincia; por sus castillos, patrimonio, fiestas y gastronomía, qué mejor comienzo… Mediodía, A2, coche, llego al mismo centro de la ciudad, consigo buen sitio para aparcar (al ladito del antiguo Alcázar)… y me dispongo a recorrerla tranquilamente a pie… Guadalajara, al igual que otros lugares reseñados a lo largo del post, bien merece un artículo aparte y propio para hablar en profundidad de la ciudad… y ya tocará, de momento, pasemos a una pequeña introducción histórica para situarnos y ponernos en contexto… y veamos lo más importante que yo visité, y que tú puedes visitar en la ciudad de Guadalajara como paso previo y recomendable a una rutilla de turismo rural por la provincia ;).

Guadalajara, una capital con poco más de 80.000 habitantes, fue fundada por los musulmanes alrededor del s. VIII como una ciudad amurallada cerca del Río Henares, en una zona que ya se encontraba habitada desde la prehistoria y posteriormente, por romanos y visigodos.

Ciudad amurallada y con el Alcazár del s. XIX, conformando una ciudad militarizada con estrechas calles y angostas murallas defensivas contra los cristianos y La Reconquista, aunque más que batallas contra los cristianos, Guadalajara fue testigo durante dos siglos de las disputas entre diferentes clanes musulmanes… hasta el s. XI, cuando la ciudad fue reconquistada por el Reino de Castilla y el Rey Alfonso VI, aunque hay más complejidad al respecto con varias teorías y leyendas no del todo contrastadas relacionadas con diversas “intrigas palaciegas”.

Y así llegamos hasta el Renacimiento y el s. XIV, cuando la importante y noble familia Mendoza se estableció en Guadalajara y desde entonces marcó el destino de la ciudad, con personajes históricos como Íñigo López de Mendoza (Marques de Santillana) o Pedro González de Mendoza (cardenal de España y consejero e los Reyes Católicos), a lo que ayudó que en el s. XIV el Rey Enrique IV concediera a Guadalajara el título de ciudad. Guadalajara se convirtió en un ejemplo de ciudad renacentista para nobles y caballeros.

Ya en el s. XVI, al ser Madrid la capital de España, los Mendoza se trasladan a la nueva capital, por lo que Guadalajara perdió gran parte de su importancia ganada en siglos anteriores… aunque permaneció su legado, siendo saqueado y destruido (y la ciudad) en gran parte durante la Guerra de Sucesión y la Guerra de Independencia

Ya en la Guerra Civil, Guadalajara se vio seriamente afectada como parte de la batalla y el frente de Guadalajara… recuperándose décadas después con importantes planes de desarrollo industrial y urbanístico, experimentando actualmente un crecimiento poblacional como opción a la congestionada Madrid.

¿Y qué ver y hacer en Guadalajara?

  • Alcázar Real.

Del s. XIX, el Alcázar es uno de los más importantes símbolos y legados de Guadalajara, con obvia función defensiva y militar, el Alcázar protegía la entrada a la ciudad  y servía de base para la defensa musulmana de la zona. A las funciones de alcazaba militar, a lo largo de los siglos cumplió funciones de alcázar y palacio real (durante el s. XIV, alcanzando su mayor esplendor y prestigio como palacio real mudéjar con una gran ampliación), fábrica de telas (gracias a la concesión de Felipe V) o cuartel militar (durante el s. XIX), quedando prácticamente destruido durante la Guerra Civil (por tropas republicanas y nacionales), siendo redescubierto desde 1998 con sucesivas excavaciones arqueológicas que han ido recuperando, rehabilitando y reconstruyendo el alcázar original.

Así, han ido saliendo a la luz las distintas fases de las diferentes construcciones, las diferentes puertas y dependencias, y la muralla existente. Todo ello lo podemos ver parcialmente hoy  y trasladarnos a aquel s. XIX en plena Reconquista.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Murallas y Torreón de Álvar Fáñez.

Aquí, junto al Alcázar, aparecieron como indicaba los (escasos) restos de la muralla medieval que rodeaba la ciudad, al igual que varios torreones y puertas… Gran parte de la muralla fue destruida durante el s. XIX y su piedra utilizada en otros menesteres, aunque algunos tramos han permanecido y han podido ser recuperados… Al igual que el Torreón de Álvar Fáñez, el cual pertenecía a la muralla y era parte de una de las puertas.

Recuperada parcialmente, hoy se erige majestuosa siendo Monumento Nacional y albergando en su interior un centro de interpretación, teniendo a sus espaldas un jardín de estilo árabe. La torre, de planta pentagonal y en mampostería, recibe el nombre de Álvar Fáñez (lugarteniente de El Cid) que entró a conquistar la ciudad, aunque realmente la Torre fue construida tres siglos después…

También, es reseñable los restos arqueológicos de la Puerta de Bejanque, del s. XIV y mostrando  un gran arco de ladrillo y mampostería.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Palacio del Infantado.

Probablemente, el más importante símbolo de una Guadalajara que durante el Renacimiento alcanzó su máximo esplendor, es el bello Palacio de los Duques del Infantado.

El espectacular edificio, gótico-renacentista, fue mandado construir por Íñigo López de Mendoza, y diseñado por Juan Guas (el “arquitecto favorito” de los Reyes Católicos y de amplia experiencia en Europa y España). De hecho, aquí se casó Felipe II, al igual que tuvo gran representación y estadías de nobles y personajes de la realeza… Tras quedar semiabandonado una vez los Mendoza se trasladaron a Madrid, ya en el s. XIX el Palacio fue cedido al Ministerio de Guerra, siendo dañado severamente durante la Guerra Civil…

Por suerte, posteriormente el Duque del Infantado y el Ayuntamiento de Guadalajara, ceden el Palacio del Infantado a la Diputación Provincial de Guadalajara para iniciar su reconstrucción y rehabilitación… llegando a lo que conocemos actualmente, y albergando el Palacio del Infantado el Archivo Histórico Provincial de Guadalajara y el Museo Provincial de Guadalajara.

Gótico-renacentista sí, pero con detalles “muy españoles” a nivel arquitectónico. Y es que, más allá de las claras influencias renacentistas italianas, las influencias góticas de Centro Europa, flamencas, góticas-isabelinas y mudéjares… son muy evidentes, creando un edificio casi único en su época y estilos… La fachada principal es un magnífico ejemplo del gótico civil, destacando también el interior Patio de los Leones con ornamentación gótica e iconografía islámica (una pasada visual) y la Sala Atalanta con escenas mitológicas de pintores italianos o… el por desgracia perdido durante la Guerra Civil (solo nos quedan los “apuntes”), artesonado mudejar interior. ¡Ah,  y no olvides los jardines! ;).

El edificio es una maravilla visual y arquitectónica, sin duda, siendo un total obligado a conocer y visitar en Guadalajara, ¡un imperdible!

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Concatedral de Santa María de Guadalajara.

Un edificio llamativo ciertamente, más aún en la plaza donde se encuentra, reformada y con buena visibilidad. Y es que la Concatedral de Guadalajara se remonta a finales del s. XIII, levantada sobre los restos de un templo musulmán anterior, y presenta varios estilos arquitectónicos bien definidos y añadidos en sucesivos siglos.

Así, tras un románico inicial, podemos distinguir el mudéjar en su fachada principal, puerta con arco de herradura y torre… renacentista del s. XVI en su pórtico y su retablo interior (manierista)… y el barroco del s. XVII en su bóveda interior y su chapitel de reconocido “estilo madrileño”. En sus tres naves interiores encontramos un artesonado mudéjar, capillas, lápidas… y un altar y púlpito plateresco mas que llamativo…

Una Concatedral muy desconocida y muy poco reconocida que, sin embargo, tiene mucho que ofrecer… la visitarás seguro ;).

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Palacio de la Condesa de la Vega del Pozo.

El llamativo palacio nos sorprende en pleno centro de Guadalajara, tanto por su llamativa torre como por su llamativo color amarillo… El Palacio de la Condesa tiene su origen en un antiguo palacio renacentista del s. XVI del cual se ha conservado el patio interior, siendo el edificio actual de finales del s. XIX en un estilo ecléctico y combinando varios estilos arquitectónicos.

Llamativo como indicaba, pasarás por aquí durante tu visita a Guadalajara ;).

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Ayuntamiento de Guadalajara.

El Ayuntamiento de Guadalajara se encuentra en la Plaza Mayor desde el s. XVI, aunque fue reformado en varias ocasiones a lo largo de los siglos, especialmente tras el derrumbamiento parcial del mismo el s. XIX, siendo el actual de 1906.

De estilo ecléctico e historicista, llama ciertamente la atención su blanca fachada, y esa arquitectura que nos recuerda parcialmente a otros edificios históricos del, por ejemplo, Madrid de principios del s. XX… Su interior todavía mantiene diversos escudos y blasones, al igual que un retrato del Cardenal Pedro Gómez de Mendoza…

Toda la zona es muy agradable ciertamente, siendo actualmente peatonal y con tiendas y bares ;).

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Mercado de Abastos.

De finales del s. XIX, el Mercado de Abastos de Guadalajara sigue la estela de los típicos y habituales mercados de abastos castellanos de arquitectura civil y funcional aunque de un estilo más historicista ciertamente, destacando, más que el uso del metal; el ladrillo e implementando un toque mudéjar.

De ahí esa visión tan curiosa que nos produce su visionado… No obstante, y aunque ha sido reformado en varias ocasiones, sigue operativo y manteniendo la estructura original, recomendable su visita ;).

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Y más, mucho más…

He reseñado algunos de los lugares principales a visitar en la ciudad de Guadalajara… pero hay mucho más que hacer y que ver en la misma al igual que muchos otros lugares a recorrer y por los que pasaremos en una visita a Guadalajara, como pueden ser: Iglesia de los Remedios, Iglesia de San Nicolás, Iglesia del Carmen, Convento de San José, etc, etc, etc… con una reseña especial para el curioso Zoo de Guadalajara con una importante representación de la fauna europea y silvestre (estuve un buen ratito por aquí, ¡mola!). ¡No olvides informarte!

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

* VISITAR TORIJA.

Tras Guadalajara, la siguiente parada era Torija y su espectacular castillo… Un, hasta ahora, eterno pendiente a pesar de las decenas y decenas y decenas de veces que había pasado a su lado, viendo su silueta desde la A2… y nunca había tenido tiempo de parar. Pero hoy sí, hoy sí tocaba… y realmente estaba ansioso por tener tal castillo frente a mí :).

Torija se encuentra en un cruce de caminos y tránsito natural hacia Aragón, por lo que tuvo gran importancia durante la Edad Media y tiempos de La Reconquista, momento desde el que se tiene constancia de las primeras reseñas escritas de Torija… Debido a su situación estratégica, al menos existía una atalaya defensiva y de vigilancia, alrededor de la cual se fue originando la población con la construcción de viviendas y el posterior castillo, por lo que la evolución histórica y el crecimiento de la población va irremediablemente asociada al propio Castillo de Torija, el cual era mi obvia parada, por fin… llegué, aparqué el coche en el amplio parking a los pies del castillo (solo estaba yo xD), y me dirigí caminando al mismo.

El Castillo de Torija fue supuestamente levantado en el s. XIV por Alonso Fernández Coronel, aunque también hay informaciones que indican que fue ya el Cardenal Pedro Gómez de Mendoza el que lo levanto en el s. XV y fue su primer propietario. En 1445, el Castillo de Torija fue tomado por el capitán navarro Juan de Puelles en la guerra de Juan II de Navarra contra Juan II de Castilla, no siendo recuperado hasta 1451 por las tropas del arzobispo de Toledo e Íñigo López de Mendoza… dejando de ser habitado a finales del s. XVI, siendo usado solamente en ocasiones muy contadas y excepcionales como, por ejemplo, residencia puntual de reyes como Carlos V o Felipe II.

En el s. XIX y durante la Guerra de Independencia, fue ocupado por los franceses, y posteriormente volado parcialmente por El Empecinado, para evitar que fuera utilizado por las tropas francesas. Ya durante la Guerra Civil, Torija y las ruinas del castillo fueron utilizados por las tropas republicanas durante la Batalla de Guadalajara, siendo reconstruido en 1962 y acometiéndose posteriores reformas.

Y es que el Castillo es una pasada… su visión desde la empedrada Plaza de la Villa con la fuente de piedra en primer plano y el Castillo de Torija ocupando nuestro espectro visual… es flipante y se convirtió, sin duda, en una de las imágenes que más recuerdo de este escapadilla rural… aquí saqué varias fotitos, ante las atentas miradas de los locales que había por allí (y es que se encontraban en fiestas xD). Soy amante de los castillos medievales, de lo que (siempre hablando en términos generales) representan, de la historia, la valentía, el heroísmo y el sufrimiento que empapan esas piedras y cuyos eventos han forjado la evolución de nuestro país…

¡Una maravilla!

Por la parte arquitectónica, el castillo presenta una planta cuadrada con tres torres cilíndricas, con patio central, y una majestuosa torre del homenaje que servía como residencia de los nobles e invitados, y como último reducto defensivo al estar en parte de forma más independiente. De gran altura para evitar asaltos, sin embargo y pese a su aspecto de fortaleza defensiva, sus muros no son excesivamente gruesos ya que fue construido previamente a que se hiciera común el uso de artillería más pesada.

En su interior, en el patio de armas, se encuentra situado el Centro de Interpretación Turística de la Provincia de Guadalajara, con un espacio dedicado a la figura del Cid Campeador; nuestro gran héroe patrio, al igual que en la torre del homenaje podemos encontrar, desde 1995, el museo del libro de “Viaje a la Alcarria” de nuestro Nobel Camilo José Cela.

En fin… el Castillo de Torija ha pasado a convertirse en uno de mis castillos favoritos, todavía no me creo cómo era posible que no hubiera pasado por aquí anteriormente… pero nunca es tarde, y os recomiendo encarecidamente visitarlo si tenéis la oportunidad ;).

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

* VISITAR CIFUENTES.

La siguiente parada, antes de llegar a Abánades, me llevó hasta Cifuentes, en plena Alcarria y una población conocida pero quizás injustamente poco visitada, situada en un precioso entorno natural con acuíferos y con restos arqueológicos en su entorno que datan existencia de población desde tiempos prehistóricos. Y es que, he de reconocer que me sorprendió para bien, invirtiendo más tiempo del previsto en su visita :).

Cifuentes está documentada desde el s. XIII, aunque se cree que su origen se remonta al s. XI durante La Reconquista, llegando a ser en el s. XII y s. XIII la mayor población de la comarca. Tras influencias varias en diversos aspectos de Alfonso X el Sabio y Enrique IV a lo largo de los siglos, ya nos plantamos en el s. XVIII cuando el Conde Fernando de Silva se rebela contra los Borbones, recibiendo como castigo la destrucción de su palacio situado en la Plaza Mayor de Cifuentes, convirtiéndose la población no obstante y a partir de finales del s. XVIII y principios del s. XIX, en un importante centro comercial ganadero y agrícola.

El patrimonio que alberga Cifuentes es ciertamente relevante, con una espectacular muestra de arte románico, gótico, barroco o renacentista que inundan sus calles y plazas y que recorrí a pie tranquilamente tras aparcar, perdiéndome entre sus calles y plazas en un entorno que realmente ni esperaba ni conocía, y que me sorprendió gratamente como indicaba… Así, caminé visitando la Iglesia de San Salvador, el Hospital y la Ermita del Remedio, el Convento de Santo Domingo, la Plaza de la Provincia, la Casa de Jovellanos, etc, etc, etc… en un recorrido histórico y artístico desde el s. XIII hasta el s. XVIII :D.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

No obstante, antes de ello, antes de recorrer a pie la localidad de casi 2000 habitantes… lo primero que hice al entrar a Cifuentes es dirigirme en coche al Castillo de Don Juan Manuel o Castillo de Cifuentes, el cual, a pesar de que no pueda ser visitado y se encuentre en estado de supuesta rehabilitación (más bien totalmente abandonado con un entorno algo sucio y sin ningún tipo de cuidado), es uno de los grandes atractivos de la localidad, más en este caso por su historia.

Erigido en el s. XIV por el Infante Don Juan Manuel (sí, el mismo que escribió “El Conde Lucanor” quizás en su castillo, siendo Don Juan Manuel ejemplo de caballero medieval culto y ducho en lucha y artes) tras adquirir Cifuentes, comenzó la construcción del mismo en 1324 sobre una antigua fortaleza árabe.

De planta cuadrada con cinco torres, destaca la pentagonal torre del homenaje, la escalera interior de caracol, y el todavía visible escudo de Don Juan Manuel sobre la puerta de acceso principal… Antiguamente existía un foso que lo rodeaba, hoy desaparecido… Es una pena el estado en el que se encuentra, está vallado y solo es posible recorrerlo exteriormente salvando los matojos y la vegetación (cosa que hice obviamente xD), aunque, como indicaba, se encuentra en proceso de restauración tras ser adquirido por el Ayuntamiento de Cifuentes a los herederos del Infante.

¡Ah!, eso sí… no es fácil llegar al mismo y a que los accesos no están muy bien acondicionados… Yo, de hecho, subí en coche hasta donde pude, hasta sus faldas, por un camino de tierra empinadillo y que no daba muy buen rollo (por posibles pinchazos o derrapes).

En fin, Cifuentes fue una agradable sorpresa en estas tierras de La Alcarria, en estas tierras de Guadalajara.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

* VISITAR ABÁNADES.

Y así, tras Cifuentes y ya por la tarde anocheciendo, llegaba a Abánades, aparcando justo en la puerta de mi alojamiento para el fin de semana y del cual tenéis una amplia review al final del post y que, adelanto: totalmente recomendado.

Abánades era el campo base para mi ruta de un fin de semana de turismo rural por la provincia de Guadalajara, una población que me recibía con señoras sentadas en la calle con sillas charlando con sus vecinos mientras me miraban con ojos curiosos… Abánades es un pequeño pueblecito de menos de 70 habitantes, a unos 80km de Guadalajara y a unos 30km de Sigüenza, enmarcado en un entorno natural… e ideal para desconectar y descansar.

Se tiene constancia documentada de Abánades desde principios del s. XII, encuadrado en la “jurisdicción” de Medinaceli, supuestamente, ya desde siglos anteriores y dentro del ámbito de La Reconquista y posterior dominio del Reino de Castilla. Aunque ya debemos saltar a la Guerra Civil y 1938, en plena ofensiva del Bando Nacional en toda la zona hacía Aragón y el Frente de Guadalajara, ocupando éstos Abánades y el Castillo, como posición más avanzada de los nacionales en la zona.

Llamada la “Batalla Olvidada”, la magnitud de los combates tras varias semanas fue terrible, y las fuerzas implicadas fueron ingentes… pero poco se recuerda de ello… Para lo cual, en el recomendable Museo Histórico de Abánades creado en 2010, encontramos un Centro de Interpretación dedicado a esa Batalla Olvidada e historia olvidada… pero que debe ser mantenida y recordada. Así, aquí encontraremos una importante e histórica colección de piezas y objetos relacionados con la contienda y la Batalla Olvidada, en gran parte cedidos por vecinos del pueblo y zonas cercanas… Igualmente, se realizan diversas actividades organizadas dentro del ámbito en cuestión.

Más allá de sus amables y curiosos vecinos o su único bar donde me tomé unos botellines, Abánades, pese a lo pequeñito que es, presenta varios lugares de interés…

El primero de ellos es el Parque del Agua y la piscina natural Pozas del Vadillo; el centro social y de todas las actividades del pueblo, a ni 1min andando de nuestro alojamiento, y donde siempre vi algunas familias con niños. El agua provienen del Río Tajuña y es hábil para el baño.

Y, especialmente, destaca la Iglesia de San Pedro, del s. XVI y situada en la parte más alta del pueblo. Muy llamativa ciertamente, me sorprendió sobremanera para bien, y es que presenta una magnífica galería porticada con columnas profusamente decoradas…

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Además, precisamente justo a la derecha de la Iglesia, encontramos el acceso, el inicio, a una de las rutas naturales y senderistas de turismo activo que podemos hacer en Abánades… Ya que si algo también podemos destacar de la pequeña población, es las posibilidades de turismo rural y activo que nos ofrece, con varias rutas prediseñadas para todos los gustos (a pie o en bici algunas de ellas), con distintas duraciones y distintas dificultades…

Yo, al ser el primer día y ya llegar cansado, básicamente fue hacer el checkin, darme una vueltecita, y volver para cenar y descansar… Pero fue al día siguiente tras volver de Medinaceli y ya esperando que cayera un poquito el sol para no achicharrarme, cuando decidí hacerme la marcada como Ruta VI y que se inicia al lado de la Iglesia como indicaba.

Una ruta con una dificultad media-alta debido a la orografía del terreno, ya que hay muchas subidas y bajadas, poca señalización, senderos apenas marcados y muchas veces no tienes ni puta idea de por dónde vas… y, de hecho, me costó encontrar el inicio de la misma (tuve que preguntar a una vecina), puesto que todo estaba copado por vegetación, y el inicio cuesta un poquito sí… Supone aproximadamente 1.5km y se necesita alrededor de una horita para realizarla…

Eso si, el esfuerzo merece la pena, y es que, más allá de las espectaculares vistas en altura de nuestro entorno, nos encontramos en un entorno histórico relacionado directamente con la Guerra Civil como indicaba anteriormente, y es que aquí arriba nos encontramos con “El Castillo”: lugar de batallas y donde estaban posicionadas las tropas nacionales. Aquí podemos ver (los restos de) trincheras, refugios, fortificaciones, contrafuertes… Caminando por un (desgraciado) pedazo de la historia… La mejor imagen es, sin duda, las primeras fortificaciones que nos encontramos tras el primer tramo durillo nada más comenzar la ruta, con una gran cruz de hierro forjado sobre una de las fortificaciones, orientada al pueblo… A modo de homenaje, a modo de respeto… ¡impresionante!

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Tras la palicilla y una vez abajo, ya apunto de ocultarse el sol, todavía tuve tiempo de recorrer los alrededores de mi alojamiento y el pequeño Arroyo Caz hasta alcanzar tierras de labranza y parte de otras rutas senderistas en la zona… para ya regresar y llegar anocheciendo.

Pues sí, aunque a priori parece que Abánades no tenga mucho que hacer… ya podéis ver que no es así ;). Y, ya que te alojas aquí, pues aprovecha el entorno.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

* VISITAR LA TORRESAVIÑÁN.

Amaneció el segundo día de la escapada, radiante y soleado, habiendo descansado como un campeón en mi hotelito y entorno rural… Sí, la naturaleza ayuda a recargar las pilas, y aunque nosotros en nuestra evolución tras millones de años hayamos perdido toda comunión con la misma, algo queda…

Tocada un nuevo día de turismo rural, de patrimonio, de cultura… Y, tras coger el coche, mis pasos se encaminaban a la A2 para visitar, en primer lugar y casi en el mismo desvío: el Castillo de La Torresaviñán

Bueno, eso de “visitar” es obviamente muy subjetivo… ya que, simplemente, se trataba de ver lo que queda de su Castillo desde la carretera, parando con cuidadito en una recta con visibilidad para sacar algunas fotitos… Y es que La Torresaviñán es una aldea de unos 15 habitantes cuya historia se remonta a la Edad Media y que, supuestamente, fue levantada sobre un antiguo castro celtíbero, y que tuvo su importancia (como toda la zona), durante La Reconquista a lo largo del s. XIII como encrucijada de caminos y batallas, por lo que había necesidad de levantar construcciones defensivas…

Al igual que otras poblaciones como veremos posteriormente, La Torresaviñán pasó a pertenecer al Obispado de Sigüenza y, posteriormente vendida a los Señores de Molina…

Lo más relevante es su Castillo, o lo que queda del mismo vamos… Si no me equivoco, es posible visitarlo, pero en esta ocasión no lo hice ya que no lo encontraba tan relevante como otros lugares de esta ruta, y me conformé con verlo como indicaba… Situado en un pequeño cerro, el Castillo de La Torresaviñán fue levantado en el s. XII por Manrique de Lara con el objetivo de defender los territorios reconquistados, por lo cual su arquitectura, en románico puro, es netamente militar y defensiva, sin espacio para artificios ni comodidades, y del cual apenas nos ha llegado dos pequeños tramos de la muralla y una torre (el resto de la estructura, torres e incluso fosos, se perdieron)… Supuestamente, nunca ha sido reformado y su estado actual proviene de su destrucción en la Guerra de Sucesión Española.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

En fin, unas fotitos y a continuar al, probablemente, gran objetivo del día… Y es que tomando la A2, aquella que he recorrido en coche mil y una veces, me dirigía a tierras de Soria, abandonando brevemente la provincia de Guadalajara… Me parecía un pecado no conocer una población como Medinaceli la verdad… y había llegado el momento. Me encontraba a menos de 45min de tal población histórica, y había llegado el momento de, por fin, visitarla y conocerla en una breve incursión en Soria dentro de un fin de semana de turismo rural por la provincia de Guadalajara.

Perooo, no me matéis compañeros… La “crónica” de Medinaceli y el hecho de remontarse a la Hispania romana, quedará pendiente para otro post y en otro momento… No ya por el hecho de que Medinaceli pueda ser merecedor de un post propio… sino que, simplemente, aquí me quiero centrar en Guadalajara… Parafraseando en este caso a Paco Umbral: “he venido a hablar de mi libro” ;).

Tras Medinaceli… tocó volver a Abánades y, tras un breve intento de siesta… me fui a “hacer el cabra” y visitar trincheras de la Guerra Civil… pero eso ya te lo he contado, ¿no? ;).

* VISITAR EL PARQUE NATURAL DEL BARRANCO DEL RÍO DULCE.

Día siguiente y último y tercer día de la escapada… Tras levantarse a una hora prudencialmente correcta (sin madrugar, que no procedía xD) y realizar el checkout, la cargada ruta del día comenzaba por un breve paso y vistazo al Parque Natural del Barranco del Río Dulce. Sí, un vistazo sin más… y es que, aunque me hubiera encantado dedicarle un día completo a la zona y realizar varias rutas por aquí, va a ser que no había tiempo…

Y es que nos encontramos en un entorno natural espectacular donde es posible hacer rutas senderistas (hay varias rutas predefinidas) sin complicación para todas las piernas, disfrutando de una fauna y flora impresionante mientras recorremos un importante entorno geológico erosionado y creado desde hace millones de años creando un curioso relieve.

Una de las rutas más famosas y conocidas, al igual que el Parque Natural en sí, es la de y por, el maestro y sabio Félix Rodríguez de la Fuente. Y es que, el Parque Natural era uno de los santuarios de Félix para sus actividades y la visualización del buitre leonado, como así podemos comprobar en el Centro de Interpretación o en la misma caseta de Félix donde guardaba su material de investigación y trabajo y que es posible visitar en una de las rutas.

También, hay un mirador en homenaje a Félix Rodríguez de la Fuente y sus colaboradores, en un punto con vistas espectaculares y desde donde él mismo rodaba y grababa… Es el llamado Mirador de Pelegrina, desde donde tenemos vistas del Barranco y la Hoz del Río Dulce, incluyendo el Río y cascadas… Sin duda un entorno magnífico y lugar en el que yo me detuve como primera parada en la ruta del día…

De camino a Pelegrina y Sigüenza, te adentras en el Parque Natural, dejando principalmente a tu izquierda el Barranco y el Mirador en cuestión, lugar donde yo paré (como varios otros coches, hay un pequeño apartadero), para sacar unas fotillos y disfrutar de las vistas… Lástima como dije, no haber tenido tiempo de recorrerlo… ¡para la próxima!

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

* VISITAR PELEGRINA.

La siguiente parada, muy cerquita y encontrando el desvío a nuestra izquierda, nos lleva hasta Pelegrina, un pequeño pueblecito; una pequeña aldea de apenas 20 habitantes y que vive del turismo en la zona como una de las bases principales de senderismo en el Parque Natural del Barranco del Río Dulce… De hecho, la pequeña población estaba hasta arriba de coches, y había bastante senderistas por aquí :).

Pelegrina sigue manteniendo su estructura medieval del s. XII, donde destacamos la Iglesia del s. XIII; románica con toques mudéjares y, el objetivo principal por el cual me acercaba hasta aquí: su castillo… Castillo en un estado de abandono lamentable y levantado sobre un pequeño promontorio dominando todo el valle del Río Dulce, el cual vamos viendo según nos acercamos a Pelegrina por la carretera… Más allá del turismo de naturaleza, el Castillo de Pelegrina es sin duda su aspecto más identificativo y, aunque la visita es libre, hay que tener cuidadito, ya que no está acondicionado y, como indicaba; su estado de conservación es bastante chungo…

Erigido a lo largo del s. XII y s. XIII, presenta murallas macizas con varios torreones, incluyendo la torre del homenaje, y una barbacana o muralla externa rodeando el castillo… o lo que queda de todo ello vamos… No obstante, y a pesar de su estado, su simple visión y el hecho de imaginar cómo sería en origen… impone ciertamente :O.

Tras la Reconquista cristiana de toda la zona, Pelegrina perteneció al Obispado de Sigüenza, obispado que convirtió la población en un lugar de residencia, retiro y descanso… construyendo así el Castillo de Pelegrina, no ya solo como fortaleza defensiva todavía en plena Reconquista, sino para ese citado retiro espiritual del clero… No obstante, y a pesar de la dificultad de su toma, el Castillo fue saqueado en el s. XV (y retomado posteriormente por el obispado de nuevo), fue incendiado en la Guerra de Sucesión por las tropas autríacas, y destruido en gran parte en la Guerra de Independencia por las tropas napoleónicas…

Estuve un ratito por aquí, una vuelta, unas fotillos… y tocaba continuar.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

* VISITAR SIGÜENZA.

Y llegamos a un top, a uno de esos imperdibles en Guadalajara: ¡Sigüenza! En dos o tres ocasiones ya había visitado una población histórica que merece por sí sola la visita y el disfrute de un día completo. Al ya conocer Sigüenza y no haber mucho tiempo, mi visita en esta ocasión iba a ser más cortita, motivada principalmente en este caso por el hecho de estar albergando las Jornadas Medievales de Sigüenza… y ya que estaba de paso… ¿qué mejor que disfrutar un ratito de esta preciosa ciudad medieval en sus Jornadas Medievales? ;).

Sigüenza, al igual que indicaba con Guadalajara o Medinaceli, bien merece un post para ella solita y hablar en profundidad de la población y todo lo que nos ofrece… pero “intentaré no extenderme…” xD.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Sigüenza, al igual que otras poblaciones visitadas en esta ruta de turismo rural por la provincia de Guadalajara, está situada en un enclave estratégico entre el Río Henares y los Ríos Dulce y Salado, por lo que es una zona habitada desde tiempos prehistóricos… De hecho, en teoría el nombre de Sigüenza proviene de origen celtíbero al igual que el origen de la ciudad allá por el s. I a. C, ciudad que fue tomada por los romanos ya en el s. II y, posteriormente en el s. V, por los visigodos, los cuales levantaron su ciudadela sobre las ruinas romanas, convirtiendo a Sigüenza en una de las sedes episcopales de la Iglesia Católica… El crecimiento y la influencia en todos los ámbitos de la ciudad era exponencial.

Y ya nos vamos al año 712, cuando Sigüenza cayó bajo el yugo musulmán, construyendo aquí una importante alcazaba, y perdiendo la ciudad influencia e importancia a favor de Medinaceli… Hasta principios del s. XII, cuando Sigüenza fue reconquistada por las tropas cristianas (probablemente por Alfonso VI)

Y así nos movemos al s. XV donde, siendo ya Sigüenza un referente religioso y cultural, se funda la Universidad de Sigüenza (actualmente dependiente de la Universidad de Alcalá si no me equivoco)… Llegando al s. XIX, donde se suprimieron los señoríos eclesiásticos en España (algo que hizo perder importancia en este aspecto a Sigüenza) y llegó el ferrocarril a la ciudad… Y nos plantamos en la Guerra Civil, siendo la ciudad republicana hasta que fue tomada por las tropas nacionales, sufriendo graves años que fueron restaurados años y décadas después…

Hoy, Sigüenza continua manteniendo su importancia a nivel religioso y eclesiástico, siendo la sede de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, y es una ciudad declarada conjunto Histórico-Artístico con un importante legado y patrimonio histórico, cultural, arquitectónico y artístico… el cual se puede diferenciar en distintos periodos bien claros: una Sigüenza Medieval, una Sigüenza Renacentista y Barroca, y una Sigüenza Neoclásica…

Sin duda, Sigüenza es un obligatorio como indicaba…

Yo cuando llegué, y sabiendo que estábamos en plenas jornadas medievales, aparqué en la zona centro pero alejado del mogollón en el primer hueco que vi… total; se puede ir andando a todos lados sin mayor complicación jeje, y me dispuse a dar una vueltecita por la población para disfrutar de la fiesta y, cómo no, pasar de nuevo por el Castillo y Parador de Sigüenza…

Sí, hay mucho que ver y que hacer en Sigüenza, y como indicaba, no es objeto de este post hacer una guía completa del destino (ya llegará cuando llegue xD), pero sí reseñarte los indispensables de Sigüenza y lo principal que puedes y debes ver y que yo hice de forma rapidita en esta ocasión (ya conocía Sigüenza, había mucha gente en algunas zonas, y mi ruta debía continuar xD):

  • Castillo de Sigüenza y Parador Nacional de Turismo.

El Castillo de Sigüenza es, simplemente: impresionante, siendo una pedazo de mole brutal y el lugar obligatorio a conocer y visitar en Sigüenza sí o sí… Más allá del festival medieval, el objeto de mi nuevo paso por Sigüenza era visitar de nuevo el castillo y sacar unas fotillos. Además el ambiente era genial con mogollón de gente disfrutando del entorno, peña disfrazada, puestecitos de gastronomía y juegos medievales… y todo con una decoración muy chula como no podía ser de otra forma.

Construido como fortaleza-palacio a principios del s. XII sobre una anterior alcazaba musulmana, fue residencia habitual de obispos hasta el s. XIX. Ha sido reformado y ampliado en varias ocasiones a lo largo de los siglos, tanto en su carácter defensivo y militar como residencial y civil y en diversos estilos arquitectónicos… al igual que por los severos daños sufridos en varios periodos históricos, destacando ya en los últimos tiempos en la Guerra de Independencia, en las Guerras Carlistas… y en la Guerra Civil, quedando en gran parte destruido y en ruina total…

Así hasta que se decidió reconstruirlo y convertirlo en Parador ya en 1976, pasando a formar parte de la red Paradores Nacionales. Se mantuvo la estructura original reconstruyendo y conservando todo lo que fue posible; como la muralla, torres y barbacana exterior, la capilla, el salón del trono y varias portadas… siendo “nuevas” las fachadas interiores del patio central y gran parte de éste, y las obvias estructuras interiores para adecuarlo como parador y alojamiento, y parte del perímetro y fachadas. Igualmente, se modificaron y añadieron diferentes espacios para recrear en mayor medida el carácter medieval que se quería imprimir al castillo como así fue en su origen, manteniendo el pozo del centro del patio y recreando las partes visitables interiores abiertas al público tal y cómo fueron en origen.

Como detalle, añadir también que en una de sus torres se encuentra (reformada y restaurada obviamente), la que fue la primera iglesia de Sigüenza; la Iglesia de la Santa Cruz, del s. XII y con interesantes detalles mudéjares.

Un gran y brutal trabajo sin duda, que fue finalizado en 1976 e inaugurado en 1978 para disfrute de todos nosotros, y de yo mismo que, de nuevo, andaba por aquí y recorrí el Castillo y su entorno… De hecho, las mejores fotos que podemos sacar de todo el complejo es desde su lateral derecho (hay una gran explanada habilitada parcialmente como parking), y desde (muy cerquita de la Plaza Mayor) el Mirador de la Ronda, donde tenemos una espectacular vista que, salvando las diferencias, nos hace recordar a vistas similares que podemos conseguir en Granada con la Alhambra, o en Carcasona con la Ciudadela Medieval.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Catedral de Santa María.

Con origen románico a principios del s. XII cuando Sigüenza fue reconquistada, la Catedral de Santa María fue ampliada y reformada en siglos posteriores por diferentes obispos, por lo que presenta otros estilos artísticos, destacando el gótico en su interior, por ejemplo, la nave central. Aunque por su exterior y en una visión global del conjunto, la construcción más que como templo religioso bien podría ser identificado como palacio o fortificación defensiva, ello es debido a las características de la época y el lugar en concreto, creando un templo con características de fortaleza y militares.

Destaca en su exterior esa petrea y recia fachada y puerta principal (con detalles barrocos, platerescos y neoclásicos añadidos posteriormente al románico), ese “patio de armas” bordeado por la reja… y esas dos imponentes torres de más de 40m de altura a modo defensivo que inicialmente estuvieron aisladas. También es destacable la preciosa y gótica Fachada del Mercado y la románica Puerta del Mercado y que dan a la Plaza Mayor.

Su interior es igualmente muy valorable, reseñando en concreto la Parroquia de San Pedro, la Capilla de la Asunción, el Retablo de Santa Librada, la Capilla del Doncel, la Girola, la Bóveda de las Cabezas, la Capilla y el Altar Mayor, el Claustro o el Museo Catedralicio… Una maravilla recorrer su interior, y totalmente obligatorio.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Plaza Mayor de Sigüenza.

Renacentista del s. XVI, la Plaza Mayor fue mandada construir por el Cardenal Mendoza frente a la Catedral para así tener un espacio donde realizar celebraciones varias y localizar el mercado semanal. Una preciosa plaza rectangular porticada y que es uno de los mejores y más bellos ejemplos de plazas castellanas y renacentistas, siendo el auténtico centro de la ciudad de Sigüenza.

Y como centro, aquí se encontraba situado durante mi visita en esta ocasión el mercado medieval, a imitación de aquel que se lleva celebrando desde la Edad Media, con un ambiente genial de peña, puestecitos, restaurantes y actividades… ¡No te la pierdas!

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Casa del Doncel.

La Casa del Doncel o Palacio de los Marqueses de Bédmar es uno de los edificios mas emblemáticos y conocidos de Sigüenza, y que podemos encontrar en el corazón de la ciudad medieval en una pequeña plaza… Gótica del s. XIII (aunque reformada completamente en el s. XV, por lo que el interior, bellísimo no obstante, no es el original), es un edificio civil que ha tenido diferentes usos albergado personajes ilustres a lo largo de su historia y que hoy acoge el Archivo Histórico Municipal.

Sin duda una de las visitas más interesantes en la ciudad de Sigüenza.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Murallas de Sigüenza.

La ciudad presenta un conjunto amurallado magnífico y muy bien conservado en distintos puntos de la ciudad. El centro histórico medieval de la ciudad fue creciendo a lo largo del s. XII desde el Castillo a la Catedral, la muralla y las distintas fortificaciones fueron ampliándose para proteger el centro y las nuevas ampliaciones de la población, añadiendo puertas y torreones de vigilancia.

Hoy, todavía podemos ver muchos de estos tramos y puertas, perfectamente conservados e integrados en el centro medieval, como pueden ser la Puerta del Sol, la Puerta del Hierro o el Portal Mayor… Pasarás por varias o todas ellas en tu paseo recorriendo la ciudad ;).

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Palacio Episcopal.

Siendo uno de los edificios más sobrios, pero bellos, y menos conocidos de Sigüenza, el Palacio Episcopal bien merece al menos una visita. Construido en el s. XVI al ampliarse los límites de la ciudad, su fachada barroca y neoclásica nos muestra un edificio organizado alrededor de un claustro central interior, que albergó la Universidad de Sigüenza, siendo hoy la sede del Palacio Episcopal.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Plazuela de la Cárcel.

La que fue la Plaza Mayor durante la Edad Media al acoger los principales edificios y organismos civiles como el Ayuntamiento o la cárcel y que también albergaba el mercado, sigue siendo hoy una bella plaza vibrante de vida como antaño al ser el centro y lugar más importante de Sigüenza.

En la Plazuela de la Cárcel y su precioso entorno, destaca el edificio del Viejo Ayuntamiento, con su llamativa fachada mostrando los diferentes arcos y el escudo central en piedra de los Reyes Católicos, los cuales mandaron construir este complejo… Hoy el edificio alberga la Escuela Municipal de Música y diversas salas de exposiciones.

Una maravilla de plaza que debes visitar en Sigüenza, y que nos lleva al s. XVI y a plena Edad Media.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

  • Y más, mucho más…

He reseñado algunos de los lugares principales a visitar en Sigüenza… pero hay mucho más que hacer y que ver, y muchos otros lugares que recorreremos y por los que pasaremos en una visita a Sigüenza, como pueden ser: Iglesia de San Vicente, Iglesia de Santiago, Casa Plateresca, Convento de San Francisco, Ermita del Humilladero, Barrio Humanista, Barrio de San Roque, Palacio de los Infantes, La Alameda, Museo Diocesano, etc, etc, etc… ¡No olvides informarte!

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.

En fin… Sigüenza es una maravilla con una oferta a nivel histórico y cultural espectacular, un obligatorio a visitar en Guadalajara y que, de nuevo, pude visitar en mi rutilla rural por la provincia… disfrutando además de sus jornadas medievales, que son igualmente una pasada y recomendables a disfrutar y conocer ;).

Tras la visita… tocó picar algo en una bar cercano (y es que todo estaba hasta arriba); unas racioncitas variadas, y continuar hasta mi siguiente destino…

* VISITAR PALAZUELOS.

Tras comer, la ruta me llevaba por dos pequeñas poblaciones apenas visitadas y gran desconocidas por el turista, pero que presentan más que interesantes atractivos y son una delicia para recorrer en el más absoluto silencio y tranquilidad…

La primera de ellas es Palazuelos; una pedanía de Sigüenza con menos de 60 habitantes y situada en un valle rodeado de huertas y algún arroyo (presentando un variado y rico ecosistema, también para el avistamiento de aves), y siendo parte de Rutas del Quijote y del Románico en Guadalajara… Y es que Palazuelos es una de esas pequeñas sorpresas “desconocidas” que no te esperas, y que te sorprenden gratamente… siendo, como ya habrás podido deducir: un lugar totalmente recomendado ;).

Bien, la existencia de Palazuelos está datada desde la Edad Media y en periodos de La Reconquista (aunque la zona ha estado habitada desde épocas prehistóricas y con romanos, visigodos y musulmanes), habiendo “pasado por varias manos y señores” a lo largo de los siglos: reyes, señoríos, nobles, clero… Hasta que en el s. XIV la villa fue vendida a la Casa de los Mendoza (y quedando ya Palazuelos ligada de forma definitiva a la familia de los Mendoza y el Duque del Infantando), y en el S. XV, Íñigo López de Mendoza, comenzó la construcción del principal atractivo de la ciudad y mi motivación principal por su visita: el castillo y las murallas.

En el s. XIX, tras la abolición genérica de los señoríos, Palazuelos pasó a ser un municipio independiente… y llegamos a la Guerra Civil, tras la cual la villa se fue despoblando de forma progresiva, integrándose así en el Consejo Municipal de Sigüenza…

Castillo y murallas como indicaba (y que son Monumento Histórico-Artístico), y es que Palazuelos es una villa completamente fortificada como pocas podemos ver y que sorprende sobremanera, ya que no era a nivel histórico, estratégico o político especialmente importante… Pero es una maravilla ciertamente, y es que encontramos una muralla que rodea y protege complemente la población a lo largo de más de 2km, presentando zonas mejor conservadas y restauradas, mientras que otras están en un estado de abandono total… Y es que, aunque es posible recorrer la muralla por su exterior en casi su totalidad, por el interior es imposible, puesto que gran parte de las viviendas están “apoyadas” sobre la muralla, utilizando ésta como parte y muro de la vivienda… algo ciertamente complejo.

Se conservan tres de las cuatro puertas originales del recinto amurallado (Villa, Cercao, Monte y Castillo… con grandes puertas de madera que se cierran desde el interior, para no dejar entrar… o no dejar salir xD, y escudos señoriales de, entre otros: los Mendoza), al igual que varios torreones adosados a la muralla.

El Castillo de Palazuelos como tal, se encuentra en la zona norte de la villa, adosado, “injertado” en el propio recinto amurallado y un nivel superior en altura, obviamente por aspecto e intención defensiva, y donde todavía se puede ver parte de la barbacana y recinto defensivo exterior al castillo, donde supuestamente hubo un puente levadizo que la comunicaba con la villa. No obstante, el castillo se encuentra, parcialmente, en estado de ruina y abandono (con la vegetación creciendo a sus anchas)… excepto la majestuosa torre del homenaje… Y es que ésta es parte de una casa privada… y no se puede visitar obviamente :S.

Guadalajara: ruta de turismo rural por sus castillos, historia, patrimonio, fiestas y gastronomía.