Home / Diarios / Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío. Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico. Mala Strana con Puente de Carlos, etc).
Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío. Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico. Mala Strana con Puente de Carlos, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío. Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico. Mala Strana con Puente de Carlos, etc).

Visitar, qué ver y qué hacer, en República Checa (Praga).

Día 3 – 11.08.13: República Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío. Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico. Mala Strana con Puente de Carlos, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 3 – 11.08.13: República Checa (Praga). Tercer y último día, hoy sí con mucho calor y sin lluvia. Recorriendo Stare Mesto, el centro de Praga: Josefov, el barrio judío con su turbulenta y trágica historia, recorriendo sus bulevares, el Museo Judío con el cementerio y las diferentes sinagogas. Llegando así hasta la Plaza de la Ciudad Vieja, el auténtico corazón de la ciudad, rodeado por un entramado medieval y espectaculares e históricos edificios como la Iglesia de Nuestra Señora Delante de Tyn, el Ayuntamiento Viejo y el Reloj Astronómico. Tras volver a la Plaza Wenceslao y alrededores, tocará un retorno a Mala Strana, zona sur, y su bello y auténtico entorno con atractivos como el Muro de John Lennon. Y así, llegando al plato fuerte y uno de los iconos de la ciudad: el Puente de Carlos, mientras la luz del atardecer se refleja sobre sus estatuas. Finalizando el día con un recorrido nocturno por la Praga iluminada, más bella aún si cabe que por el día. Una ciudad mágica, de cuento, preciosa, espectacular, increíble, bella, bohemia. Todo calificativo es poco en Praga. Volveré!

Tras el brutal palizón de ayer (más la chupa de agua que me había caído), estaba reventado, ¡pero hoy era el último día en Praga y tenía que aprovecharlo a tope también! Así que a las 8:30 arriba (¡y ya era tarde!), a desayunar algo de la comida (fiambre y latas) que tenía, y pasadas las 9 estaba saliendo del hostel… Buena temperatura, día claro y luminoso sin nubes… Ya bueno, ayer empezamos igual, vamos a ver hoy xD.

Había dejado lugares y visitas muy muy importantes para hoy, ¡un gran día quedaba por delante en esta espectacular e increíble ciudad de cuento y de agujas mirando al cielo! :D.

Bien, mapa en mano y tras subir unos metros por la Plaza Wenceslao, giré a la derecha por Jindrisska hasta llegar a la pequeña Plaza donde se encuentra la Torre del mismo nombre, la cual la vas viendo delante de ti desde que entras en la calle. La torre gótica de 68m de altura y construida en 1475 es muy llamativa ciertamente, además, al estar fuera de las “rutas turísticas”, no hay masificación de gente para poder, al menos, sacar algunas fotos en condiciones xD. El interior, aunque restaurado parcialmente, alberga interesantes colecciones, un restaurante, un mirador… Por desgracia, aún era pronto y estaba cerrado… no iba a subir no obstante, así que tomé algunas fotillos y continué mi camino, apenas unos metros, hasta la Sinagoga del Jubileo, de 1906, la cual estaba también cerrada… No era mi objetivo visitarla tampoco (ya habría tiempo después para ver sinagogas), sino al menos admirar su exterior, con esa fachada morisca tan colorida y llamativa :O.

Volví sobre mis pasos y giré a la derecha por Senovazna hasta llegar a la Puerta de la Pólvora. La Puerta o Torre, de 65m de altura, se construyó en 1475 en el lugar donde se encontraba una de las 13 entradas originales a la ciudad. No fue terminada, y hubo que esperar hasta 1886 para su finalización en estilo neogótico. Durante el s. XVIII fue un polvorín, de ahí su nombre actual… Aquí también tenemos exposiciones y un mirador… pero tampoco iba a entrar xD.

Frente a la Puerta, tenemos la Casa Consistorial, sin duda, uno de los edificios más bellos de Praga, su fachada es, simplemente; exuberante xD. Se construyó en 1912 en el lugar de la antigua Corte Real, sede de los Reyes de Bohemia, aunque fue restaurado a finales del s. XX tras décadas de abandono comunista.

El mosaico y las estatuas que podemos ver en la parte superior de la entrada representan la opresión y el renacimiento del pueblo checo. Bajo el, un techado de hierro y vidrio, por donde entramos a la Casa Consistorial y a un interior art nouveau. Hasta aquí es gratis, se puede entrar y disfrutar del vestíbulo, para visitar el resto del complejo hay que pagar, lo cual no iba a hacer… por dinero y por tiempo xD. No obstante, teniendo ambos, creo que es interesante poder visitar su interior (descuento con la Praga Card) y ver la Sala Smetana, la Sala del Alcalde, etc…

Bien, ya estábamos en la parte este de Stare Mesto, la Ciudad Vieja y uno de los lugares más importantes a nivel cultural y turístico de Praga. El grueso y el plato fuerte del barrio tocaría más tarde, pero ahora estábamos en la primera toma de contacto ;). Ya en el s. X existía aquí un asentamiento y en el s. XII se fusionó al barrio del Castillo, posteriormente se le otorgó la categoría de “ciudad”. Desde entonces, la Ciudad Vieja ha sido el corazón de Praga en todos los sentidos… de hecho, la anteriormente visitada Torre de la Pólvora, era una de las entradas principales a Stare Mesto… al menos la Torre sigue en pie, ya que la muralla que rodeaba Stare Mesto ya no existe hoy en día, aunque todavía se adivina su trazado en algunas zonas del barrio…

Debido a la condición de Praga como capital del Sacro Imperio Romano, el barrio fue creciendo de forma progresiva y adaptándose a su condición de “centro” de Praga, de ahí también el desarrollo gótico del mismo, con posteriores e importantes toques barrocos añadidos ya en los ss. XVII y XVIII tras un importante incendio que arrasó parcialmente el barrio. Igualmente, no olvidemos que desde el s. XII (y como ocurre habitualmente en ciudades con amplia historia y desarrollo) la ciudad fue “ampliándose hacia arriba”, construyendo sobre lo construido, debido también a las continuas crecidas del Río Moldava, de ahí que muchos edificios tengan cimientos románicos bajo tierra.

Sí, Stare Mesto es el corazón, el centro de Praga… y lo había dejado para el final, lo bueno se hace desear, supongo ;). Pero todavía quedaban varias horas hasta visitar los principales lugares turísticos del barrio, antes, quedaba mucho por hacer y por ver ;).

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Bien, me dirigí por Revoluini, dejando a mi derecha el metro de Namesti Republiky. Toda el área es una zona peatonal y comercial, con un centro comercial, tiendas y restaurantes… pero como no es una zona muy turística, apenas había muchos visitantes por aquí… ¡mejor!

La verdad es que toda la zona era agradable para visitar… muy “local” ;). Así llegué hasta la Torre Depuradora y el Museo Postal. Luego volví sobre mis pasos, giré por Rasnovka entrando de lleno en el barrio de Josefov, uno de los más interesantes de Praga.

Josefov era y es el barrio judío de Praga. Éstos, se comenzaron a establecer en Praga en el s. X y fueron prosperando a lo largo de los siglos, (así el barrio llegó a tener unos 180.000 habitantes en algunos momentos de su historia), sin contar cuando eran perseguidos y casi exterminados claro… Los nazis de hecho no “demolieron” el barrio y lugares de culto judíos, sino que lo mantuvieron y conservaron como un “museo de una raza extinguida”, simplemente grotesco y lamentable.

Hoy en día, a pesar de que una parte importante del barrio fue demolido a finales del s. IX y principios del s. XX, gran parte del mismo es un auténtico museo judío en sí, pero también encontramos bulevares de estilo francés, edificios art nouveau, edificios neorrenacentistas… y mucho ambiente y mucha autenticidad en sus calles, ¡me encantó recorrer este barrio! :D.

Bien, la primera visita era el Convento de Santa Inés… ¡al que tardé en llegar ya que no encontraba la entrada principal y tuve que dar toda la vuelta al edificio!, bueno, las 10, justo acaban de abrir… El Convento es el edificio gótico más antiguo de Praga, ahora está restaurado y es utilizado por la Galería Nacional donde tenemos varias colecciones de arte medieval. Por otra parte, el complejo restaurado consta de un santuario, un claustro y una iglesia, también encontramos diversas tumbas, como la de Wenceslao I.

Sinceramente, aquí perdí bastante tiempo… y no creo que merezca mucho la pena acercarse hasta aquí, creo que es bastante prescindible y creo que merece más la pena visitar otros lugares, aunque éste lo incluya la Praga Card… esperaba más, aunque he de decir que, ciertamente, la colección de arte es interesante.

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Tocaba continuar tras la visita al Convento… Me encanta toda esta zona la verdad… no tiene mucho interés turístico o arquitectónico como tal, y es cierto que se ven bastantes sin techo y todo un poco destartalado… pero apenas hay gente, no hay turistas, y todo es muy auténtico articulado alrededor de sus callecitas empedradas :).

Pasé por la vivienda de Kafka entre 1915 y 1917 y la primera vivienda independiente de Kafka (Kafka vivió en muchos lugares en Praga jeje), así hasta llegar al primer plato fuerte del día y el comienzo de la “ruta judía”… Antes de nada comentar que el Museo Judío de Praga está compuesto por seis monumentos en total: Sinagoga Maisel, Sinagoga Pinkas, Sinagoga Española, Sinagoga Klaus, Sinagoga Vieja-Nueva, Antiguo Cementerio Judío (y también tenemos la Sala de Ceremonias y la Sala Consistorial), y no está incluido en la Praga Card… Por lo tanto, y hay que visitarlos sí o sí, toca comprar la entrada conjunta para visitar todos ellos… y te llevará unas horitas jeje, aparte de que no puedes sacar fotos en el interior de casi ninguno de los lugares que componen el Museo bajo pena de multa… y estás súper controlado, en varias de las sinagogas hay seguridad privada… Importante reseñar que El Museo Judío de Praga contiene la que es, probablemente, la colección más completa del mundo de objetos sagrados judíos…

Comienza la ruta, comenzando por la Sinagoga Española, cuya preciosa fachada apareció ante mí… Y con ella ya las hordas de gente… Me costó un buen ratazo esperar la cola para comprar la entrada conjunta… Por cierto, curiosísima y muy fotografiada obviamente, la estatua de Kafka que está a la izquierda de la entrada principal de la Sinagoga…

La Sinagoga Española es llamada así por su exterior e interior de estilo morisco, aunque está inspirada en una sinagoga de Viena y fue construida en 1868 en el mismo lugar donde había otro templo judío construido a principios del s. XI. Actualmente, muestra una exposición sobre la historia de los judíos en la República Checa.

No es especialmente grande, pero su interior es espectacular, en concreto las vistas que tenemos desde la parte superior. Como no se pueden sacar fotos en el interior… pues es lo que hay :(.

Ahora continué por Siroka y giré a la derecha en Maiselova. Aquí tenemos varios puntos de interés a visitar… y la calle estaba petadísima de gente por todos lados, había varios grupos turísticos, a los que sumamos los coches, las tiendas… en fin, vamos para allá.

Primero pasé por el Ayuntamiento Judío, y a continuación (están pegados), la Sinagoga Alta y la Sinagoga Vieja-Nueva.

La Sinagoga Alta fue construida en el s. XVI y alberga una colección de telas y artículos de plata, se llama así debido a que su oratorio se encuentra en la planta alta. Su fachada es rococó y tiene una pequeña torre con un reloj en hebreo… Muy curiosa.

En lo que respecta a la Sinagoga Vieja-Nueva, se construyó en 1270, es el templo judío en activo más antiguo de Europa y fue uno de los primeros edificios góticos de Praga. El edificio es pequeñito… pero muy curioso, pareces transportarte a otra época, a otra era… Hay que bajar bajo tierra, ya que se fue construyendo encima y se fueron elevando los muros para proteger la sinagoga de las inundaciones, según vas bajando las escaleras parece que entras en un lugar místico y apartado del tiempo como decía… De hecho, la Sinagoga guarda entre sus muros una leyenda tétrica con un Golem de por medio

Dentro, hay una sala central, una sala de oraciones, un púlpito en el interior de una pequeña “jaula” de hierro, y el Arca Sagrada donde están los rollos de la Torah. Las paredes están cubiertas por distintas escrituras del s. XVIII, y ese techo inclinado y sus detalles góticos llaman la atención profundamente…

Me encantó :D. Lástima que hubiera tanta gente y apenas te pudieras mover…

Ahora me dirigí entre la multitud por Stareho Hrbitova, una pequeña callecita petada de gente, puestecitos y tiendas, así que aproveché para echar un vistazo, ya que los precios no eran abusivos… y acabé comprando una camiseta que había visto anteriormente y tenía fichada ;).

Ahora, frente a mí, el curioso edificio del Salón de Ceremonias, de principios del s. XX y construido en estilo románico. Anteriormente cámara mortuoria, hoy acoge varias exposiciones no muy interesantes… El atractivo radica en el edificio en sí y en sus pequeñas salas con azulejos… llenas de peña donde era imposible moverse, así que intenté visitarlo rápido xD. Por cierto, desde aquí, a través de las ventanas, se tienen buenas vistas del Antiguo Cementerio Judío, que luego visitaría…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Bien, a la izquierda del Salón de Ceremonias se encuentra la Sinagoga Klaus, pero había taaaanta gente que decidí volver más tarde y dar “un pequeño rodeo”… Así, rodeé toda la manzana hasta el Museo de Artes Decorativas.. el cual no tenía mucho interés en visitar pero como lo tenía incluido en la Praga Card… Lo más interesante es el edificio en sí; neorrenacentista del 1900 y en cuya fachada podemos ver diversos relieves que representan diferentes artes decorativas de Bohemia… Alberga varias colecciones de “manualidades”, tapices,  muebles, porcelana, cristalería, relojes, joyas, etc…

Terminé rápido aquí y continué andando a unos pocos metros hasta llegar a Namesti Jan Palach. La Plaza debe su nombre a un estudiante que en 1969 se prendió fuego en la Plaza Wenceslao como protesta contra la invasión soviética. En la Plaza hay una placa conmemorativa a su persona, con una máscara que simboliza la muerte :O.

No obstante, la Plaza está presidida por el Rudolfinum, uno de los más importantes edificios neorrenacentistas de Praga y construido en 1884. Es un complejo cultural con sede para exposiciones y sala de conciertos… y es que el arte y la cultura rebosan en Praga por todos lados como podéis seguir viendo xD. El edificio es muy interesante la verdad y, aunque no se pueda visitar su interior, sí merece la pena acercarse hasta aquí y sacar algunas fotillos por la Plaza.

Justo aquí está el Manesuv Most, uno de los puentes que cruza el Moldava, por lo que había bastante gente en la zona cruzando para ir a Hradcany y Mala Strana; a la Colina del Castillo. Crucé hasta la mitad del puente y saqué unas fotillos de la Colina del Castillo, pero ese objetivo ya había sido cumplido el día anterior jeje, así que tocaba continuar…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Volví por el mismo camino obviamente, atravesé la Plaza y continué por Siroka… A mi izquierda la Sinagoga Pinkas, también muy interesante de visitar :). Fue construida en 1535 y tras la Segunda Guerra Mundial fue convertida en un lugar conmemorativo, con los nombres de todas las víctimas checas a manos de los nazis escritas en los muros, también podemos ver cuadros y dibujos de niños que fueron llevados al campo de concentración de Terezín… Todo muy emotivo, merece la pena visitarla.

Además… desde aquí también podemos acceder (¡no lo sabía!, ¡pensaba que era desde la Sinagoga Klaus!), a uno de los platos fuertes de Josefov y del Museo Judío de Praga: el Antiguo Cementerio Judío.

El Cementerio es, sin duda, un lugar obligatorio a visitar en Praga. Primero, por su historia, segundo, por su increíble belleza… para mí, era la visita más esperada en esta preciosa mañana, y no defraudó en absoluto ;).

El Cementerio fue fundado en el s. XV, aunque hay expertos que indican que data el s. V… ¡y es el cementerio hebreo más viejo de Europa!, ha estado casi dos siglos en desuso y cerrado al público… Parece ser que en el cementerio hay más de 12 capas de tierra… debido a que, al no haber espacio, se fueron echando capas unas encima de otras para continuar enterrando. Hay unas 12.000 lápidas casi derruidas, ¡¡¡y en las capas inferiores se cree que hay unas 100.000 tumbas!!!, flipas. La tumba más antigua fechada es de 1439, aunque ha sido sustituida por una réplica… También hay tumbas de los ss. XVII y XVIII con relieves y esculturas, y alguna de mármol con un pequeño techado.

El Cementerio, el entorno… es brutal. Ciertamente parece que todo está igual que hace varios siglos: vegetación creciendo de forma descontrolada, tumbas por todos lados hacinadas de forma caótica, algunas medio derruidas, casi todas con ese toque verdoso del musgo sobre ellas tras siglos de frío, humedad y lluvia… Es un lugar de dolor, de culto, de sentimiento, de pensamiento… pero también un lugar precioso, un lugar mágico sin duda alguna, obligatorio de visitar como indicaba.

No se pueden sacar fotos en su interior… aunque como vi varias personas tomando fotos y no se va “acompañado”, aproveché para sacar todas las fotos que pude. Tampoco se puede visitar de forma “libre”, es decir: se tiene que seguir el recorrido por un caminito habilitado alrededor del propio cementerio, y apenas tardas 5min en visitarlo completamente…

Al llegar al final del recorrido, digamos que “entras” en la Sinagoga Klaus, ya que está situada a la salida del Antiguo Cementerio Judío. Construida en 1573 en estilo barroco, se quemó parcialmente en 1689, fue reconstruida y actualmente muestra una exposición interesante sobre diversas ceremonias y tradiciones judías. Es la mayor Sinagoga del Museo Judío de Praga, aunque no es la más interesante… terminé rápido aquí.

¡Bien, sólo nos queda una! jaja: la Sinagoga Maisel, situada a apenas 3min andando… Al igual que la anterior, tampoco me pareció muy interesante, sin mucho que ver en su interior aparte de la propia arquitectura y el propio edificio en sí… ¡pero hay que visitarla! La Sinagoga se construyó en 1592 y reconstruida en 1689 en estilo neogótico tras un incendio. Alberga una exposición de objetos ceremoniales… Sin duda, fue la Sinagoga donde menos gente había de todas.

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Bueno, mediodía, las 13… ¡Anda que no quedaba día y anda que no quedaban cosas por ver y hacer! :D.

Desde aquí me fui callejeando dejando a mi derecha la Plaza de la Ciudad Vieja, pasando por la muy interesante y gótica Iglesia de San Salvador. Ya toda esta zona comenzaba a estar repleta de turistas, repartidos por los callejones que se articulan alrededor de la Plaza de la Ciudad Vieja. Me encantan los entramados medievales de las ciudades, poder caminar por esos callejones, esas callecitas empedradas que destilan historia por los cuatro costados, rodeado de pequeñas casas y edificios con amplios ventanales, pasajes bajo ellos por los que entras a patios floreados, restaurantes y terracitas… te transportas a otro tiempo mientras tu cerebro intenta imaginarse cómo sería estar andando por ese mismo lugar hace varios siglos, ¡me encanta!

Continué callejeando hasta llegar a la Casa del Anillo Dorado (casa renacentista que alberga una sucursal de la Galería Municipal de Praga, estaba cerrada y no la pude visitar) y a la Casa de la Campana de Piedra (edificio gótico del s. XIV con dos capillas góticas y que sirve también como sucursal de la Galería Municipal de Praga, lo visité al estar incluido en la Praga Card y pude disfrutar de varias exposiciones de fotografía muy interesantes).

Y ahora, frente a mí; apareció la Plaza de la Ciudad Vieja… Bulliciosa como antaño, la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga es una de las plazas y espacios públicos más grandes y bellos de Europa, y ha sido y es el principal lugar de reunión de Praga desde el s. X. ¡Se sale!, sin lugar a dudas lo es; es una de las plazas más bonitas que he podido ver… A pesar de las hordas de turistas de todo tipo y color que abarrotan la plaza y las terrazas (y que le quitan muchísima magia a la misma), la Plaza es espectacular, con un ambiente genial, donde se respira historia, cultura y ambiente bohemio por todos lados, y rodeada por espectaculares edificios que iba a ir admirando uno a uno… Ciertamente, en la Plaza perdí la noción del tiempo y me dediqué a vagar por ella, admirando y sacando fotos por todos lados…

En el “centro” (escorado a la derecha) de la Plaza (aparte de las terrazas y chiringuitos varios que indicaba), tenemos la Escultura de Jan Hus (uno de los primeros reformadores cristianos de Europa), la cual es una escultura de estilo art nouveau y en cuya pequeña escalinata a su alrededor encontramos gente de todo tipo sentada descansado o tomando algo, desde parejas de turistas de la tercera edad, a punkies de pelos de colores o “hooligans” tomando una cerveza… Bueno, de hecho no están realmente sentados en la escalinata, ya que la escultura está vallada para evitar precisamente eso, que se sienten en ella, pero están sentados en el borde del pequeño jardín que rodea la escultura xD.

“Tras” la Escultura (mirando hacia el Este por la dirección en la que yo había venido), tenemos el espectacular Palacio Goltz-Kinsky, de estilo barroco construido en 1765 y con una preciosa fachada rococó (la mejor de Praga parece ser), ciertamente llama muchísimo la atención. Actualmente es la sede de la Galería Nacional, aunque el lugar es desgraciadamente recordado por ser desde donde se proclamó el régimen comunista de Checoslovaquia…

Ahora me dirigí al extremo noroeste de la Plaza, atravesando la misma, sorteando turistas y carruajes de caballos jeje, hasta donde se encuentra la Iglesia de San Nicolás. Preciosismo monumental barroco construido en 1730 y donde se suelen celebrar conciertos acústicos… si hay hueco entre tanta gente, merece la pena visitarla ;). A ambos lados de la Iglesia, a unos metros, nos encontramos otras dos “casas de Kafka”, una de ellas (en U Radnice 5, a la izquierda de la Iglesia de San Nicolás mirándola de frente, en una pequeña calle peatonal, y muy cerquita de la Sinagoga Maisel), es una de las más importantes puesto que fue la casa natal de Kafka.

Volví sobre mis pasos atravesando de nuevo la Plaza para llegar al punto por donde había entrado a la misma. Aquí, a la derecha del edificio de la Escuela Tyn y entre las distintas terrazas de los distintos restaurantes que nos encontramos, hay un pequeño pasaje que nos lleva hasta la Iglesia de Nuestra Señora delante de Tyn. Su imagen es una de las más famosas y conocidas de Praga, desde el otro de la Plaza podemos sacar espectaculares fotos de la Iglesia y los edificios que la anteceden… Sí, porque la Iglesia está “enclaustrada” entre diversos edificios, y tras el edificio dónde se encuentra la citada Escuela Tyn.

El nombre de la Iglesia proviene de su patio, el cual actualmente está restaurado y alberga hoteles, tiendas y restaurantes varios. En el s. XI aquí había una iglesia románica, y la iglesia actual comenzó a construirse a principio del s. XIV, aunque no se finalizó hasta finales del s. XVI, no obstante ha sido renovada y reconstruida parcialmente en siglos posteriores… El exterior de la Iglesia es de un claro gótico temprano, aunque su interior es barroco y rococó y alberga una pila bautismal de 1414 y un interesante altar mayor de 1649… Por desgracia, no se puede visitar su interior, sólo nos podemos acercar a la entrada principal y mirar el interior a través de las puertas de vidrio…

Volví sobre mis pasos a la Plaza de la Ciudad Vieja y giré a mi izquierda. Aquí, entre los distintos edificios góticos y barrocos de preciosas fachadas, encontramos otras dos casas donde vivió Kafka (sí que se movió el colega xD).

Ahora me puse a recorrer los laterales de la Plaza, viendo los distintos puestos y restaurantes… todo bastante carillo obviamente ya que va destinado a turistas, y me dirigí de nuevo al centro de la Plaza para seguir tomando fotos y disfrutar también de la vista del Ayuntamiento Viejo (principal y más importante referencia de la Plaza y al que iría después). A su derecha según lo miramos, entre éste y la Iglesia de San Nicolás, hay un pequeño parque (un poco destrozado la verdad), donde se encontraban bastantes sin techo bebiendo cerveza y demás, varias terrazas de restaurantes y puestos de todo tipo (en especial carnes y salchichas variadas), con muy buena pinta…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Las 14, tocaba comer y había bastante hambre la verdad… La ruta estaba organizada para comer por aquí, en el mismo centro de Praga, aun a sabiendas que todo iba a ser súper caro y me iban a meter el palazo, por lo que tocaba seguir mirando algo relativamente barato pero donde, por fin, pudiera probar algunas delicias de la cocina checa en condiciones.

Como decía, la comida de los puestos tenía muy buena pinta, pero había bastante cola y la verdad es que me apetecía sentarme tranquilamente y comer de forma relajada, por lo que miré en un par de restaurantes situados en la parte posterior de los puestos; al otro lado del parque… ¡Y tuve suerte!, uno de ellos me llamó la atención ya que tenían un par de carteles puestos en la calle… ¡anunciando algunos platos típicos checos a buen precio!, por lo que no me lo pensé, pedí una mesa y me senté :D. Y no podía haber elegido mejor, ya que me encontraba en la “terraza exterior” del Restaurante Kotleta; uno de los más conocidos de Praga, y del cual tenéis una review aquí ;).

Además, los camareros hablaban un perfecto inglés, aunque un poco bordes y “sobradillos”, de hecho, pedí una jarra de cerveza pequeña y me trajeron una grande… la podía haber “liado”, pero bueno, me la iba a beber igual y, probablemente, me hubiera tocado pedir otra, así que lo dejé pasar… También tardaron bastante en atenderme la verdad, pero luego la atención fue perfecta en todo momento, acercándose inclusive varias ocasiones a preguntarme si todo estaba bien. He de decir, no obstante, que a pesar de las recomendaciones respecto a restaurantes en la Guía Lonely Planet de Praga… las obvié todas jajaja, además iba a cosillas más baratas y según donde estuviera en ese momento.

Ufff, estaba cansadillo, había hecho bien en sentarme para comer tranquilamente… de hecho era la primera vez que iba a comer en “condiciones” desde que estaba en Praga xD. ¿Y qué pedí?, bueno, tras mirar la carta, acabé pidiendo dos platos típicos checos que, además, eran de los que tenían en oferta indicados en el cartel citado anteriormente: una de las típicas “sopa servida en pan” (donde se coge un “típico” pan checo, se vacía de miga y se le rellena con sopa diversa, y te tomas la sopa y te comes el pan… buenísimo), y un Svickova (plato típico checo de lonchas de rosbif adobado con arándanos, salsa de crema y dumplings de pan… igualmente buenísimo). Fue una buena comida la verdad, y no especialmente cara, ni mucho menos… Unos 15€, como un menú del día xD.

Y ahora pasemos a la cerveza… Hasta ahora no había hablado de uno de los puntos más importantes de la gastronomía checa y de su cultura: ¡la cerveza!, y qué mejor momento que hacerlo ahora… en un momento de relax y tomando una cervecita ;).

La cerveza es la bebida nacional checa, aparte de diversos vinos de buena calidad, incluido el svarak (o vino caliente con azúcar y especias), y de diversos licores fuertes y cañeros: como la absenta Hills (prohibida en varios países por su alto contenido en alcohol), el grog (ron y agua caliente o té con limón), el slivovice (brandy de ciruela), o el Becherovka (el más famoso licor checo creado a base de hierbas y fuerte, amargo y malo como el sólo, me traje una mini botellita para unos chupitos xD).

Pero sí, la cerveza sigue siendo el caldo más importante y reconocido de la República Checa y todo el país también es reconocido por su calidad (las normas prohiben el uso de productos químicos en su elaboración) y variedad cervecera, los checos beben más cerveza per cápita que cualquier otro país del mundo y “parece ser” que hoy en día sigue siendo habitual ver como los locales se beben su cervecita para desayunar xD. Yo no lo he visto y, tras haber estado por Praga 3 días (que no es representativo obviamente), creo que otras nacionalidades beben, bebemos, más que los checos… pero bueno, los datos son los datos.

Ayer y anteayer había re-probado (ya la había probado anteriormente, fácil de encontrar en España) la Pilsner Urquell y ahora en la comida tocó probar la Staropramen. La primera se fabrica desde 1842 y es conocida mundialmente y punto de referencia de la cerveza checa; rubia, suave, aroma floral… La segunda es, probablemente, la cerveza más conocida de Praga y la segunda más vendida en toda la República Checa, se comenzó a distribuir a finales del s. XIX y, aunque algo más amarga y fuerte, muy rica igualmente.

Soy cervecero, es lo que hay ;).

Volvemos… ¡Gran comida!, no muy cara y continuamos, que me había entretenido bastante…

Ahora tocaba uno de los grandes platos fuertes del día, el citado anteriormente Ayuntamiento Viejo, uno de los más importantes atractivos y puntos de referencia de Praga a nivel turístico.

El Ayuntamiento fue fundado en 1338 y consiste en un complejo de varios edificios donde destaca la torre gótica de 60m. Obviamente, la torre era objeto de visita obligatorio y fue el primer lugar que visité del complejo… Puedes subir/bajar al mirador de la torre en ascensor o por las escaleras… subí por el ascensor y cuando llegué arriba… como un parque temático, ufff, petadísimo de gente y una cola brutal… tocó esperar más de media hora. Luego toca visitar el mirador y recorrer la torre en el sentido de las agujas del reloj rapidito y casi sin capacidad de maniobra, ya que estás rodeado de gente y todos apretujados, por lo que te limita mucho disfrutar de las vistas y poder sacar fotos en condiciones… pero bueno, es lo que hay… Al menos las vistas son de nuevo, simplemente; espectaculares. Desde aquí tenemos una vista privilegiada de la Plaza de la Ciudad Vieja (más bella aún desde las alturas), de Stare Mesto y de toda Praga.

Como ya he dicho en más de una ocasión: Praga es una ciudad bella, mágica, increíble… y desde las alturas que nos ofrecen los múltiples miradores de los que podemos disfrutar en la ciudad, la ciudad se vuelve aún más bella con esos tonos ocres y rojizos de los tejados de esos bellos edificios góticos, renacentistas y barrocos, articulados alrededor de ese trazado medieval que ahora mismo tenía bajo mis pies… ¡se sale!

Aproveché todo el tiempo que pude aquí para disfrutar de las vistas y poder sacar fotillos… y una vez que ya me estaba agobiando la cantidad de peña (y se acercaba la hora en punto…) decidí bajar, esta vez por la escalera…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Una vez abajo en la calle, sólo tuve que esperar unos minutos para ver la que es considerada una de las grandes atracciones de Praga, y un obligatorio obviamente: ¡el Reloj Astronómico!

El Reloj está situado en la fachada de la Torre del Ayuntamiento Viejo y data de 1410, por lo que es el reloj astronómico que funciona más antiguo del mundo. En 1490 el reloj fue “retocado” por un tal “Maestro Hanus”, el cual introdujo toda la infraestructura mecánica que posee el reloj hoy en día. La leyenda dice que a Hanus se le dejó ciego para que no pudiera duplicar su obra en ningún otro lugar, aunque los documentos de la época parece ser que dan a entender que Hanus siguió trabajando como relojero, aunque el reloj no funcionó correctamente hasta que fue reparado en 1570…

El reloj es, sin duda, una obra maestra de la ingeniería… Cuatro figuras a los lados del reloj representan la Vanidad, la Avaricia, la Muerte y la Invasión pagana. Debajo de ellas hay otras cuatro figuras: el Cronista, el Ángel, el Astrónomo y el Filósofo. A cada hora, la Muerte toca una campana y se invierte el reloj de arena… mientras, los 12 apóstoles desfilan por las ventanas encima del reloj… al final del proceso, se oye el graznido de un cuervo y suena la hora.

El disco que hay en el medio nos muestra el mundo conocido en aquella época con Praga en el centro. También se va mostrando el día, el crepúsculo, la noche y el amanecer, al igual que las horas de salida y puesta del Sol y un reloj astronómico de las estrellas reflejado con líneas curvas y números árabes.

La manecilla del Sol apunta la hora, con números romanos, siendo arriba mediodía y abajo medianoche (ambos señalados con XII). El círculo exterior señala las 24 horas contadas desde el crepúsculo, con números góticos. En lo que respecta a la Luna, tiene las fases dibujadas y ésta recorre una trayectoria atravesando las zonas del día y de la noche. También se puede ver en qué casas del zodíaco se encuentran Sol y Luna y hay una pequeña manecilla con una estrella que señala el tiempo estelar.

Respecto a la rueda del calendario inferior, vemos 12 escenas tradicionales de la vida en bohemia. Esta rueda es una réplica de otra anterior de 1866. Las fechas que hay en torno a la rueda del calendario llevan inscritos los nombres de santos a los que va asociado.

Sí, flipas… son mil cosas y una auténtica locura. Para empaparte de todo esto habría que estar guía en mano y ver varias veces todo el proceso a cada hora, y aún así no te enterarías muy bien xD. Además, todo este proceso a cada hora apenas dura unos segundos.. Sinceramente, esperaba bastante más, pero ya la simple visión del reloj astronómico más antiguo del mundo es suficiente :D. Ahí estábamos decenas de personas frente a la torre, frente al reloj, mirando hacia arriba tomando fotos y sacando vídeos… Y cuidado con vuestras pertenencias personales jeje, que debido a la masificación y el estar “embobado” viendo el reloj mirando hacia arriba con las manos ocupadas, es el momento aprovechado por los pickpockets para hacer su particular Agosto…

Una vez termina, la marabunta se dispersa y nos quedamos ahí unos cuantos para seguir tomando fotos jeje, no sólo de la torre o del reloj, sino del precioso entorno que tenemos a nuestros alrededor, rodeados de preciosos edificios históricos restaurados y conservados, con fachadas de colores góticas, renacentistas, barrocas… ¡Un entorno magnífico! :D.

Cuántas vece habré visto en fotos, la imagen que podemos tomar desde aquí, mirando hacia el centro de la Plaza de la Ciudad Vieja, con la Torre del Ayuntamiento Viejo en primer plano y la Iglesia de Nuestra Señora Delante de Tyn al fondo… ¡y por fin podía ver la imagen yo mismo, por fin estaba aquí!, un lugar tan esperando durante tanto tiempo… Me quedé embobado unos segundos mientras sonreía… para mí era un gran objetivo cumplido :D.

¡Y anda que no me quedaban cosas por ver que me iban a mantener igualmente embobado y sonriendo!

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Bien, aparte de la Torre donde podemos subir y está ubicado el Reloj Astronómico, tenemos más cositas importantes aquí, que son parte del Ayuntamiento Viejo… Por una parte tenemos el propiamente dicho edificio del Ayuntamiento, convertido en sede de la ciudad en 1338, el cual se puede visitar y presenta salas muy interesantes… no es acceso libre (sí gratuito con la Praga Card), sino que tenemos que solicitar cita ya que hay entradas cada 45min aprox… justo me perdí la anterior, así que no podía esperar o volver luego…

Y, por otra parte, tenemos la Casa del Minuto, especialmente llamativa debido a las serigrafías que recorren su fachada…

La casa es una muestra clara de la arquitectura checa del Renacimiento. El núcleo de la casa no obstante es gótico, construida a principios del s. XV, con detalles renacentistas añadidos a finales del s. XVI, y con más añadidos barrocos del s. XVII. Todas las serigrafías y ornamentos renacentistas en la fachada, con diversos motivos y significados, son de una calidad y conservación más que sorprendente, fueron creados a finales del s. XIV y principios del s. XVII y, sin duda, uno se quedará admirándolos durante un buen ratillo…

En este edificio también vivió Kafka

El paseo continuaba y, a unos metros a espaldas de la Casa del Minuto, mis pies me llevaron hasta la Plaza Chica, abarrotada a más no poder de terrazas y turistas, lo más interesante que tenemos aquí es la preciosa fachada del edificio VJ Rott, y un viejo pozo protegido por una bella reja coronada por angelitos xD.

Continué la ruta que tenía prevista… iba retrasado, así que tocaba darse prisa… Mapa en mano me dispuse a ir callejeando por el Sur de Stare Mesto y el Norte de Nove Mesto, pasando por algunos lugares a echar un vistazo, y llegar de nuevo a la Plaza Wenceslao… ¡Me encanta callejear por aquí!, aunque ciertamente en cuanto salías un poco del centro, veías algunas zonas y calles un poco bastante “descuidadas”…

Pasé por el Museo Checo de las Bellas Artes, la Iglesia de San Gil, la Capilla de Belén y el Museo Naprstek, ambos articulados en torno a la Plaza de Belén. Lo que me jodió fue no ver el Viselec; la escultura de un hombre colgado sujetándose desde una viga en lo alto de un edificio… mira que miré, ¡pero me la debí pasar! :(.

Continué por la Iglesia de San Martín de la Muralla, el Palacio Adria, la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves… ¡y llegué de nuevo a la Plaza Wenceslao!

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Aunque podía recorrer la plaza completa andando, no es pequeñita como ya sabéis y había bastante gente, así que cogí aquí el metro en Mustel y me bajé en Muzeum, al otro lado de la plaza y a los pies del Museo Nacional. Al estar cerrado por reformas, había que ir al edificio anexo habilitado como Museo Nacional, a un minuto andando vamos… Sí, sé que no tiene mucho sentido haber venido desde Stare Mesto hasta aquí, en lugar de continuar la ruta lógica hacia el Puente de Carlos… pero el objetivo era visitar el Museo Nacional a última hora (antes de que cerrara ya que todo cierra prontito y por la mañana cuando salía todavía estaba cerrado), y luego continuar la ruta.

El problema es que ya iba muy juuusto de tiempo debido principalmente a las colas y continuos retrasos para visitar cualquier cosa en lo que llevaba de día… Y, aunque llegué entre 15-20min antes del cierre… ya estaba cerrado y no te dejaban entrar, sólo salir. Sus muertos… había venido “corriendo” hasta aquí, “partiendo” el día, y al final no iba a poder visitar el Museo Nacional… Según llegué yo, llegaron también un par de parejas, que se encontraron igual de contrariadas que yo al no poder entrar…

Putadón, en fin… me dediqué a dar una vueltecilla por la siempre animada Plaza Wenceslao, pasé por el Palacio Pecek y el Palacio Lucerna, el más elegante de todos los centros comerciales de Nove Mesto y en cuyo interior hay varias galerías comerciales: hay teatros, cines, tiendas, restaurantes, etc. En su interior, encontramos uno de las esculturas más curiosas de ver y fotografiar de toda Praga; el Caballo “al revés”, muerto, colgado del techo y con San Wenceslao montado encima (del mismo autor que el Viselec; el “hombre colgado”). Curioso cuanto menos, muchos turistas sacando fotos xD.

También curioso es el “bar” que podemos encontrar a mitad de la Plaza Wenceslao. Ya que es un vagón de tranvía antiguo, habilitado como pequeño bar/restaurante y con varias mesitas y sillas a su alrededor. Ya lo había visto anteriormente en fotos y vídeos, al igual que los dos días anteriores en Praga, y tenía pendiente sentarme aquí a tomar algo… Iba con prisa, lo dejaré para la noche…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Pues nada, ¡volvemos a la ruta y volvemos a Mala Strana! Tranvía, y hasta la Plaza del Barrio Pequeño donde se encuentra la Iglesia de San Nicolás, por donde estuve ayer ;). Las 18:30, aquí bajé por Mostecka, una de las arterias principales del barrio y, al igual que ayer; un hervidero de gente, turistas, tiendas, restaurantes, casas de cambio, etc… Según iba bajando, vi un centro de masaje tailandés, muy llamativo por los colores utilizados, por el coche “corporativo”, por un rickshaw que tenían, y un por un personaje en bata y con una máscara de Shrek repartiendo folletos xD. No era nuevo para mí, ya que en la Plaza Wenceslao, muy cerquita de mi alojamiento, había otro igual, de hecho lo tenía fichado para esta noche a ver si era posible darme un masajito, aunque fuera de pies…

Tenía delante el Puente de Carlos… pero eso tocaría más tarde, lo bueno se hace esperar jeje, y me dirigí a la izquierda de Mostecka para pasar posteriormente por debajo del puente y recorrer tranquilamente Mala Strana Sur… Es una delicia caminar por aquí, una zona súper agradable y súper auténtica y pintoresca que supone un paseo donde evadirse y, simplemente, caminar y disfrutar… Algunos cafés y terracitas igualmente pintorescos y sin muchos turistas, ayudan todavía más si cabe al entorno ;), sin duda, uno de los lugares que más me gustaron de Praga :D.

Primero me desvié hacia el Norte para así pasar (aunque sin visitarlos) por el Museo Franz Kafka y la Colección de Joyas de Praga, para luego bajar dirección Sur hacia Kampa, una pequeña islita que fue elevada en el s. XVI por encima del nivel del Río para evitar las inundaciones. En esta zona hay un pequeño canal, entre Kampa y Mala Strana como tal, que pasa bajo el Puente de Carlos, donde hay pequeños botes amarrados y muchos locales dando un paseo o, como decía, tomando algo en una terracita… ¡mola! :D.

El primer punto a visitar aquí es la Rueda Hidraúlica, situada en un acceso al canal antes citado por donde también pasan los botes y pequeñas barcas de turistas. En toda esta zona, y en Kampa más concretamente, hubo varios molinos en siglos pasados… hoy apenas quedan algunas reminiscencias en el Museo de Kampa o esta Rueda Hidraúlica, a la cual no se puede acceder al estar protegida tras una valla (con decenas y decenas de candados de parejitas puestos en ella), pero de la cual se pueden tomar buenas fotillos, especialmente tomándose una cerveza en el bar que hay a su derecha y con vistas al canal… y al que yo no fui claro jaja.

Desde aquí estamos a unos pasos del siguiente punto turístico de la zona: el Muro de John Lennon, uno de los lugares más curiosos a visitar en Praga. Tras ser asesinado John Lennon, éste se convirtió en un héroe pacifista para los checos sometidos al yugo, la imposición y la dictadura comunista, y empezaron a verse pintadas en este muro haciendo referencia a John Lennon, a la libertad y desafiando a los totalitarismos y autoritarismos. El Muro se convirtió en un foco político como lugar de encuentro de la juventud de Praga, al que el régimen comunista no pudo parar, ni siquiera tapando continuamente las pintadas con pintura o cal… éstos volvían a aparecer.

Después de 1989, las sucesivas pinturas sobre el Muro hicieron que los mensajes “originales” fueran desapareciendo… Y tras 1998, el Muro fue pintado y encalado varias veces, al igual que rehabilitado… pero las pintadas volvieron a aparecer de nuevo… Hoy en día, a pesar de que los mensajes que abundan en el mismo son de turistas que “destrozan” el Muro, éste es tanto un memorial a John Lennon como un grito a la libertad y la lucha contra los regímenes totalitarios/autoritarios y contra el comunismo asesino y genocida.

Es más lo que simboliza, que el Muro en sí, ya que tampoco es nada del otro mundo y, sinceramente; esperaba más… Al menos apenas había turistas por aquí y se podía ver y sacar fotos en condiciones :).

Ahora continué unos pasos hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Cadena, al lado de la Plaza de Malta, llamada así porque los Caballeros de Malta fundaron en 1169 un monasterio al lado de la Iglesia. Los Caballeros se encargaban de proteger toda esta zona y el puente sobre el Río, la “cadena” que hace referencia a la Iglesia, hace referencia (valga la rebuznancia) a la cadena que utilizaban los Caballeros como barrera.

De vuelta a la Plaza del Barrio Pequeño, pasé por el restaurante español El Centro, del cual la guía daba buenas referencias… Pensé en hacer aquí una pequeña parada y tomarme una cervecita, entré dentro… pero, aunque estaba abierto, no había nadie atendiendo (estarían dentro en cocina), y la carta pintaba bastante carilla… así que opté por seguir mi camino…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

De nuevo en la Plaza del Barrio Pequeño, bajé por Mostecka hasta la Torre del Puente de Mala Strana, previo para ir haciendo boca antes del Puente de Carlos… Como todavía estaba abierta y estaba incluida en la Praga Card, subí a la Torre, obviamente xD. De nuevo tropecientas escaleras (mis piernas ya no podían más xD), y de nuevo unas vistas espectaculares desde la parte superior de la Torre… Esta Torre fue construida a mediados del s. XV como “reflejo” de la torre que podemos ver en el lado de Stare Mesto. La torre más pequeña que vemos al lado de la Torre del Puente de Mala Strana es del s. XII y pertenecía al Puente Judith, hoy desaparecido…

Pedazo de vistas tenemos también desde aquí (estaba yo sólo y me tiré un buen ratillo disfrutando de las vistas, y descansando un pelín), tanto de Mala Strana y el Castillo, como, obviamente, del Puente… Puente que, ahora sí, por fin, tocaba visitar…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Las 19… nada está hecho al azar, era el momento ideal para visitar el Puente de Carlos, ahora que está cayendo el Sol y sus rayos se reflejan en la piedra del Puente y sus esculturas, realzando más aún la belleza del mismo… ¡¡¡brutal!!! Este momento se había hecho esperar, se había hecho de rogar… pero ya tocaba ;).

El Puente de Carlos es el puente más viejo de Praga, y el segundo más antiguo de la República Checa. En este mismo lugar estuvo el Puente Judith, de estilo románico y destruido por una brutal crecida del Río Moldava en 1342 (queda una torre, a la que me refería un poquito más arriba). En 1357, Carlos IV encargó al arquitecto de la Catedral de San Vito la construcción de un nuevo puente, algo básico para la comunicación, no sólo de la ciudad de Praga (era el único puente que cruzaba el Moldava), sino como uno de los más importantes nexos de comunicación entre Europa Occidental y Oriental.

Así pues, el puente se terminó a principios del s. XV, aunque tomó el nombre de “Carlos” ya en el s. XIX… El Puente soportó un intenso tráfico peatonal y rodado de todo tipo durante más de 600 años, aunque ya desde la Segunda Guerra Mundial su uso es únicamente peatonal. A lo largo de la historia ha sufrido varios e importantes desperfectos: en 1492 una inundación destruyó tres pilares, en 1496 uno de los arcos se desplomó, en 1784 cinco pilares fueron gravemente dañados en otra inundación, en 1890 más inundaciones derribaron arcos y pilares… También ha sido testigo de batallas en las revueltas anti Habsburgo, en la Guerra de los Treinta Años, en la Segunda Guerra Mundial… Pero ahí sigue en pie, gracias en parte a los materiales utilizados en su construcción y a las últimas e importantes reformas acometidas en las últimas décadas orientadas a su conservación…

El puente tiene una longitud de 516m, casi 10m de ancho y está apoyado sobre 16 arcos. Más de 500m de longitud recorridos diariamente por miles y miles de turistas, como un rito iniciático, obligatorio que hay que hacer sí o sí en Praga desde primeras horas de la mañana hasta últimas horas de la noche, desde las primeras luces del amanecer con los rayos de sol iluminando bellamente la roca, hasta los últimos rayos del ocaso iluminando también bellamente la roca en tonos suaves y dulces, amarillentos y anaranjados, tal y como estaba viendo en este momento…

Durante el día, el Puente de Carlos no deja de ser un recorrido de parque temático (como he repetido ya muchas veces desde mi llegada a Praga), un hervidero de turistas, vendedores y músicos ambulantes, gente de todo tipo, color y condición, de grupos organizados de carteristas… Recorrer el Puente es una especie de peaje que hay que pagar al igual que se hizo durante varios siglos… un peaje por admirar un marco incomparable de una belleza incomparable durante poco más de 500m… Un recorrido que, a su finalización y a pesar de lo que has tardado en recorrerlo esquivando a la gente, por las diversas paradas para las fotos y para admirar las vistas… al realizarlo como un paseo muy agradable… se hace corto, muy corto, y lo tienes que volver a recorrer. Por la noche, el Puente luce iluminado, precioso, es testigo en silencio de otros tiempos, de tiempos medievales, góticos, renacentistas, barrocos, bohemios, kafkianos…

El Puente y sus esculturas, impasibles ante la mirada del tiempo y de los turistas, impasibles ante las miradas, las fotos, los desvanes, los besos robados, impasibles ante guerras de tiempos pasados, de la vida comercial de la ciudad, del paso de los carruajes y los tranvías… Nos dan la bienvenida, nos acogen, nos despiden, nos trasladan a otras épocas… ellas impasibles aquí y ahora en el presente, en su presente, viendo nuestro movimiento efímero…

A ambos lados del Puente de Carlos, podemos ver 30 estatuas, en su mayoría santos varios, representados en esculturas de estilo barroco en su mayoría, algunas góticas… casi todas realizadas a finales del s. XVII y principios del s. XVIII. Debido a que muchas fueron realizadas en piedra arenisca, se han ido desgastando con el paso del tiempo, por lo que algunas han tenido que ser sustituidas y reemplazadas por copias (si es así está indicado en cada estatua).

Todas son de una gran belleza y, aunque obviamente no puedo pararme a describir todas y cada una de ellas, me gustaría reseñar varias, las que yo fiché por su significado y su interés meramente personal y subjetvo: San Felipe Benicio (Santo milagroso y curativo), San Francisco Seráfico (Santo patrón de los pobres y deshauciados), San Cristobal (Santo Patrón de los viajeros), obviamente tenía que “visitar” su estatua xD… y San Juán Nopomuceno (Santo patrono de los checos… tiene una placa de bronce, la leyenda dice que si la tocas… algún día volverás a Praga jeje. Obviamente había cola para tocarla y fotografiarse, yo lo hice como no podía ser de otra forma… primero le saqué un par de fotos a una turista asiática y luego ella me las sacó a mí, así que… ¡¡¡volveremos a Praga, yo encantado!!! ;D). También puedo reseñar las estatuas de San Vito, San Wenceslao, la bellísima La Visión de Santa Lugarda, San Judas Tadeo, el Crucifijo… o los españoles San Vicente Ferrer, San Francisco de Borja, San Francisco Javier y Santo Domingo… los españoles estamos bien representados aquí ;).

En fin, una delicia recorrer el puente y la historia que destila a cada paso que damos por el, es obligatorio visitar el Puente de Carlos estando en la ciudad como es obvio… La verdad es que tardé un buen ratillo en recorrerlo, entre la cantidad de peña que había y el tiempo que te entretienes sacando fotos y, en resumidas cuentas: admirando… El Sol continuaba cayendo, la temperatura seguía siendo buena y apenas había unas nubes en el cielo… Vaya, quizás hoy finalmente iba a tener un buen día a nivel climatológico y no iba a llover… Bueno, mejor no cantar victoria tan pronto, nunca se sabe xD.

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Según me iba acercando a Stare Mesto, más gente todavía en el puente… y el preciosismo visual continua, continuaba apareciendo ante mí… A mi izquierda, la Torre del Puente de la Ciudad Vieja, el equivalente a la Torre del Puente de Mala Strana, y también se puede visitar… pero ya estaba cerrado 🙁 Bueno, mejor, más escaleras no xDDD. La Torre fue construida en el s. XIV y actualmente alberga una colección de instrumentos musicales. En la cara este de la torre, según cruzas la torre viniendo por el Puente, puedes ver varias figuras de Santos… La verdad es que, a nivel visual y arquitectónico, es mucho más interesante y llamativa que su “hermana”.

Según cruzas la Torre, a la izquierda tienes muy buenas vistas del Río Moldava… vistas que, al igual que otras vistas desde otros lugares en estos tres días, me recordaban mucho a Budapest, Malta o Madrid… Al cruzar la Torre encuentras una pequeña plaza… Plaza que llevaba viendo según me acercaba… y ahora me quedé inmovil durante unos segundos… No ya por el preciosismo arquitectónico de las construcciones que alberga, que también, sino que los últimos coletazos del Sol iluminaban la piedra de las citadas construcciones dándole una imagen de postal irreal y de un bellísimo color dorado en contraste con el cielo aún azul… Mooola mucho :D.

A mi izquierda la Iglesia de San Francisco Serafín, con su llamativa cúpula verde, y frente a mí la Iglesia de San Salvador con su fachada llena de estatuas de Santos. Aquí, el volumen de peña también llegaba a ser insoportable, llegaban por todos lados… a lo que se suman los coches y tranvías pasando sin parar y a toda leche por Knzovnicka.

Yo comencé a andar por Karlova, una de las arterias principales de Stare Mesto que te lleva, casi, desde la Plaza de la Ciudad Vieja, hasta el Puente de Carlos. Como os podéis imaginar, la cantidad de gente que había por aquí seguía siendo abusiva, casi no se podía andar… Turistas de todo tipo y lugar se agolpaban por las estrechas aceras, por las tiendas de recuerdos, por los bares y restaurantes, por las casas de cambio… Eso sí, no te podías quejar de que no hubiera animación por aquí xD.

Bien, unos metros más adelante se encuentra el Museo de Marionetas; las marionetas son uno de los recuerdos más típicos de Praga… yo ni iba a entrar en el Museo, ni comprar una marioneta, no es algo que me motive mucho xD. Frente a el, la Capilla de la Asunción de la Virgen María, ¡construida en el 1600 y que pertenece a Italia! :O.

Otros pasos más adelante, nos encontramos la Casa de la Serpiente Dorada haciendo esquina (con una serpiente dorada en la fachada xD), y la Iglesia de San Clemente, un bello edificio barroco de 1711 y que actualmente es ortodoxa.

Aquí, girando a la izquierda, entras en el complejo del Klementinum. Lástima que ya estuviera todo cerrado y no lo pudiera visitar, es lo que hay…

El Klementinum es un histórico y enorme complejo de edificios barrocos y rococós, actualmente ocupados en gran parte por la Biblioteca Nacional. Aquí, en el s. XI había una pequeña capilla dedicada a San Clemente, en el medievo se construyó un pequeño monasterio dominico, que fue posteriormente “donado” a los jesuitas por Fernando I para incrementar el poder de la Iglesia Católica Romana en Bohemia. Los jesuitas poco a poco se fueron haciendo con todos los terrenos adyacentes y en 1653 comenzó la construcción de la Universidad. Se acabó un siglo más tarde y el complejo pasó a formar parte de la Universidad Carlos, ya que hubo problemas entre los jesuitas y el Papa.

De todo el complejo, es posible visitar la Sala de la Biblioteca, la Torre Astronómica y la Capilla de los Espejos. Lástima como dije, que ya estaba todo cerrado… Por lo tanto, sólo quedaba caminar por los alrededores y los amplios patios del complejo… y de muy buen gusto, ya que no había absolutamente nadie, ¡lo agradecí mogollón! xDDD. Como curiosidad, en una de las fachadas del complejo, en uno de los elementos decorativos a modo de cornisa existentes, podemos ver la estatua de un niño sentado :O.

Salí del complejo para darme de bruces justo con el edificio que actualmente alberga el Ayuntamiento de Praga, todo cerrado (era tarde), pero no había ningún tipo de seguridad, y todo un poco descuidado… Me senté en un banco al lado de la entrada principal para descansar un ratillo, echar un vistazo a la guía y ver las fotos del día tranquilamente…

Las 20:30… Uf, vaya día a saco y sin parar, pero los principales objetivos marcados se habían cumplido. Quedaba día, quedaban horas para seguir disfrutando de la ciudad, pero ahora con mucha más tranquilidad…

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

Me encaminé a la Plaza de la Ciudad Vieja, ya anocheciendo con ese toque azul tan característico de las noches de Praga que propicia un ambiente y entorno más mágico aún si cabe… Ya mucha gente cenando, guiris súper arreglados, algunos borrachos dando vueltas, grupos de españoles pegando gritos y haciéndose notar… lo habitual vamos xD.

Aquí giré a la izquierda por la estrecha y peatonal calle Zelezna, enlacé con Havirska, y llegué hasta la Plaza Wenceslao… Los puestecitos, las tiendas de recuerdos y los restaurantes a reventar, como es una zona comercial y peatonal, había muchas tiendas de ropa y demás todavía abiertas, aproveché para echar un vistazo en un New Yorker a ver que tenían por aquí…

A continuación, me acerqué al local de masajes que estaba casi al lado de mi hostel ya que, como indique anteriormente, me gustaría darme un masajito barato, lo necesitaba la verdad… Había carteles por todos lados indicando “masaje tailandés por 9,99€”, y ese era el que yo quería jeje. Pero claro, tenía truco (como también esperaba por otra parte), y es que el masaje a ese precio, aunque estaba muy bien y era bastante completo, era sólo en uno de los sofás que tenían habilitados, ¡sólo en ese!, por lo tanto habría una cola de espera de flipar… y no se guardaba lista. Vamos, que o tenías suerte y en ese momento que llegaras no había nadie, o te tocaba esperar… La chica de recepción me dijo que a la persona que estaba ahora le quedaba una media hora, y había otra chica esperando… y contando que el masaje duraba casi una hora… pues va a ser que no.

Eché un vistazo a “la carta”, pero los precios, aunque correctos, me parecían elevados… obvio, iban orientados al turista, así que nada, me quedaba sin masaje :(.

Subí al hostel, no había nadie en la habitación. Entré al baño y me encuentro ropa de chica por todos lados colgada (ropa interior inclusive), parece que alguien había lavado la ropa y la había dejado en el baño colgada secándose, seguramente una chica asiática, tenía toda la pinta xD (y preguntaréis: “¿¡y cómo lo sabes?!”… intuición xD). La quité de la ducha, la puse en otro lugar, y me duché y me cambié tranquilamente, que sé que mañana por la mañana me iba a dar mucha pereza y así tampoco molestaba a nadie ahora.

Me puse chanclas, pantalón corto y la camiseta del Alcorcón y me dispuse a salir de nuevo, a darme una vueltecita por la Praga nocturna. Por suerte, el tiempo hoy por fin había acompañado, la temperatura era ideal, sin lluvia, sin frío… ¡perfecto, ya era hora! :D.

Realicé casi el mismo camino que para venir… pero tomándomelo con mucha calma, disfrutando del magnífico entorno, sacando fotos y, a fin de cuentas: dando un agradable paseo nocturno por Stare Mesto y Mala Strana. Así pues, pasé de nuevo recorriendo la Plaza de la Ciudad Vieja y sus calles medievales adyacentes hasta el Puente de Carlos, y lo crucé hasta Mala Strana.

Espectacular… Como ya había dicho los días anteriores; Praga es increíblemente bella de noche, tiene magia, tiene un halo especial. Vas caminando por un marco incomparable salido de un cuento bohemio. Reitero que es una de las ciudades más bellas que he visto en mi vida, sólo sentía no haberla podido visitar antes, y no poder dedicarle más días… Algo que no me preocupaba, sabía que iba a volver jurjur ;).

Simplemente, dejo que os recreéis con las postales nocturnas de una ciudad mágica, de una ciudad de cuento, de una ciudad que ahora todavía más aún, me había enamorado.

Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc). Día 3: Rep. Checa (Praga: Stare Mesto con Josefov y Museo Judío, Plaza Ciudad Vieja con Reloj Astronómico, Mala Strana y Puente Carlos, etc).

22:30, hora de volver… Y tocaba cenar algo… ufff, qué hambre, poco estaba comiendo en esta escapada, eso de ir con lo justo y tener que gastar lo mínimo posible… pero bueno, por unos días no pasa nada, sarna con gusto no pica… eso dicen xD, pero yo tenía mucha hambre jaja. Así que, siguiendo con la tradición, volví hasta Plaza Wenceslao y me fui a mi puesto favorito… donde me comí un par de mega perritos y me pimplé un par de birritas bien merecidas tras un duro día de pateo, turismo, cultura, aprendizaje y evolución y desarrollo personal :D.

Según estaba terminando, se me acercaron dos chicos que estaban al otro lado del puesto… Eran españoles y como me habían visto con la camiseta del Alcorcón supusieron que era español, obviamente era complicado que alguien “local” llevara una camiseta de un equipo de Segunda División española jajaja. Así que estuvimos un ratillo hablando de la vida e intercambiando opiniones mientras apurábamos las birras (les gustó mucho Praga, aunque me decían que esperaban más… y que la gente es seca y borde, al igual que los precios son igual que en España, totalmente cierto). Eran turistas y estaban de ruta por centroeuropa. Me ofrecieron irme con ellos a algún garito y seguir de birras… Pero, aunque me hubiera encantado, tuve que declinar la oferta alegando que no tenía pasta y mañana tocaba madrugón y un día muy largo, ¡¡¡seguro que disfrutaron la noche!!!

Pues nada, volví al hostel (ya ni me molesté en mirar en el local de masajes), y subí a la habitación… Dos personas sobando, y la chica de la ropa en el baño que ya estaba por allí. Efectivamente, asiática, coreana para más señas ;). Era mochilera y viajaba sola, ahora le tocaban unos días en Praga… La chica era muy tímida y su inglés era más pésimo que el mío (que ya es decir), intenté mantener una mínima conversación con ella (qué tal, cómo te llamas, de dónde eres, de dónde vienes, a dónde vas, te gusta Praga, he estado en Corea y me encanta, etc, esas cosas vamos xD), pero no hubo mucha suerte la verdad… Así que le dejé poniéndose sus cremitas en la cara y yo me fui a dormir jeje.

Qué día másss largo… Mi aventura en Praga terminaba. Qué voy a decir que no haya dicho ya de la ciudad durante las crónicas de estos tres días… Solo lamento no estar más días aquí, dos días más hubieran sido suficientes para ver algunas cosas que se me habían quedado en el tintero en Praga (incluido ir a una obra de Teatro Negro), y otro día más para alguna de las diversas excursiones que podemos realizar desde la ciudad… Pero así son las cosas, queda pendiente para la próxima, seguro ;).

Qué mejor lugar para despedirme e irme al mundo de los sueños que en esta ciudad, como ya he reiterado en varias ocasiones, de cuento, de sueños, de magia, de ambiente bohemio y cultural. Praga mola, y mola mucho.

Mañana esperaba otro largo día por delante, cambiamos de país…

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!