Home / Diarios / Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).
Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). ViajerosAlBlog.com

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Italia (Milán).

Día 4 – 03.06.09: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 4 – 03.06.09: Italia (Milán). Último día de la escapada, aprovechado a tope en Milán, una ciudad que, al contrario de lo que piensa mucha gente, tiene mucho que ofrecer. Comenzando por el Palacio Real, la Galería Vittorio Emanuele y sus tiendas de lujo (sólo para mirar), y el espectacular y gótico de mármol blanco Duomo de Milán; la cuarta Catedral más grande del mundo. A continuación: Palacio Marino, Teatro de la Scala, y callejeando hasta la tienda oficial de Ferrari, la paleocristiana y más que interesante Basílica Lorenzo Maggiore, Museo Arqueológico, e Iglesias de S. Ambrogio y S. Satiro, donde descansé unos minutillos del infernal calor. Vuelta al Duomo para comer frente al mismo sentado en la sombra, recuperando fuerzas para el plato fuerte del día y visita obligatoria (reserva con mucha antelación) en Milán… En la Iglesia de S. Maria della Grazie de 1490, Patrimonio de la Humanidad, se encuentra el Cenácolo o La Última Cena de Leonardo da Vinci: simplemente espectacular e impresionante, te sientes afortunado ante su visión… A continuación tocaba el Castillo Sforzesco y sus diferentes museos y colecciones, el cuidado Parque Sempione, y finalizando la jornada en el Cementerio Monumental caminando entre obras de arte y mausoleos.

Último día de la escapada, día completo de visita a Milán hasta que llegara la hora de irse al Aeropuerto… Estaba cansado y me levanté algo más tarde de lo previsto, aunque prontito de todas formas y con, a priori, suficiente tiempo para visitar todo lo que tenía previsto en Milán :). Dejé la habitación y la mochila en recepción, indicando que volvería a la tarde a por ella.

Cogí el metro al lado del hotel hasta la estación de Mengoni, a los pies del Duomo de Milán… Creo que me equivoqué de salida y así salí a un lateral de la misma. Según iba bordeando hasta la Piazza Duomo iba viendo la magnificencia de esta espectacular Catedral… Ahí estaba, en la mitad de la plaza, a mi espalda el Palacio de la Razón (edificio medieval de 1223 que era el antiguo Ayuntamiento), a mi derecha el precioso Palacio Real de 1778, a mi izquierda la Galería Vittorio Emanuele de 1865… y frente a mí la espectacular fachada del Duomo de Milán… Sencillamente espectacular, otra vez me recorría el Síndrome de Stendhal… era pronto y había poquita gente en la plaza, el Sol estaba situado justo detrás del Duomo, creando una imagen espectacular con la iluminación, con el sol queriendo “escaparse” de las agujas góticas y con la catedral “iluminada” desde su parte posterior… Así estuve unos minutos, parado, admirando la increíble y enorme fachada. De dimensiones enormes, ¡el Duomo de Milán es la cuarta Catedral católica más grande del mundo con 157m de largo y una altura total de más de 108m!, espectacular… Su construcción se inició en 1386, oficialmente fue terminada en 1805, aunque hasta incluso mediados del s. XX fueron añadidos detalles y puertas… Construida en ladrillo y recubierta de mármol, algo tan típico de las iglesias y catedrales italianas. Obviamente el estilo gótico es el predominante, sólo hace falta ver el diseño de las naves y esas agujas, aunque también presenta detalles renacentistas y neogóticos.

Tras sacar las pertinentes fotitos aprovechando que había poca gente, era el momento de visitar la Catedral y luego subir a las cubiertas. Visité el interior con sus cinco grandiosas naves tranquilamente sin prisa alguna… pedazo de columnas jeje, preciosas vidrieras, magníficos altares, sarcófagos detallistas, y el presbiterio como obra maestra renacentista, y las impresionantes estatuas y esculturas; el más importante patrimonio en el interior del Duomo.

Pero de lo que tenía más ganas era de subir arriba a las cubiertas jeje. En la entrada principal vi un cartel donde indicaba que la entrada para subir a las cubiertas estaba en un lateral, cerca de donde había salido del metro. Hacia allí me dirigí, entré por la pequeña puerta, pagué (había varios policías, no sé por qué) y subí por las escaleras… Decir que el Sol ya estaba pegando muy muy fuerte, y con el reflejo del mármol… uf, vaya calor que pasé en el buen rato que estuve por aquí arriba, sudando como un pollo. Pero merecía la pena jeje, subir a las cubiertas del Duomo es indispensable y obligatorio… Es la posibilidad de ver de cerca los detalles de las agujas, los relieves, las estatuas y las inquietantes gárgolas, a lo que sumamos las vistas cojonudas que tenemos desde arriba como es obvio. Apenas había algunas personas aquí también, entre ellos una pareja de españoles a los que les saqué una foto juntitos, y que ni siquiera se dignaron a decirme si quería que me sacaran ellos una foto, tampoco se lo pedí ni pregunté (me basto yo y mi amigo trípode juasjuas), pero joder, qué rancios… En fin, en serio, si vais a Milán no se os olvide subir a las cubiertas del Duomo, se sale, una visita totalmente recomendable y la oportunidad de estar un poquito más cerca de ese cielo y ese paraíso a donde las agujas góticas nos querían llevar ;).

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

Pues nada, volvemos abajo, saqué unas cuantas fotitos más del Duomo (ahora que no tenía el Sol de cara) y me metí a la Galería Vittorio Emanuele. Precioso lugar, sin duda, y lleno, como todos sabemos, de tiendas pijas para gente con pasta. No quiero ni pensar lo que le tuvo que costar aquí el local que McDonald’s tiene dentro jeje. También había una tienda oficial del Milán, la cual estuve curioseando… solo mirar vamos, ya que con esos precios como para comprar algo xDDD. El complejo fue construido en 1877, y consiste en dos “avenidas” monumentales que se cruzan en el centro formado un octágono, con arcos de cristal, bóveda de vidrio, cubierta y estructura de hierro… creando un precio entorno monumental y casi “museístico“. Obligatorio es recorrerlas ;).

Salí “por el otro lado” de la Galería, a la Piazza della Scala. A mi derecha el Palacio Marino, de 1553 y hoy sede del Ayuntamiento (estaban montando una especie de escenario o similar), y a mi izquierda el Museo y el famoso Teatro de la Scala. Construido en 1778 (reformado en 1907, 1945 y 2004), es uno de los teatros de ópera más famosos del mundo que, curiosamente, también fue un casino en otras épocas. Es posible visitarlo en parte, y prácticamente, sólo el Museo… pero aún así estaba cerrado, aunque me fijé en los horarios para poder más tarde si sacaba hueco…

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). IMG_4236 Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

Pues nada, me puse a callejear un poquito por esta zona de calles estrechas y donde hay varios museos y pinacotecas, y así llegué hasta la tienda oficial de Ferrari en Milán jeje. La tenía fichada, pero realmente me la encontré por casualidad, tampoco tenía como preferencia visitarla. Está situada en una esquina de una calle cerrada con varios restaurantes alrededor y demás, no tiene pérdida jeje. No recuerdo exactamente, mmmm, creo que tenía 4 plantas, 4 seguro vamos. La mayoría del personal de la tienda es gente de color, incluido el megasegurata que hay en la puerta y te saluda y te despide al entrar jeje, es un tío enorme con un traje perfectamente inmaculado que está inmóvil pero controlando absolutamente todo.

Obviamente sabían que yo no iba a comprar nada allí, con mis pintillas de pobre… jeje, pero puedes cotillear lo que quieras y sacar fotos, no te dicen nada ni te ponen malas caras :D. Y bueno, qué decir… tenéis todo el merchandising habido y por haber que os podáis imaginar de Ferrari, aunque todo a unos precios estratosféricos claro jeje. Hay ropa, juguetes, maquetas (¡¡¡de más de 3000€!!!), de todo… incluido una réplica del Ferrari utilizado este año en el mundial de F1, dos motores auténticos, etc… en serio, hay de todo. Mira que iba pensando comprar una camiseta (la más barata) para mi hermano… pero es que era imposible con esos precios…

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

Otro punto marcado en el mapa, fui a sacar pasta a un cajero cercano (esta zona no estaba mal, tranquila, residencial y agradable, con varios cafés y restaurantes) y continuamos… A la tarde tenía una visita ya prevista que me partía un poquito el día para la planificación de la ruta, así que decidí “volver” sobre mis pasos, bordeando el entorno del Duomo, hasta llegar a la Basílica Lorenzo Maggiore. Hacía un calor considerable, un buen paseíto hasta llegar aquí la verdad, ya que está algo más alejado y en el mapa no venían todas las calles, por lo que di un poco de vuelta. Como suele pasar… por estas zonas ya no hay ningún turista, los cuales no suelen estar alejados del centro y las zonas turísticas jeje, apenas vi otra chica que iba sola igual que yo…

Pues nos encontramos con una basílica paleocristiana construida en el s. IV, situada en la Piazza della Vetra, rodeada de un pequeño parque (donde descansé unos minutos en un banco a la sombra). Es bastante grande y, a primera vista, parece un poco bastante echada a perder, al menos por su parte trasera… La fachada principal es muy llamativa sin embargo, con una pequeña plaza muy cuidada con diversas estatuas y los restos arqueológicos de varias columnas romanas frente a ella formando un pequeño “paseo”, aquí no suelen venir muchos turistas como indicaba, pero recomiendo acercarse hasta aquí, sin duda es una interesante visita :). Al otro lado del parque, se ve la torre de la Iglesia de S. Eustorgio, del s. XI, no obstante no me acerqué hasta la misma puerta y me limité a verla de lejos.

Continué mi camino por Milán, callejeando, mientras pasaba por la Iglesia de S. Ambrogio de estilo románico y fundada en el 379, la Iglesia de S. Maurizio de 1503, una facultad de la Uni (no sé de qué) y el Museo Arqueológico. Esta zona estaba petadilla de gente joven como os podéis imaginar :). Mis pasos me llevaron ahora hasta el Palacio de la Bolsa (construido en los años 30), y callejeando por unas estrechas calles no muy recomendables debido a las pintas de la peña que iba viendo, llegué hasta la Iglesia de S. Satiro, una pequeñita Iglesia situada en unas calles igualmente pequeñas y estrechas, aunque no difícil de encontrar. Entré a la misma, muy “cuca” por dentro jeje, no había nadie y se estaba muy fresquito, así que me quedé tranquilamente aquí sentado 5 minutillos para recuperarme del calor infernal que hacía fuera jeje.

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

Tocaba comer, que apenas había picado algo para desayunar y ya tenía bastante hambre, era mediodía… Fui bordeando hasta llegar de nuevo al Teatro  Scala a ver si podía entrar ahora, pero nada… ¡estaba cerrado aunque se supone que debería estar todavía abierto según los horarios que comprobé!, así que pasé del tema… Volví hasta el Duomo, ahora sí estaba súper petada la plaza jeje, hasta arriba de gente, incluida una boda (o estaban realizando unas fotos de catálogo, ya que los dos eran muy “perfectos”) ¡de japoneses! me persiguen me persiguen xD.

Había un par de fotógrafos profesionales sacándoles fotos, echando de comer a las palomas y demás para que estuvieran a su alrededor y quedara bonito en las fotos jeje, todo con el Duomo de fondo :). Eché un vistazo a los kioscos y un par de puestos que había por aquí, donde acabé comprando un par de recuerdos (un par de llaveros, postales, una réplica de la camiseta de Maldini y un ejemplar del día de La Gazzetta Dello Sport para un colega futbolero, donde además venía la noticia del fichaje de Kaká por el Madrid xD). Ahora tocaba ver los restaurantes y demás que había aquí en los alrededores… Había cosillas baratas, pero buscaba algo más barato aún y no quería comer en el McDonald’s jaja, así que fui a un puesto que había al lado del Duomo, cerca de la Galería Vittorio… Tenían paninis, pizzas, etc… el típico puesto de comida rápida preparada a un precio asequible… Así que me pedí un panini relleno de jamón serrano y queso, con una cervecita, que estaba de muerte, y me lo comí tranquilamente sentado en la sombra a los pies del Duomo… incomparable y magnífico marco para mi comida callejera, comida que ciertamente recuerdo con una agradable sensación y una sonrisa dibujada en mi cara :).

En fin, después de comer tocaba irse al plato fuerte del día, al que me dirigí andando pues todavía tenía tiempo. No es otra cosa que la visita del Cenácolo (La Última Cena) de Leonardo da Vinci en la Iglesia de S. Maria della Grazie.

Tras ordenar la construcción el duque de Milán Francisco Sforza en 1463, en 1469 se terminó el convento, y en 1482 la iglesia (que se convirtió en el lugar de sepultura de los Sforza). Prácticamente toda la construcción es gótica, aunque hay importantes detalles románicos. Todo el conjunto de la Iglesia y el convento fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1980, con absoluto merecimiento (¡no es para menos!), y en su interior hay fotos en el interior que muestran cómo quedó la iglesia y el convento tras los bombardeos de la II Guerra Mundial… hecha una penita vamos, por suerte las grandes obras de valor de su interior, incluido el fresco de La Última Cena, casi no fueron afectados.

Bien, para poder visitarlo hay que hacer una reserva con mucha antelación, AQUÍ ya expliqué como fue el proceso y dónde lo hice. Llegué con suficiente antelación, visité la Iglesia y fui al lateral, donde está la entrada al Cenacolo, canjeé la entrada y a esperar, todavía tenía unos 15 minutillos… La sala de espera estaba abarrotada de gente del turno anterior, así que me salí fuera, donde hay una pequeña plaza y, al otro lado en la sombra, una fuente, donde aproveché para beber y llenar la botella de agua que llevaba, a continuación volví a entrar y a los 5min ya nos tocaba pasar :).

Varios grupos, algunos japos, etc… creo que era el único que iba sólo jeje. Vas pasando por varias salas con puertas automáticas (tanto de seguridad, como para mantener la presión y condiciones atmosféricas y demás), y on se permite entrar a todo el mundo a la vez, sólo te juntas con todo el grupo al final, cuando entras al refectorio propiamente dicho. SIMPLEMENTE ESPECTACULAR, SIMPLEMENTE MARAVILLOSO, SIMPLEMENTE GRANDIOSO… en cuanto entras, giras tu mirada a la derecha…y ahí está el fresco; AHÍ ESTÁ EL CENACOLO (LA ÚLTIMA CENA), DE LEONARDO DA VINCI… enorme, mucho más grande de lo esperado pese a haberlo visto en fotos, vídeos y películas (decir también que está prohibido sacar fotos y grabar vídeos, móviles apagados… mucha seguridad y muchas cámaras, como no podía ser de otra forma… toca retener su imagen en nuestra retina…).

Es, seguramente, la obra pictórica más famosa del mundo, especialmente después de su reconstrucción con la ayuda de avanzados programas informáticos y especialistas en este tipo de pintura, al ser objeto de estudio de grandes expertos a nivel mundial y, especialmente, al haber aparecido en novelas, películas, etc…

Es una obra de fama mundial y, sin duda, es algo que hay que ver y disfrutar al menos una vez en la vida… no me perdonaría haber visitado Milán y no haber podido disfrutar de esta maravilla, totalmente hipnótica, que te tiene pegado frente a ella sin parpadear admirando la maestría de uno de los mayores genios de la historia de la humanidad… Realmente sus 460cm de alto por sus 880cm de alto impresionan, su visión te absorve, te paraliza… me siento y me sentí muy afortunado en ese momento de tener la oportunidad de estar aquí y ver tal magna obra…

Leonardo Da Vinci pintó esta obra entre 1495 y 1497, ejecutado al temple y óleo. En principio un encargo modesto para Leonardo por parte del Duque Sforza de Milán, se convirtió en una obra “gigantesca” en todos los sentidos, a la que Leonardo se dedicó por completo de forma íntegra, quizás sabiendo que estaba creando una obra atemporal, y cargada de simbolismo como bien sabemos… habría tanto que saber y tanto que analizar de esta obra…

La visita es rapidita no obstante, media hora máximo… y ya te echan del refectorio jeje, luego sales completamente alucinando… y ya está, se acabó, que viene otro grupo jeje. Una vez fuera pude ver como había un pequeño puesto donde un hombre vendía copias en papel del Cenacolo y demás, ¡pero son más baratas en la tienda que hay dentro de la Iglesia!, aquí te atiende una señora mayor y los precios son más baratillos, así que compré un par de réplicas del Cenacolo para enmarcar, ¡que son una puta pasada! :D.

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

En fin, tras seguir flipando… la siguiente parada estaba relativamente cerca, así que fui andando hasta el Castillo Sforzesco :). Una gran construcción erigida en 1450 por el Duque Francesco Sforza que actualmente alberga museos y colecciones de pintura, escultura, tapices y muebles, armas, instrumentos musicales, etc, y, una auténtica obra maestra (esta vez en forma de escultura): la Piedad de Miguel Ángel (no confundir con la que se encuentra en el Vaticano). Bueno, con una única entrada a precio asequible, puedes entrar a todos los Museos del complejo… Haciendo una ruta por el mismo, la verdad es que aquí tienes para entretenerte varias horas perfectamente eh, todo depende las ganas que tengas y el interés sobre las distintas colecciones, pero vamos… un par de horas como mínimo y a toda leche sólo para ver lo más “importante” no te las quita nadie.

Tenía tiempo, así que me puse a disfrutar de los distintos museos y colecciones con tranquilidad… además aquí se estaba, obviamente, muy fresquito ;). Sin dedicarme a las diferentes colecciones y exposiciones… reseñar que la última parada fueron las colecciones de esculturas… y la última es la Piedad, la cual puedes admirar y disfrutar de su trazado tranquilamente en unos bancos habilitados frente a ella y sacar las fotos que quieras (sin flash claro). Sin duda, merece totalmente la pena visitar el Castillo Sforzesco y recorrer sus museos y exposiciones :). A la salida busqué unos baños, que ya no podía más xD, ¡aunque no había agua para rellenar la botella!, joder, estaba seco ya y me había quedado sin agua :(.

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

El Castillo se encuentra enmarcado dentro del enorme Parco Sempione, un parque que alberga otros museos y demás y, como me gustan los parques, no podía dejar de darme una vuelta por aquí jeje. Un bonito parque y bien cuidado, con gente corriendo o en bici, peña echando una cabezadita en las sombras bajo los árboles, etc… Por suerte encontré un kiosco y pude comprar dos botellas de agua, ya que no había fuentes y tenía una sed y un calor bestial. Luego fui bordeando el parque hasta la estación de metro de Cadorna y, aunque ya iba justito de tiempo, quería visitar el Cementerio Monumental ya que hace dos días no pude hacerlo por estar cerrado. Hacia allí me dirigí y, esta vez sí, pude visitarlo jeje. Y tanto que es monumental… no es que haya visitado muchos cementerios en mi vida (y tocamos madera), pero es que venir aquí… no es visitar un cementerio cualquiera, sino disfrutar de obras de arte y espectaculares mausoleos… Había leído a mucha gente que te lo recomendaba, aquí no es que vengan muchos turistas, y sin duda yo también recomiendo esta visita, aunque sólo sea dar una vuelta rápida como hice yo (y además aquí sí hay fuentes jeje).

Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc). Día 4: Italia (Milán: Palacio Real, Galería Vittorio Emanuele, Duomo, Iglesia S. Maria della Grazie, La Última Cena, Castillo Sforzesco, Cementerio Monumental,etc).

En fin… Milán prácticamente había terminado… vuelta al metro, vuelta a mi alojamiento a recoger la mochila… y antes de volver a la Estación Central a coger el bus al Aeropuerto, pues me di una nueva vueltecilla por la calle principal de tiendas al lado de mi alojamiento. Aproveché para comprarme un helado (y es que no me canso de los helados italianos jeje) y ver de nuevo la tienda de zapatillas que había visto anteayer. Estuve a punto de comprarme unas zapatillas de camuflaje que ya había visto hace dos días y me encantaban… pero no había pasta :(.

Pues nada… ahora sí, a coger el bus y al Aeropuerto mientras intentaba echar una cabezada… Todavía tenía tiempo, pero es que no había nada que ver aquí, sólo comer algo. Pasé por los arcos de seguridad y nada, a esperar tranquila y pacientemente… Y sí, pacientemente… el avión salió con retraso y ya estaba hasta las pelotas de esperar. Poco a poco fue llegando todo el mundo, varios “hombres de negocios”, algunos españoles, unos italianos que estaban sentados a mi lado y estudiaban en Madrid, etc…

Por fin llegaron las chicas y se abrieron las puertas de embarque, hartito estaba ya de esperar jeje. Vuelta a Madrid, mi hermano me vino a buscar en coche… y para casa.

Una nueva escapada había llegado a su fin, en la que había pisado 5 países y había visitado espectaculares e increíbles lugares, desde el preciosismo arquitectónico y medieval de San Marino a los paisajes naturales de Suiza y Liechtenstein, pasando por Milán y sus impresionantes atractivos claro (y sin olvidar Bérgamo, que fue una más que agradable sorpresa). La mayoría de la gente dice que Milán es una ciudad “fea”, “poco agradable”, que “hay poco que ver”, que sólo hay que dedicar “un par de horas”… ¿¡Estamos tontos o qué!?, obviamente Milán no es lo mejorcito de Italia, pero no hay que subestimar la ciudad; tiene grandes opciones para visitar como son el espectacular Duomo, el Cenacolo y el Castillo Sforzesco.

Había sido una buena y gran escapada, muy cansada y a muerte eso sí (para variar xD), pero cojonuda sin duda, y que guardaré con grato recuerdo.

Gracias por estar ahí compañeros, mis recuerdos son tanto para mí como para vosotros, siempre personal, real y experiencial… otros no pueden decir lo mismo. ¡Nos veremos en las siguientes crónicas! ;).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!