Home / Europa / Bélgica / Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Bélgica (Bruselas, Brujas).

Día 3 – 23.11.08: Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 3 – 23.11.08: Bélgica (Bruselas, Brujas). Madrugón para ir al espectacular edificio del Palacio de Justicia, paseo por el barrio de antigüedades de Le Sablon y visita a la preciosa y gótica Iglesia de Notre Dame. Continuando por la neoclásica Place Royal y su magnífico entorno con el Parlamento y la Estatua de Godofredo de Bouillon, y el Palais Royal y el Parque de Bruselas… hasta llegar a la interesante y románico/gótica Catedral de San Miguel y Santa Gúdula. A la Estación Central y a Brujas. Ciudad de cuento, mágica, preciosa, con un encanto especial y difícil de superar… Tras picar unas patatas fritas típicamente belgas, llegué callejeando por el entramado medieval hasta la silenciosa Plaza Begjinhof, el Hospital St Jans, la “fea” pero llamativa Iglesia de Nuestra Señora y la Catedral de St Salvator. De aquí a la espectacular Grote Markt, con el neogótico Palacio del Gobierno y el brutal campanario de 366 escalones y frío helador en lo alto. Tras bajar y parar en reiteradas ocasiones por la nieve, helado, y con las zapatillas caladas… llegué a la Plaza del Ayuntamiento, rodeada de edificios góticos y neoclásicos, como el Palacio Brugse Vrije o la medieval y auténtica Basílica de la Santa Sangre. Ahora por zonas menos turísticas, visitando la Iglesia Jeruzalemkerk y St Waldurgakerk, callejeando por preciosas calles bordeando preciosos canales. Tras merienda-cena y calentarse, ya de noche, a la estación y vuelta a Bruselas en un tren petado. Todavía con frío y la garganta tocada… ¡a dormir!

Continuamos, tocaba levantarse muy prontito, hoy era un día más que esperado… ¡y muy largo! Ducharse y bajamos a desayunar, que ya había hambre y los bollitos con el café y el zumo de naranja me venían muy bien jeje :). Salgo al metro/tranvía, un día oscuro, nublado, la calle mojada después de haber estado lloviendo toda la noche, mucho frío, y casi nadie por la calle…

Cogí el tranvía y en unos pocos minutos estaba en la parada de “Porte de Hal”. Mi primer destino era el Palacio de Justicia, aunque la parada no está justo justo al lado la verdad (hay otra más cercana), pero quería pasar de camino por el barrio de Les Marolles, fiel reflejo del Bruselas más popular y obrera. No obstante al ser prontito y todo desierto, poco movimiento había por la calle por no decir ninguno… Me encaminé al plato fuerte, que no era otro que el espectacular Palacio de Justicia, al que tardé unos 10min en llegar desde aquí mientras atravesaba callejeando el barrio.

Ya desde un par de calles antes se podía ver la increíble cúpula entre los edificios (aunque estaba en obras con andamios). El edificio es súper tocho, con una cúpula enorme, y como además está sobre un pequeño promontorio, es visible desde muchos lugares de Bruselas y alrededores (y hay unas buenas vistas desde aquí, desde la cúpula ya se tiene que salir). Llegué al mismo por un lateral, había un ascensor exterior que te subía hasta la altura del Palacio, ya que había que salvar un desnivel de unos 20m. El Palacio alberga las instituciones de justicia más importantes, como la sede del Poder Judicial y los tribunales de justicia de Bélgica. Finalizado en 1883 como proyecto del Rey Leopoldo II, presenta una mezcla de “oscuro” estilo neoclásico y neobarroco, ocupando 260.000m cuadrados, 104m de altura y cuya impresionante cúpula pesa nada más y nada menos que 24.000 toneladas… ¡y siendo uno de los edificios de piedra más grande del mundo!… Es que es una pedazo de mole de flipar. Igual de mole que el precio, ya que se gastaron unos 50 millones de francos belgas de la época… En 1947, todo el complejo, cúpula incluida, hubo de ser reparado debido a los daños causados en la II Guerra Mundial…

Obviamente, los días de diario esto estará llenito de gente y coches jeje, al ser Domingo estaba todo cerrado y no había absolutamente nadie, excepto un par de grupitos de turistas sacando fotos como yo jeje. También se puede entrar y andar libremente por algunas zonas, entre semana al estar abierto claro, lastima :(. Aun así, la visita merece la pena, rodearlo y sacar unas fotillos. Os puedo asegurar que la construcción es bestial… Justo frente a la entrada principal, hay una plaza con una estatua dedicada a los soldados belgas caídos en las dos Guerras Mundiales. Desde aquí sale la amplia Rue De La Regence por la que apenas había tráfico, solo los tranvías que pasaban y desde la cual se tiene una buena vista del Palacio frente a nosotros para sacar fotitos chulas.

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Un poquito más adelante, nos encontramos varias cosillas: un parque a la derecha, una iglesia a la izquierda. Bueno, pues a la izquierda, tras la iglesia, encontramos el barrio de Le Sablon, con un par de bonitas plazas, y el lugar perfecto para comprar antigüedades en Bruselas, barrio con una marcada autenticidad vintage ;). Es como un pequeño rastro de puestos, y tiendas, con antigüedades de todo tipo, a las que eché un vistazo pero que, lógicamente, poco iba a comprar yo jeje, era más que nada la curiosidad.

En fin, volví hacia la iglesia, la Iglesia de Notre Dame, muy llamativa y ciertamente preciosa, fue construida en el s. XV en un espectacular estilo gótico-flamígero; una preciosidad sin duda alguna… el interior tampoco desmerece en absoluto, especialmente con esas vidrieras… Sin duda uno de mis lugares favoritos en Bruselas. Aquí en la entrada de la iglesia, había un grupo de escolares de pocos años (¿en Domingo?), con sus profesoras. Todos juntitos con sus mochilas, en circulo y cantando, dando palmas, agachándose y saltando… curioso jeje.

Frente a la Iglesia, a mano derecha según bajas del Palacio de Justicia, hay un pequeño pero acogedor parque, con varias estatuas, y una fuente central con dos estatuas de dos personajes belgas que fueron ejecutados hace más de 400 años. El parque estaba vacío, y aproveché para colocar la cámara con el trípode en el césped, y colocarme de forma que la Iglesia de Notre Dame saliera tras de mí, y mientras estaba posando esperando el temporizador, apareció de la nada una “segurata del parque”, ¡y se puso a echarme la charla porque no tenía que pisar el césped!, y justo salió la foto mientras yo me levantaba hablando con la señora (aunque la foto quedó curiosa xD). En fin, como vio que era turista y sólo estaba sacando una fotillo me dijo que no pasa nada y la cosa no pasó a mayores xD (en serio eh, ¡apareció de la nada como un ninja!).

En fin, detrás del parque, hay varios edificios que albergan algunas instituciones del gobierno. Y detrás de estos, el tocho edificio del Hotel Hilton. Se nota en la zona que estábamos y a la que nos dirigíamos… Continúe andando y llegué a la Place Royal; uno de los lugares más reconocibles e interesantes de Bruselas. La Plaza fue construida entre 1775 y 1782 como parte de un más amplio proyecto urbanístico en la ciudad y en el entorno… En este mismo lugar, antaño una colina y durante varios siglos, se encontraba el Castillo Coudenberg, hasta que un incendio en 1731 lo hizo desaparecer. Tras varios proyectos que cayeron en el olvido, y el ir y venir de estatuas en la plaza y diversas funciones de la misma, las diversas estatuas, edificios y arcos del triunfo se fueron sucediendo, formando la plaza actual, junto con la realización de ceremonias, desfiles y juramentos de reyes.

El lugar es ciertamente muy interesante a nivel visual y arquitectónico, de estilo francés, y estando rodeados de bellos edificios neoclásicos. En concreto 8 edificios (los antiguos “Hoteles”), y una iglesia, donde actualmente es posible encontrar varios museos o el Parlamento Belga y, en el centro, la Estatua de Godofredo de Bouillon, que lideró la primera cruzada en el s. XI. Muy bonita plaza, sin duda. Y más bonita la foto que podemos sacar si avanzamos un poco más, dejando la plaza a nuestra espalda, con la estatua de Godofredo (vaya nombrecito), y al fondo la cúpula del Palacio de Justicia…

Dejando tras nuestro la Place Royal, nos encontramos a la derecha una amplia avenida y el Palais Royal (construido a principios del s. XIX por Guillermo I, me hubiera gustado visitarlo, pero solo es posible en verano), el cual es la residencia oficial del Rey, aunque actualmente vive en el Palacio Laeken. Interesante, vale, pero muy lejos de nuestro espectacular Palacio Real de Madrid jeje. Frente al palacio, está el Parque de Bruselas, creado en 1774 sobre las ruinas del citado Castillo Coudenberg, siendo actualmente el parque urbano más grande de Bruselas…  Me esperaba más de el la verdad, empezando por su dimensión jeje. Y es que en el mapa parecía más grande, pero que va… aparte tampoco es nada del otro mundo: algunos caminitos, vegetación, un pequeño kiosco en el centro… pero nada fuera de lo normal, el parque tuvo mejores épocas…

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

En fin, continúe mapa en mano dirección a la estación Gare Central, a la que llegué en 5 minutillos. La verdad es que esta zona me gustó, me recordaba a algunas zonas monumentales del Madrid de los Austrias (salvando las diferencias a favor de Madrid claro jeje). Al ser la Estación Central de Bruselas (junto con Midi y Nord), había bastante gente y viajeros por aquí. Nada más entrar tienes las taquillas, así que fui a comprar el billete para Brujas a la hora que tenía prevista… Nada más comprarlo volví a comprobar la hora y había ido más rápido de lo previsto, todavía me sobraba algo de tiempo…

Según el mapa, la Catedral de Bruselas esta cerquita, pero claro… según el mapa jeje, no sabía si arriesgarme o no a ir y perder el tren y tener que esperar al siguiente, o tener que echar un vistazo rápido sin más a la Catedral y tener que venirme corriendo, la verdad es que había pensado dejarla para mañana… Pero bueno, me animé a acercarme jeje, y realmente sí estaba aquí al lado, apenas unos minutillos andando.

La Catedral de San Miguel y Santa Gudula, gótica con elementos romanos, fue construida sobre una antigua iglesia románica que hubo de ser restaurada en varias ocasiones, comenzada en 1226 y finalizada en 1500. Levantada sobre una pequeña colina en una plaza sin edificios alrededor, pues destaca bastante ciertamente… y es que es ciertamente preciosa, mucho mejor de lo esperado… y es que, igualmente, la Catedral de Bruselas es una gran desconocida, pero sus líneas verticales, sus torres (65m de altura), sus arbotantes y contrafuertes, y esos pináculos flamígeros, nos evocan a las grandes catedrales góticas francesas.

Ya que apenas había gente (aunque al rato llegaron bastantes turistas en varios grupos), pues saqué unas cuantas fotitos con trípode y tal. Subí la pequeña escalinata y entré en la catedral, había oficio religioso en ese momento… vamos, que había misa jeje, así que tampoco pude deambular mucho y sacar alguna fotillo por un interior también muy interesante con el coro, diversas capillas y preciosas vidrieras. La verdad es que muchas opiniones indicaban que es una catedral muy “normalita”… Y en absoluto; mucho mejor y más interesante de lo esperado…

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Vuelta a la estación, ya iba justito jeje. Llegué, busqué mi andén y esperé al tren que llegaría en menos de 10min. Bastantes turistas y extranjeros íbamos en el mismo… Ahora tocaba una horita de camino hasta Brujas, que aproveché para ir mirando el mapa y planificar la ruta a seguir. Por cierto, durante el trayecto de ida pasó el revisor (la única vez en todos mis trayectos de tren…).

Poco antes de las 12 estábamos en la esperada y anhelada Brujas :). Brujas, Brugge o Bruges significa puente, aunque es curiosa la traducción al castellano de “Brujas” jeje. Sin duda, una de las ciudades más conocidas y visitadas en Europa, situada a unos 90km de Bruselas con una población de más de 118.000 habitantes. Conocida como “la Venecia del Norte”, nombre que “comparte” con otras ciudades de Europa como puede ser Ámsterdam (no sé cuántas Venecias hay en Europa la verdad xD). Fue capital europea de la cultura en 2002, y su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000 (y otro a sumar a mi listado de Patrimonios de la Humanidad visitados). Y, aunque ya lo iré comentando, ciertamente Brujas tiene la fama que se merece; una fama muy pero que muy merecida. No es como otras ciudades de Bélgica, cuyo interés cultural y artístico es igualmente impresionante, pero que principalmente se limita al “casco histórico” o lugares muy concretos… Pero no, Brujas, todo ella, todo en ella, es simplemente espectacular jeje, te puedes perder por sus mágicos callejones, sus preciosas plazas, sus pintorescos canales, admirando las macetas y las, debido a la climatología, pocas flores que todavía cuelgan de muchos balcones… Todo en Brujas tiene su encanto… Muchos dicen que “es una ciudad de cuento”… mmm, bueno, es algo subjetivo, sí parece en muchas ocasiones que estás “como en un cuento”; en un decorado que se ha escapado de un cuento clásico centroeuropeo… En fin, una ciudad preciosa sin duda, ¡y obligatoria a visitar y conocer en Bélgica!

Brujas existe como ciudad desde el s. XI, y desde aquel momento ya era una ciudad próspera a nivel comercial y económico, especialmente al pertenecer a la Liga Hanseática y tener un canal abierto al mar (hasta el s. XVI, cuando la sedimentación provocó que se cerrara el canal, y con ello, una pérdida importante de poder económico para la ciudad). Tras haber sido parte del Reino de Francia y diversas guerras con los mismos durante varios siglos, sufrir matanzas, haber sido corte, y una amplia industria (de tejedores e hiladores por ejemplo), lugar de evolución de la escuela flamenca de pintura, y ser el primer lugar donde se publicó el primer libro impreso en inglés… su importancia, al igual que población, fue bajando de forma paulatina durante los ss. XIX y XX, empobreciéndose…

Sin embargo, a lo largo del s. XX, la ciudad volvió a florecer, primero a nivel económico e industrial con su puerto (utilizado como base en la I y II Guerra Mundial), y segundo a nivel turístico, siendo uno de los destinos más importantes en Europa…

Nada más llegar a la estación nos bajamos un huevo de peña jeje, todos turistas. Primero fui al baño de la estación (pagando los 50c correspondientes), y me acerqué a la oficina de turismo. Pregunté para ir a Damme (buses, paradas, horarios…). Ya que, si me daba tiempo, quería acercarme a última hora a Damme, una población que está muy cerquita y a la que me gustaría haber hecho una visitilla rápida. Damme es una ciudad relativamente pequeña, con buenos restaurantes y un curioso Ayuntamiento y Catedral. En el s. XII el puerto de Brujas se secó, entonces se creó un canal hasta Damme como nuevo puerto. Las dos ciudades están comunicadas por un bus acuático en el canal, pero sólo en verano… En la guía de viaje indicaba qué bus había que coger y dónde, pero no tenía horarios ni na de na… Sin embargo en la oficina de turismo me dijeron que ellos de buses no sabían, que preguntara fuera, a mano izquierda que había una parada de bus y demás. Eché un vistazo pero no vi exactamente el que yo quería pillar, y la verdad es que hacía bastante frío, así que, antes de que empezara a llover o/y nevar, pues decidí comenzar el camino y luego ya veríamos…

En fin, salí por la entrada principal junto con varios grupitos de turistas, incluidos varios japos que me los crucé en alguna ocasión siempre sacando fotos (como yo en Japón vamos xDDD). Comencé por el recorrido que me había marcado en el mapa, el problema es el de siempre: que muchas calles pequeñitas o tal no vienen en el mapa, y puede que des alguna vuelta de más o te pierdas en alguna ocasión al ir dando vueltas y no ir sólo a lo más turístico… No obstante, aunque la crónica me salga hiperlarga para variar, solo iré nombrando lo más relevante, no absolutamente todo lo que vi en Brujas xD.

Me dirigí a la derecha, bordeando el canal, siguiendo a un grupo de chicas, luego, siguiendo el mapa, giré a la izquierda y de nuevo a la derecha tomando una calle “principal”, con algunas casitas pintorescas y suelo adoquinado (para variar), con mogollón de turistas. Camino de la Plaza Begjinhof… Que me costó bastante encontrarla, ya que las calles no venían exactamente igual que en el mapa y tuve que dar algunas vueltas jeje.

No obstante, antes de llegar, me paré en una pequeña y pintoresca plaza para comer algo. Aproveché para comprar unas patatas fritas, ya que todavía no las había probado… y ya era hora de que probara las famosas patatas fritas de Bélgica y de las cuales presumen ser las mejores del mundo. Había un pequeño restaurante con una ventana a la plaza, pero entré dentro a pedirlas… Te las hacen y fríen en el momento, con tu mayonesa belga (¡¡¡ya había incluso gente comiendo en el interior!!!). Y con las patatas y mi cervecita salí fuera y me quedé en un banco justo al lado de un mapa de Brujas donde aproveché para echar un vistazo.

Justo aquí, se encontraba el Museo de la Cerveza, pero por 5€ y teniendo cosas más interesantes que ver la verdad es que no me apetecía mucho entrar (y que yo diga que no a entrar a un museo de la cerveza… y además en Bélgica… tenía que haber entrado, ¡mecachis! xD). Aunque sí entré en el patio interior del edificio que lo albergaba. Mientras, como decía, comiendo las patatas y mi cervecita… qué ricas jeje, con la mayonesa que echan están mazo de buenas, aunque empachan un poco. Por muy ricas que estén, sólo patatas con mayonesa… pues satura un poco jeje. Mientras tanto, iban pasando carruajes tirados por caballos para guiris, y el conductor a grito pelado explicando por dónde iban pasando y tal, y los pobres turistas detrás arropados con manta del frío que hacía jeje.

Tras las patatitas y ver el mapa, continué bordeando un par de calles con casitas bajas, restaurantes, tiendas, y mogollón de japos por la calle, hasta llegar, ahora sí, a la entrada y posterior Plaza Begijnhof. Desde el s. XII, muchas mujeres comenzaron a vivir en comunidades cerradas, muchas después de haber perdido a sus maridos en las Cruzadas. Se pasaban el día haciendo encajes y rezando… Vivían en este tipo de plazas, pequeñas casas rodeadas por un muro y alrededor de un patio común. Hay una iglesia con monjas que cruzan la plaza de un lado a otro varias veces al día… La verdad es que la plaza es muy chula, un muro bordeando las casitas blancas alrededor de una plaza con césped y árboles… todo paz, silencia y tranquilidad aquí… totalmente recomendado visitar este lugar en Brujas.

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Continúe el camino hacia el siguiente destino, muy cerquita y con la zona hasta arriba de gente. Pero lo primero que hice fue entrar en una de las tiendas que había por aquí a comprar unos guantes… no llevaba guantes, y el frío ya era sencillamente insoportable, las manos congeladas… La chica que me atendió además hablaba un poquito de español (sólo es escucharnos “hablar” en inglés, para así saber que somos españoles xD), e incluso me pidió “perdón” por no saber hablar bien español, ¡que lo estaba estudiando!, increíble… En fin, una vez que ya podía cubrir mis manos, continúe subiendo, hasta el edificio del St-Janshospitaal en el Memling Museum, edificio justo al lado de un puente cruzando un canal. Este hospital fundado en el s. XII y es uno de los hospicios más antiguos de Europa, y funcionó hasta 1976. Tiene un pórtico gótico de gran valor, y sucesivos añadidos que se fueron realizando, como una torre, el monasterio, el cementerio… algunas de las salas se convirtieron en cafeterías y tiendas.

Al lado prácticamente, nos encontramos con la Iglesia de Nuestra Señora, con su, a primera vista fea, monumental torre de ladrillo. Construida en los s. XIII, XIV y XV, tiene varios “tesoros” importantes… Para empezar como decía, lo primero que llama la atención es el material de su construcción: en ladrillo. Tenemos la espectacular torre de 122m de altura (la más alta de la ciudad). Y para finalizar, entre otras cosas no menos importantes, tenemos la escultura e su interior de “La Virgen con el niño”, de Miguel Ángel. Esto era lo principal que quería ver y que no vi… Toda la zona y la propia iglesia estaba en obras, con andamios y un par de fachadas tapadas, no parecía que estuviera abierta. Di una vuelta alrededor, pero parecía cerrada (de hecho no recuerdo haber visto la puerta de entrada, quizás estaba tapada), y tampoco había nadie aquí, así que nada, lástima :(.

El siguiente paso me llevó hasta la cercana Kathedral de St-Salvator, con también varias cosillas que ver, ¡y que por desgracia tampoco pude visitar! Tiene varios horarios según el día y la temporada, y habían cerrado hace nada… por lo tanto debería volver ya a la tarde claro. En fin, lo dejé pasar y venir luego si tenía tiempo, pero vamos, ya fue imposible y no pude acercarme de nuevo aquí en el horario de apertura… Ya existía aquí una iglesia en el año 600, aunque la catedral actual se levantó a finales del s. XIII. La torre por su parte, comenzó su andadura en el 1127, aunque la cima y la aguja se añadieron en el s. XIX. El interior alberga cuadros de arte flamenco del s. XV, manuscritos, arte gótico en roble tallado, tapices, y la enorme estatua barroca de Dios Padre. La verdad, lastima no haber podido visitar el interior… Eso sí, el exterior es igualmente espectacular con esa torre a modo de castillo/fortaleza. Por cierto, aquí empezó a caer agua nieve bastante fuerte y me tuve que refugiar en una de las entradas a la catedral (que también estaba con andamios en esta parte), y conmigo pasaron también un grupo de 3 chicas españolas… aunque ellas se quedaron ahí y yo seguí mi camino luchando contra las inclemencias jeje.

Ahora ya sí, enganché con la calle Sveenstraat, una de las calles principales que salen de la Grote Markt, camino hasta el citado lugar, no sin pasar por algunas callecitas curiosas y, según me iba acercando, cada vez más gente, tiendas y restaurantes. En apenas unos minutos llegue a la Grote Markt. ¡Qué pasada!, espectacular plaza… no sé por qué (quizás por el diseño y la torre), pero inmediatamente se me vino a la cabeza la imagen de la Piazza del Campo de Siena, en La Toscana. Quien haya estado en los dos lugares quizás opine igual que yo… o quizás no xD. Bueno, la Markt es sencillamente espectacular. Como os podéis imaginar esta petadilla de gente jeje, turistas por todos lados, la lástima es que en el medio, con motivo de las próximas fechas navideñas, tenían montado algunas historias, por lo que no te permitía ver la plaza “vacía” en total plenitud y poder sacar fotillos en condiciones.

Este es el corazón de la ciudad, aquí hubo un mercado semanal desde el s. XIII hasta 1983 y es necesario destacar varias cosillas: la Oficina Central de Correos y el Palacio del Gobierno, en un espectacular estilo neogótico. En la parte norte tenemos diversas construcciones de arquitectura típica de esta zona de Europa, casitas que antes eran casas gremiales… muchas de ellas, al menos en sus bajos a pie de calle, son tiendas de souvenirs y restaurantes bastante caros para turistas jeje. Decir que justo al lado, en la parte Oeste, había una Fnac, por si queréis comprar algo xD. En el centro de la plaza, tenemos una estatua de bronce de dos “héroes” de Brujas, que encabezaron la masacre de cientos de soldados franceses a manos de trabajadores flamencos en 1302.

Y para finalizar vayamos al verdadero emblema y auténtico espectáculo turístico, visual y arquitectónico de la plaza, que no es otro que el Campanario de Brujas, de 83m de altura, 366 escalones e inclinada ligeramente hacia el sureste (aunque a simple vista no se aprecia, debes fijarte bastante y comparar visualmente con alguna otra construcción). Anteriormente aquí en el mismo lugar, se encontraba una torre de madera (cuyo función básicamente, en su parte superior, era divisar incendios en la ciudad, que albergaba diversos mercados y funciones administrativas, la cual se quemó en 1280. Tras ello, el Ayuntamiento se llevó a otro lugar, y aquí se construyó otra estructura con otra torre de madera. Posteriormente en el s. XV se amplió el mercado y se construyeron más torres… aunque un nuevo incendio provocó daños, reparando, de nuevo, en madera (y es que no aprendían xD). En el s. XVI se realizaron ampliaciones, y en el s. XVIII un nuevo incendio provocó daños…

Y, una vez reparada, ya llegamos a 1822, cuando se construyó la torre tal y como la conocemos actualmente. Reseñar también, que el campanario forma parte de las torres y campanarios de Bélgica y Francia, Patrimonio de la Humanidad.

Para variar, ahora mismo hacia maaaazo de frío, un viento helado, con una ligera pero insistente agua-nieve que cada vez iba a más. Apenas pude sacar un par de fotillos aquí, porque entre el frío y la nieve… Así que me fui directamente al campanario. Según entras, si no recuerdo mal, a mano izquierda había una sala con un mercadillo, donde vendían productos realizados a mano, artesanía y demás… A mano izquierda estaban los baños (previo pago para entrar), y una pequeña tienda con la entrada al campanario (5€). Obviamente tenía que subir jeje. Por cierto, antes de entrar, llegó justo una limusina blanca con lunas tintadas que aparcó en la misma puerta. Alguien importante debía ser jeje, ya que la plaza está cerrada al tráfico privado (en 1995 se hizo peatonal), pero no me quedé a ver quien salía… No iba a saber quién era obviamente, y el frío apremiaba xD.

Y otra vez igual que antes, nada más comenzar la subida de los 366 escalones, me vino el recuerdo de mí mismo subiendo el campanille del Duomo de Florencia. Ufff, pero este es durillo eh jeje, hay muchas zonas súper estrechas y empinadas, tienes que parar y apartarte para dejar subir o bajar peña, al menos hay, si no recuerdo mal, 3 pequeñas salitas en las que puedes ir parando. En una de ellas se ve parte de la maquinaria y el mecanismo del campanario y lo que es el carrillón en sí, curioso ver cuando toca y la melodía que va sonando mientras ves la maquinaria moverse, mooola :). En fin, ya estábamos arriba, con las piernas reventadas jeje.

Y joder, qué puto frío… ufff, madre mía… Aquí el viento era tremendo, el agua-nieve te golpeaba la cara haciéndote daño… El sitio es pequeño y nos intentábamos arrejuntar todos… estábamos bastante gente aquí, lleno de turistas, una parejita me pidió que les sacara una foto y eso hice, y luego me sacaron otra ellos a mi claro ;). Una cosa que recuerdo claramente, es como mirando por uno de los ventanales con rejas (con espectaculares vistas de Brujas por cierto), yo helado de frío con la nariz roja y entumecido, con el gorro y los guantes sí, pero pasando mogollón de frío… y a mi lado otro turista, bastante menos abrigado; todo rojo, con el cuello de la chaqueta subida, intentando calentarse las manos frotándolas y con el vaho de la boca… Nos miramos los dos y nuestra cara lo dijo todo, no hacían falta palabras jeje, estábamos flipando los dos. Y vaya niebla que había también a esta altura…

En fin, unas fotos y bajando que es gerundio, lástima que debido a la climatología no se pudiera disfrutar del campanario correctamente y las brutales vistas de Brujas desde aquí… Nada más bajar, pasé al baño, no solamente para echar una meadilla, ¡¡¡sino para utilizar el secador de manos y calentarme las manos!!! Qué frío… Salgo… ¿y ahora qué?, nevando, a saco, cada vez más, ahora sí que era imposible estar en la calle, y además estaba empezando a cuajar… Me acerqué a donde están los restaurantes, buscando algún sitio para comer baratillo y aprovechar el mal tiempo, pero eran todos mazo de caros :S.

Tuve que parar un rato en el soportal de la Fnac, ya comenzaba a empaparme bastante, y yo con zapatillas, si es que a quién se le ocurreeeeee. En fin, decidí continuar, ya que no me iba a quedar ahí 3 horas, pero vamos… tampoco pude avanzar mucho más jeje, estaba cayendo una nevada bestial, cuajando rápidamente, muuuuuucho frío, calándome las zapatillas… no podía ir a ningún sitio así, así que no tuve más remedio que meterme en una tienda… Ya de paso aproveche para hacer alguna compra (unas postales, un par de camisetas y una jarra), y quedarme un ratito ahí, porque la que estaba cayendo era interesante jeje. Pero bueno, igual que antes, tampoco podía quedarme aquí toda la puta tarde metido en una tienda, así que salí, pero me tuve que volver a refugiar donde pude a los pocos metros jaja. En serio, estaba cayendo una nevada bestial… y ya mis zapatillas empapadas, qué mal qué mal… la nieve había cuajado y toda la Markt completamente blanca. Bonita estampa ciertamente, muy auténtica, pero preferiría que no nevara, me estaba jodiendo pero bien jeje.

En fin, seguía nevando a saco pero tenía que continuar, no iba a dejar que las inclemencias del tiempo jodieran mi día en Brujas, aunque lo iba a pagar “caro”… Lo dicho, continúe bordeando la Markt, hasta llegar a la Burg; la Plaza del Ayuntamiento. Esta plaza, rodeada de edificios góticos y neoclásicos, estuvo amurallada y fortificada hasta el s. XVIII. Aquí tenemos varios edificios interesantes: el Ayuntamiento se finalizó en 1421 y es el más antiguo de Bélgica, aunque sus estatuas góticas fueron reemplazadas en 1970 (en su interior, que no era posible visitar en este momento, destacan la Sala Gótica, con murales históricos, y la Sala Histórica, con documentos y pinturas). Luego tenemos el Palacio de Brugse Vrije, el registro civil de estilo gótico, y lo que queda del Steen, un edificio junto a unas escaleras que dan a la Basílica de la Santa Sangre.

La plaza es preciosa la verdad, y más con ese espectacular manto blanco de nieve, cayendo sin parar, pero qué frío joderrrrrr. No veáis si me costó poner la cámara con el trípode sobre un banco para sacarme una foto, helándome de frío, los dedos no los podía ni mover, las zapatillas ya empapadas, y claro… con ellas pues los calcetines y los pies, que ya me acompañarían mojados y fríos durante todo el día. En ese momento supe que me la iba a coger, y gracias que sólo me pillara un simple resfriado…

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Bueno, fui hacia el pequeño edificio que alberga la Basílica de la Santa Sangre, o Heilig Bloedbasiliek, uno de los lugares que más ganas tenía de visitar en Brujas… Por fuera, el pequeño edificio nos llama poderosamente la atención, preludio de lo que nos espera dentro, y es que es un lugar que destila una importante atracción… :).

La basílica fue construida en el s. XII como capilla de la residencia del Conde de Flandes. Es una doble capilla con dos plantas. Primero fui al piso superior. Aquí tenemos una capilla neogótica del s. XVI (y reformada a lo largo de posteriores siglos), la cual es una auténtica pasada… simplemente preciosa… Los detalles góticos (y renacentistas), los murales (de 1905 y con representaciones religiosas), las vidrieras (de 1845 y que representan soberanos del condado de flandes), el púlpito (de 1728 y en forma de globo terráqueo), el altar mayor (del s. XVII, de alabastro representando la última cena), el altar (de 1751, en mármol blanco y donde se guarda la reliquia en un tabernáculo de oro, plata y piedras preciosas…), etc…

Sí, la reliquia… el Relicario de la Santa Sangre, el cual guarda un bote de cristal con muestras de “sangre bendita”… Este relicario fue traído por un caballero, Teodorico de Alsacia, que lo recibió de manos del patriarca de Jerusalén durante la Segunda Cruzada en el s. XII, por lo que es una reliquia importante del medievo europeo. No obstante, investigaciones posteriores han supuestamente demostrado que no hay evidencia de la reliquia en Brujas antes de 1250, por lo que se cree que su llegada fue posterior realmente, ya en el s. XII tras la Cuarta Cruzada. Lo que sí es cierto, es que el vial era una botella de perfume bizantina realizada en Constantinopla en el s. XI o XII.

También aquí encontramos un pequeño un museo con pinturas, tapices, etc… Había bastante gente dentro la verdad, pero enseguida me di cuenta de por qué, y es que, más allá del impresionante lugar y su patrimonio, había calefacción y se estaba muy calentito jeje, de hecho había un par de chicos sentados delante de los radiadores calentándose jeje. No obstante, aquí hay, y se respira, un ambiente especial en un entorno mágico y religioso a partes iguales… ¡Una pasada!

La parte inferior, que se entra a nivel de la calle, es más curiosa aún si cabe… aunque para bajar, y subir, lo realizamos por una espectacular escalera monumental del s. XVI de estilo gótico y renacentista y decorada con estatuas, figuras y medallones… Una vez abajo, ya a nivel de calle, nos encontramos con una capilla románica del s. XII y que ciertamente como indicaba la información de la guía de viaje, tiene un aire y ambiente misterioso y místico propio de la Edad Media, más aún si cabe que la parte superior… parece que en cualquier momento va a aparecer un caballero cruzado entre las sombras de las velas reflejadas en la pared…

La Capilla de San Basilio es una de las mejor conservadas de todo flandes, formada por dos naves laterales respecto a una nave central con su coro. Hay diversas esculturas de madera policromada del s. XIV y de principios del s. XX, un retablo de mármol negro y una capilla de 1504 que alberga reliquias de San Basilio… Pasas abriendo una pequeña puerta de madera, con un pasillo estrecho, y enseguida te encuentras dentro de la capilla, con techos abovedados, todo en piedra, todo muy de “Edad Media” como indicaba… en serio, es un ambiente místico… “inquietante” incluso, especialmente si estas tu sólo, con una iluminación muy tenue con el reflejo en movimiento de las velas en la pared… ¡se sale! Sin duda merece la pena visitar la Basílica de la Santa Sangre en Brujas, uno de los lugares más interesantes y especiales que puedes visitar en la ciudad…

En fin, salí… y seguía nevando mazo. Decidí parar de nuevo, ya que estaba helado. Justo al lado de la basílica, hay una pequeña galería comercial con varias tiendas y alguna cafetería, así que me metí en una de ellas, donde sólo había unas cuantas personas belgas de unos 60 años tomando café. Claro, que yo me pedí mi cervecita, en lugar de un café o algo calentito, no tengo remedio xD. Hice algo de tiempo aquí y por suerte cuando salí había dejado de nevar, todavía caían algunos copos pero ya se podía andar jeje. Bueno… aunque eso de andar… era muy muy peligroso, ya que ibas resbalándote continuamente, lo raro es que con todos mis resbalones y todos los que vi a la gente, ni vi ninguna caída ni me caí yo… mejor mejor.

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Ahora mapa en mano y aprovechando que ya podía andar (aunque estaba hecho polvo y los pies fríos, por lo que el resto del cuerpo está frío igualmente), pues me dispuse a ir a sitios más alejados, patear la zona norte del casco antiguo de la ciudad, y alejarme de las zonas turísticas (de hecho, en todo este trayecto no vi ni un turista). Nada más salir de la Markt, me crucé con un borracho gordo y con barba, con unas pintas y una cara de quedao de la vida importante, que se me iba acercando hablándome en flamenco de unas formas que no me gustaban, yo le miré y le dije que no le entendía… sus pintas no me molaban nada, así que tampoco me paré y seguí mi camino, pero el tío continuó unos metros hablándome con unas formas más agresivas, parecía que me estaba insultando, así que ya me paré y me puse serio diciéndole que no le entendía, pero ya borde y serio, y continúe mi camino… Él se paró y ahora si me pregunto en ingles: “¿no has entendido nada de lo que he dicho?”, y le dije que no… se dio la vuelta y se fue (¿?). En fin, personajes hay en todos lados jeje. Me puse a patear, perdiéndome un poquillo por callejuelas vacías, recorriendo los canales, visitando otras iglesias que no salen en casi ningún mapa o no son relevantes y no se habla nada de ellas… Pero nombrare un par:

Primero la Jeruzalemkerk, una iglesia del s. XV, inspirada en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén. Su interior alberga interesante patrimonio y bonitas vidrieras, pero estaba cerrada, así que visitar poco jeje, y es una lástima, ya que si está inspirada “a imagen y semejanza” de la citada basílica en Jerusalén… :(. Y otra fue la St Walburgakerk; una iglesia barroca del s. XVII, muy interesante ciertamente :). En verano por las noches aquí realizan un espectáculo de luces y sonido… pero estamos en Noviembre, así que va a ser que no xD.

Continúe callejeando hasta ir acercándome de nuevo al Burg… por aquí ya había más gente de nuevo: preciosas casitas, calles y canales, todo nevado con la torre de la catedral de fondo, etc… se sale; una visión de postal. Aquí ya comencé a fichar varios restaurantes que veía, y otros que venían reseñados en el mapa, ya que había hambre y, aunque era súper pronto para mí, no tardaría mucho en merendar/cenar (apenas llevaba el desayuno y las patatas en el cuerpo). En serio, esta zona y estas callecitas son un pasada, es una delicia caminar por Brujas… y llegué de nuevo al Markt. No obstante, me quedé con las ganas de haberme acercado a St Janshuysmolen, el único de los cuatro molinos de viento de Brujas que puede visitarse, construido en 1770, pero ya estaba cansadillo, y estaba bastante lejos jeje.

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).
Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Ya de noche, con mucho frío y con los pies calados. Decidí acercarme a la parada de bus que está en la plaza, para coger el número 4 que, teóricamente, te lleva hasta Damme. Había bastante gente y turistas esperando el bus para bajar a la estación. Yo me puse a mirar los paneles donde indicaban los buses, trayectos, horarios y demás… en perfecto flamenco jeje. No obstante creo que lo pude adivinar sin mucho problema, era intuitivo jeje. Llegó el bus que estaba esperando, le pregunté a la conductora en inglés y me puso cara de “¿y este qué cojones me está contando?” jaja, me dijo que ella no iba a Damme (aunque el bus era ese), y que cree que a esta hora ya no iba ningún bus a Damme, que mirara en los carteles a ver. Le dije que ya había mirado y tal y cual, pero nada, como quien oye llover… simpática la señora sí. En fin, me bajé, me puse a mirar de nuevo y debía ser ese, y según ponía ahí, aunque era Domingo, si tenía que haber todavía algún bus más… En fin, esperé otros 10min, y como ya estaba cansado… pues que le den por culete a Damme, otra vez sería.

Todavía tenía tiempo, pero decidí buscar algo para merendar/cenar, que había hambre como indicaba, y así descansaba un poquillo y me calentaba, por lo que me puse de nuevo a mirar los restaurantes que hay en la Grote Markt y alrededores, y si no, pues iría a alguno que ya había fichado anteriormente. Me acerqué hasta un par de restaurantes que venían en el mapa, recomendados, pero no me convencieron, y sólo tenían menú en flamenco (¿?), así que seguí buscando. Y bueno, justo en una pequeña plaza (creo que era Eiermaarkt) detrás de la Grote Markt, hay varias cervecerías y restaurantes, y encontré uno en concreto…

Estaba vacío todavía la verdad, pero el mejor que había visto por aquí en cuenta a precio: sopa de primero, mejillones de segundo y postre por 16€ (pero tenía truco jeje), además el restaurante era bastante chulo con decoración en madera y demás. Bueno, entré y había dos chicas y un chico (que era el cocinero), en una mesa, me atendieron en inglés, pero rápidamente la chica que me atendió me continuó hablando en español (¿¿¿tanto se nota??? xDDD). Hablaba muy bien español, y me dijo lo que podía pedir… Respecto a la sopa, pedí otra vez sopa de tomate (calentita :)), las demás sopas no me convencían. Los mejillones al vapor (plato típico belga, aunque también muy habitual en España claro, y me encantan, aunque los prefiero a la vinagreta ;)), eran un 1€ más si los querías con alguna “especialidad”, no solo al vapor, así que los pedí al ajillo (para darles un poco de sabor vamos). Y luego para beber una cervecita mediana (una jarra vamos), rubia y de cebada por supuesto jeje. Cómo saben que a los españoles nos gusta la cerveza rubia y no negra en general… directamente cuando le dije que quería una birra para beber me preguntó: “¿rubia, no”?, así sonriendo jeje, qué maja ella :D.

En fin, la sopa de tomate buenísima para variar jeje, la cerveza no estaba mal… Los mejillones muy buenos igualmente. Te traen un cuenco grande con todos los mejillones (unos 20), y otro cuenco más pequeñito para echarlos… ¡muy ricos! Luego de postre una mousse de chocolate, pequeñita pero muy rica ;). Mientras, ya iban entrando mesas y gente para cenar…

Para este momento la chica que me atendió ya se había ido, y me atendía otra que parecía la dueña, muy amable ella preguntándome varias ocasiones si me gustaba y todo estaba correcto, ¡gran atención al cliente! :). Lo “gracioso” fue pedir la cuenta… Yo tenía previsto lo que iba a ser, pero no, más de lo previsto para variar… ¡¡¡El caso es que la puta jarra de cerveza valía 6€!!! Joder, así era tan “barato” el restaurante, el palo te lo meten en la bebida como siempre, ya que no la incluía el menú :S. No quiero ni imaginar entonces al precio que saldría comer en alguno de los otros restaurantes que ya de por si este menú podía valer 25€-30€ como mínimo… En fin, al menos había comido bien y me había recuperado un poco del frío :).

Ahora ya no nevaba, estaba helando jeje. En la Grote Markt ya había muy poquitos turistas, y aproveché para dar una nueva vueltecilla por los alrededores, ver todo iluminado y sacar alguna fotito del campanario en condiciones, ya sin lluvia ni nieve jaja. ¿Y ahora qué?, pues poco más, tocaba irse… ya de noche y todo bastante muerto… Pero no iba a coger bus para volver a la estación, sino que, aunque estaba reventado, ir andando, bajando por otro sitio visitando otra zona y un par de lugares que no había visto… Primero me dirigí (bastante lejos, vaya paseíto con los pies mojados), a De Vesten en Poorten, una de las pocas entradas que quedan de las antiguas murallas de Brujas construidas en el año 1000 a.C. Por pasar, pero vamos, tampoco te pierdes nada… Después pase por el Concertgebouw, un bonito edificio, con el escenario más grande de Bélgica, y que fue construido en 2002 para conmemorar la elección de Brujas como ciudad europea de la cultura. Pero tampoco es indispensable vamos, simplemente me pillaba “de camino”…

Día 3: Bélgica (Bruselas: Palacio Justicia, Le Sablon, Iglesia Notre Dame, Place y Palais Royal, Parlamento, Catedral, etc. Brujas: Begjinhof, Iglesia Nuestra Señora, Catedral, Grote Markt, Campanario, Burg, Basílica Santa Sangre, etc).

Crucé el canal y me dirigí a la zona por donde había subido esta mañana, pasando de nuevo por la Catedral, por Begijnhof, etc… Apenas había nadie por las calles, todo bastante oscuro… Sobre todo cuando fui llegando a las cercanías de la estación, pasando por los canales y parques. Todo vacío, sin apenas luz… joder, por seguridad fui buscando una calle con luz xD. Y así hasta llegar a la estación. Tenía algo de tiempo, así que con tranquilidad pase al baño y me senté un ratillo (no en el baño, sino fuera xD) hasta que fui al andén para coger el tren de vuelta.

El andén estaba petadísimo, pero llenísimo eh, todo gente joven, estudiantes con mochilas y maletas… Y el tren no era menos, súper petado, hasta había gente entre anden y anden tirada en el suelo. Tuve que recorrerme 3 ó 4 vagones hasta que pude encontrar un sitio… No estaba “libre”, es decir: había una chica sentada en uno de los asientos (mu maja ella, haciendo “deberes” de inglés), y tenía puesto la chaqueta y mochila en el asiento, pero le pedí permiso, le sonreí y puse cara de pena… y me dejó el asiento jejeje (¡faltaría más, no te jode!). El 99% de la peña que había eran todos estudiantes, y la gran mayoría se bajaron en Gante (ciudad universitaria que es). Sí es cierto lo que había leído, al igual que pasaba con Leuven, y es que los estudiantes vuelven el finde a sus ciudades y pueblos de origen a pasar el finde con sus colegas y familia (como todo está cerca…), y el Domingo vuelven a las ciudades donde estudian para pasar la semana.

Pasadas las 21:30 ya estaba en la Estación Midi de Bruselas, de aquí tranvía hasta el hotel. Y todo prácticamente cerrado… al menos pude comprar algo de picar y de beber en el Carrefour que está frente al hotel, y me subí a la habitación. Obviamente lo primero que hice fue quitarme la ropa y una megaducha calentita… estaba helado, me dolía un poco la garganta, y sabía que mañana iba a estar peor después del enfriamiento que me había pillado hoy. Y lo que era peor, los mejores calcetines de abrigo que llevaba estaban mojados, y las zapatillas igual, y no se iban a secar para mañana, así que a ver…

Y nada, a ver la tv un poquito y a dormir. Por cierto, como curiosidad, CSI en Bélgica se llama “Les Experts”. A mí se me han caído dos “mitos” en mi vida en cuanto a cine… uno fue Chuacheneguer, cuando lo oí hablar en “mexicano” en el hotel en Riviera Maya, viendo Terminator 3. Y otro ha sido ahora viendo a Grisom… En fin, coñas aparte… a dormir… un día largo e intenso, un día brutal con una mañana bien aprovechada en Bruselas, y el resto del día en Brujas; una ciudad de cuento, mágica y preciosa. Mañana era el “último” día

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Recibirás la newsletter con las últimas novedades, información valiosa para mis viajes y escapadas, y ofertas, descuentos y promociones. ¡SIN SPAM!, tus datos están seguros y puedes darte de baja cuando quieras. ¡Ah!, y recuerda... es un eBook de PAGO, pero GRATIS con tus suscripción :D.

La información expuesta en VIAJEROS AL BLOG es siempre personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú, que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En el caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial. Solo hablo, y recomiendo o no, de aquello que he experimentado.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!