Home / España / Comunidad de Madrid / Estatuas urbanas de Madrid.
Estatuas urbanas de Madrid. ViajerosAlBlog.com

Estatuas urbanas de Madrid.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Madrid (Comunidad de Madrid, España).

Estatuas urbanas de Madrid.

En decenas y decenas de ocasiones, caminando por mi amada ciudad, me he cruzado con algunos compañeros solitarios pero eternos… Compañeros perpetuos de nuestras calles que, curiosamente, suelen ser en general grandes desconocidos para nosotros… Hace poco, organizando el caos que tenía de fotos diversas de Madrid, me encontré con el hecho de que tenía algunas instantáneas (mejores o peores), de muchos de esos compañeros y transeúntes solitarios y perpetuos de nuestras calles, a la par que desconocidos y olvidados como indicaba…

Sí, ya tocaba sacarles de la indiferencia y del olvido, ya tocaba hablar de las estatuas urbanas de Madrid.

Y hablo de “estatuas urbanas” sí. Diferenciando… no son esculturas, ni monumentos, ni estatuas en un pedestal… Estamos hablando de estatuas urbanas en su propio concepto, es decir: estatuas a pie de calle, confundiéndose como un peatón más y como una persona real de carne y hueso, en poses, actitudes o/y actividades, en general… cotidianas, inadvertidas, naturales o/y realistas, siendo igualmente representadas de forma lo más realista y cercana posible, tanto en sus citadas poses o/y actitudes, como en su estructura, forma y tamaño, a cualquier ser humano, a cualquiera de nosotros…

En Madrid podemos encontrar varias estatuas urbanas a las que hago referencia según sus características, repartidas en diversos puntos de la ciudad, centrándose especialmente casi todas ellas en la zona centro de Madrid, por lo que es muy fácil poder visitar a pie muchas de ellas. Estatuas urbanas que, como decía, suelen ser grandes desconocidas… tanto para los visitantes; turistas y viajeros, como para los locales…

Suele pasar ya sabéis… Somos madrileños, estamos en nuestra ciudad, y no somos conscientes muchas veces de lo que tenemos a nuestro alrededor… Sin embargo cuando viajamos, al visitar una ciudad como Bratislava por ejemplo, somos conscientes, hemos leído y nos hemos informado, que hay diversas estatuas urbanas repartidas por el centro de la ciudad, siendo un reclamo turístico importante y donde veremos a turistas y viajeros fotografiando las estatuas y sacándose fotos con ellas… PragaBudapest o, especialmente Singapur (con una gran cantidad de estatuas urbanas en sus calles), son otros importantes ejemplos con una buena representación de estatuas urbanas… E, igualmente en España, aparte de Madrid, encontramos otras ciudades que son ejemplo de estatua urbanas como bien puede ser Oviedo.

Al final, ciertamente son un buen “valor añadido” a nuestra visita a la ciudad en concreto, en este caso Madrid (además, muchas de ellas presentan una interesante historia detrás, en ocasiones directamente relacionada con la propia historia de la ciudad, de Madrid). No va a ser el objetivo principal como es obvio, pero… “ahí están”, impertérritas a su entorno, a las condiciones sociales o climatológicas, al tiempo que pesa sobre sus espaldas… a la gentuza y los maleantes, delincuentes y malhechores que en ocasiones la han tomado de forma irracional con ellas. Ellas, que no molestan a nadie mientras son parte de nuestro paisaje urbano, de nuestra historia, de nuestros recuerdos, de nuestros paseos por, en este caso, la Villa de Madrid… Ellas que, igualmente impertérritas, parecen sino disfrutar de la ciudad tanto o más que nosotros al ser parte de ella, al ser unos madrileños más, mientras posan amablemente para nuestras fotos.

Madrid tiene en sus calles, como decía, un buen puñado de estos compañeros silenciosos, impasibles e imperturbables… Seas un local… o seas un visitante, turista o viajero de paso que te alojas unos días en Madrid… te animo a conocerlas, pero no yendo a visitarlas de forma “exclusiva”, sino, simplemente, encontrarte y sorprenderte con ellas mientras caminas por las calles de nuestra increíble y bella ciudad… Ellas estarán esperando amablemente tu visita, tu saludo, y tu foto ;).

 

* El Barrendero de Jacinto Benavente.

En la Plaza de Jacinto Benavente (creada en 1926, donde confluyen 7 calles y a unos metros de la Puerta del Sol), se encuentra la que es, probablemente, la estatua urbana más conocida y más famosa de Madrid… Ello es debido al estar situada en pleno centro de la ciudad, en un lugar muy transitado y de amplio ajetreo, por donde miles de personas pasan cada día… Una estatua que se mimetiza con su entorno y que, a aquel que repara de su presencia, le lleva a esbozar una sonrisa y a sacar su cámara o el smartphone para sacar la foto de turno, sin saber realmente si es “una estatua real”… De hecho, en más de una ocasión he visto a algún turista, cámara en mano, quedarse delante de la estatua, mirando atentamente de forma curiosa… sin saber si es realmente una estatua, o un ser humano imitando una estatua como parte de las decenas que abundan por Madrid y que, seguro, acababa de ver unos metros más abajo en la Puerta del Sol…

Sin embargo, y curiosamente, es también la estatua urbana más discreta y que más desapercibida pasa de todas las que podemos encontrar en Madrid. Quizás ello es debido a su pose más que realista, al ser uno más confundiéndose con la marabunta de gente que a todas horas llena la plaza, y al trabajo que está desempeñando…

Trabajo que, desgraciadamente, es uno de los menos valorados por el ciudadano y el peatón, pero sin embargo, uno de los más importantes de cualquier ciudad. Estoy hablando del gremio de los barrenderos; una de las profesiones más dignas e importantes que existen.

La estatua, de Félix Hernando y oficialmente llamada “Barrendero madrileño 1960”, fue colocada en el 2001 en homenaje a los barrenderos. La estatua se muestra ataviada con el traje típico de los barrenderos en Madrid en los años ’60, cepillo en mano limpiando la calle ejerciendo su importantísimo trabajo. ¿Y quién es el barrendero? Bueno, hay una “leyenda” que dice que se tomó como “molde” a una persona llamada Jesús Moreno; el barrendero más veterano de Madrid que ejerció desde 1953 hasta el 2002… Pero tal información fue descartada por su autor… Simplemente, es un barrendero más, y a la vez todos, de nuestras calles madrileñas.

Adoro esta estatua, tan cercana, tan trabajadora…

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Plaza de Jacinto Benavente. Las paradas de metro más cercanas son Sol y Tirso de Molina, a menos de 5min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: El Barrendero de Jacinto Benavente.
Estatuas urbanas de Madrid: El Barrendero de Jacinto Benavente.
Estatuas urbanas de Madrid: El Barrendero de Jacinto Benavente.
Estatuas urbanas de Madrid: El Barrendero de Jacinto Benavente.

* La Estudiante de Malasaña.

En el siempre alternativo, cultural y fiestero Barrio de Malasaña (o Barrio de Universidad, íntimamente relacionado con hechos acontecidos durante el Levantamiento del 2 de Mayo de 1808), es posible encontrar, en la Calle del Pez, una de las estatuas urbanas más enigmáticas de Madrid, pero igualmente una de las más conocidas, en especial por los vecinos del barrio, debido a su historia y a, por desgracia, haber sido encontrada destrozada en más de una ocasión por algunos animalitos urbanos (aka gentuza).

Estoy hablando de Julia; La Estudiante de Malasaña y la más famosa de las tres estatuas urbanas que podemos encontrar en el barrio, junto con La Paseante de la Escuela de Arte y La Joven Caminando.

Oficialmente llamada “Tras Julia”, la estatua fue creada en 2003 por Antonio Santín, inspirado en una leyenda o, por qué no, una historia real acontecida en aquel Madrid y aquellos tiempos del s. XIX, en la cual las mujeres no podían asistir a la Universidad… Pero Julia, chica avispada, inteligente y adelantada a su tiempo, quería estudiar, quería aprender, quería desarrollarse, quería evolucionar… Y así, disfrazada de chico, comenzó a acudir a las clases de la Universidad Central de Madrid, situada muy cerquita en San Bernardo, y lugar donde estudiaron, entre otros, Pérez Galdós, Unamuno o Cánovas del Castillo.

Parece ser, según se cuenta, que es igualmente un homenaje, tanto a la propia Universidad Central de Madrid, como a Concepción Arenal como primera mujer universitaria de España, y la cual, parece ser, se vestía de hombre para asistir a las clases allá por mediados del s. XIX.

Julia o Concepción… esta estatua urbana es un clásico de Madrid, y nos refleja a esa estudiante, de pose desenfadada, esbelta, incluso atractiva, con sus libros en la mano derecha y apoyada suavemente sobre el muro del Palacio Bauer.

Independientemente de la historia o leyenda tras Julia y el hecho de que la conozcas o no, ciertamente es una estatua urbana “misteriosa”, con un “halo” que te atrae irremediablemente a sus libros…

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Calle Pez 42. La parada de metro más cercana es Noviciado, a unos segundos andando.

Estatuas urbanas de Madrid: La Estudiante de Malasaña.
Estatuas urbanas de Madrid: La Estudiante de Malasaña.
Estatuas urbanas de Madrid: La Estudiante de Malasaña.

* El Vendedor de Cupones de la Plaza de las Cortes.

El vendedor de cupones de la ONCE, forma parte de nuestro paisaje urbano y de nuestras calles, de nuestra historia, desde hace más de 75 años Unas personas admirables de gran integridad y ejemplos de superación, sin duda.

Muchas esquinas de nuestras calles, eran lugar donde se establecían antaño especialmente, los vendedores de la ONCE, y así fue el lugar elegido en 2013 para inaugurar esta estatua urbana en honor de ese vendedor de cupones de la ONCE. Se encuentra situada frente a la Plaza de las Cortes, importante lugar en el centro de Madrid, en cuyo centro se erige un monumento a Cervantes y a cuyo alrededor se articula el Congreso de los Diputados y el Hotel Palace.

Es ciertamente una estatua muy reciente, por lo que, a pesar de su importante simbolismo (que obviamente no muchos turistas van a entender), no es ni de lejos una de las más famosas o conocidas de Madrid. Igualmente, aunque esté frente al Congreso de los Diputados, se encuentra “al otro lado” del mismo y de la Plaza de las Cortes, generalmente en una “ruta turística” no pasaremos por aquí… pero vamos, ¡tan simple como desviarse unos metros!

La estatua urbana, obra de Santiago de Santiago, es un homenaje a esa figura tradicional del vendedor de cupones, una obra de gran simbolismo llamada “Fortunato”, representada como un vendedor de los años ’60, con su cartera, sus cupones colgados al cuello (fechados a 1968, en el 30 Aniversario de la ONCE, ¡y a un valor de 2 pesetas por cupón!), gafas oscuras redondas, y bastón colgado del brazo. Recuerdo que la primera vez que me crucé con ella, sin tener conocimiento de su existencia que yo recordará en ese momento, me agradó enormemente el encuentro e, inmediatamente, se convirtió en otro referente de la zona a nombrar.

Un homenaje a todos esos vendedores, afiliados, personas con alguna discapacidad y personas ayudadas por la ONCE… que a su vez pueden acercarse hasta aquí, recordar, tocar y fotografiar un homenaje y un símbolo de su historia…

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Calle San Agustín frente a la Plaza de las Cortes. Las paradas de metro más cercanas son Sevilla y Antón Martín, a menos de 5min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: El Vendedor de Cupones de la Plaza de las Cortes.
Estatuas urbanas de Madrid: El Vendedor de Cupones de la Plaza de las Cortes.
Estatuas urbanas de Madrid: El Vendedor de Cupones de la Plaza de las Cortes.
Estatuas urbanas de Madrid: El Vendedor de Cupones de la Plaza de las Cortes.

* El Torero Agradecido de Las Ventas.

Nos desplazamos hasta la Plaza de Toros de las Ventas, para encontrarnos con la estatua urbana más “diferente” a todas las comentadas aquí, al igual que la más alejada…

Las Ventas es la plaza de toros más importante del mundo, y la más grande de España y tercera del mundo. Inaugurada en 1931, es un auténtico icono de la capital, más allá del toreo en sí, por su espectacular diseño y arquitectura neomudejar. Sin duda, una de las construcciones más bellas de Madrid.

Y, como no podía ser de otra forma, aquí, más allá de otras representaciones escultóricas espectaculares que podemos encontrar en el exterior de Las Ventas, me voy a referir a una estatua urbana… de un torero, que es parte de una composición mayor y que, a primera vista, llama ligeramente la atención por su contexto y significado al, quizás, no entenderlo de primeras…

Me explico… Podemos ver un busto, un monumento dedicado al Doctor Alexander Fleming y, frente a él, un torero montera en mano, “brindando la faena” a modo de agradecimiento

¿Y qué sentido y relación tiene? Seguro que ya lo has pillado… Los toreros, en este caso en concreto, sufrían importantes infecciones derivadas de las cornadas y, aunque éstas no fueran mortales, la herida e infección posterior podían provocar la muerte… Gracias al escocés Doctor Fleming, que en 1928 descubrió la penicilina y supuso una importantísima revolución y avance médico, los toreros pudieron respirar parcialmente aliviados, ya que sus heridas no se iban a infectar y podrían salvar la vida…

En homenaje al Doctor Fleming y su penicilina, el mundo de la tauromaquia y el escultor Emilio Laíz, levantaron este monumento en 1964, donde tenemos la citada estatua urbana del torero. Eso sí, como indicaba, es la más “diferente” a todas las aquí expuestas, tanto por el contexto y entorno como hemos visto, como por sus dimensiones, ya que son algo más “agigantadas” respecto al tamaño humano natural… También puede ser un torero muy grande ;).

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Plaza de Toros de Las Ventas. La parada de metro más cercana es Ventas, a unos segundos andando.

Estatuas urbanas de Madrid: El Torero Agradecido de Las Ventas.
Estatuas urbanas de Madrid: El Torero Agradecido de Las Ventas.
Estatuas urbanas de Madrid: El Torero Agradecido de Las Ventas.

* El Lector de la Plaza de la Paja.

En pleno Madrid de los Austrias y Barrio de La Latina, se encuentra la histórica y medieval Plaza de la Paja, centro neurálgico de la Villa de Madrid durante la Edad Media y encuadrada antiguamente entre palacios y capillas. Uno de mis lugares favoritos de Madrid y un auténtico oasis de paz, excepto en verano, donde sus múltiples bares y terrazas nos llevan a un ambiente más festivo y gastronómico, a la par que ruidoso…

Y en la misma plaza, en la fachada del Palacio de los Vargas, encontramos una de las estatuas urbanas más interesantes y más “naturales” de Madrid, siendo confundida frecuentemente por una persona real de carne y hueso.

Ahí, sentado en un banco de granito, apenas imperceptible, ajeno al trasiego de las terrazas veraniegas y sin inmutarse ante la historia y la belleza arquitectónica que le rodea, encontramos al eterno “Lector en la Plaza de la Paja”, obra de Félix Hernando, y que lleva desde 1997 leyendo su eterno periódico, en una pose tan sumamente realista (el propio autor fue la referencia), que ya no es que sea posible confundirlo de lejos con una persona real de carne y hueso sentada sobre el banco con la pierna derecha cruzada sobre la izquierda leyendo el periódico… sino cómo el gesto de la cabeza nos indica que, efectivamente, está leyendo mientras señala con su mano el texto grabado: “entre todos rehabilitamos Madrid”.

Un mensaje eterno, al igual que un eterno periódico que nunca acabará, que nos hace reflexionar, que nos hace pensar… que sí, ciertamente, Madrid, nuestra igualmente eterna ciudad y capital, siempre será mejor ciudad entre todos los demócratas que luchamos por ella…

Sin duda, una de mis estatuas favoritas, creo que su naturalidad y simbolismo son espectaculares y nos invitan, por qué no, a esa pequeña reflexión mientras la acompañamos con un periódico o un libro, sentado un día de diario entre semana a la hora de las cañas en alguna terraza de algún café de la Plaza de la Paja… Una estatua urbana obligatoria que siempre muestro a quién me acompañe por estos entramados medievales.

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Plaza de la Paja. La parada de metro más cercana es la Latina, a menos de 3min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: El Lector de la Plaza de la Paja.
Estatuas urbanas de Madrid: El Lector de la Plaza de la Paja.
Estatuas urbanas de Madrid: El Lector de la Plaza de la Paja.
Estatuas urbanas de Madrid: El Lector de la Plaza de la Paja.

* La Paseante de la Escuela de Arte.

La segunda en discordia, tras Julia y previa a La Joven Caminando, del siempre alternativo, cultural y fiestero Barrio de Malasaña (o Barrio de Universidad, íntimamente relacionado con hechos acontecidos durante el Levantamiento del 2 de Mayo de 1808), la podemos encontrar en la Calle La Palma, en la misma puerta de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, otra de esas estatuas urbanas e iconos reconocibles del Bario de Malasaña y de Madrid. No obstante, y aunque más desconocida que nuestra querida Julia, La Paseante ha sufrido igualmente el azote de los animalitos urbanos (aka gentuza), sufriendo habitualmente pintadas y agresiones, hasta el punto de la mutilación y la decapitación.

Ella, obra de Roberto Manzano, que simplemente “pasaba por allí”, y lleva pasando desde 1999… disfrutando de la ciudad y del barrio, paseando… o incluso bailando como se podría adivinar por su gesto despreocupado, casi insinuación, casi sensual, casi erótico al igual que su mirada, penetrante, y su atuendo… Quizás por eso, sólo quizás, llama la atención de tanto indeseable… De tanto indeseable, cobarde y gentuza que, al igual que todas sus compañeras, no se puede defender en la noche oscura y sombría de algunas calles de Madrid…

Sinceramente, lo mejor de esta estatua urbana, no es ir buscándola, sino ir caminando por la zona, quizás porque has quedado con un colega a tomar algo en uno de los múltiples bares existentes, y encontrártela de repente a tu lado, casi como un susurro, casi como un baile

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Calle La Palma 46. Las paradas de metro más cercanas son Noviciado y Tribunal, a menos de 2min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: La Paseante de la Escuela de Arte.
Estatuas urbanas de Madrid: La Paseante de la Escuela de Arte.
Estatuas urbanas de Madrid: La Paseante de la Escuela de Arte.

* Un Vecino Curioso en la Calle Almudena.

Uno de los rincones históricos de Madrid, en la esquina de la Calle Mayor con la Calle Almudena (a unos pasos de la Plaza de la Villa y de la Catedral de la Almudena o el Palacio Real), es sin embargo, uno de los rincones más desconocidos de la ciudad…

No así la estatua urbana que se encuentra situado en este rincón y que, ciertamente, sí es una de las más conocidas y fotografiadas de la ciudad, gracias al lugar donde se encuentra como indicaba.

Aquí, en esta esquina, en esta pequeña calle, se encuentran las ruinas del ábside del que fue el templo más antiguo de Madrid: la Iglesia de Santa María de la Almudena. De origen incierto, se cree que databa del s. XI y presenta una más que interesante historia que os animo a leer como patrimonio histórico y cultural de Madrid. Por desgracia, en 1868 debido a la remodelación de la Calle Mayor y Calle Bailén, fue derruida, perdiéndose con ella gran parte de la historia que albergaba… Así fue hasta 1995, cuando de nuevo diversas obras, en este caso de peatonalización, dejaron al descubierto las ruinas del ábside de la Iglesia de Santa María de la Almudena.

Obviamente, habían de ser preservadas, como así se hizo. En 1999, las ruinas se restauraron y se preservaron bajo una cristalera, para la visualización y disfrute de todos los transeúntes, pudiendo así visualizar una pequeña parte de la importantísima historia de Madrid. Igualmente, se colocó una pequeña placa y maqueta, para que todo visitante que se acerque pueda saber de qué son las ruinas y cómo era la construcción (algo que muy poquita gente hace, más allá de la foto de rigor con la estatua urbana).

Pero lo más importante aquí… es la estatua urbana de Salvador Fernández llamada “El Vecino Curioso”, y que está apoyado sobre la barandilla que protege los restos arqueológicos bajo la cristalera… no viendo obras no, sino admirando pensativo las ruinas de nuestro pasado de forma curiosa nunca mejor dicho… De hecho, nuestro vecino curioso es el auténtico centro de atención aquí, objeto de, como decía, visitas, fotos y “tocamientos” varios, más que las propias ruinas en sí.

El escultor creó la estatua para su colocación en 1999 cuando se finalizaron las obras de rehabilitación, y usó como modelo a un amigo suyo… Hombre maduro, corpulento, de facciones graves y serias… Mirando el paso del tiempo.

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Calle Almudena esquina con Calle Mayor. La parada de metro más cercana es Ópera, a menos de 3min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: Un Vecino Curioso en la Calle Almudena.
Estatuas urbanas de Madrid: Un Vecino Curioso en la Calle Almudena.
Estatuas urbanas de Madrid: Un Vecino Curioso en la Calle Almudena.
Estatuas urbanas de Madrid: Un Vecino Curioso en la Calle Almudena.

* El Lector frente a la biblioteca en la Calle de San Justo.

Un compañero extraño el que nos encontramos en pleno Madrid de los Austrias en la Calle de San Justo, frente a la Biblioteca Iván de Vargas y la Basílica Pontificia de San Miguel (siendo una obra relevante del barroco español). De hecho, esta estatua urbana de Félix Hernando, se encontraba antes en otra localización, siendo un supuesto homenaje a Carlos Cambronero (historiador y literato español) tal y como indica el texto que se encuentra entre sus manos. Sin embargo, en 1998 se trasladó a su ubicación actual como parte de la recuperación del entorno y, en concreto, de la antigua casa señorial de los Vargas, que hoy es una biblioteca.

Ciertamente me sorprendió la primera vez que, andando por esta zona histórica del centro de Madrid, muy cerquita de la Plaza Mayor y la Plaza de la Villa, me la encontré frente a mí, dándome la espalda según mi dirección… Ahí se encuentra ella, en una pose natural pero llamativa, de pie con una pierna colocada sobre el bloque de granito mientras en sus manos sostiene un periódico o revista… Sin embargo, nos resulta extraño su gesto, con la cabeza y la mirada levantada, como si algo hubiera sobresaltado su pequeña parada lectora, pero nosotros miramos y no vemos nada fuera de lo común…

Nuestro compañero, sin embargo, sigue mirando… ajeno a nuestra también mirada, curiosa e inquisitiva por saber más, y ajeno a su alrededor y a su entorno generalmente tranquilo, excepto por la gente joven que sale y entra de la biblioteca, o las múltiples bodas que se celebran en la basílica que está frente a él. No mira ni siquiera, a aquellas personas de la tercera edad que habitualmente, y una vez ha caído el sol, se sientan a su lado para entablar alguna charla ligera. Él sigue dándoles la espalda…

Extraño compañero, a la par que interesante, nuestro amigo lector.

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Calle de San Justo 5. Las paradas de metro más cercanas son Ópera, Sol, La Latina y Tirso de Molina, a menos de 5min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: El Lector frente a la biblioteca en la Calle de San Justo.
Estatuas urbanas de Madrid: El Lector frente a la biblioteca en la Calle de San Justo.
Estatuas urbanas de Madrid: El Lector frente a la biblioteca en la Calle de San Justo.
Estatuas urbanas de Madrid: El Lector frente a la biblioteca en la Calle de San Justo.

* Una Joven Caminando en la Plaza San Ildefonso.

La tercera en discordia del siempre alternativo, cultural y fiestero Barrio de Malasaña (o Barrio de Universidad, íntimamente relacionado con hechos acontecidos durante el Levantamiento del 2 de Mayo de 1808), tras Julia y La Paseante, la podemos encontrar en la Plaza de San Ildefonso desde 1996, obra de Rafael González (de hecho, parece ser que el propio autor tomó como modelo a su hija Susana).

Menos conocida que sus compañeras de barrio, aunque también sufridora del azote de los energúmenos (de forma menos importante eso sí), nos muestra a una chica joven, muy guapa, de rollete grunge/alternativa, con su mochila y una gran carpeta, en pose caminante… Va o viene de estudiar, pero se ha quedado parada en el tiempo a mitad de sus estudios, siendo así eterna en Madrid. De hecho ni se inmuta cuando cae la noche y el entorno se llena de terrazas y gente charlando… Al final, ella es una más del barrio y el entorno, con el que se confunde y pasa totalmente inadvertida.

Siempre es agradable caminar por aquí y cruzarse a esta joven igualmente caminando por el barrio :).

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Plaza de San Ildefonso. Las paradas de metro más cercanas son Chueca y Tribunal, a menos de 3min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: Una Joven Caminando en la Plaza San Ildefonso.
Estatuas urbanas de Madrid: Una Joven Caminando en la Plaza San Ildefonso.
Estatuas urbanas de Madrid: Una Joven Caminando en la Plaza San Ildefonso.

* Farolero Madrileño en Embajadores.

En la Calle Concepción Jerónima, frente a la Imprenta Municipal, en el centro de Madrid pero ya en el Barrio de Embajadores (lugar donde se encuentra el histórico, castizo, étnico y “no muy seguro” Barrio de Lavapiés), entre las Plazas de Jacinto Benavente (muy cerquita de su amigo El Barrendero) y la Plaza de Tirso de Molina, se encuentra la que es, sin duda, una de las estatuas urbanas más desconocidas de Madrid.

De hecho, ni yo mismo tenía conocimiento de tal ilustre compañero de nuestras calles, a pesar de haber pasado a su lado en, seguro, multitud de ocasiones (aunque ciertamente no es una de las calles más transitadas de la zona).

De 1999 y de Félix Hernando, nos encontramos con una estatua urbana en homenaje a un profesional y una profesión que, si bien ya no existe, fue de vital importancia para la ciudad desde el s. XVIII hasta bien entrado el s. XX. Estamos hablando del farolero… Figura de gran importancia como indicaba, en tiempos donde, sin luz eléctrica en las calles hoy iluminadas, y mezclándose en ocasiones su labor con la del sereno, debían velar por los faroles desde que eran encendidos hasta que eran apagados y, por lo tanto, por la iluminación y por la seguridad de las calles en su extensión.

Uno de esos trabajos complicados y poco reconocidos sin embargo durante la época… En Madrid, el alumbrado público comenzó a funcionar en el s. XVIII con lámparas de aceite y hasta bien entrado el s. XIX, cuando se introdujo el gas, y que no fueron sustituidas por alumbrado eléctrico hasta ya la década de los ’40 del s. XX. Hasta ese momento, en que obviamente desaparecieron los faroleros, éstos se encargaban de su mantenimiento, encendido y apagado.

Pues aquí, en esta calle de Madrid, según vamos andando, nos encontramos con su figura uniformada vestida de forma impecable (en la cual se utilizó como modelo una persona del entorno del autor), trasladándonos de forma inmediata a principios del s. XX. El farolero, ataviado para la época y perteneciente a la compañía de Gas Madrid, nos recibe de pie, quieto, parado en la acera en ademán de espera o supervisión, custodia o vigilancia de lo que, sin duda, era un farol del cual él se encargaba. En su mano lleva la “pértiga o palo” utilizado para el encendido y apagado de los faroles.

Anteriormente situado en la Plaza del Carmen, se cambió su localización por la actual… Quizás aquí se encuentre más cómodo, pero quizás más aburrido a tenor de su frío semblante y más que inexpresivo rostro. No obstante, es, sin duda, una de las estatuas urbanas más naturales que podemos encontrar en Madrid, y un gran desconocido, al igual que su extinta profesión, que bien merece la pena ser recordado y visitado.

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Calle Concepción Jerónima 15. Las paradas de metro más cercanas son La Latina y Tirso de Molina, a menos de 3min andando.

Estatuas urbanas de Madrid: Farolero Madrileño en Embajadores.
Estatuas urbanas de Madrid: Farolero Madrileño en Embajadores.
Estatuas urbanas de Madrid: Farolero Madrileño en Embajadores.
Estatuas urbanas de Madrid: Farolero Madrileño en Embajadores.

* La Colegiala de Aluche.

En el Barrio de Aluche (por el que antiguamente transcurría el Arroyo Luche, del cual el barrio tomó el nombre), y a la altura del Intercambiador de Aluche, nos encontramos con esta estatua urbana que se confunde entre la multitud que habitualmente camina por esta zona en los alrededores del intercambiador. Una zona más alejada del centro (al igual que Las Ventas con El Torero Agradecido) y del lugar donde se encuentra la mayor proporción de estatuas urbanas de Madrid, es improbable que te acerques por aquí… pero igualmente, ella te estará esperando…

Desde 1987, La Colegiala es una más en el barrio y una de las vecinas más queridas del mismo. A pesar de sus múltiples pintadas y, en ocasiones, agresiones… ella siempre va caminando, con la cabeza agachada mirando el libro que porta abierto con la mano izquierda, mientras en la derecha lleva una carpeta y cuadernos. Vestida de invierno con abrigo, botas y bufanda, y con el pelo recogido, parece siempre muy concentrada, quizás realizando ese último repaso antes de llegar a sus exámenes semestrales.

Una eterna estudiante, como la Joven Caminando, como yo y como cualquiera de nosotros debe ser; siempre con motivaciones, intereses e inquietudes, siempre estudiando y aprendiendo.

Una estatua urbana muy natural, y quizás, independientemente de la cantidad de gente con la que se cruza de forma diaria, la más desconocida de todas las aquí reseñadas. Yo, de hecho, no tenía conocimiento de la misma, hasta que un día supe de su existencia y no pude menos que acercarme a saludarla. Quizás me de suerte en mis exámenes…

Dónde está y cómo llegar: la estatua urbana se encuentra en la Avenida de Los Poblados s/n, frente al Intercambiador de Aluche. La parada de metro más cercana es Aluche, a unos segundos andando.

Estatuas urbanas de Madrid: La Colegiala de Aluche.
Estatuas urbanas de Madrid: La Colegiala de Aluche.
Estatuas urbanas de Madrid: La Colegiala de Aluche.

Información práctica y datos de interés, de las estatuas urbanas de Madrid.

En el siguiente mapa tienes indicadas las localizaciones de cada estatua urbana reseñada en el post, así ya las tienes situadas y el trabajo hecho (¿no me digas que no te lo pongo fácil?).

Este tipo de información no suele venir reseñada en las guías de viajes de Madrid, por lo que, espero, valores el trabajo que, como siempre, me ha llevado hacer el post y traerte la información a ti, de viajero para viajero ;). Y recuerda que toda la información que te muestro es real y experiencial, nunca lo olvides ;). Nada de un post cortito de consumo rápido escrito para Google con un par de párrafos y un par de fotos con información irrelevante… Esto es Viajeros al Blog, de un viajero, para un viajero ;).

Igualmente, en Secretos de Madrid y monumentamadrid, puedes encontrar más información al respecto, en este caso, referentes a las estatuas urbanas de la capital

Madrid es mi ciudad, mi capital, un increíble lugar con múltitud de posibilidades y experiencias a realizar, siendo una de ellas, en este caso, el recorrido por sus estatuas urbanas. ¡No olvides visitar las estatuas urbanas de Madrid en tu próxima visita!

¿Qué te han parecido? ¿Conoces más estatuas urbanas en Madrid? ¡Seguro que se me ha olvidado alguna! ;).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!