Home / Asia / Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Japón (Nagoya, Takayama).

CRÓNICA: Día 9 – 28.03.08: Japón (Nagoya, Takayama). Un día largo (y con la rodilla tocada) que comenzaba a las 5 de la mañana dejando Osaka y llegando a la moderna y olvidada Nagoya. Todavía la Torre de Telecomunicaciones se encontraba cerrada, así que nos dimos una vuelta por el precioso y tranquilo Central Park y su Paseo de las Estrellas. Tras ello, visita al Castillo de Nagoya y su recinto, de 1525, arrasado en la II Guerra Mundial y reconstruido en 1959. A continuación tocó ir hasta el Santuario Atsuta, del s. II: uno de los mas importantes santuarios de Nagoya, donde se guarda la espada; uno de los “Tres Tesoros del Emperador”. Vuelta a la estación y tren hasta una Takayama que nos recibe muy fría… Tras realizar el checkin en nuestro alojamiento y tener varios problemas con la pésima y lamentable atención recibida para adquirir billetes de bus para el día siguiente a Shirakawago, comienza nuestra visita por esta agradable y montañosa ciudad que se puede recorrer a pie y que presenta un casco histórico muy bien conservado del Periodo Edo, al igual que es uno de los mejores lugares de Japón para beber sake. Tras recorrer el tradicional y perfectamente conservado barrio de Sanmachi Suji, pasamos por el Santuario Takayama Jinya de 1615 y damos un breve paseo por Higashiyama; el barrio de los templos para, ya de noche y con mucho frío, volver a nuestro alojamiento cruzando el Puente Nakabashi y el Río Miyagama y pasando por el Templo Kokubunji… no sin antes comprar la cena en un 24h para cenar con otros huéspedes en nuestro alojamiento compartiendo charlas y bebiendo sake.

Ufff, mortal… ya comenté que el día anterior y hoy, iban a ser los mas cañeros de todo el viaje (en principio), por todo lo que teníamos que hacer y lo poco que íbamos a dormir, mas el cansancio acumulado de los días que ya llevábamos claro xD. He de decir que yo llevaba un par de días con la rodilla tocada; con dolor vamos… No sé, nunca me había pasado (aunque me haya metido megapalizas, o ni haciendo senderismo o deporte vario), pero el caso es que tenía un dolor muy importante en un tendón lateral derecho de la rodilla derecha, que me estaba empezando a joder bastante, especialmente al subir/bajar escaleras o al correr, que casi ni podía :S. Bueno, esto era por mi parte xD, Morche y Luis también tenían algo de lo suyo jajaja, comenzaban a notarse los efectos de las palizas supongo, aunque todavía no había bajas en el grupo ni nada nos iba a interferir para seguir nuestro planning xD.

En fin, volviendo al tema… a las 5 de la mañana en pie, terminamos de recoger todas las cosas, hicimos el checkout y corriendo con las maletas para la estación, ¡que íbamos justitos y perdíamos el tren! En ShinOsaka cogimos algo para desayunar en una 24h y nada, a coger el Hikari para Nagoya… lugar al que llegamos a las 7:15 :). Nada más llegar, lo primero de todo era buscar unos coin lockers para dejar el equipaje, algo que nos costó encontrar sobremanera, ya pensábamos que, o no había o nos íbamos a encontrar con todas las taquillas llenas y la jodíamos pero bien xD. En fin, no pasó a mayores y encontramos unos lockers donde poder dejar nuestro equipaje… así que dejamos las maletas y dimos una vuelta por los alrededores de la estación.

Lo primero que vimos eran los cerezos en flor; sakura, y es que hasta el momento apenas habíamos visto, parece que por aquí más al norte la primavera sí había llegado jeje. Tras ello, cogimos el metro y nos dirigimos a la Estación de Sakae para ver la Torre de Telecomunicaciones… Salimos a la avenida principal y al girar la vista, allí al fondo, vimos la torre… Se supone que aquí al ladito de donde nos encontrábamos, estaba el Mandarake de Nagoya y el Pokemon Center… el segundo no lo encontramos, y el primero estaba cerrado aún, al igual que estaba cerrada la propia torre cuando llegamos y como nos hizo ver el guardia de seguridad que había en la entrada :(. Y es que todavía era muy prontito… y no llevábamos controlados los horarios la verdad.

Nos jodió no obstante, ya que habíamos venido hasta aquí, pues queríamos subir obviamente, aunque la torre no es nada del otro mundo la verdad… no es un obligatorio vamos… Pero en fin, es lo que hay… así decidimos dar una vuelta por el parque central de la avenida (el Central Park, literalmente); un paseo agradable al cual se accede por un puente estrecho suspendido… parque donde no había ni un alma. Y andando llegamos a un pequeño parque zen dentro del propio parque… con sus rocas colocadas de forma estratégica, sus arbolitos perfectamente podados, sus pequeños laguitos, sus flores….¡¡¡y un paseo de las estrellas!!! Resulta que Nagoya es una ciudad hermanada con Los Angeles, tal y como así lo indicaba en una placa y en un mapita que aquí se encontraba… Y aquí, en el paseo de las estrellas, vimos una estrella dedicada a Julio Iglesias y otra, por ejemplo, dedicada al ya fallecido actor Charles Bronson donde, por supuesto, me saqué una foto. La verdad es que, como ya he dicho, no había absolutamente nadie por los alrededores al ser tan prontito… pero este parque y donde estábamos ahora en concreto, tenía pinta de ser un remanso de paz, alejado del bullicio a pesar de que encontrarse en una de las arterias principales de Nagoya. Realmente merece la pena darse una vueltecita por aquí ;).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

En fin, continuamos nuestro camino hasta la parada de metro (por cierto, muy curiosa; con una amplia y gran entrada y cuyo techo está realizado de forma tradicional japonesa a nivel arquitectónico con sus tejas y demás), y nos fuimos al Castillo de Nagoya, aunque desde la parada más cercana teníamos que andar casi 15min (hasta el castillo en si, hasta el complejo 5min)… El Castillo que nos encontramos hoy en día es una reconstrucción, ya que fue destruido por los bombardeos en la II Guerra Mundial… por lo que desgraciadamente su valor histórico y arquitectónico se perdió… pero aún así decidimos entrar, ya que habían abierto hace nada y apenas había gente. Construido alrededor de 1525, fue un importante castillo durante el Periodo Edo y la Era Meiji, su exterior, pese a ser una reconstrucción, es bastante interesante, el interior es donde pierde la gracia… ya que parece que estás un museo recién inaugurado xD (y eso que fue reconstruido ya en 1959)… todo nuevo, escaleras centrales, ascensores, vitrinas en todos lados, bancos para sentarse, etc…

No obstante, el patrimonio que almacena su interior, como diversos objetos y armas, es ciertamente relevante. Aparte, como no: sus jardines, las torres defensivas y las puertas de papel de arroz pintadas y decoradas en las salas con suelo de tatami… son igualmente son muy recomendables a visitar. La verdad es que el complejo en sí es grande, y merece la pena recorrerlo tranquilamente, no solo “entrar y salir del castillo”, sino darse una vueltecilla por todo el recinto ;). Ademas, te puedes sacar unas fotitos en el “pez gigante dorado” xDDD.

Continuamos el camino… Nuestra siguiente parada era el Santuario Atsuta; el mas importante de Nagoya, ciudad que, a pesar de ser un símbolo de modernidad en Japón, también presenta ciertos lugares importantes a nivel histórico y cultural. En este santuario sintoísta se guarda uno de los “Tres Tesoros del Emperador”: la espada (los otros dos son un espejo y una joya) al igual que, por ejemplo; más de 4.000 reliquias. Fue construido en el s. II y reconstruido posteriormente en 1935 y, ciertamente, merece muy mucho la pena acercarse hasta aquí para visitarlo… El metro te deja un poquito apartado, pero sigues el camino todo recto bordeando un parque y encuentras la entrada sin mayor inconveniente. Ya había bastante más movimiento de gente en la zona jeje, aunque de todas formas no estuvimos mucho tiempo aquí, en el santuario, y es que a pesar de la importancia del mismo y que merece la pena visitarlo como indicaba, muchas zonas están cerradas o restringidas (la espada tampoco la puedes ver claro), y no es muy grande en tamaño y extensión, así que la visita al santuario se terminó pronto. No obstante… ya tocaba volver…

En 4 horas en Nagoya no te da tiempo a visitar mucho más y lógicamente nos quedaron infinidad de cosas por visitar en una ciudad que bien merece un día completo, como por ejemplo el Museo del Pachinko (se invento aquí en Nagoya), el Templo Osu Kannon y, especialmente, el Templo Togan. Éste ultimo concretamente lo quería visitar concretamente por la simbología hinduísta que presenta en una estatua de Buda rodeada de elefantes y ciertos elementos decorativos… aparte, parece ser, que en el mismo hay una colección de esculturas de falos (o penes vamos xD), de todo tamaño y procedencia, curioso cuento menos jeje. En fin, poquito tiempo, pero que al menos fue aprovechado al máximo, y es que a pesar de que Nagoya es un gran olvidado en toda ruta en Japón, creo que tiene potencial y bastantes cositas que ofrecer… quedará para otra ocasión.

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

En fin, vuelta a la Estación de JR de Nagoya, con los tickets para el tren en mano que ya los habiímos comprado por la mañana al llegar. Cogimos nuestro equipaje de los coin lockers, algo para comer y beber durante el trayecto en el 24 de turno, buscamos nuestro tren y andén en los paneles informativos y para allá que fuimos, justitos como siempre jeje. Y así, casi dos horas y media después llegamos a Takayama… el viaje no se había hecho excesivamente largo, aunque sí cansado, pero bueno, ya se sabe; intentando sobar, comiendo algo, jugando a la PSP o al móvil, viendo el paisaje pasar, etc…

¡Joder, qué frío!, se nota que estábamos en zona montañosa jeje, de hecho nada más salir de la estación comenzó a llover agua-nieve… ideal para espabilarnos del empanamiento que llevábamos xD. Y turistas… aquí sí que había turistas jeje, estaba todo petadísimo de peña, prácticamente todos occidentales y muuuchos montañeros. Bueno, mapa en mano nos encaminamos a nuestro alojamiento: al Rickshaw Inn (totalmente recomendado). Entramos, nos quitamos las zapatillas, e hicimos el checkin, hablando un ratillo con la chica de recepción… muy simpática y muy maja ella, se notaba que estaba habituada a turistas gaijines xD.

En el tablón que hay al lado del mostrador tenían colgados muchos mensajes, algunos en español, siendo uno de ellos de una web española que, lamentablemente, no recuerdo… Subimos a la habitación, dejamos el equipaje, cogimos la mochila y nos dispusimos a comenzar la visita por Takayama… Lo primero de todo era ir a comprar los billetes para el bus de mañana a Shirakawago, pero había hambre y una cola que no queríamos esperar xD, así que primero fuimos a comer un buen ramen en un sitio cercano, y después a por los billetes.

Bueno, las taquillas de los buses a Shirakawago están situadas al lado de la Estación de Takayama, segín sales a la izquierda. Ufff, había más gente que antes, todos turistas… En fin, después de unos minutos (por suerte iba rápido), nos tocó por fin… Le explicamos a la chica lo que queríamos y bueno… parece ser que los horarios de mañana para ir a Shirakawago estaban casi todos completos, así que íbamos a tener que salir más tarde y hacerlo todo más rápido :S. A todo esto, la bastarda que nos atendió (si, porque no tiene otro nombre como veréis a continuación), se comportaba de forma muy borde, muy seca y muy despectiva con nosotros… Y para mas gracia… nos dice que no hay buses para la vuelta, ¿¡¿¡pero cómo va a haber plazas para la ida y no para la vuelta?!?!, se puede entender que haya gente allí que luego vuelva a Takayama, pero joder, en los últimos buses. Pues nada, que no había plazas, así que indicamos que lo íbamos a pensar, y mientras que pasara la gente que había detrás esperando. Bueno, a los 3 min volvimos a hablar con ella… y nos miraba con mala cara, como si la molestáramos, super borde… En fin, intente no calentarme… era evidente que no le gustaba nuestra cara por el hecho de ser extranjeros… Preguntamos que cuáles eran las otras posibilidades… nos dijo que solo en taxi, coger un taxi allí entre los 3 para volver y que, según ella, por allí hay “varios taxis”, así que no tendríamos problema… eso sí, nos saldría por una pasta que flipas, no era una opción… En fin, ya no sabíamos qué hacer, puesto que veíamos que ir a Shirakawago se volvía imposible (y básicamente habíamos venido hasta aquí por ello), y encima teniendo que hablar con la zorra esta… en todos los sitios cuecen habas…

En fin… decidimos ir a preguntar en el punto de informacion turística que hay frente a la estacion. Allí nos atendió un señor súper amable, se dejaba la vida para intentar explicarse en inglés (ponía mazo de énfasis diciendo las cosas y vocalizando para que las entendiéramos, y te explicaba todo como si le fuera la vida en ello, increíble jeje, nada que ver con la otra asquerosa). Le comentamos nuestro problema… y se sorprendió cuando le dijimos que no había buses para volver y que debíamos hacerlo en taxi, le preguntamos si era posible reservarlo aqui o algo, por si acaso (el taxi)… Según nos indicó, el tema de los taxis para la vuelta estaba complicado (parece que eso de que había “varios taxis” alli no estaba muy claro… vamos, que nos podíamos quedar tirados), y el colega se puso a mirar mapas, horarios… así 15min… Nos buscó todos los horarios y combinaciones posibles para ir o/y volver con otros buses y en tren, increíble jeje. Si hubiéramos tenido otro día o más tiempo, todavía nos podíamos haber podido plantear alguna de esas rutas que nos indicaba, pero es que eran “imposibles”, ya que teníamos que hacer tropecientos transbordos y tardábamos un huevo y parte del otro jeje. Pero él se lo curró, y agradecimos enormemente su ayuda :D.

En fin… decidimos volver a hablar con la tía de los buses… con un par, íbamos a coger solo el de ida y para volver ya nos las apañaríamos. Algo muy arriesgado, no solo por el hecho de poder quedarse tirado, sino porque mañana al volver de Shirakawago cogíamos el tren para ir a Tokio y teníamos la reserva… En fin, de perdidos al río jeje. Y ahí estaba de nuevo la payasa, cuando nos vio que volvimos por tercera vez ya sí que nos puso mala cara (más todavía), así que le puse yo mala cara y hable de forma borde y directa… ¡pues no te jode, si te pones chula pues yo más y me cago en tus muertos, con un madrileño te vas a poner tú chula sí! En fin, cogimos los billetes y nos fuimos, bastante mosqueados, no ya por la lamentable atención, sino por no saber que nos esperaría mañana…

Ahora sí, por fin, tocaba visitar Takayama. Es una ciudad grandecita de más de 100.000 habitantes, que fue en parte resultado de la unión en 2005 de varias poblaciones que ya se habían unido por expansión, y es un importante centro turístico debido a la región montañosa en la que se encuentra, y su importante patrimonio y casco antiguo del Periodo Edo. Además, es una agradable ciudad que se puede visitar a pie sin ningún problema :D.

Al menos ahora no llovía, pero joder qué frío… no íbamos lo suficientemente abrigados en cuanto a ropa traída en este viaje para este día jeje, es lo que hay… En fin, al estar Takayama relativamente aislado a nivel histórico por su abrupto terreno, se ha mantenido un centro histórico casi intacto del periodo Edo como indicaba (auténtica atracción de la ciudad), y dicen que la pureza de su agua es la mejor para la destilación del sake (y vaya sake jeje, cojonudo, doy fe).

Todo esto, sus principales atractivos, se aglutinan en el barrio de Sanmachi Suji, que consta, más o menos, de unas 4 calles paralelas al Río Miyagawa y otras 4 perpendiculares, siendo la principal la calle Sannomachi. La zona es una pasada y está perfectamente preservada… Hay calles amplias, hay calles más estrechitas (pero todas muy oscuras apenas iluminadas) por donde no cabe un coche… Y bordeadas por preciosas y perfectamente conservadas casitas de madera del Periodo Edo en las que hoy en día encontramos destilerías o fabricas de sake, tiendas, restaurantes, museos, etc… Las tiendas estaban todas llenas, pero por las calles mucha gente no se veía la verdad jeje. De los varios museos existentes no íbamos a entrar en ninguno por tiempo, pero sí en varias casas tradicionales (como la Casa Yoshijima y la Casa Kusakabe), donde por un módico precio podías visitarlas y ver cómo vivían en el Periodo Edo… Ya, un poco más al sur tenemos el Santuario Takayama Jinya; construido en 1615 y que fue sede del Gobierno Provincial.

El sol estaba bajando, y esta ciudad “muere” pronto, amén del frío que hacía… Así que decidimos seguir con nuestro camino mapa en mano… íbamos sin rumbo definido, perdiéndonos por las callejuelas jeje, siguiendo al oeste a la zona de Higashiyama; el barrio de los templos, y el Parque Shiroyama, con un camino y paseo de 3,5km en el que pasamos por 5 santuarios y 13 templos en un entorno totalmente rural, religioso y filosófico… tradición en estado puro.

Por desgracia, no íbamos a poder hacer la ruta completa, no por falta de ganas, sino por falta de tiempo :(, aparte que ya estarían prácticamente todos, sino todos, cerrados… No obstante, sí recorrimos y dimos una vuelta por los primeros que te encuentras en el camino… Pero tocaba volver, de noche, todo a oscuras y el frío nos estaba helando… Ahora comenzamos a bajar igual, sin rumbo fijo dando un paseo por el pueblo sin más, aunque rapidito xD. Vimos varias tiendas de deporte y montañismo, entramos en una de ellas a ver productos y precios y, ya de paso, me compré una rodillera de compresión, baratita pero suficiente para que me hiciera presión y me molestara menos mi maltrecha rodilla derecha :S.

Seguimos andando y nos encontramos el pequeño Río Enakogawa (bueno, más bien un pequeño riachuelo, aunque con bonitos puentecitos xD), el cual seguimos hasta que llegamos al Río Miyagawa: el principal que atraviesa la ciudad y que ya habíamos cruzado anteriormente… Ya era totalmente de noche, y la temperatura había bajado aún más, y a ratos chispeaba, así que estábamos bien xD. Cruzamos el Río por el rojizo y precioso Puente Nakabashi, donde en una de cuyas entradas había un torii bastante tocho de piedra y nos entretuvimos un ratillo bajando a la ribera del río y sacando varias fotitos… Pues nada, seguimos bajando hasta llegar a la altura de nuestro alojamiento, donde muy cerquita, había una pequeña pagoda que habíamos visto al llegar, no sabíamos exactamente qué era, ya que no había ningún templo ni nada reseñado. Aparte, tampoco podíamos ver nada, solo la silueta a oscuras de la pagoda, ya de noche completamente… ¡Hasta que caímos que era el Templo Kokubunji!, del s. VIII y uno de los más importantes y antiguos de la ciudad, en cuyo patio hay un árbol de más de 1.200 años, ¡flipas! Por desgracia, el recinto estaba ya cerrado y era prácticamente imposible ver nada al estar todo a oscuras como indicaba… lástima que se nos pasara al llegar :(.

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Fuimos bajando por la calle Kokubunji y luego por Hirokoji… digamos las dos calles principales que salen desde la Estación de Takayama, comprobando como ya estaba casi todo cerrado, aunque todavía quedaban algunas tiendas abiertas para entretenernos un poquillo, especialmente una de artesanía tradicional de madera a mano, donde había algunas figuras increíbles, nos hubiéramos llevado varias cositas, pero los precios como que no eran aptos.

Decidimos pasar por la convenience store que habíamos fichado cerca de la estación haciendo esquina (era como un pequeño supermercado más que un conbini), y comprar la cena aquí para llevarnos al alojamiento… Aquí todo cierra prontito, y ya no se veían muchos, por no decir ningún, turista por la calle (¿dónde estaban todos los que habíamos visto al llegar?, ¡¡¡había cientos!!!), además queríamos gastar poquito jeje, así que lo mejor era cena de conbini y para el Rickshaw Inn, ya que tiene cocina y demás, pues había que aprovecharla jeje. Aunque claro, eso suponía que, por desgracia, no íbamos a probar la afamada y seguro que deliciosa ternera de Hida… pero en fin, no se puede tener todo… y total, ya estaba todo cerrado :S.

Llegamos a nuestra “posada”, dejamos las cosas en el frigorífico (incluido las cervezas, el sake y el whisky que habíamos comprado claro jeje, éste último para Morche y Luis, yo soy de birra… y de sake xD) y fuimos para la habitación. Nos duchamos, nos pusimos cómodos y calentitos, un ratillo con Internet y nos fuimos a la cocina… Nos calentamos las historias en el microondas y nos fuimos a la mesa común del salón (ramen, sushi, katsudon, etc, habíamos comprado un poquito de todo en plan capricho jeje, ya que no íbamos a probar la carne de Hida…).

En la mesa con nosotros se encontraban ya sentadas una señora mayor y una chica joven, hablando en inglés entre ellas, y mas allá en el sofá viendo la tv había dos señores de unos 70-75 años. La conversación durante la cena era inevitable obviamente jeje, y yo encantando como siempre de conocer gente nueva y hablar un poquito de inglés, aunque fueron las chicas las que nos hablaron primero, en concreto la señora mayor al escucharnos hablar en español. Resulta que había estado en España con su marido de vacaciones (uno de los señores que nombre antes, que al poco se vino a la mesa con nosotros, también había estado, obvio, era su marido xD), y nos estuvo contando acerca de su viaje en nuestro país. La otra chica por su parte era australiana, muy maja, estaba viviendo en Tokio como profesora de inglés.

Nosotros por nuestra parte les hablamos de España, de Madrid, de nuestro viaje en Japón… esas cositas. Fue una cena muy amena sinceramente, de las mejores que recuerdo durante mis viajes :). Al rato… la chica australiana se fue a dormir, y con nosotros se quedaron la pareja. Nos terminamos las birras y empezamos con el sake… Y es que como ya indiqué, Takayama es uno de los mejores lugares de Japón para beber sake gracias a la calidad de su agua y el importante número de fábricas que lo producen. Ternera de Hida no, pero Sake de Takayama sí que íbamos a probar, aunque no tuviéramos muy claro qué tipo de sake y qué calidad habíamos comprado antes xD.

Sí, la pareja flipaba con la cantidad de alcohol que bebíamos los españoles jeje, se acordaban que cuando estaban en España, pedían en algunos sitios para comer con el menú el “vino de la casa” (pensando que sería una copita o un vasito) y les ponían una jarra más que grande xD, y claro, después de comer ya iban tostadillos y… “a dormir la siesta”, literalmente dicho por ellos xDDD. Decían que en Madrid siempre había fiesta y gente en las calles todos los días (nuestra fama ya sabéis), pero igualmente les encantaba nuestra oferta cultural e histórica, y que éramos abiertos de mente (y no como en otros lugares de España, ya sabéis…).

¡Qué conversación más amena y qué gente más agradable! Le ofrecimos un chupito de sake al marido (que aunque tenía su edad, se le veía con marcha y de espíritu joven jeje), el cual aceptó encantado, nos lo tomamos con un “kanpai” como es obvio, brindando por todos nosotros :D. Le ofrecimos otro después… y al tercero ya nos dijo que no, se levantó y nos dijo que se iba a dormir… estaba algo perjudicadillo y prefirió abandonar a tiempo xD, al poco se fue su mujer y ahí nos quedamos nosotros unos minutillos más tranquilamente apurando nuestras bebidas…

Día 9: Japón (Nagoya: Torre de Comunicaciones, Central Park, Castillo, Santuario Atsuta. Takayama: Sanmachi Suji con Sannomachi, Takayama Jinya, Higashiyama, Puente Nakabashi, etc).

Y nada, después para la habitación, futones listos, un rato la tv y a dormir, no sé ni que hora era… Estábamos cansados y había sido un día largo, tenía la impresión de que hoy íbamos a dormir hoy de lujo 🙂. Takayama nos había encantado, lástima no haber tenido más tiempo en la ciudad (con un día completo es suficiente) para recorrer los atractivos que nos faltaron, pero el día, primero con Nagoya y posteriormente con Takayama, había sido muy completo… ¡Mañana más y mejor!

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Recibirás la newsletter con las últimas novedades, información valiosa para mis viajes y escapadas, y ofertas, descuentos y promociones. ¡SIN SPAM!, tus datos están seguros y puedes darte de baja cuando quieras. ¡Ah!, y recuerda... es un eBook de PAGO, pero GRATIS con tus suscripción :D.

La información expuesta en VIAJEROS AL BLOG es siempre personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú, que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En el caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial. Solo hablo, y recomiendo o no, de aquello que he experimentado.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

Un comentario

  1. A mi Nagoya no me gusto nada de nada.. el pokemon center estaba en el "oasis 21" donde la estacion de autobuses, abajo, al lado de una jump shop, no subisteis al Sky promenade? es un mirador to chulo al lado de la estacion de Nagoya

¡Deja un comentario!