Home / Blogtrips-Patrocinios-Colaboraciones / Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid. ViajerosAlBlog.com

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Madrid (Comunidad de Madrid, España). Opinión y review.

Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid (06 de Octubre de 2015 al 17 de Enero de 2016).

Sí, lo sé, he de reconocer que, aunque como “pofesional” del turismo siempre me ha encantado el arte (aunque domines lo justito en según qué materias obviamente xD,), no obstante, y como bien sabéis, no soy “aficionado” al arte moderno y la gran mayoría de aquellos estilos artísticos (y pictóricos en este caso), desde el s. XIX en adelante.

Cierto es igualmente por otra parte, que Edvard Munch siempre me había causado cierto “interés”, aunque más a nivel psicológico que artístico. Es uno de esos artistas, pintores, que, al ver parte de su obra piensas: “¿!pero que cojones tiene en la cabeza?!”, y eso, ciertamente, me llama la atención sobremanera…

Conocía la obra de Munch parcialmente, sin haber ampliado más allá de sus obras más importantes y conocidas… Aspecto que, valga la redundancia, amplié al visitar Oslo (Munch, Noruega y Oslo están obviamente unidos de forma muy íntima), primero en Noruega – Dinamarca ’13 (6 días) , y segundo en Turquía – EAU – Qatar – Taiwán – Singapur – Noruega ’14 (20 días)… momento en el que, por fin (en mi primera visita a Oslo tanto la Galería Nacional de Oslo como el Museo Munch de Oslo estaban cerrados por obras), pude visitar, al menos, la Galería Nacional y disfrutar de varios cuadros de Munch, en especial su aclamado “El grito”, obra más importante y conocida del autor.

Una de las versiones de “El grito” claro, ya que no debemos olvidar, que hay 4 versiones existentes de uno de los cuadros más famosos e importantes del mundo (más una litografía). Una de los cuadros pertenece a una colección privada, otros dos se encuentran en el Museo Munch de Oslo, y el cuarto (y más famoso), se encuentra en la Galería Nacional de Oslo (pintado en 1893).

Éste es el que yo pude visitar, y es la versión más famosa y conocida por todos… Ya que, más allá de ser icono mundial y la versión más reproducida en todo tipo de objetos y merchadising variado (¡si hasta lo tenemos como emoji en el whatsapp! xD), saltó a la fama, desgraciadamente, por haber sido robado en 1994, y recuperado 8 semanas después… No obstante, otra de las versiones en el Museo Munch, también fue robada en el 2004, y recuperada dos años después…

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

Y, volviendo el objeto y objetivo, no pude menos que alegrarme cuando me enteré que, después de 30 años sin ninguna exposición en Madrid sobre la obra de Munch, el Museo Thyssén-Bornemisza en Madrid iba a acoger una importante exposición de buena parte de su obra (del 06 de Octubre de 2015 al 17 de Enero de 2016), con la importante colaboración del Museo Munch de Oslo, el cual cedía gran parte de sus obras, y la obviamente también colaboración de la Embajada de Noruega en Madrid.

Con el objetivo de visitar la exposición próximamente (y además así visitar de nuevo el siempre obligatorio Museo Thyssen-Bornemisza, el cual hacía ya más de un añito que no pisaba), tuve la suerte de recibir una invitación de VisitNorway para la presentación, en el propio Museo, del Cuaderno de Viaje. Noruega y Edvard Munch, a cargo de sus autoras (Clara Marcellán y Paloma Alarcó; jefa de conservación de Pintura Moderna en el Museo), y visitar, en “primicia” y antes de la apertura al público, la Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Todo ello contando con la presencia también de Johan Christopher Vibe (Embajador de Noruega en España) y los responsables y comisarios del Museo Thyssen-Bornemisza y la exposición en sí.

Sin su amable invitación y la gestión de mis compañeros de Madrid Travel Bloggers, este post, en parte, podría no haber existido ;).

Y… ¡no!, reseñar que ninguna de las versiones indicadas anteriormente de “El grito” se encuentra en la presente exposición, pero sí se encuentra el citado grabado o litografía. Hecho que en ningún caso, faltaría más, debe “echar para atrás” a ningún amante del arte, ya que la exposición en todo caso es excelente y una de las mejores muestras de Munch que podemos encontrar en el mundo y, además, en España y en Madrid ;).

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

* ¿Y quién es Edvard Munch, y el simbolismo?

“Un hombre de existencia atormentada que se dedicaba a diseccionar almas”.

Simbolista, considerado en gran parte precursor del expresionismo y del posterior modernismo, Edvard Munch vivió 81 años (1863-1944) y fue testigo de dos guerras mundiales, algo que sin duda también le marcó como persona y como artista. No obstante, su infancia fue difícil y complicada, ya que su hermana y su madre murieron de tuberculosis siendo él un niño, al que se sumó la muerte de un padre con diversas obsesiones religiosas.

Todo ello forjó una personalidad complicada y compleja, atormentada, conflictiva… Una personalidad que no obstante era la base de su genio sin duda.

Abandonó pronto sus estudios de ingeniería para dedicarse de forma íntegra a su carrera artística, especialmente tras vender en 1881 dos cuadros y pintar su primer retrato. En 1885 realizó numerosos viajes a París, centro artístico de la época, donde conoció obras, artistas y movimientos, siendo influenciado por el impresionismo y derivados ya reflejado en sus obras futuras.

Su evolución como pintor simbolista, pero con importantes influencias impresionistas, creó un estilo propio, personal y muy marcado y característico, estilo que fue aplaudido y elogiado en su primera exposición individual en Oslo con 110 de sus cuadros.

Desde 1890, su estilo y su obra continuó evolucionando, reflejando en gran parte su infancia en la misma, realizando nuevas exposiciones, innovando técnicamente, y creando durante los próximos años algunas de sus obras más importantes, como “El grito”; sin duda una de sus más importantes obras, y su obra más conocida y famosa.

Comenzando el nuevo siglo, su estilo evolucionó notablemente como así refleja la serie de “El Friso de la Vida” y un mayor interés por la obra de estudio, retratos y paisajística… Momento este en que, a pesar de ser ya reconocido mundialmente, fue cuando comenzó a alcanzar plenamente su éxito como artista.

Tras años, y décadas, de exposiciones, éxito, y diversos problemas de salud como crisis nerviosas y alcoholismo, en 1930 se vio “obligado” a detener su trabajo debido a un problema ocular que le hacía casi imposible continuar pintando. Problemas, no de salud en este caso, que se fueron agravando con el régimen Nazi, primero tras serle confiscado diversos cuadros expuestos en Alemania en 1937 (lo consideraban “arte degenerado”), y segundo tras serle retirado diversos cuadros expuestos en Noruega tras a invasión del país por la Alemania Nazi en 1940.

Sin embargo, y antes de su fallecimiento, tuvo todavía momentos de gran reconocimiento, con homenajes y exposiciones, destacando las realizadas en Estados Unidos en 1942.

Murió en 1944 en Oslo… solo, tal y como había vivido y tal y como había querido vivir, legando toda su colección a la ciudad de Oslo.

Edvard Munch fue un pionero, un pionero que cruzó barreras, siempre situándose entre “la existencia y la no existencia”. Como buen diseccionador de almas, las obsesiones existenciales de su mente atormentada (y “enferma”, literalmente, a tenor de sus problemas nerviosos y el alcoholismo), discurrían por el amor, el odio, la muerte, las emociones, la angustia, la soledad, el erotismo, la religión, la angustia, la melancolía… la perturbación.

Simbolismo de origen como indicaba, su pintura evolucionó a lo largo del s. XX con la influencia  de nuevas tendencias y movimientos, siempre con esa mezcla de tradición y experimentación e innovación. Formas sinuosas pero planas, la expresividad del cuerpo hasta la deformación, la simbología clara del color (colores fuertes, difuminación del mismo, etc)… son características de su pintura… Pero siempre, siempre, con el existencialismo, el tormento, el interés por el irracional y lo subjetivo… y la perturbación, la misma perturbación que sienten muchas personas al admirar, que no mirar, sus cuadros.

Sin embargo, el simbolismo como estilo artístico, y más allá de Munch, tenía unas características muy concretas…

De carácter simbólico (obviamente) e intelectual, encuadrado en “esferas oficiales” en muchos casos, el pintor o artista simbolista deseaba “escapar” de los estereotipos y fórmulas académicas anteriormente establecidas. Utilizando así diversos temas, como la vida, el amor, el sexo, la espiritualidad o la muerte, y llevándolos a su máxima expresión artística. Se quería trascender, expresar aquello que hay “más allá”; superar lo convencional del realismo que vemos “a simple vista”.

En 1848, se funda en Londres una “hermandad” de varios artistas, que comparten la misma visión existencial del arte, y la aversión de esos citados estereotipos, inspirándose en, entre otros, el Renacimiento y esa visión “romántica” de la trascendencia y el existencialismo… pero sí, “elevado a la máxima potencia”.

Sin embargo, el simbolismo como movimiento artístico “afectando” a todas las artes, tuvo una evolución dispar y diversa a lo largo del s. XX, aunque ya en la década de 1880, era un movimiento plenamente consolidado que había atraído a una generación de artistas cansados de ese realismo ya citado.

* Cuaderno de viaje. Noruega y Edvard Munch.

Y, antes de entrar en materia en la exposición en sí, volvamos a la otra cara del evento como tal, de la presentación, y de la Exposición Edvard Munch: Arquetipos.

El Cuaderno de viaje. Noruega y Edvard Munch, escrito por Paloma Alarcó y Clara Marcellán, con fotografías de Gisela Fernández-Pretel, nos realiza una cronología de la vida del artista a través de su vida y sus pasos por Noruega, y esos lugares que quedaron reflejados en muchos de sus cuadros.

Un cuaderno de viaje en toda regla, articulado alrededor de la figura de Munch, que nos ofrece historia, arte y turismo. Escrito de forma muy cercana y muy personal, es sin duda un proyecto muy íntimo nacido desde la pasión por un pintor, su vida y obra, y por un destino, que es Noruega.

Un país visualmente impresionante, con una naturaleza que desborda las emociones modelada por las importantes diferencias paisajísticas a lo largo del año. Un entorno, unos exteriores presentes de forma constante en las obras de Munch, utilizados para reflejar las relaciones y los comportamientos humanos en toda su complejidad como ya indiqué: melancolía, tristeza, amor, soledad, angustia, introspección… Todo ello lo trasladaba de esos impresionantes, y reales, exteriores… a la citada soledad e introspección más intimista en sus retratos y autorretratos.

Entornos reales, personas reales… emociones, sentimientos y comportamientos reales… reconvertidos por su cabeza en un manojo expresionista y plasmados por su pincel…

Todo igualmente plasmado con preciosas palabras y deliciosas fotografías en este cuaderno de viaje, en el que nos adentramos en una aventura, como aquellos antiguos exploradores, tras los pasos de una línea algo difuminada… Una aventura donde las autoras nos llevan desde Kristiania (Oslo desde 1924), sus alrededores y su fiordo, hasta Jeloya, pasando por Asgardstrand, Kragero, Moss y Hvitsten… tocando todos los lugares que tienen relación con Munch de alguna u otra forma (en especial destacando esos puntos en concreto, esos exteriores, que aparecen reflejados en sus cuadros), y mucho más allá, tocando todos aquellos lugares con igualmente interés para el turista y el viajero.

Sin ser apasionado de Munch… Cuaderno de Viaje. Noruega y Edvard Munch me ha sorprendido gratamente y es, sin duda, una gran muestra para acercarnos a todos un poquito más al arte; a un autor en gran parte desconocido fuera de “El grito” como es Munch, y al turismo; en un destino en gran parte desconocido fuera de Oslo y los fiordos como es Noruega

Arte y turismo unidos, como de hecho así es y así debe siempre ser, ¿qué más se puede pedir?

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

* Edvard Munch: Arquetipos.

Como indiqué anteriormente, la presente exposición es la primera exposición del pintor noruego en Madrid desde 1984, que ya ha llovido. La muestra reune una selección de 80 obras, de las cuales 42 han sido prestadas por el Museo Munch de Oslo en una importantísima colaboración, selección dividida en diferentes secciones configuradas alrededor de diferentes arquetipos existenciales y combinando obras de toda su carrera artística.Y no (¡de nuevo! xD), en la exposición no está ninguna de las versiones de “El grito” xD, más allá de los grabados presentes, pero sí gran parte de su obra y sus cuadros más famosos. Munch es mucho más que “El grito”, y así se quiere demostrar en la presente exposición, liberándonos de “convencionalismos, tópicos y etiquetas”, para mostrar ese otro Munch… conocido, pero igualmente desconocido para el gran público.

Así pues y como indicaba; Edvard Munch: Arquetipos, nos lleva a un profundo recorrido emocional por diferentes obsesiones existenciales y estados anímicos, desarrollados mediante la figura humana en distintos lugares y escenarios.

Así por ejemplo, navegamos por…

– Pánico:

Pánico… uno de los tormentos existenciales de Munch y uno de los “centros arquetípicos” de su obra… Como ya indiqué, cierto es que sus obras, en concreto las catalogadas en este caso como “pánico”, reflejan cierta perturbación en todo aquel que las admira. Obras que reflejan experiencias traumáticas, angustia y soledad, especialmente en esos entornos urbanos rodeados por la masa aborregada; entorno de estrés y saturación.De aquí, salieron obras como “Ansiedad”, “Pánico” o, la conocida por todos; “El grito”.

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

– Mujer:

La mujer, símbolo por excelencia y uno de los símbolos pictóricos más importantes de Munch, es mostrada según dos arquetipos bien definidos que suelen aparecer en ocasiones al mismo tiempo en sus obras; son la “mujer frágil” (jóvenes, de blanco, delicada, casta, frágil…), y la “mujer fatal” (madura, seductora, sexual, fatal…).Tales características las podemos ver como ejemplo representadas en la obra “Mujer”, con esa evolución cambiante de la misma a nivel físico y psicológico.

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

– Melodrama:

Curiosos e interesantes escenarios nos muestra Munch… Temas ya tratados por el autor como el amor, la ansiedad, el pánico o el dolor… son expuestos en entornos y escenarios más cerrados, más limitados… al mismo tiempo que más distorsionados y más “expresionistas”.Como ejemplo, tenemos a la “Mujer llorando”, saliendo un poco del tipo de mujer fatal o incluso dominante y sexual, por una mujer expuesta, incluso débil, y lamentándose.

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

– Muerte:

Por mucho que la vida nos intente preparar para la muerte, es algo totalmente imposible (a no ser que alcances la iluminación ;)), y el miedo aterrador del ser humano a la muerte, racional o irracional de lo que supone un paso más, sigue presente, tal y como captó Munch. Figuras y texturas más definidas; más materiales, pero que se envuelven y se difuminan con su entorno al mismo tiempo, como presas del irremediable final que nos espera…Aquí destacan obras como “La niña enferma”, cuadro del que realizó seis versiones, y varios grabados.

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

– Melancolía:

Reflejada de forma continua y muy intensa en gran parte de su obra, la melancolía es sin duda una de esas emociones más “profundas” que Munch abordó de forma reiterada, siempre, y a pesar del entorno “relajado”, con un toque de tensión en el ambiente recreado, generalmente gracias a las actitudes y posiciones del cuerpo, y a los distintos entornos y “dimensiones” de las obras en cuestión.Aspectos psicológicos y compositivos, reflejados claramente en “Melancolía”, y sus diferentes versiones.

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

– Amor:

Compleja es la visión del amor por parte de Munch, llevándonos al lado “oscuro” de las relaciones amorosas, donde se aprecia el dolor, la tensión, la depedencia, el cómo la mujer atrapa al hombre física y psicológicamente…Destacan la serie de obras dedicadas a “El beso” (donde se refleja una cada vez mayor abstracción de la propia imagen), y las llamativas “Mujer vampiro” (con parejas abrazadas mostrando ese “atrape físico y psicológico” previo al mordisco mortal y final).

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

– Nocturnos:

En las escenas ambientadas en aquellas más “luminosas” noches de Noruega, Munch simplifica las formas y juega con los contraluces para reseñar más el contenido psicológico.Destacan bajo este sentido, las obras “Noche estrellada”, “La tormenta” o “La casa roja en la nieve”.

Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

Por cierto, si quieres más información de la exposición, y con análisis de algunos cuadros representativos, puedes echar un vistazo por aquí. En fin… Tras llegar puntualmente al Museo Thyssen-Bornemisza para el evento, pasamos a la sala de conferencias y presentaciones del Museo, donde, tras la bienvenida del Embajador de Noruega, pasamos a la presentación del Cuaderno de Viajes por parte de las autoras, introduciéndonos en Noruega y en Munch, como preludio al, a continuación, recorrido en exclusiva por la interesante exposición.

La velada finalizó con unas amenas charlas con el personal de la organización, VisitNorway y algunos compañeros de Madrid Travel Bloggers como Los Viajes de Wircky, La Cosmpolilla, El Hombre que Viaja, Diabarama, Mundo Turístico, Los viajes de Ali, Objetivo Viajar, y Vagamundos… y siempre, como es obvio y no podía ser de otra forma, regadas con unas cervecitas ;).

Foto de Carlos Olmo de Vagamundos. Exposición Edvard Munch: Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid.

¡Una gran exposición, de un gran artista, que no os debéis perder! Tanto si eres de Madrid como si estás de paso, ya tienes otro plan para añadir a tu agenda ;).

Información práctica y datos de interés, de Edvard Munch: Arquetipos, en el Museo Thyssen-Bornemisza, en Madrid.

Dónde está y cómo llegar: el Museo Thyssen-Bornemisza se encuentra situado en el Paseo del Prado 8, .
Horario: Lunes a Domingo 10:00 – 19:300. Sábado 10:00 – 21:00.
Precio: 11€ (tarifas reducidas para distintos colectivos).
Duración de la visita: 1h aprox.
Teléfono: +34902760511.
Informaciónhttp://www.museothyssen.org/microsites/exposiciones/2015/Munch/index.html.

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!