Home / Asia / Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).

Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Japón (Hiroshima, Miyajima, Iwakuni).

CRÓNICA: Día 8 – 27.03.08: Japón (Hiroshima, Miyajima, Iwakuni). Un día larguísimo nos esperaba… Tras madrugón y desayuno, nos plantamos en Hiroshima; ciudad que quedó completamente arrasada al recibir la primera bomba atómica. Hoy en día es una ciudad joven, vibrante y resurgida de sus cenizas. Visitamos el Parque Conmemorativo de la Paz con sus atractivos; Genbaku Dome (símbolo de la ciudad y lugar donde se produjo el hipocentro de la explosión), Estatua de los Niños, Llama de la Paz, Cenotafio de las Víctimas… Hasta llegar al Museo Memorial de la Paz de Hiroshima: un lugar que te hace pensar y recapacitar, envuelto en la tristeza y el desasosiego. Veremos figuras y escenografías, maquetas y objetos recuperados del momento, y también la historia y evolución del ámbito nuclear… Tras finalizar la visita con no buen cuerpo, visitamos los exteriores del Castillo de Osaka, para ya coger el tranvía y ferry hasta Miyajima; una isla sagrada y una auténtica maravilla con un ambiente mágico obligatoria a visitar. Más allá de preciosos templos budistas y santuarios sintoístas, destaca el increíble Santuario Itsukushima del 539; construido sobre el agua, jugando con las mareas, y con el torii de 16m de altura frente a el. Una de las tres mejores imágenes de Japón. Tocaba volver en ferry, tren y bus hasta la pequeña ciudad de Iwakuni y el Puente Kintaikyo, de 1673 y auténtica obra de ingeniería a base de madera y piedra formando arcos (y sin clavos, o con pocos xD). El día se acababa, último tren hasta Osaka… Tras llegar y cena, nos dimos un masaje (sin final feliz), y a dormir…

Ufff, qué día más largo nos esperaba hoy… A las 5:00 en pie, habiendo sobado casi nada el día anterior para variar… hoy era uno de los días más cañeros de todo el viaje, especialmente por los kms que íbamos a hacer recorrer… Nos duchamos, cogimos las cosas, algo de desayunar en la tienda 24h de turno (Van Houten, hamburguesas y demás, nuestro habitual desayuno de los campeones vaya), y para Umeda, de aquí a Shin-Osaka y Shinkansen hasta Hiroshima.

Son muchos kms, pero en 1 hora y 50 minutos te plantas en Hiroshima. Ciudad fundada en 1589 y con casi millón y medio de habitantes, conocida por todos obviamente, debido al desgraciado suceso de soportar la primera bomba atómica que se lanzó sobre población civil. Obviamente, la ciudad quedó completamente arrasada, pero hoy en día es una ciudad resurgida de sus cenizas donde, a nivel turístico y cultural, sin que hay muchos puntos realmente, sí son sensiblemente importantes y relevantes.

Nada más llegar, salimos fuera de la estación y cogimos el tranvía hasta la parada de Genbaku Dome… en apenas 15min estábamos allí, era prontito, hacía bastante fresquillo y no había mucha gente por la zona todavía… Nuestra primera parada, y el lugar más importante y más simbólico de Hiroshima, es la Cúpula de la Bomba Atómica, o Genbaku Dome (también llamado Memorial de la Paz de Hiroshima). Auténtico símbolo de la ciudad, este edificio fue creado para la Exposición Comercial de la Prefectura de Hiroshima e inaugurado en 1915… el hipocentro de la explosión se produjo entre 550-600 metros justo encima del edificio, por lo que se calcula que la temperatura alcanzo los 300.000 grados centígrados. Hoy en día, con la capacidad nuclear existente (por desgracia), esa bomba habría destruido perfectamente “sin despeinarse” 5 Hiroshimas. Es impresionante ver el estado del edificio y cómo está exactamente igual que aquel fatídico día para Hiroshima, aunque, obviamente, el edificio está parcialmente restaurado y apuntalado para que no se derrumbe. Igualmente está vallado, para que nadie pueda entrar, por el peligro que ello conlleva y para su perfecta conservacin. A su alrededor, varias placas conmemorativas y en recuerdo de las víctimas. A partir de este momento, y durante toda tu estancia en Hiroshima, una sensación de tristeza y de “mal cuerpo” te acompañará…

Un poco más adelante y a nuestra izquierda, hay un pequeño parquecito con una reseña a lo que es el “hipocentro de la bomba atómica”. Más abajo, y ya dentro del Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima propiamente dicho, donde, aparte del Genbaku Dome, se encuentran la Campana de la Paz, las Puertas de la Paz, la Llama de la Paz, el Monte Conmemorativo de la Bomba Atómica, los Cenotafios de las Víctimas…

Y también la Estatua de los Niños. El monumento de los niños a las víctimas de Hiroshima (una figura de una niña extendiendo las manos y una grulla sobre ella, símbolo de longevidad y felicidad entre otros), el cual es habitual encontrarlo lleno de grullas de papel de colores, en esta ocasión no vimos ninguna (solo la que cuelga en el interior del propio monumento), pero detrás de el hay varios puestos donde venden papel de colores para hacerlas, aunque al ser tan pronto estaban todos cerrados, aun así aquí había bastantes turistas haciendo fotos, todos japoneses.

Seguimos hacia abajo, en dirección al Museo Memorial de la Paz de Hiroshima el cual veíamos “al fondo”, y nos encontramos con la Llama de la Paz; una llama que nunca se apaga, que nunca se apagara hasta que todo el armamento nuclear desaparezca de la faz de la tierra, es decir: nunca (o hasta que nos destruyamos con nuestras propias armas y no quede ni una vamos). A su lado el Cenotafio de las Victimas (en memoria de las víctimas de la guerra, contiene los nombres de todos los que murieron). Todo esto, todo este lugar… te hace recapacitar, en medio de una sensación de desasosiego permanente… Continuamos cruzando el parque, bajo un sol radiante a pesar del fresquito que hacía, hasta llegar al Museo Memorial de la Paz de Hiroshima

Aquí había una macro concentración de alumnos de un (o varios) colegios, todos ordenaditos sin causar alboroto, listos para entrar al museo. Este, se compone del Edificio Oeste y del Edificio Este, el cual tiene tres plantas. Esta zona estaba ya bastante saturadilla, mucha gente entraba al museo… compramos nuestra entrada y procedimos a entrar en un viaje de consternación… Me permito copiar la introducción del folleto en español que te dan al entrar en el Museo:


“A las 8 horas y 15 minutos del 6 de Agosto de 1945, la ciudad de Hiroshima fue víctima del primer bombardeo atómico del mundo. Casi toda la ciudad quedó arrasada y se perdieron miles de vidas. Muchas de las personas que lograron sobrevivir sufrieron daños físicos y psicológicos irreparables de cuyos efectos todavía padecen hoy en día.



El Museo Conmemorativo de la Paz reúne las pertenencias dejadas por las víctimas, fotos y otros materiales que transmiten el horror de ese suceso. Además, como complemento, hay otras exhibiciones que dan una muestra de cómo era Hiroshima antes y después del bombardeo y otras en las que se presenta la condición actual de la era nuclear.


Cada elemento de la exhibición muestra la aflicción, la ira o el dolor de estas mismas personas. El deseo más profundo que guarda Hiroshima, ahora que se ha recuperado de la catástrofe de la bomba atómica, es que se eliminen todas las armas nucleares y que se llegue a una comunidad internacional con una paz genuina”.

Todo el museo está realizado para que la gente recapacite sobre el armamento nuclear y sus consecuencias, que recapacite sobre la energía nuclear mal utilizada… con grandes murales, música ambiental e instrumental, muy triste, de fondo, luz tenue y apagada, etc… para intentar sacar la lágrima. Había leído en varias ocasiones que ciertas partes u objetos del museo son demasiado “morbosas”, y coincido totalmente. Hay ciertas zonas u objetos o representaciones que, según mi opinión, sobrepasan un poco el “mal gusto”, pero lógicamente, esto no se trata de que “guste” a nadie, sino de representar la realidad… aunque, bajo mi punto de vista como decía, en ocasiones se busca en exceso el “morbo” algo escatológico (como la parte donde están las figuras de cera derritiéndose). Por lo demás, tienes un par horitas fáciles por el museo, obligatorio su visita en Hiroshima obviamente, te hará recapacitar y pensar, dentro de la tristeza en la que estás envuelto…

En el Edificio Oeste, el más grande, nos encontramos fotos y murales, vídeos, objetos, representaciones y maquetas, etc, como por ejemplo: panorama de la zona bombardeada de la ciudad, la representación con las figuras de cera, daños causados (por la onda expansiva, la radiación y la conflagración), lluvia negra, dibujos y testimonios de los supervivientes… y la espectacular “sombra humana” en piedra. En esta piedra, con dos escalones y un pequeño muro (que fue traída de su lugar de origen al museo), está reflejada la “sombra” de la incineración de una persona que estaba ahí sentada… En el momento de la explosión había alguien sentado ahí, y la sombra de la incineración quedo grabada, impresa, en la piedra, espeluznante (el efecto me recordó a la película “Kairo”). Asimismo, también podemos encontrar objetos como botellas derretidas, persianas de hierro dobladas, uniformes incendiados, el triciclo carbonizado de un niño, etc…

En las 3 plantas del Edificio Este encontramos: una réplica de la Cúpula del Genbaku Dome, maquetas de cómo era Hiroshima antes y después del lanzamiento de la bomba, una maqueta de una bomba a tamaño real, igual que el “Little Boy” que se lanzo, muchas fotos y murales de Hiroshima devastada y en ruinas después de la explosión, un reloj detenido a las 8:15 del 6 de Agosto de 1945… En la planta superior se ilustra, mediante fotografías, carteles, maquetas y vídeos, el estado actual de la era nuclear, y cómo se producen las explosiones, por fisión y por fusión con un vídeo explicativo muy interesante. La bomba atómica utiliza la energía que ligera la fisión de uranio y plutonio, la bomba lanzada sobre Hiroshima liberó una energía equivalente a 16000 toneladas de TNT, que acabo con la vida de unas 140.000 personas… :S.

Obviamente, después de todo esto no se te queda buen cuerpo. Pero, sin ningún animo de ofensa hacia con el admirable pueblo japonés y sin justificar absolutamente en ningún modo este horrible crimen… Aquí hay para todos, y todos tienen, tenemos, de lo que enorgullecerse y avergonzarse (incluidos los japoneses, y mucho).

Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).

Terminado el “mal trago” del día, nos dirigimos hasta el Castillo de Hiroshima, al cual se puede llegar andando perfectamente desde el Parque de la Paz. Originariamente construido en 1589, el actual es, obviamente, una reconstrucción. Por lo visto en fotos y comentarios, decidimos no entrar, ya que al estar reconstruido totalmente, creemos que perdía bastante y no nos motivaba en exceso… No obstante, sí nos dimos un paseíto por el parque de alrededor. Ciertamente no obstante, el castillo, aunque no muy grande, es visualmente muy interesante a nivel exterior, nos gustó mucho la verdad; esa mezcla de diferentes tipos de maderas y colores le da un toque “distinto” a lo que habíamos visto hasta ahora en Himeji, Osaka u Okayama por ejemplo. Recomendable visitarlo si se tiene tiempo, aunque no entres, al menos la vista exterior y el paseo por los jardines.

Volvimos a la estación de tranvía donde nos habíamos bajado anteriormente para ir al Parque de la Paz y su entorno. Esperamos unos minutillos y ahí llegó de nuevo, ahora ya íbamos hasta la Estación de Hiroden Miyajimaguchi, teniendo otra hora más de transporte en tranvía, el cual iba petadísimo… aunque suerte que pudimos coger asientos e intentar dar un par de cabezadas, los que pudieran xD. Llegamos a la estación… bien bien, de momento íbamos cumpliendo el plan previsto en cuanto a horario, así que, aunque era algo prontito, decidimos comer antes de ir a Miyajima, por lo que finalmente comimos con tranquilidad en uno de los restaurantes que había aquí al lado de la estación de ferries. Después, cogimos el ferry de JR que nos llevaría hasta Miyajima, ya que lo incluía el Japan Rail Pass :). La verdad es que iba hasta arriba también jeje, por Hiroshima no habíamos visto apenas turistas occidentales, pero el ferry iba lleno.

Según nos íbamos acercando a Miyajima… iba apareciendo el inmenso y espectacular torii que da entrada al Santuario Itsukushima y, ciertamente, la vista es espectacular, con razón esta “postal”, esta imagen, está considerada una de las tres mejores vistas de Japón. En apenas 10min estábamos desembarcando en el pequeño puerto de Miyajima y nos recibían los embajadores de la isla: los ciervos sagrados :).

Miyajima es una isla como ya sabéis, situada a unos 50km de Hiroshima, y es un lugar sagrado para los japoneses. Con una historia que se remonta al año 593, es uno de los lugares más visitados de Japón; un lugar precioso con ciertamente importantes atractivos turísticos, culturales y naturales… Una pasada de lugar, sin duda. Lo ideal, como muchos recomiendan, yo incluido, es que tengas un día completo para visitar Miyajima, y dormir aquí. Por desgracia, nuestro plan no lo permitía y era algo inviable. No obstante, excepto los parques y subir en teleférico al Monte Misen (de 530m de altura) y ver el Santuario Miyama y el Templo Okunion que allí se encuentran, teníamos previsto ver todo lo demás, y sin tampoco ir corriendo… Miyajima realmente no es muy grande, pero sí hay mucho que ver…

En fin, en primer lugar nos encaminamos a la izquierda, haciendo un recorrido circular, pasando por el Santuario Nagahama, Templo Shinkoji, Templo Hojuin, Templo Shomyoan y Santuario Imaise, como podéis ver, hay una buena representación (y espectaculares además), de templos budistas y santuarios sintoístas… Ahora nos dirigimos a la derecha, bordeando el “paseo marítimo” xD (donde vimos una boda sintoísta), hasta la preciosa pagoda de cinco niveles (Gojunoto); espectacular en el pequeño alto de un promontorio, construida en 1407 con 28 metros de altura y que es parte del Santuario Itsukushima… Además, es muy interesante a nivel arquitectónico, ya que presenta combinación de arquitectura tradicional japonesa y china (justo a lado se encuentra el también interesante Pabellón Senjokaku).

Seguimos andando hasta el complejo principal y mas importante de la isla, y principal “razón de ser” de la misma: el Santuario Itsukushima. Fundado en el 539 (ampliado en el 1168, incendiado parcialmente un par de veces y reconstruido tal y como lo conocemos en 1241), es Patrimonio de la Humanidad y está construido sobre pilares de madera encima del agua… ¡Simplemente espectacular! Y el complejo es una pasada, ya que se compone de multitud de edificios más allá de los principales Honden, Haiden y Heiden.

La “entrada” al mismo es mediante el espectacular y precioso torii citado anteriormente, de 16m de altura (el cual “preside” el Santuario Itsukushima), igualmente construido sobre el agua (y por lo cual ha debido ser reparado y restaurado en varias ocasiones, el actual es de 1875). Cuando sube la marea, todo el complejo se refleja en el agua y parece que está flotando sobre ella… Por desgracia, la marea estaba bajando, así que a la altura del santuario no había agua, a la altura del torii sí, parece que está flotando como indicaba; una pasada… :). Aunque ya cuando volvimos a pasar por aquí en la bajada y de vuelta al puerto, la marea había bajado más, y ya se podía bajar andando por “la playa” hasta la misma base del torii.

Por cierto… y enlazando el Santuario Itsukushima con la historia de Japón, el sintoísmo y su folclore y mitología, se dice que en algún momento, la diosa Ichikushima Hime no Mikoto fijó su residencia en Miyajima, y para recibirla se construyó este santuario…

El complejo, aunque por desgracia presentaba algunas zonas cerradas por obras, es espectacular como os podéis imaginar, precioso… Sin duda, una visita obligatoria en Japón y uno de los lugares más bellos que os podéis encontrar en el país nipón. ¿La putada?, que, como no podía ser de otra forma, estaba petadísimo de turistas…

Aquí nos tiramos un buen ratillo la verdad, más tiempo del previsto, pero es que merecía a pena… Es sin duda un lugar mágico envuelto en historia, leyendas y mitología… Ciertamente nos “arrepentimos” de no poder alojarnos aquí y recorrer la isla y el Santuario Itsukushima de noche…

En fin, saliendo del santuario a la izquierda, nos encontramos con el Santuario Kiyomori y, cruzando los pequeños puentecitos, llegamos al Templo Daiganji y Santuario Konpira. Detrás, subiendo por unos caminitos, nos encontramos la Pagoda Tahoto, de 2 plantas y construida en 1523, tiene, tambien, una mezcla de rasgos arquitectonicos tanto japoneses como chinos. Muy cerquita de la pagoda se encuentra el Santuario Omoto, el cual es conocido por el método de utilización de la madera y su estilo, parece ser que el más antiguo de Japón :O.

Ahora, poco a poco fuimos subiendo por las calles del pueblo, ganando en altura… por aquí ya había bastante menos gente, y apenas algún turista suelto. Subiendo subiendo, pasando por el Santuario Awashima entre otros, donde vimos un Buda reclinado de estilo theravada (muy curioso verlo aquí, me recordaba mucho a los vistos en Tailandia), llegamos al Templo Daishoin, un complejo que era un remanso de paz, sin gente y en absoluto silencio (parece que todo el mundo se quedaba abajo sí). Varios edificios en los que entrar y visitar, muchísimas estatuas budistas colocadas por todos lados, caminitos a seguir también por todos lados… Es el templo budista más importante de Miyajima, y uno de los centros principales del budismo shingon (como Koyasan, este viaje iba de budismo shingon más que de budismo zen como nuestro viaje a Inglaterra (Reino Unido) – Japón ’06 xD). Lo mas curioso eran las escaleras en piedra, con la barandilla central, con los rollos metálicos budistas para tocarlos y girarlos (tiene obviamente un significado religioso/filosófico… ¿recordáis la película “El chico de oro”?, pues parecido xD, nada más verlos me lo recordó de inmediato, y, con el máximo respeto, hice lo mismo claro, no podía resistirlo xD, quien la haya visto sabe a lo que me refiero xD).

Decidimos comenzar a bajar… la verdad es que nos había cundido el tiempo, y queríamos dar una vuelta más por los alrededores del Santuario Itsukushima, al lado del pequeño riachuelo, donde había bastantes tiendas y puestos de productos típicos y tradicionales japoneses. Pensábamos que estaría todo bastante caro, ¡pero qué va!, buenos precios (más baratos que en las tiendas del puerto para el ferry en ambos lados), por lo cual hicimos unas cuantas compras jeje :). De aquí vuelta al puerto a coger el ferry…

Parece que todos los turistas que había en la isla, habíamos decidido coger el mismo xD, porque joder, vaya cola que había…y el ferry petadísimo claro. En fin, en unos minutos llegamos… todavía era de día, aunque ya había empezado a caer un poquillo el sol. Ahora, desde la Estación de JR, cogimos el tren hasta Iwakuni. Nuestra ultima visita en el día de hoy…

Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).

¡Llegamos a Iwakuni!, una ciudad de poco más de 100.000 habitantes y con una interesante historia, lugar al que pocos turistas se suelen acercar… Ciertamente, a nivel turístico, no hay muchos atractivos y hay que pensarse seriamente si venir hasta aquí… ¡está muy lejos! Ciertamente es viable compaginarlo con Hiroshima o/y Miyajima… como hemos hecho nosotros, pero ciertamente una locura en toda regla, por el palizón y porque, realmente, apenas vas a ver por tiempo un atractivo de la ciudad, eso sí: lo más importante ;). En fin, somos así xD.

Nada más salir de la estación, buscamos el bus para ir directos al Puente Kintaikyo. El trayecto duró alrededor de media hora, estábamos tan cansados que nos sobamos, suerte que nos íbamos despertando a momentos… Bueno, el caso es que llegamos a nuestra parada en cuestión (y ahora estaba chispeando), y justo delante de nosotros teníamos el puente… Es el atractivo principal de Iwakuni, y debe su nombre al efecto ondulado que producen los cinco arcos que tiene. La estructura original es de 1673, pero fue destruido por un tifón y reconstruido en 1953.

“Se supone” que no usa clavos… aunque yo vi muchos jaja, eso sí, es una obra de ingeniería brutal y hay zonas que realmente no tienen clavos y es la propia estructura la que se sustenta sobre sí misma. Una visión preciosa sin duda, había merecido la pena acercarse hasta aquí… No obstante, lo primero que hicimos fue coger unas cervecitas, que ya tocaban jeje, nos sacamos unas fotos desde arriba y luego bajamos a la ribera del río… la verdad es que había poco cauce para la época en la que estábamos y comparado con otras fotos vistas… (quizás haya una presa o algo, no sé). No había absolutamente nadie en la zona, ni japoneses, todo desierto, el Puente Kintaikyo sólo para nosotros… Ya estaba anocheciendo y había poca luz, así que nos dimos algo más de prisa y cruzamos el puente… es curioso cruzar un puente así jeje: subes, bajas, subes, bajas…

Al otro lado del puente hay una zona que alberga lo que fueron casas de samuráis, el Museo de Historia de Iwakuni y, más allá, el teleférico que te lleva hasta el pequeño Castillo de Iwakuni. No obstante, no hicimos este recorrido, nuestro objetivo era el puente, lo demás únicamente era si daba tiempo… que iba a ser que no xD, aparte, según los horarios que teníamos, ya no íbamos a poder subir con el teleférico y ver el castillo, al estar ya cerrados…

Dimos la vuelta y cruzamos por otro puente paralelo, desde el que sacamos otras fotillos laterales del Kintaikyo, aunque ya de noche y la lluvia nos apremiaba a irnos… Aparte, teníamos que tener mucho cuidado con los horarios de vuelta, ya que íbamos a coger el último shinkansen de vuelta a Osaka (el próximo ya era mucho mas tarde y llegaba por la mañana, y haciendo transbordos jeje, así que más nos valía tener cuidado). Pues eso, cogimos el primer tren del día para ir a Hiroshima, y volvemos en el último tren del día para Osaka, llegando a Osaka casi a las 24…

Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).
Día 8: Japón (Hiroshima: Parque de la Paz con Genbaku Dome y Museo Memorial. Miyajima: Santuario Itsukushima y Torii. Iwakuni: Puente Kintaikyo, etc).

Volvimos a la parada del bus, esperamos a que pasara de nuevo y lo cogimos en dirección a la Estación de ShinIwakuni, otra media horita… Y nada, aquí shinkansen hasta Osaka, pasando el tiempo como podíamos (como siempre; comiendo, bebiendo, intentando sobar…), además íbamos prácticamente solos en el vagón.

Por fin llegamos a Osaka… de aquí a Umeda y de aquí a nuestra zona, a cenar, si no recuerdo mal, en el restaurante a tickets 24h que teníamos enfrente. Y nada, unas Asahi y para la habitación… Debíamos hacer las maletas, ducharnos y demás… Eso sí, antes de sobar queríamos darnos un masaje jeje. Al lado de nuestro hotel practicamente, a un par de minutos, había un salón de masaje tailandés. Lo habíamos visto días atrás y al menos no nos parecía una “casa de putas”. Incluso vimos salir en una ocasión a una señora mayor en silla de ruedas que la traían en una ambulancia, para darle algún tipo de masaje o tratamiento supongo.

Bueno… a mi hermano no le apetecía, Morche y yo sí queríamos jeje. Yo, habiendo probado los masajes tailandeses en Tailandia (ufff, son impresionantes jeje), quería darme otro como fuera. Bueno, subimos y preguntamos… nos dijeron que para dentro de una hora, ahora estaba petado de gente. El sitio tenía buena pinta la verdad… Así que a la hora fuimos y ¡ya no había nadie!, sólo nosotros, y un señor que le acababan de dar un masaje… Un salaryman que, curiosamente, al salir le dijeron que no saliera por la puerta principal, sino por “la puerta de atrás”… Eso ya nos olió a algo “raro” jeje. Bueno, esperamos unos minutos y nos metieron en salas individuales, unas pegadas a las otras y separadas por una tela blanca sin más. Nos cambiamos y nos dispusimos a relajarnos jeje. Sólo cogimos media horita, ya que era bastante caro…

Bueno, a Morche le dio el masaje un compi cachas que perdía bastante aceite, a mi me lo dio una chica súper maja… que al final cuando terminó, me preguntó si quería “special service, special massage” (final feliz vamos) jeje… así que al final sí que parecía que daban otros tipos de “servicios” jeje. Para quien le interese… no quisimos “masajes especiales” jeje, yo no pago por ese tipo de cosas xD. En fin… nos cambiamos, nos tomamos el té que te dan una vez has finalizado, y nos fuimos. Nosotros sí salimos por la puerta principal xD.

¡Como nuevos!, no veas si se nota la relajación en todo el cuerpo y, en especial, en los pies… Ahora sí, al hotel y a sobar…

Hoy era nuestro ultimo día en Osaka (y un día bastante completito), íbamos a echar de menos esta ciudad que tan bien nos había acogido :(. Pero Nagoya, Takayama y Shirakawago nos esperaban :D.

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc… Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!