Home / Europa / Alemania / Día 5: Alemania (Berlín: Torre TV, Catedral, Isla Museos, Reichstag, Puerta Brandeburgo, Monumento Judíos, Potsdamer Platz, Checkpoint Charlie, Gendermenmarkt, East Side Gallery, San Nicolás, etc).
Día 5: Alemania (Berlín: Torre TV, Catedral, Isla Museos, Reichstag, Puerta Brandeburgo, Monumento Judíos, Potsdamer Platz, Checkpoint Charlie, Gendermenmarkt, East Side Gallery, San Nicolás, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 5: Alemania (Berlín: Torre TV, Catedral, Isla Museos, Reichstag, Puerta Brandeburgo, Monumento Judíos, Potsdamer Platz, Checkpoint Charlie, Gendermenmarkt, East Side Gallery, San Nicolás, etc).

Día 5 – 13.08.13: Alemania (Berlín: Torre TV, Catedral, Isla Museos, Reichstag, Puerta Brandeburgo, Monumento Judíos, Potsdamer Platz, Checkpoint Charlie, Gendermenmarkt, East Side Gallery, San Nicolás, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 5 – 13.08.13: Alemania (Berlín). Primer y único intensivo e intenso día completo en esta ciudad increíble e histórica como es Berlín, soleado a ratos, lluvioso a otros. Tras la Torre de Televisión y sus increíbles vistas de un Berlín inundado de grúas, visitaremos la preciosa Catedral de Berlín, para así llegar al plato fuerte del día y visita imprescidible en Berlín: la Isla de los Museos, donde “sufriremos” varios Síndromes de Sthendal mientras somos testigos del Busto de Nefertiti, el Altar de Pérgamo o la Puerta de Isthar. La ruta continuará hasta los espectaculares e históricos Reichstag y la Puerta de Brandeburgo, el “triste e incómodo” Monumento a los Judíos, la nueva y tecnológica Potsdamer Platz, el curioso Checkpoint Charlie y la bella Gendermenmarkt. Desde aquí, llegara el turno de dirigirse a la East Side Gallery, el tramo, y galería de arte, más importante del Muro de Berlín. Finalizando el día con un paseo por el Barrio Medieval de San Nicolás, lugar donde “nació” la ciudad.

Un día muuuy largo y muuuy estresante me esperaba por delante, corriendo de un lado a otro. Sólo tenía un día neto y completo (más unas horas de mañana) en Berlín, y había que aprovecharlo al máximo, además el hecho de ayer no haber podido coger la Berlín Card y visitar la Torre de Televisión, me originaba más retraso hoy, más una pequeña “equivocación” que luego explicaré y también me retrasó sobremanera… ¡Al turrón!

Berlín es una de las grandes capitales del mundo, una de las grandes capitales de Europa y, obviamente, la capital de Alemania. Una ciudad de casi 3,5 millones de habitantes que es un importante centro cultural y artístico (y político) de primer orden en todo el mundo pero que, sin embargo, a nivel turístico, suele estar “detrás” de otras importantes ciudades y regiones de Alemania, al igual que detrás de otras importantes capitales europeas. Cierto es que Berlín puede no ser para muchos el principal objetivo a visitar y conocer en Alemania, cierto es que Berlín no es la ciudad más segura del país y presenta una tasa de desempleo y incidencias superior al resto del país… pero Berlín ofrece un ambiente cosmopolita sin igual, un ambiente cultural e histórico brutal, una fiesta nocturna conocida mundialmente… Berlín es una ciudad monumental resurgida de sus cenizas, sin duda; Berlín sorprende sobremanera, y sorprende para bien, para muy bien :D.

La historia de Berlín como tal, comienza con la unificación en 1307 de dos ciudades (Berlín y Colln) fundadas sobre el año 1200. En 1415 la ciudad pasó a ser la capital del Estado de Branderburgo, dentro del Sacro Imperio Romano Germánico y, posteriormente en 1871, se convirtió en la capital del Imperio Alemán cuando Prusia logró la unificación de Alemania derrotando a franceses y austriacos.

Con la derrota de Prusia en la I Guerra Mundial, su dinastía desaparece, desaparece la monarquía y se establece la República de Weimar. En las siguientes décadas, hasta la llegada del nazismo, Berlín sufre un importante crecimiento en todos los ámbitos, tanto demográfico como cultural, convirtiendo a Berlín en uno de los más importantes centros culturales de Europa, atrayendo a grandes mentes y personalidades de todo el mundo.

Hitler llegó al poder en 1933 con el resultado que todos conocemos y el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Hitler convirtió a Berlín en el centro de Alemania y, desgraciadamente, en el centro del mundo… Durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue ampliamente bombardeada por los aliados, arrasando la ciudad en un 75%…

Tras la rendición de la Alemania Nazi ante la URSS en la Batalla de Berlín, el suicidio de Hitler (supuestamente claro), millones de muertos y la finalización de la Segunda Guerra Mundial… Berlín fue dividida militarmente en cuatro zonas por los aliados: zona británica, zona francesa, zona estadounidense y la zona soviética. Así pues, en 1948, los Aliados del Oeste (británicos, franceses y estadounidenses) “crean” la República Federal de Alemania, mientras que la URSS crea en 1949 la República Democrática Alemana (siempre es “curioso” ver cómo los países con regímenes totalitarios/autoritarios comunistas/marxistas/stalinistas, se denominan “democráticos”, sí, es curioso…).

En 1961, la República Democrática Alemana, construyó el Muro de Berlín (del que hablaré posteriormente) para separar las dos partes de Berlín y aislar igualmente Berlín Este del resto de la RDA, muro que cayó el 9 de Noviembre de 1989 (todavía recuerdo perfectamente cuando lo vi en directo por la tv). La RDA no tuvo más “remedio” que aceptarlo… El régimen estaba de capa caída, su población sometida y hastiada con un amplio retraso en libertades, economía, industrialización, tecnología, etc, respecto a la RFA. Familias enteras separadas por el muro y el régimen, miles de muertos en persecuciones políticas o, simplemente, al intentar cruzar el muro… La RDA era un elemento a extinguir.

Tras la caída del Muro, “desaparece” la RDA (se anexiona a la RFA) y se traslada la capital de la RFA a Berlín, la reunificación de Alemania era un hecho. Hay tanto de lo que hablar y de lo que leer sobre estos temas, obviamente como sabéis la información y los hechos son amplios y diversos, todo este proceso (en concreto la integración de la antigua RDA en la RFA) fue muy muy complejo… os recomiendo leer los enlaces correspondientes, no estamos en clase de historia y no me puedo eternizar en el post (más todavía) xD.

En las últimas décadas tras la reunificación, Berlín fue creciendo en diversos ámbitos, al igual que se reconstruyó (especialmente en la que fue la zona de la RDA) gran parte de lugares que habían sido abandonados y destruidos en la Segunda Guerra Mundial (o destruidos por la propia RDA por su “simbología”). Hoy en día Berlín, como indicaba anteriormente, es una gran ciudad, una gran capital… resurgida de sus cenizas…

Un Berlín que, sinceramente, nunca me había llamado excesivamente la atención, no más que otras capitales europeas y no más que otras ciudades alemanas, pero ahora en esta escapada tenía la oportunidad de conocerla… tenía poquito tiempo, así que comencemos, ¡vamos a conocer Berlín! ;).

Bien, me levanté más tarde de lo previsto… estaba cansado la verdad, mis compis de habitación dormían… A ducharse, vestirse y a salir del hostel… Buena temperatura pero había nubes amenazantes… bueno, me voy a arriesgar a no llevarme la chaquetilla… Primer objetivo, recoger la Berlin Card junto con la Musseum Pass en la Oficina de Turismo de Alexander Platz. La Berlín Card/Museum Pass te proporciona una guía de Berlín con mapa de la ciudad y del transporte, acceso gratuito al transporte público en la zona AB de Berlín, entradas gratuitas, importantes descuentos de todo tipo… y acceso gratuito a todos los museos de la Isla de Los Museos :D.

Por suerte no había mucha gente y me pudieron atender relativamente rápido… Aunque me atendieron fatal, una señora enorme y con cara de perro me intentó largar lo más rápido que pudo, no me respondía a mis dudas acerca de la tarjeta… y otras me las respondió mal como luego pude comprobar (¡además se equivocó al cobrarme la tarjeta y me lo tuvo que rectificar!). Al final me despedí y me fui con cara de mala leche… sí, de nuevo pude comprobar (y no sería la última del día), que la atención al cliente en Alemania deja mucho que desear…

Salí de la Oficina de Turismo, de nuevo en Alexander Platz, mucha gente y ambiente por todos lados… Me dirigí raudo y veloz a la Torre de Televisión de Berlín… una cola importante, además, aunque tengas la Berlín Pass hay que hacer cola para comprar (recoger en mi caso) el ticket como todos…

La Fernsehturm o Torre de Televisión de Berlín es uno de los iconos de la ciudad. Visible desde gran parte de ésta, la Torre de 368m de altura (aunque el mirador se encuentra a 204m) fue construida en 1969 por la RDA como muestra de su “poderío”.

Tras recoger el ticket, subes las escaleras y a esperar… Obviamente cada tanda tiene un límite de visitantes, entra de “tal número a tal número”, número que va indicado en el ticket que te dan… Uf, estaba petado de peña, tuve que esperar dos tandas para poder subir y por los pelos, ya que entré el último… Esto me estaba retrasando sobremanera, pero es lo que hay, al menos arriba puedes estar el tiempo que quieras… ¡Y qué vistas señores, brutales! 360º y varios kms a la redonda de increíbles vistas de Berlín y sus alrededores :D. ¡¡¡Lo único que “afeaba” las vistas es que había grúas por todos lados!!! El cielo de Berlín no estaba ocupado por rascacielos, sino por grúas… obras, obras y más obras, parece que están haciendo una reestructuración completa de la ciudad, me recordaba a Madrid hace unos añitos con la nueva planificación urbanística (soterramiento de la M30, Madrid Río, peatonalización del centro, etc).

Estuve un buen ratazo en el mirador dando vueltas y sacando fotos, primero por las espectaculares vistas, segundo porque había taaanta gente, que tomar posición para las vistas y las fotos requería su tiempo y esperar cola jeje. No obstante, a pesar de la cantidad de gente, es un lugar obligatorio a visitar en Berlín. ¡Ahora, tocaba continuar!

Tras pasar por el Reloj Mundial situado en Alexander Platz, fui bajando por la Plaza frente a la Torre de Televisión, desde aquí se pueden sacar buenas fotillos de la misma :). Y, a mi izquierda; el Rotes Ratahus o Ayuntamiento Rojo de Berlín… Construido en 1869 en ladrillo rojo (de ahí su nombre), fue el Ayuntamiento del “Berlín soviético”, aunque tras la reunificación (y ser restaurado), se convirtió en el Ayuntamiento de Berlín. Lástima no poder verlo en condiciones, estaba en obras completamente vallado…

Y llegó el tormentón… El cielo se volvió negro, y comenzó a llover de forma exagerada, a todos los turistas y viajeros que estábamos por allí nos pilló de sorpresa y no pudimos hacer otra cosa más que refugiarnos como pudimos bajo unos árboles y esperar a que parara…

Tras 15min, y aunque seguía lloviendo, había parado un pelín, así que me di un carrerón hasta mi hostel a pillar una chaquetilla… que aunque no era chubasquero y me iba a mojar igual, al menos me servía un poco de cortavientos y me abrigaba un pelín, ya que el resto del día no pintaba bien… En fin, igualmente tuve que esperar a que parara un poco de llover y retomar la ruta… Al salir del hostel y continuar, me crucé con mi compi alemán de la habitación que conocí ayer, había quedado con una amiga y se disponía a comenzar su día, nos despedimos y nos emplazamos para el futuro, ayer pasamos un rato agradable charlando. Qué crack… en pantalón corto y chanclas que iba xD (el chico indio de Londres dormía en la habitación con un olor a alcohol importante).

Frente a la Torre de Telecomunicaciones, llegué al Marx-Engels Forum, un pequeño parque rectangular arbolado en cuyo centro encontramos las estatuas de los creadores y fundadores de la ideología que ha asesinado, sometido y perseguido a cientos de millones de personas en todo el mundo en su historia y que, a día de hoy, lo sigue haciendo: el comunismo. El parque fue fundado, obviamente, por la RDA en 1986 en una zona destruida totalmente por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y que era ocupada por un barrio medieval. Tras la reunifación alemana, el parque y las estatuas fueron objeto de controversia como es lógico, pero finalmente se decidió mantenerlo… Hoy en día es una atracción turística que no deja de ser una reminiscencia de un pasado doloroso, todavía no extinto y todavía no olvidado…










Crucé la Avenida Karl Liebknecht “al otro lado”, pasando por algunas tiendas de productos turísticos y el DDR Museum hasta llegar a la próxima gran visita del día; la preciosa y espectacular Catedral de Berlín que, como no podía ser de otra forma, estaba a reventar de peña xD.

La Catedral fue construida en 1905 en estilo neobarroco en el lugar donde anteriormente había una catedral barroca construida en 1747 y demolida en 1894. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Catedral sufrió graves daños, y no fue hasta 1993 cuando terminó su reconstrucción. Alcanza los 116m en su punto más alto de la cúpula… Con la Berlín Card tenía descuentillo y es una visita obligatoria (como todas en Berlín xD), así que para adentro :).

El interior barroco de la Catedral, aunque se nota que ha sido restaurado obviamente, es impresionante, un lujo para nuestros ojos, especialmente la luz que entra por los amplios ventanales de la cúpula e ilumina la estancia y los diferentes frescos y pinturas con “pan de oro” que nos encontramos en la misma. Tras las fotillos de rigor en la nave central, subí a la primera planta donde se pasa por varias estancias en las que podemos ver, entre otros, maquetas de diversos edificios de Berlín… Luego se continua subiendo por una estrecha y empinada escalera de madera hasta el mirador de la cúpula, desde donde tenemos muy buenas vistas de Berlín, además por suerte había poquita gente aquí y pude disfrutar de las vistas sin mucho jaleo :).








Siguiendo el recorrido indicado, volvemos a bajar y la visita de la Catedral termina en la interesante cripta, donde podemos ver varios sarcófagos de la familia Hohenzollern. Justo antes de la salida, como es normal, una tienda de recuerdos con precios no muy abusivos y donde tenían una importante e interesante variedad de postales muy chulas, así que aproveché para pillar alguna… Una vez fuera… se había despejado bastante el día y volvía el calorcito… a sacar algunas fotillos más de la fachada principal de la Catedral y a continuar la visita.

A mi derecha el curioso edificio de la Humbodlt Box, una interesante construcción donde podemos encontrar exposiciones y diversa información acerca del edificio, reconstrucción y avances de la ciudad en distintos ámbitos, toda esta zona se encontraba en obras con grúas por todos lados…

También desde aquí me acerqué brevemente a tomar unas fotos del Palacio Real, el cual se encuentra a la izquierda de la Catedral, frente al Marx-Engels Forum, y a orillas del Río Spree que cruza serpenteando el centro de la ciudad. El Palacio se construyó a mediados del s. XV y fue la residencia real desde el s. XVIII hasta el final de la Primera Guerra Mundial. El edificio fue gravemente dañado en la Segunda Guerra Mundial, y el gobierno de la RDA decidió demolerlo (por su significado prusiano) en 1950, construyendo en su lugar el Palacio de la República en 1970.

Sin embargo, tras la reunificación alemana, se decidió demoler el Palacio de la República. Tras varios años utilizándose para eventos y exposiciones, en el 2006 comenzó su desmantelamiento, y posterior reconstrucción del Palacio Real, la cual se prevé que esté finalizada para 2019…

Pero el próximo objetivo se encontraba a mi izquierda, hacia donde me dirigí. Para mí era el principal objetivo del día en Berlín: la Isla de los Museos.

La Isla de los Museos está situada en una isla del citado anteriormente Río Spree, en el centro de la ciudad y al lado de la Catedral. La isla y los museos fueron creados a mediados del s. XIX y gestionados y ampliados por varios reyes prusianos, las diferentes colecciones fueron esparcidas y separadas durante la Guerra Fría, pero fueron de nuevo agrupadas tras la reunificación alemana.

La Isla de los Museos es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1999 (y otro más a sumar a mi listado de Patrimonios de la Humanidad visitados) y está constituida por cinco increíbles y OBLIGATORIOS museos a conocer en toda visita a Berlín, de hecho como indicaba, era mi principal objetivo a visitar en la ciudad. Te podrán no “gustar” los museos, te podrá dar igual la cultura en todos sus ámbitos, pero sinceramente… creo que es pecado no visitar la Isla de los Museos (aunque sea de forma rápida y breve como tuve que hacer yo por tiempo), creo que es pecado no disfrutar de las increíbles colecciones que tenemos ante nosotros… Me sentí afortunado, muy afortunado (incluyendo un nuevo Síndrome de Sthendal) al poder disfrutar de determinadas visiones que explicaré detalladamente unas líneas más abajo… Pero antes de comenzar las visitas en sí, iba a tener un pequeño problemilla que me iba a retrasar de una forma importante…

Bien, al ser la Isla de los Museos una de las principales atracciones de Berlín (a lo que sumamos el ser pleno Agosto), la cantidad de gente que había era obscena xD, cientos y cientos y cientos de personas se movían por aquí… La cola que había para adquirir las entradas a los diferentes museos era impresionante… Yo, tras haberme informado días atrás vía Internet, hay personas que te decían que, aunque tuvieras la Museum Pass, había que hacer cola igualmente para coger las diversas entradas a los distintos museos (sólo que entras gratis claro)… otras personas te decían que se podía ir directamente al museo en cuestión y, presentando la tarjeta, accedías de forma directa…

En la Torre de Televisión me tocó hacer cola para pillar la entrada… En la Oficina de Turismo pregunté también éste tema, pero la zorra que me atendió pasó de mi y no entendí muy bien su respuesta más allá de que “debía coger las entradas”… Por lo tanto, y aunque mi lógica me sugería que con la Museum Pass podría entrar directamente sin tener que esperar para coger los tickets, viendo la brutal cola que había más la cantidad de gente que se acercaba sin parar… decidí hacer cola como todo el mundo y esperar. Realmente sólo me hubiera supuesto 1min acercarme el museo más cercano e intentarlo, pero ese minuto me hubiera supuesto también el hecho de que se pusieran delante de mí decenas de personas…

Pues nada, a esperar toca… Un puto infierno, una hora estuve esperando hasta que me llegó el turno… Y, de nuevo, me atiende otra asquerosa muy “simpática” ella… Imaginaros mi cara cuando me dice que con la Museum Pass no es necesario coger ningún ticket, sino que simplemente accedo a los museos directamente y sin cola… ¡¡¡No me lo puedo creer!!! :@. A continuación me dice, tras preguntar, que la “tarjeta” (la Berlin Card/Museum Pass en sí es un ticket de transporte), debo activarlo antes en el transporte público (para que indique la fecha), si no… no puedo entrar. Ufff, mi cara en ese momento debía ser un poema, un poema de mala hostia claro… Además sus modos era muy malos, por lo que le dije que me habían informado mal en la Oficina de Turismo e igualmente su atención dejaba bastante que desear, el que había estado esperando una hora aquí absurdamente había sido yo…

En fin, como hablar contra un puto muro, la personaja me intentaba largar… pérdida de tiempo total y absoluta :(.

Pues nada, me fui corriendo hasta la parada de tranvía más cercana, esperé a que llegara, subí, “activé” el ticket y me volví a bajar, y de nuevo corriendo a la Isla de los Museos… En fin, de camino, a la altura de la Catedral, había unos vendedores de perritos ambulantes con muy buena pinta (los perritos, no los vendedores xD), y decidí quitarme la mala hostia con un mega perrito, además había hambre xD.

Bien, de nuevo estaba aquí, había perdido mucho tiempo y tenía una cita ineludible luego (visita al Reichstag confirmada), por lo que me iba a tocar ir muuuy rapidito y ver todo “rápido y mal” (la visita a la Isla de los Museos supone, como mínimo para visitarlo en “condiciones”, un día completo y “rapidito”), pero bueno… menos es nada.

Llegué al primer museo, enseñé mi ticket/tarjeta y para adentro, ahora sí xD. Me encontraba en el Museo Nuevo

El Museo Nuevo o Neues Museum fue construido en 1855, siendo gravemente dañado en la Segunda Guerra Mundial y reconstruido y reabierto al público en el 2009. Tiene varias colecciones de prehistoria, historia antigua, Grecia, Troya, Roma, Sudán y el Antiguo Egipto, divididas en sus cuatro plantas. Todas las colecciones son simplemente brutales, pero la colección del Antiguo Egipto se lleva la palma; una auténtica delicia… los papiros, los relieves, las tumbas… Pero la joya del Museo Nuevo es el famoso Busto de Nefertiti.

El Busto es una de las más importantes obras del arte egipcio, elaborado alrededor del año 1330 a.C durante el reinado de Ajenatón, el Busto fue encontrado en 1912 y representa, obviamente, a Nefertiti, esposa de Ajenatón y famosa por su gran belleza a la par que por su poder religioso y político en su época.

El Busto se encuentra en una pequeña sala, en un recinto protegido por amplias medidas de seguridad (cámaras, guardias de seguridad con cara de mala leche que no te quitan el ojo de encima, etc, etc). Más pequeñito de lo esperado, pero un lujo poder verlo. Obviamente, no puedes sacar fotos… queda retener la imagen en la retina, y continuar la visita al Museo… Eso sí, en la tienda del mismo compre algunas postales chulas del Busto ;).








El siguiente Museo era sin duda el más esperado… la “joya de la corona” de la Isla de los Museos y mi principal objetivo: ¡¡¡el Museo de Pérgamo!!! Museo al que fui corriendo raudo y veloz tras salir del Museo Nuevo… Estaba petadísimo de gente, suerte que no tuve que esperar ninguna cola para entrar… aunque me tocó pelearme con las cientos de personas que había por aquí para poder ver todo y tomar fotos…

Es el Museo más nuevo de todos, inaugurado en 1930, incluye el Museo de Antigüedades Clásicas, el Museo del Antiguo Oriente Próximo y el Museo de Arte Islámico. Todo con diversas colecciones  dedicadas a Roma, Grecia, Mesopotamia, Babilonia, Siria, Irán, etc… Curiosamente, no se construyó el Museo para albergar arte… sino que se trajo el arte, y a su alrededor se construyó el Museo… ¿Qué podemos ver aquí? Pues varias obras maestras de la humanidad y del mundo antiguo, reunidas bajo el mismo techo.

Lo primero que nos encontramos es el Altar de Zeús o Altar de Pérgamo (que da nombre al Museo). Impresionante, magnífico, espectacular, brutal… o no hay palabras o hay muchas para definir la visión que tenía ante mí. Como indiqué antes; me sentía muy afortunado de poder estar aquí y poder ver el Altar de Pérgamo en persona, sufrí unos segundos de colapso sensitivo a lo Síndrome de Sthendal, unos segundos que se me hicieron muy largos, intentando retener en mi memoria la belleza que tenía ante mis ojos… Estar aquí era pura magia, un objetivo cumplido, una sensación y sentimiento difícil de describir, al igual que cuando estuve en la Acrópolis de Atenas.

El Altar de Pérgamo fue construido en la Acrópolis de Pérgamo, ciudad situada en la actual Turquía y de gran importancia para griegos y romanos, de hecho hubo un par de periodos históricos en los que la ciudad llegó a la categoría de la propia Atenas. El Altar fue construido durante el periodo helenístico (en este caso entre el 197 y 159 a.C) en honor a Zeus (quizás también a Atenea), no obstante hay que tener en cuenta que no es un Templo, pero sí probablemente el Altar de un Templo.

La obra es colosal, monumental, una de las grandes obras griegas que nos han llegado (aunque sea parcialmente) hasta nuestros días… Los espectaculares frisos (que eran parte del Templo en sí, no del Altar) son una muestra clara de lo que se llamó el “barroco griego”, como culmen escultórico del estilo clásico griego. Los frisos representan una gigantomaquia de luchas de los dioses (Zeus y Atenea entre ellos) contra los gigantes, una visión espectacular.

El Altar fue descubierto en 1871 y se trasladó a Berlín en 1879, donde ha permanecido siempre, excepto entre 1945 y 1959, cuando las tropas soviéticas se lo llevaron a Rusia como botín.

Pocas veces se puede ver algo tan sumamente bello, el simple hecho de imaginárselo en su situación original en Pérgamo, según ves la maqueta que tienen puesta en la sala, hace que la imagen vuele dando rienda suelta a visiones “clásicas”, a helenismo, a filosofía, a pensamiento, a la base de nuestra cultura… ¡mágico!

Pero hay mucho más… el Museo de Pérgamo sólo acababa de empezar…

Pasamos a la siguiente sala… y me encuentro con la espectacular Puerta del Mercado Romano de Mileto… otra que te deja sin palabras. Mileto fue otra importante ciudad griega situada en la actual Turquía, también con su importancia en la historia… Y aquí podemos ver la Puerta, construida en el s. II como entrada al mercado y ágora de la ciudad, puerta que fue destruida en gran parte por un terremoto en el s. X ó s. XI… y, aunque gran parte de la misma se perdió, otra parte de la misma quedó enterrada hasta su recuperación… y hoy volvía a levantarse para nuestro disfrute casi 2000 años después…

La Puerta fue descubierta en 1903, y en 1908 se trasladó a Berlín. Fue ensamblada y expuesta ya a finales de los años ’20, pero ha tenido que ser restaurada en diversas ocasiones, ya que no se utilizaron buenos/correctos materiales a la hora de su reconstrucción y ensamblamiento, al igual que fue seriamente dañada en la Segunda Guerra Mundial.

En la sala no sólo tenemos la Puerta del Mercado Romano de Mileto, sino también diversas estatuas, un precioso mosaico muy bien conservado perteneciente a una casa privada de Mileto, una tumba, fragmentos de diversos templos… La cantidad de arte e historia presente en esta “pequeña” sala es increíble…

Y ahora vamos a la siguiente sala… sabía lo que había, pero no era capaz de “visualizarlo”… Crucé muy despacio la puerta que da acceso desde la sala donde se encuentra la Puerta del Mercado Romano de Mileto a otra “Puerta”… así, despacito, con la cabeza gacha… no quería mirar, no quería ver… y de repente me di la vuelta… Fui subiendo la mirada, inmóvil, con los ojos muy abiertos, asombrado ante lo que tenía frente a mí… ¡La Puerta de Ishtar! :O.

¡Flipante!, de nuevo Síndrome de Stendhal… y de nuevo me sentí afortunado por poder ver con mis propios ojos algo tan magnífico :D.

El nombre de Ishtar era debido a la diosa del mismo nombre, y la Puerta era una de las originales 8 Puertas de la muralla de Babilonia mediante la cual se accedía al Templo de Marduk. La Puerta fue construida en el año 575 a.C por Nabucodonosor II y está compuesta en su mayoría de ladrillos vidriados de color azul, rojizos y dorados, con dibujos y relieves de animales y seres mitológicos. Obviamente, todo está restaurado y no todo es original, pero es un visión de extrema belleza.

Los restos fueron descubiertos en diversas excavaciones entre 1902 y 1914 y trasladados posteriormente a Berlín…

En serio: es flipante… Y no sólo tenemos la puerta, sino también la “calle” de la Procesión de Babilonia, que se extiende más allá de la Puerta… ¡Se sale! En las salas habilitadas alrededor de esta “calle” principal, tenemos importantes obras de Babilonia, Sumeria, Siria, Irán… Adoro ver las representaciones de los grifos y de diversas criaturas mitológicas… Estaba totalmente en mi salsa, disfrutando enormemente :D.

Subí a la planta superior, ya casi había “terminado” aquí, sólo me quedaba la parte islámica que, al ser la que menos me motiva y me interesa, fue la que menos tardé en visitar… pero eso no quiere decir que no hubiera lugares interesantes a ver :). Aparte de diverso arte islámico, desde arte otomano a arte español, tenemos dos importantes cosas a visitar:

Una es la Fachada de Mushatta, la Fachada pertenecía al Palacio de Mushatta (evidentemente xDDD), construido, en teoría, alrededor del año 743, a unos 30km de la capital de la actual Jordania. Se cree que el Palacio fue destruido por un terremoto, y no fue hasta 1840 cuando sus restos fueron descubiertos y posteriormente en 1903, trasladados a Berlín. La verdad es que la gran parte de la fachada que se conserva (y de las torres), está en muy buen estado (a pesar de ser gravemente afectada también durante la Segunda Guerra Mundial), y podemos diferenciar los distintos relieves y molduras…

Y el siguiente, ya al final… es el Salón de Aleppo, procedente de Aleppo en Siria, el Salón data de principios del s. XVII y está compuesto por una sala completa de madera pintada con diversas técnicas representando temas islámicos, cristianos y mitológicos. Debido a su excepcional estado de conservación a la par que su delicadeza, el Salón está protegido tras una mampara… Precioso también la verdad.

En fin… os puedo asegurar que me hubiera encantado quedarme el día entero aquí en el Museo de Pérgamo… pero por desgracia tenía que seguir, el tiempo se me echaba encima. Eso sí, tuve tiempo para hacer unas compras rapiditas de postales y demás en la tienda del Museo xD.

OBLIGATORIO visitar el Museo de Pérgamo, no concibo una visita a Berlín sin conocer, bajo mi punto de vista obviamente, uno de los lugares, por no decir EL LUGAR, más interesante e importante de la ciudad. Salí totalmente maravillado y, de nuevo again (siento la redundancia), sintiéndome afortunado por haberlo visitado :D.


















Bien… me quedaban tres museos (hay muchos más, pero me refiero a los más “importantes”) de la Isla de los Museos…

El Museo Bode lo tenía que descartar por tiempo… Una verdadera lástima, ya que este Museo inaugurado en 1904 tiene una importante colección de arte bizantino que me hubiera gustado visitar…

Me decidí por los otros dos… y a toda leche y de pasada, con tiempo suficiente sólo para pararme en contadas ocasiones y sacar alguna foto…

Primero visité la Galería Nacional o Alte Nationalgalerie, construcción que parece un templo romano y en el que había poquita gente :). El edificio fue construido en 1876 y reabierto en 1949 tras los daños sufridos en la Segunda Guerra Mundial. Alberga diferentes colecciones de arte de los últimos tres siglos… Sinceramente; no me motivo demasiado…

Y… corriendo a por el Museo Antiguo o Altes Museum, situado a la izquierda de la Catedral (mirándola de frente), en la amplia explanada donde estuve hace unas horitas… El edificio fue construido en 1828 y alberga diferentes colecciones de arte clásico. Muy interesante la verdad, me gustó mucho… lástima que no lo pudiera visitar en condiciones :(.








Pues nada, salí corriendo, el tiempo se me echaba encima y estaba lejos de mi siguiente visita con horario confirmado de entrada… No tenía tiempo para ir andando (ya contaba con ello), así que me fui a pillar el bus…

Bajé hasta Unter den Linden, el bulevar más importante de la ciudad, y uno de los principales ejes de la ciudad y “centro” de Berlín en sí, que nos lleva desde la Catedral hasta la Puerta de Brandeburgo. En los laterales del bulevar hay todo tipo de tiendas, restaurantes, teatros, más museos… Y estaba todo petadísimo de peña, incluida la parada del bus que iba a coger…

Por suerte no tardo mucho… aunque íbamos como sardinas en lata, yo de hecho iba pegado a la puerta delantera, la cual ni se podía abrir… Pero ese no era el problema realmente, sino el infernal tráfico al que las obras ayudaban mucho… Ufff, veía que no me daba tiempo, que no me daba tiempo… No tuve más cojones que bajarme un par de paradas antes (¡es que no avanzábamos!), e ir al trote… Llegué a la Puerta de Brandeburgo (hasta arriba de peña), y giré a la derecha siguiendo la marabunta hasta llegar al Reichstag; el Parlamento Alemán, uno de los edificios más emblemáticos y conocidos de Berlín y de Alemania.

El edificio del Reichstag se construyó en 1894 en estilo neorrenacentista tras años de planificación y varios proyectos. Entre 1871 y 1918 fue la sede del Reichstag durante el II Imperio Alemán, y entre 1919 y 1933 lo fue de la República de Weimar. En 1933, cuatro semanas después del nombramiento de Hitler como canciller, el edificio ardió en un incendio provocado que “benefició” políticamente a los nazis.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el edificio se transformó en una fortaleza y fue utilizado para distintos menesteres… Aunque eso no evitó que durante la última fase de la Segunda Guerra Mundial, fuera bombardeado sin descanso y dañado seriamente, especialmente durante la Batalla de Berlín, donde fue tomado por los soviéticos.

A la finalización de la Segunda Guerra Mundial, el edificio estaba en la más absoluta ruina, aunque no fue hasta la década de los ’60 cuando se acometió una profunda reforma con el fin de recuperar el edificio en la medida de lo posible, ya que la cúpula, ornamentación y diferentes partes del mismo, eran irrecuperables. Hasta el final de la Guerra Fría y la caída del Muro de Berlín, se pudo visitar aquí un museo sobre la historia del edificio y la historia de Alemania, al igual que desde la terraza exterior se podían tener vistas por encima del Muro, el cual pasaba al lado por la parte oriental del Reichstag.

Tras la reunificación alemana en 1990, se trasladó el Gobierno de Bonn a Berlín, recuperando así el Reichstag sus antiguas funciones… Igualmente se lanzó un concurso público para su total remodelación que ganó Norman Foster, realizando así una importante remodelación interior, exterior y la construcción de la cúpula, de acero y cristal, situada a 40m de altura y que hoy es el más importante emplazamiento turístico del Reichstag de Berlín.

Ya en el ’99, se celebró la primera sesión ordinaria y el Parlamento comenzó a desarrollar todas sus funciones en el Reichstag.

Y yo corriendo… En un lateral del Reichstag (no tiene pérdida), está la entrada de visitantes. Las visitas al edificio se deben reservar con antelación vía web y te será asignado día y hora. Si no estás, pierdes la visita… Llegué justito justito… Justo para entrar cuando me tocaba, ufff, menos mal xD. Enseñas el dni o pasaporte, comprueban que todo esté correcto, pasas por unos arcos de seguridad… y entras al edificio siempre guiado por un guarda de seguridad. Subes en ascensor a una planta superior donde está la cúpula, y de aquí a la azotea… Brutal, la cúpula es espectacular, tanto el interior de la misma como la vista de la misma desde la azotea y las vistas de Berlín desde aquí. Había muchísima gente (puedes estar el tiempo que quieras), pero se podían tomar fotillos y moverse con relativa soltura…

Y de repente… el cielo se volvió negro y comenzó otro chaparrón importante… menos mal que sólo duró 5min, pero vamos, parecía un Diluvio Universal xD, todos nos refugiamos bajo la cúpula que, por cierto, no está completamente cerrada en la parte superior y, por lo tanto, se colaba el agua, por lo que había que situarse en los laterales de la misma… Lo “bueno” que nos dejó el brutal chaparrón es, a continuación, un cielo casi despejado y un precioso arco iris en el cielo de Berlín :D.

En fin, la verdad es que estuve un buen rato en el Reichstag disfrutando de la cúpula y las vistas, me lo había merecido tras la carrerita jeje, y luego ya tocó bajar desde la azotea por la cúpula, bordeando la misma mientras sigues disfrutando de las vistas, de nuevo ascensor, de nuevo seguridad… y ya estás en la calle. A continuación, ir a la explanada situada frente al Reichstag y a tomar fotillos del mismo, rodeado de turistas a mi alrededor haciendo lo mismo que yo xD.

Antes de continuar mi camino… me acerqué al lateral derecho del Reichstag, había una cola importante de gente comprando entradas para la visita y, cruzando la calle, un restaurante y una tienda para turistas… Aproveché para ir al baño y comprar un par de recuerdos (incluyendo un trozo del Muro de Berlín, souvenir típico que venden en todos lados), antes de continuar mi camino…







Y de aquí, a apenas unos pasos, a la Puerta de Brandeburgo, otro de los iconos de Berlín y de Alemania :). He de reconocer que me la esperaba más “grande”, más “espectacular”… pero no es “nada del otro mundo”, sin duda me quedo con la Puerta de Alcalá en todos los sentidos jurjur ;). Aunque, he de decir a favor de la Puerta de Brandeburgo, que había una zona de obras vallada frente a la Puerta que la afeaba sobremanera, lástima…

Eso y los cientos de personas que había por aquí claro jeje, costaba mucho encontrar un hueco para sacar alguna fotillo en condiciones, pero el ambiente era genial, en especial los artistas callejeros y la gente disfrazada de soldados estadounidenses y soviéticos… había uno disfrazado de Osito Misha xDDD.

Bien, la Puerta de Brandeburgo ha sido testigo de grandes acontecimientos en la historia de Alemania y la historia de Berlín. Con 26m de alto y construida en 1791 en estilo neoclásico, la Puerta recuerda ciertamente a la Acrópolis de Atenas y era una de las múltiples entradas a la ciudad cuando ésta estaba rodeada por una muralla. Tras el derribo de ésta en 1867, se construyeron los dos pórticos laterales.

En la parte superior, podemos ver una escultura, una Cuadriga, representando a la Diosa Victoria, Cuadriga que Napoleón se llevó a Francia en 1806, aunque devuelta a Berlín en 1814.

De nuevo, en la Segunda Guerra Mundial, la Puerta fue destruida casi en su totalidad, y fue restaurada en 1957 por las autoridades conjuntas de la RFA y RDA. No obstante, y debido a la construcción del Muro de Berlín, la Puerta quedó en “mitad de la nada”, hasta 1991 cuando tras la reunificación, la Puerta fue de nuevo restaurada (aunque no sería la última).

En fin, unas fotillos por aquí, disfrutar del ambiente, entrar un momento a la Oficina de Turismo que hay justo aquí a que me señalaran en el mapa dónde están todos los restos del Muro de Berlín esparcidos por la ciudad… y a continuar…

Girando la Puerta de Brandeburgo a la izquierda, por Ebertstrabe y bordeando la Embajada de EEUU, llegamos al Monumento a los Judíos de Europa Asesinados o Monumento al Holocausto.

No es un monumento cualquiera obviamente, primero por su importante simbología, segundo por su construcción y lo que es en sí el monumento. Construido en el 2004, consiste en 2711 bloques de hormigón repartidos a lo largo de un amplio espacio con diferentes altitudes. Ya sólo su visión, y no digamos andar entre ellas, provoca un sentimiento de confusión, de tristeza, de incomodidad, de estar perdido, de pena, de desasosiego… A no ser que seas un niño y lo utilices para jugar y el escondite claro, sin conocer ni percatarte del simbolismo.

Es uno de los monumentos más visitados de Berlín y creo sinceramente que merece la pena visitarlo, al menos, como mínimo, para dedicar unos minutos a la reflexión y que tan tristes y lamentables hechos pasados no se vuelvan a repetir





18:45, toca continuar… El siguiente paso, a igualmente unos minutillos andando, fue Potsdamer Platz, una de las zonas más modernas y con más movimiento de todo Berlín :).

Ya desde el s. XIX, la Plaza era un importante nudo comercial y una de las zonas más famosas, modernas y concurridas de Alemania debido a su comercio, hoteles, ocio y la estación de tren, también aquí se instaló el primer semáforo de Europa (semáforo que se me pasó totalmente ver, ya que sigue existiendo :(). En la Segunda Guerra Mundial, la Plaza quedó totalmente arrasada, y con la construcción posteriormente del Muro de Berlín (que atravesaba la Plaza), ésta quedó totalmente abandonada… Tras la reunificación, la Potsdamer Platz volvió a ser lo que era y hoy se levantan rascacielos, hoteles, centros comerciales, apartamentos de lujo… todo muy nuevo :).

Frente a la Estación, hay varios fragmentos del Muro de Berlín que se han mantenido aquí (sí, tranquilos, en breve hablaré de el jeje), con paneles donde te explican diversa información del mismo, se hace raro pensar que el Muro partía la Plaza por la mitad e imaginársela en aquel momento… Como curiosidad decir que todos los fragmentos de muro existentes aquí están llenos de chicles pegados…

Aunque lo más llamativo de la Plaza es el Sony Center, lugar donde se encuentran las oficinas centrales de Sony en Europa. Aparte tenemos diversas oficinas, tiendas, centros comerciales, cines, hoteles… ¡e incluso viviendas particulares!, pero es llamativo no por eso, sino por la estructura futurista del mismo que lo convierte en un lugar turístico a visitar de por sí. Básicamente es una enorme plaza, todo está situado a su alrededor en diferentes alturas y estructuras, y la cubierta es una cúpula futurista. Nunca había visto nada igual, en serio, ¡el complejo en sí es la polla! Lástima no haberlo visto de noche todo iluminado… Decir también que había (no en ese momento, pero en breve, ya que estaban llegando “personalidades”) una premiere de una película alemana (sinceramente, no recuerdo cuál), con alfombra roja, televisión, seguridad privada por todos lados, etc… Demasiada gente, me di una vueltecilla y continué mi camino…

Fui bajando por Stresemann Strabe y giré a la izquierda, primero para ver una antigua torre de vigilancia de la RDA que sigue en pie, y después por Niederkicchnerstrabe… donde se puede ver uno de los “trozos” más importantes que siguen en pie del Muro de Berlín… Realmente, es parte de un tramo mayor de 7km con diferentes lugares de interés turístico e histórico, aquí se encuentra un tramo de Muro de 200m bastante bien conservado y vallado para su conservación y mantenimiento (también se pueden ver dos líneas de adoquines indicando por dónde iba el Muro), y tras el se encuentra la Topografía del Terror, un recinto y Museo tanto cubierto como al aire libre con diversos monumentos, información, fotos, etc… del holocausto, de la vida a ambos lados del muro, de las familias y amigos separados, de las personas que murieron intentando cruzar de un lado a otro…

Bien, el Muro de Berlín es una de las iconografías más famosas y conocidas de la historia, por desgracia. El Muro de Berlín fue construido por la RDA y estuvo “operativo” desde 1961 hasta 1989, ellos lo denominaban “muros de protección antifascista que protegían a la RDA de la inmigración ilegal, el espionaje, el contrabando, la agresión occidental…”. Aquí comenzó la Guerra Fría y la separación y creación de dos bloques mundiales enfrentados por la ideología, el Muro se extendía 45km dividiendo en dos la ciudad de Berlín, y más de 155km que separaban la RDA del resto del territorio alemán, separando a miles de familias y amigos durante décadas… Miles de familias y amigos separados, y cientos de muertos por disparos y minas intentando escapar del régimen impuesto en la RDA…

El Muro fue ampliado y “reformado” en varias ocasiones, pero básicamente constaba de dos muros paralelos (no era uno sólo) con vallas, alambres, fosos, alarmas, búnkers, torres de vigilancia, soldados armados, minas, armas de disparo automático, trincheras en el medio para evitar el paso de vehículos, barreras de separación… Casi inexpugnable… Casi, muchas personas lograron atravesarlo (utilizando túneles), pero casi todas perecieron o fueron heridas de gravedad como indicaba…

Pero no era sólo el Muro como un objeto físico de hormigón, sino que el Muro de Berlín se extendía más allá de Berlín y de Alemania con el Telón de Acero y una auténtica separación física, ideológica, política y militar entre los miembros de la OTAN y los miembros del Pacto de Varsovia

Pero no hay nada que dure para siempre, no hay mal que 100 años dure, o eso dicen… El 9 de Noviembre de 1989, la población de la RDA, creyendo que las restricciones para cruzar el Muro habían sido retiradas (debido a un anuncio gubernamental) se presentaron en el Muro y sus distintos puntos de control… Las autoridades y los soldados (en gran parte no informados o mal informados) no supieron cómo reaccionar ante la presión popular… El Muro cayó… Como indiqué al principio del post, todavía recuerdo verlo en directo por la tv, con mis padres al lado, emocionados ante lo que estábamos viendo, ante el triunfo de la libertad, de la democracia y de la esperanza. Retrocedo a aquel día, y recuerdo ver en la tv cómo algunas personas escalaban el Muro, mientras otros intentaban demolerlo y abrir boquetes con cualquier cosa que tuvieran a mano… Y mientras, otros, los que ya habían cruzado, eran recibidos con gritos y llantos de, por fin, felicidad, aplausos… con los brazos abiertos por sus familias, por sus amigos y por cualquier desconocido… con abrazos, saltos, cerveza y lágrimas, muchas lágrimas… pero de felicidad. Es historia de la libertad, es historia de la humanidad.

Obviamente, todo es mucho más complejo y habría mucho de lo que hablar y explicar… No obstante, como siempre, os emplazo a leer toda la información al respecto y desempolvar aquellos recuerdos que tenemos del colegio. No olvidemos tampoco que tramos del Muro de Berlín hay muchos…

Fue un hecho histórico, un hecho que ha quedado en la memoria y en la retina de todos los que pudimos vivirlo, aunque fuera en la distancia mediante un televisor. Me emociono sólo de recordarlo igual que me emocioné cuando pude ver este tramo de Muro… El Muro de Berlín es parte de nuestra historia como europeos, es parte de nuestra historia como demócratas, es parte de nuestra historia como personas que creemos que algo mejor se puede lograr… Historia pura.








Uf, comienza a llover de nuevo… A apenas unos metros, al final de la calle en la esquina, vi un curioso lugar, muy colorido xD, por partes: había una tienda de productos turísticos con camisetas súper chulas (aunque carilla), a la derecha de la tienda había un “Trabi World” repleto de Trabis de todo color y diseño, junto con una torre (lo que quedaba de una antigua torre de vigilancia) pintaba con grafittis, con otro coche en lo alto y con multitud de bicicletas…

Era un centro de alquiler de bicis y coches, súper llamativo y súper curioso debido a cómo estaba montado y todo el colorido jeje. Los Trabi o Trabant era la marca de coches de “bajo coste” de la RDA, producidos desde 1957 hasta 1991. No sólo se fabricaron y vendieron en la RDA, sino que también fueron exportados a otros países del bloque soviético. “Famosos” por su durabilidad y versatilidad (y por sus múltiples apariciones en el cine), era el coche, el único coche básicamente, a la que la población podía acceder… Todavía quedan muchos, y en Berlín es común ver alguno por la calle… aunque hasta ahora obviamente no había visto tantos juntos, y pintados de formas tan curiosas jeje (¡¡¡tenían hasta un Trabant limusina!!!). La verdad es que es un coche curioso sí jeje, me molaría poder probarlo, parece un micromachine xD.

Saqué unas fotillos de forma rápida (ya que llovía, aunque no diluviaba como antes), y me fui a un puestecito de salchichas que había a la izquierda de la tienda, tenían sillas, mesas y estaba cubierto, así que perfecto… ¡Desde esta mañana apenas había comido un perrito! (ya había dicho anteriormente que estaba comiendo muy poco en esta escapada, no había pasta…), y había mucha hambre, además necesitaba descansar un poco y estaba lloviendo, qué mejor momento para parar un poquito… Así que me pedí lo más baratito que había: una currywurst (¡¡¡y es que me encantan las salchichas alemanas con curry!!! :D), y una yonquilata de birra… En fin, no era mucho pero al menos llenaba mínimamente el estómago para poder continuar (más con la birra que con la comida xD).

Bueno, la nube había pasado, tocaba continuar… Fui por Zimmerstrabe hasta llegar a una coqueta plaza adoquinada con varias terracitas y más trozos del Muro de Berlín, algunos sueltos y otros agrupados, algunos abandonados a su suerte y otros pintados con diversos murales… Llamativos especialmente donde podíamos encontrar varios dictadores/genocidas/asesinos/terroristas… algunos de ellos han caído ya, otros siguen en pie por desgracia… Mucha gente aquí sacando fotillos.

Y unos metros más adelante llegamos al lugar donde se encuentra el Checkpoint Charlie, el más famoso de los puntos de control y paso fronterizo del Muro de Berlín entre la RFA y RDA. Este lugar sólo lo podían usar los militares, funcionarios del gobierno, embajadores, etc… Aquí se palpaba la tensión de la Guerra Fría, al igual que el punto de control fue testigo de huidas, muertes, intercambio de espías y presos, tanques y soldados apuntándose… Como reminiscencia, hay dos imágenes, dos grandes fotos de dos soldados: uno americano y otros soviético, uno a cada lado del muro, mirándonos, mirándose… A un paso el socialismo/comunismo, la imposición y el totalitarismo/autoritarismo, a otro paso el capitalismo, la democracia y la libertad… Aunque sí, obviamente siempre algunos “puntos o aspectos” son subjetivos…

El punto de control funcionó desde 1945 hasta 1990, momento en el que fue demolido… En el 2000 se inauguró una reconstrucción del mismo como reclamo turístico, y también aquí tenemos el Museo del Muro del Checkpoint Charlie, justo al lado del Checkpoint Charlie… Tenía descuento con la Berlín Card y me hubiera encantado poder visitarlo (entré a recepción), pero entre la pasta y que no tenía tiempo para todo… en fin, queda pendiente para la próxima ocasión. Mucha gente por aquí, es un importante reclamo turístico y estaba en Friedrichstrabe, una calle y zona comercial con bastante movimiento y muy agradable para darse un paseíllo…

Subí por la misma unos minutos, en dirección a Unter Den Linden, hasta llegar a Gendermenmarkt, considerada la plaza más bonita de la ciudad… Sí, puede ser que lo sea la verdad :).

Fue creada en 1688 orientada a ser un mercado, aunque hasta finales del s. XVIII no alcanzó su forma actual. No obstante fue afectada por los bombardeos y reconstruida posteriormente, también fue el lugar del último acto oficial de la RDA…

Pero hay mucho más en esta plaza… En la mitad de la misma tenemos el Teatro Nacional, de 1802 (aunque se quemó y reconstruyó posteriormente), a su derecha la Catedral Francesa (realmente es una Iglesia, construida por los franceses para los franceses en 1705, ampliada en 1785 y reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial en 1981, tiene un mirador en la parte superior, aunque ya me la encontré cerrada), y a la izquierda la Catedral Alemana (construida como réplica por los alemanes para los alemanes en 1708, reconstruida en 1988 tras la Segunda Guerra Mundial).

Ciertamente la plaza es un bello lugar, muy tranquilo, limpio, agradable… además no había turistas por aquí. En los alrededores, zona residencial, hay varios restaurantes y cafés con terracitas. Estuve unos minutos por aquí, unas fotos y a la parada de Metro de Franzosische…

En fin, el Sol ya estaba cayendo, la temperatura también… las 20:30, se me echaba el tiempo encima para desplazarme a ver la East Side Gallery…







Trasbordo de por medio, llegué a la estación de Metro de Warschauer ya con poca luz natural… Giré a la izquierda para bajar por Warschauer en dirección al Río. No había muchos turistas por aquí la verdad… Pero sí algún grupito “raro” y un par de grupos de niños que tenían pintas chungas y le gritaban a la gente… De hecho se me acercó uno y me dijo algo en alemán con malas formas, así tal cual, me le quedé mirando un par de segundos de forma fija, y continué el camino, en fin, paso de movidas… Cierto es que esta zona es algo “bohemia”, “alternativa”, “okupa”… y no es de las más seguras de Berlín, de hecho no me motivó en absoluto…

Bien, la East Side Gallery no tiene pérdida alguna, está indicada y es muy fácil llegar… Como decía, simplemente; bajar y a la izquierda, te lo encuentras xD. La East Side Gallery es una galería de arte al aire libre que consta de más de 1.300m de longitud de lo que fue el Muro de Berlín (en la parte de la RDA), bordeando el Río Spree. En total hay 103 obras de artistas de todo el mundo con distintos significados, pero en general son referencias a la libertad, la democracia, la esperanza, el amor, la unión de Alemania… Aunque todo no deja de ser subjetivo y la mayoría de los murales no tienen significado concreto que tú le puedas ver más allá del que le diera el propio autor… Algunos “molan”, otros son horribles, algunos en buen estado, otros en muy mal estado y otros destrozados (generalmente por los turistas).

Pero la East Side Galery, este tramo del Muro de Berlín es obligatorio de visitar, es el tramo de Muro más conocido y más representativo de Berlín y, al fin y al cabo, es arte expuesto al aire libre, público para el disfrute de todos y, quizás lo más importante; que es arte en pro de la libertad y de la esperanza del ser humano…

Como cada vez había menos luz y es un tramo muuuy largo, fui relativamente rápido, pero deteniéndome el tiempo suficiente para sacar fotos y admirar cada obra. Según iba avanzando por Stralauer, iba comprobando como ciertamente toda esta zona, que años atrás era solar tras solar, ahora tiene hoteles y edificios residenciales nuevos, el espectacular O2 World, cines, restaurantes… Pero estaba todo medio muerto, sin gente por las calles, sin coches… sin movimiento vamos. Supongo que cuando haya algún tipo de evento en el O2, todo cambiará, pero lo que era en ese momento… Llegué al “final” del Muro, de la East Side Gallery, si giras a la izquierda, puedes ir por la ribera del Río y visitar la parte interior del Muro, donde también hay diferentes obras… aunque la mayoría son graffitis sobre graffitis… aunque son curiosos los “últimos” que podemos ver, recreando otros “muros” que hay alrededor del mundo.

Decir también que aquí se está prácticamente a oscuras y no se ve prácticamente nada… además como dije, la zona da un poquito de “mal rollo” y, según giras para ver esta parte “trasera”, te encuentras varios personajes merodeando y trapicheando, de hecho uno de ellos se me acercó para ofrecerme droga… Y no hay ninguna salida, vamos, que aquí te pueden dar el palo en plena oscuridad sin ningún problema, cuidado con esta zona :S.

Pero hay más, y es que… ¡no hay salida!, por lo que recorres más de 1km… luego recorres de nuevo más de 1km… luego recorres de nuevo más de 1km… y finalizas recorriendo de nuevo más de 1km… En total casi 5km así como quien no quiere la cosa… Uf, cómo había andado poco hoy… Niños, en serio, una vez que lleguéis al final, no deis la vuelta por la parte interior, por la parte trasera del Muro… ya que no es nada interesante y luego no tenéis salida y os tocará volver :(.

Y así me dieron ya las 22 cuando volvía a paso rápido camino del metro de nuevo… no había absolutamente NADIE, sólo me crucé con una familia de turistas. Vamos, es que por no haber ni había nadie tampoco en el hotel/restaurante/discoteca/barco que se encuentra al inicio del Río… Reitero que no me mola mucho la zona.












De vuelta al Metro y un par de paraditas hasta Jannowitzbrucke… El Metro vacío, las estaciones vacías… ¿¡¿¡pero esto qué es?!?! jaja, en serio, es que daba mal rollo… Sí, que estamos en Europa, la gente ya está en casa sobando debido a que es “tarde”, pero joder macho… Llego a la estación en cuestión… totalmente desierta, el metro vacío, los andenes vacíos, las estancias vacías… Iba con cuidado y atento la verdad, no mola nada… Salgo a la calle y tooodo oscuro y, cómo no: vacío y desierto, es que ni un coche vamos.

En fin, me fui a paso rápido mapa en mano hasta el Barrio de San Nicolás; el “viejo” Berlín y uno de los barrios más auténticos de la ciudad :).

En la Edad Media aquí estaba situado un importante nudo comercial gracias al Río Spree, gracias a lo cual se produjo un asentamiento estable: Berlín, y al otro lado del Río, Colln… que una vez unidas dieron lugar a Berlín como expliqué al comienzo del post… Aquí nació Berlín.

Este precioso barrio medieval reconstruido, con sus callejuelas, tabernas, restaurantes, tiendas de barrio… fue sepultado por las bombas en la Segunda Guerra Mundial y así permaneció durante décadas; como un solar lleno de escombros… Sin embargo, y curiosamente, la RDA se propuso reconstruir y reflotar el barrio… intentaron reconstruir todo, lo más fielmente posible al origen, pero la falta de medios era patente… por lo que trajeron edificios “prefabricados” de otros lugares, y edificios históricos de la misma época que se habían mantenido en pie en otras zonas de Alemania… No obstante, tras la reunificación alemana, se impulsó las ayudas a la zona… Primero por “orgullo patrio” (es el origen de Berlín), segundo por el potencial turístico de la zona… He de decir no obstante, que, a pesar de mi mínima visita… la zona da el pego (a pesar de la reconstrucción se mantienen algunas fachadas y edificios originales) y es una delicia y un agradable paseo darse una vuelta por aquí :).

Tenemos edificios barrocos, algún museo, la Molkenmart (el primer lugar al que llegué tras salir del metro y lugar donde se encontraba la plaza del mercado desde el s. XVII, en este momento en obras), la Estatua de San Jorge luchando contra el dragón, la Klosterkirche (los restos de la iglesia de un convento franciscano del s. XIII), el palacete Podewil o el Stadtgericht o Tribunal de la Ciudad (construido en 1904 con una interesante mezcla de estilos arquitectónicos, restaurado tras la Segunda Guerra Mundial)… Aunque el punto central y más importante del barrio es la Iglesia de San Nicolás, alrededor de la cual se articula la zona desde su origen cuando todavía era un barrio comercial en el Medievo… La Iglesia data del s. XIII, aunque ha sido ampliada y restaurada posteriormente… la actual es igualmente una reconstrucción tras la Segunda Guerra Mundial.

Hay mucho que ver en el Barrio de San Nicolás… Obviamente, como os podéis imaginar, estaba todo cerrado y no pude entrar en ningún lado… Aquí al menos me encontré un par de personas por la calle xD, aunque cierto es que se veían algunos restaurantes abiertos todavía… Y es que, aunque no vayas a entrar en ningún restaurante, bar, tasca, taberna o similar… lo mejor que se puede hacer en esta zona es dejarse llevar y callejear por esas callecitas empedradas medievales, es lo que hice yo: callejear mientras disfrutaba del silencio y de las luces tenues de algunas velas de las entradas y balcones de los restaurantes y tabernas tradicionales que quedaban abiertos…

Así, hasta llegar de nuevo al Ayuntamiento y la explanada frente a la Torre de Televisión… me costó llegar hasta aquí la verdad, debido a las obras había calles cortadas y había que rodear bastante…

En fin, aproveché para tomar unas fotos de la Torre de Televisión de noche e iluminada, y me dirigí a buscar algún sitio para cenar algo antes de volver al hostel… Pasé por los mismos lugares que ayer, pero, o estaba todo cerrado, o lo que estaba abierto era caro… Así que no tuve más cojones que meterme en el Mc Donald’s que hay cerquita del hostel… Y había bastante gente, a ver, si es lo único que estaba abierto o/y a un precio relativamente asequible… Tenía bastante hambre, pero estaba taaan cansado que no pude ni terminar de comerme la hamburguesa :S. Sabéis esos momentos que dices: “estoy tan cansado que no tengo ni hambre”, pues eso… sólo que tenía hambre pero aún así no me entraba xD.




En fin, las 23:30, momento de irse al hostel, a lavarse, cambiarse, e intentar sobar… Por suerte en la habitación sólo había dos camas ocupadas… la mía y la del compi fiestero londinense xD. No recuerdo si me enteré cuándo llegó, quizás los tapones hicieron su trabajo…

Había sido un día muy muy largo… Berlín me había sorprendido gratamente y me había quedado con ganas de mucho más, ¡es una ciudad increíble con grandes atractivos! Todavía me quedaban un par de horitas mañana por la mañana… ¡Vamos a dormir! ;).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!