Home / Asia / Camboya / Angkor / Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Camboya (Angkor, Siem Reap).

Día 22 – 19.10.10: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 22 – 19.10.10: Camboya (Angkor, Siem Reap): Día muy esperado, mi Indiana Jones particular: ¡Angkor! Me levanté justo para desayunar y con Phanny, mi conductor, llegar por una carretera polvorienta hasta el acceso a Angkor, donde saqué el pase de vista. Angkor fue la capital del Imperio Jemer, símbolo del país (Angkor Wat aparece en su bandera), una ciudad abandonada a su suerte que la selva se trago y ocultó, protegiendo y escondiendo aquella morada de dioses en la tierra… Comienza la visita, entre otros: Lago Sra Srang (donde se puede ver el amanecer y donde comenzó el agobio a saco de los vendedores), Banteay Kdei (budista/hinduista, s. XII, lugar mágico casi en ruinas), Ta Prohm (s. XII, alojó a más de 12.000 personas, monasterio/universidad budista, se rodaron escenas de Tomb Raider, la selva se ha apropiado y ha engullido el templo), Ta Keo (hinduista y piramidal dedicado a Shiva), Ta Nei (budista, s. XII), Chu Say Tevoda y Thommanon (hindús, s. XII), Puerta de la Victoria, Angkor Thom (ciudad fortificada, s. XIII, vivían más de 1 millón de personas, construido según la cosmología hindú, formado por distintos templos/complejos como Preah Pithu, Tep Pranam, Preah Palilay, Palacio Real, Phimeanakas, Baphuon… y el increíble, mágico y enigmático Bayon con sus caras vigilantes en piedra). Tras no visitar hoy Angkor Wat al quedarme sin batería y no poder sacar fotos, vuelta a Siem Reap. Piscina, siesta, Internet y ya por la tarde/noche salir a dar una vuelta y comprar cena en un supermercado. Un gran y espectacular día, apasionante, intenso, aventurero, soñado, imaginado. Me sentí afortunado :D.

Sonó el despertador del móvil, no había sobado muchas horas aunque sí medianamente en condiciones. Había tenido algunos desvelos que achacaba a la inquietud mental lógica por visitar un lugar marcado en mi coco y en el mapa con una gran “X” desde hace mucho tiempo… Había quedado relativamente tarde con Phanny, mi conductor. Sabía que iba a perderme el amanecer, rito cuasi obligatorio en Angkor, un pecado perdérselo ciertamente, pero… a pesar de las ganas y la inquietud citada por visitar Angkor, necesitaba y quería descansar. Llevaba una alta intensidad hasta el momento tras Corea (y con el pie derecho bastante jodidillo) más lo que me quedaba por delante en Singapur y, hasta la llegada a ese destino final, estos días extras eran de turismo puro y duro y, obviamente, tenía también que descansar un poquito

En fin, me levanté, unos minutillos en Internet mirando un par de cosillas, incluido el tiempo a ver si me iba a llover (aunque el chubasquero iba conmigo en la mochila todos los días aquí), asearse un poquito y bajé a desayunar ya que el desayuno estaba incluido en mi alojamiento, y había que aprovecharlo (ya que el día anterior no lo hice) y merecía bastante la pena: no es buffet, sino que te sientas y te sirven tras preguntarte qué quieres entre, eso sí, las poquitas opciones que tienen… pero en términos generales está bien: huevos revueltos y tostadas, fruta y café. Suficiente para comenzar bien la mañana :). Antes de salir pregunté en recepción por mi colada, me indicaron que estaría lista a lo largo del día…

Pues nada, salí, unos minutos tarde respecto a la hora que había quedado con Phanny, el cual me estaba esperando puntual, por lo que le pedí perdón por mi pequeño retraso. Había amanecido hace un rato, el Sol todavía no pegaba fuerte pero ya la humedad y el calor eran importantes… ¡Comenzaba la aventura, comenzaba, ahora sí, mi Indiana Jones particular! ¡Un gran objetivo  y un gran viaje… que ningún viajero quiere ni puede perderse: Angkor estaba esperándome!

Era pronto, pero las calles ya eran un hervidero de tuktuks y motos, especialmente durante el “primer tramo” del camino hacia Angkor, donde por la carretera de asfalto polvorienta, en la cual era difícil ver y adivinar alguna señal visual pintada en el mismo asfalto, nos apiñábamos dos o tres filas horizontales de vehículos por sentido. Tuktuks, motos con una, dos, tres o cuatro personas y algún coche suelto (el rey de la carretera) nos íbamos adelantando mutuamente en un aparente caos organizado donde, a pesar de la utilización de la “ley del más fuerte y grande (y con más cojones)” y la “ley del que primero adelante tiene preferencia” para adelantar, todo transcurría de forma fluida, sin gritos, sin pitidos… muy theravada sí ;).

Poco a poco, al ya tomar la carretera de acceso y entrada a Angkor, el tráfico desapareció casi en su totalidad, pasando a estar rodeado a ambos lados por la selva y sus “sonidos mañaneros”, así hasta, transcurridos unos minutos, llegar al acceso. Aquí controlan que lleves el pase correspondiente ya adquirido o adquirirlo en el momento en una de las ventanillas, te sacan una fotillo, pagas, y en 2min tienes tu muuultipase para Angkor, requisito indispensable para poder acceder. La entrada es personal e intransferible e indica los días de validez. Más os vale tener cuidado de no perder el pase, te lo piden a la entrada de todos los templos, y si lo pierdes la multa es de 30$.


Horarios y precios para visitar Angkor
.

Angkor está abierto de 5:00 a 18:30, por lo que hay bastante disponibilidad horaria para recorrer el gigantesco complejo, además si compras la entrada más tarde de las 17:00 su validez comenzará el día siguiente, por lo que tendrías una horita y media por la patilla.

Hay tres tipos de entradas: para un día (20US$), para tres días (40US$) y para siete días (60US$). Siempre días consecutivos. No hay descuentos y es gratis para niños menores de 12 años y ciudadanos con nacionalidad camboyana.

En mi caso… aunque la idea inicial como sabéis era dedicar tres días íntegros a Angkor para visitar todo lo que tenía previsto, el hecho de necesitar descanso me “obligó” a levantarme muy tarde el día de ayer, por lo que “no merecía la pena” ir a Angkor. A ver, siempre la merece y como os he dicho se puede adquirir el pase antes de las 17:00 y todavía tienes tiempo hasta las 18:30, además esta horita y media gratis… pero decidí descansar y visitar la ciudad de Siem Reap tranquilamente.

Por lo tanto, no iba a dedicar tres días íntegros a Angkor, sino solo dos, por lo que me perdería el poder ir a algunos templos mas alejados y por lo tanto nada turísticos y más auténticos si cabe. Aunque claro, eso también suponía mucho más gasto en transporte y, no olvidemos, que hay algún templo suelto y lejano que no va incluido en el precio, por lo que habría que pagarlo de forma independiente (y tampoco estaba como para gastar más pasta obviamente).

En fin, al dedicar dos días y no tres a Angkor, me iba a quedar sin visitar algunos templos lejanos, nada turísticos y mucho más auténticos y aventureros como indicaba… ¡otra vez será!, pero sí iba a visitar todo lo que tenía previsto en estos dos días y el mínimo exigible. Cierto es que el tiempo ideal para visitar Angkor son tres días como mínimo, ya que en tres días podéis ver todo lo básico, principal y necesario, todo esto en dos, y uno más para estos citados lugares más lejanos. No obstante, dos días son suficiente para ver, como indicaba, lo más importante (que no es poco), por lo que es valido igualmente.

Un día sería totalmente insuficiente, nada más que para ver lo esctrictamente imperdible, aunque siempre puedes estar de 5:00 a 18:30, si aguantas xD. Con más de tres días… ya déjate llevar sin prisa… hay más de 900 monumentos y construcciones en Angkor ;).

En fin, no hay pase de dos días jeje, así que compré el de tres días… y, ahora sí, comenzaba la visita a Angkor…

Angkor es historia, Angkor es cultura, Angkor es religión, Angkor es la imagen y símbolo universal de Camboya (la imagen de Angkor Wat aparece en la bandera nacional camboyana).

Angkor fue un Imperio, la capital del Imperio Jemer, uno de los grandes y mayores Imperios de la historia, y un Imperio que dominó gran parte del Sudeste Asiático, desde el Mar de China hasta el Golfo de Bengala, durante más de 600 años (del 802 al 1432).

En la mayor época de esplendor del reino (siglos X y XI), con el reinado de Jayavarman VII, ¡¡¡Angkor tenía una población de más de 1 millón de habitantes!!!, algo increíble para la época cuando Londres apenas era un “pueblecito” de 50.000 habitantes. Esto dice todo acerca del poder e importancia del Imperio Jemer en toda la zona y el entorno, en un momento en el que no existía Indochina ni Camboya…

Tras sus inmensas conquistas y con el paso de los siglos, con varios cambios de capital mediante, las sucesivas guerras con los mongoles y los siameses (y la conquista de Angkor por parte de éstos) llevaron al Imperio Jemer a su desaparición progresiva y al abandono también progresivo de Angkor… ningún Imperio perdura para siempre, pero algunos sí perduran para la eternidad ;).

Y así, poco a poco con el paso de los siglos, y abandonada a su suerte, la selva se “tragó” Angkor, dejándola perdida en la inmensidad del verde camboyano, olvidada por los dioses y por los hombres durante 4 eternos siglos (Angkor Wat es una excepción que será “explicada” mañana…). 4 eternos siglos donde la selva absorbió Angkor, donde los árboles y plantas abrazaron con sus ramas las inmensas construcciones… Creando así una simbiosis eterna entre el mundo del hombre, la naturaleza, y el mundo divino mientras la selva protegía y escondía la morada eterna de los dioses en la tierra, hasta que llegaran tiempos mejores… Por Angkor pasaron muchos reyes: politeístas, hinduistas y budistas… Muchos de los reyes, dioses, y sus hazañas, quedaron reflejados en la piedra labrada y en forma de esculturas y pinturas..

En un primer periodo Angkor fue politeísta, periodo que fue siendo suplantado progresivamente por el hinduismo, momento en el cual se levantaron increíbles y enormes templos, cuyo origen simbólico era el Monte Meru (hogar y morada de los dioses, representación del universo hindú), por eso nos encontramos con increíbles y enormes templos con altas torres y pronunciadas escaleras, ya que su simbolismo era el citado Monte Meru, y el hecho de subir a su cima era encontrarse con los dioses; la unión del cielo y la tierra… Muchos de estos templos fueron en parte remodelados posteriormente con iconografía budista a su llegada, a lo que se sumaron nuevas construcciones que se realizaron de forma más horizontal, acorde con las construcciones y simbología budista del momento.

Por lo tanto, estamos en un lugar mágico, en un lugar sagrado, que desprende una energía y una vibración especial, casi mística, casi posible de tocar… Un lugar donde hubo un gran imperio, donde vivieron reyes y dioses, donde hubo grandes batallas y se produjeron grandes heroicidades y brutales derramamientos de sangre… un lugar que era la casa, la morada, el descanso, de los dioses en la Tierra. Y aquí estaba yo… feliz, muy feliz :D.

Enseño mi nuevo muuultipase y para adentro, estamos en Angkor :).

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Primera parada. Llegamos al Sra Srang, el cual no es un templo como tal, sino un lago, un estanque de 800m por 400m, el cual era de uso exclusivo de los reyes y sus esposas. El Sol ya estaba alto, aunque es uno de los lugares recomendados para ver el amanecer en Angkor… ver una bola de fuego anaranjada aparecer en el horizonte frente a nosotros como “saliendo” del lago… debe ser una experiencia impresionante… y que yo, debido a haber salido más tarde como indicaba, no iba a poder ver :(. No hay mucho más para ver ni para hacer aquí, por lo que al llegar yo, ya no había absolutamente nadie, sólo unos niños pescando y bañándose en el lago al igual que varias tiendas en el lado derecho, cuyos vendedores se acercaron hacia mi raudos y veloces para intentar venderme de todo… Especialmente las chicas jóvenes, que te hacían “prometer” que antes de irte ibas a pasar por su tienda, intentando colocarte una pulserita que te “regalaban” para que te sintieras “obligado” a comprarles algo (esta actuación la vi en más lugares, es habitual).

El agobio de los vendedores comenzaba pronto… y así iba a ser durante todo el día. Hay que tomárselo con calma, tranquilidad y filosofía… Los turistas somos un dólar andante, somos el objetivo, por lo que vas a estar todo el día en Angkor rodeado de niños intentando venderte cualquier cosa, que no paran de hablarte y andar a tu lado durante minutos. Intentan dar toda la pena posible para que les des dinero o/y les compres algo… Muchos te intentan tocar, se ponen delante de tu camino para no dejarte pasar, niñas pequeñas van con bebes pidiendo dinero… TODOS te van a agobiar muchísimo, llegando a ser muy molesto y no permitiéndote hacer turismo con tranquilidad… acabas hasta las pelotas… Es entendible por su parte como es obvio, yo, tú, en su caso… haríamos lo mismo, sería nuestra forma de ganarnos la vida y todos tenemos que comer… pero, obviamente, desde la visión del viajero, es un puto agobio constante, y además gran parte de esas personas (en especial niños) que te están agobiando… son explotados por mafias organizadasNUNCA, NUNCA en estos casos des dinero… cómprales algo, dales algo, intercambia algo… pero no les des dinero.

Hay que tomárselo con mucha tranquilidad como digo, ya que es sumamente agobiante y te cansa mentalmente de una forma bestial. Estas continuamente rodeado, agobiado, te siguen, van contigo, no paran de hablarte, de tocarte… Si te paras y te detienes con todos, aunque sea para decir: “lo siento mucho, no tengo dinero, no puedo comprarte nada” se te acercan más, porque el hecho de pararte y hablar significa que “entras en modo negociación” y, obviamente, lo intentan aprovechar, aparte que irías a un ritmo increíblemente lento.

Por lo tanto, y aunque suene “duro”: párate lo menos posible, habla lo menos posible, tira para adelante… Al principio te costará hacerlo, al rato ya ni te pararás ni contestarás, ya que si no es imposible…

Puede sonar frío, puede sonar duro, puede sonar borde… pero es la realidad. A todos nos da y provoca pena y tristeza, a mí el primero :(. Pero no puedes dar dinero a todos, no puedes comprar algo a todos, no puedes hablar con todos, es, simplemente: IMPOSIBLE. Y en el momento en el que compres algo a alguien o des dinero a alguien… de inmediato se te acercarán muchos más y estarás completamente rodeado y agobiado más si cabe. Incluso si eres una persona tímida, vas solo, te agobias rápido o eres mujer (las niñas con bebes se aprovechan de ello con las mujeres, saben que les encienden el “chip maternal”), puedes sentirte casi “agredido” y “asustado” en algunos momentos. ¡No son agresivos, en absoluto, para nada!, pero sí se basan en el número y la constancia.

Tampoco podemos olvidar que están intentando sobrevivir como decía anteriormente, intentando comer y nosotros somos su sustento. Por mucho que nosotros seamos “pobres”, obviamente somos infinitamente más ricos que ellos y tenemos que dar gracias por todo lo que tenemos y no estar en las condiciones que vive un niño camboyano que no tiene NADA, ni lo necesita, solo quiere comer. Te sientes muy muy muy triste y mal al verlo, y agradecido a los dioses y al kharma que tu, a pesar de tu situación, todavía puedas comer. Pero es imposible ayudar a todos, yo ya tenía que decir muchas veces que “sí, estoy aquí haciendo turismo ahora, pero yo no tengo trabajo y estoy intentando sobrevivir y en una aventura para buscarme la vida, no estoy aquí por placer, sino por escala de turismo aprovechando la coyuntura ya que me salía más barato hacer esta escala y estar estos días aquí que ir directamente a mi destino final”.

Hay muchas formas de colaborar en Camboya. En la ciudad de Siem Reap hay muchas organizaciones oficiales y ong’s, tanto camboyanas como extranjeras, que se dedican a ayudar a las personas con menos recursos y mutilados por las miles de minas todavía existentes en Camboya que dejo “nuestro amigo comunista” Pol Pot… Puedes colaborar con ellos de muchas formas, como puede ser con la compra de artesanía realizada a mano por los niños, masajes por parte de personas ciegas y mutiladas, etc, etc, etc… ¡¡¡Hay muchas opciones y todos podemos ayudar y colaborar!!!, pero dar dinero a los niños en Angkor no es la mejor… por una sencilla razón como ya indicaba anteriormente… Y es que muchos son controlados por mafias (como ocurre en gran parte del Sudeste Asiático y la India), por lo que el dinero que tu les des no llega a ellos, sino a las personas que les controlan como esclavos.

Y lo puedes ver en Angkor eh, no es nada raro, de hecho ves como hay zonas que están petadas de peña y donde hay policía por seguridad, y si la policía está cerca de ti no se te acercan o lo hacen con miedo (contaré una anécdota al respecto el día siguiente). De todas formas, la policía hace la vista gorda bastante (es un país donde hay una amplia corrupción en las instituciones, incluyendo la policía), pero sí es cierto que la presencia policial hace que los niños y las mafias tengan algo de cuidado para, al menos, no estar agobiándote y pidiéndote dinero cuando están a su lado y les pueden ver.

En fin, lo dicho, dos cosas: hay mejores formas de ayudar y, por otra parte, estate preparado para un agobio continuo por parte de niños y vendedores, tómatelo con calma… y, no te olvides, da gracias todos los días por tu vida y por lo que tienes.

Tras este pequeño gran inciso continuo, estaba en Sra Srang… Nadie a la vista, solo vendedores y unos niños bañándose y, frente a mí, unas escaleras de piedra que bajan al lago (a un pequeño embarcadero con bastante basura) custodiadas a ambos lados por estatuas de piedra de leones y figuras antropomórficas y místicas… las cuales miran hacia el lago, como vigilantes, como guardianes. Un agradable lugar para comenzar el día, sin duda :).

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc). Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Y, frente al Sra Srang, a mis espaldas, tenía la siguiente visita: el Banteay Kdei. Fue el primer templo que visité en Angkor, mi “iniciación” en este mundo mágico, mi corazón estaba acelerado, y a su entrada principal me encaminé…

El templo está situado en el mismo lugar donde estaba otro anterior del s.X, y fue construido entre los siglos XII y XIII bajo el reinado de Jayavarman VII. Está rodeado por cuatro muros con cuatro entradas principales y una extensión de 700m de lado a lado. El estilo de construcción es principalmente budista (más horizontal que vertical como ya indiqué anteriormente xD), aunque presenta mucha iconografía hinduista y ha sido reformado y ampliado en varias ocasiones… pero el estado en general de todo el recinto es bastante caótico y ruinoso… pero esa es la “gracia” ;).

Bien, entré por una de las cuatro puertas, la cual estaba decorada con garudas y la cara de Avalokiteshvara, el bodhisattva de la compasión… aunque también se dice que era la imagen, a modo de dios, del Rey Jayavarman VII. Por lo tanto, a lo largo de todo el recinto podemos encontrar tanto iconografía budista como hinduista; un garuda en la pared y a su lado una estatua de Buda… A ambos lados del largo pasillo recto que atraviesa el complejo tenemos patios y salas donde se mezcla la luz con la oscuridad, claroscuros que invitan a pasar y a curiosear… Y a todo esto ayuda, como indicaba, la “gracia” de que todo esté de forma bastante caótica y ruinosa… Te sientes totalmente en otro mundo, en un mundo de aventuras y arqueólogos, donde tienes que buscar la “cámara del tesoro”, donde vas a descubrir un nuevo secreto a cada paso (cuidando cada uno de ellos para no activar ningún resorte), o tienes que luchar contra un nuevo enemigo al doblar cada esquina… Pero no solo esto, sino que al no ser uno de los templos más visitados, y ser más visitado justo después de ver el amanecer en el Srah Srang, ¡pues no hay casi nadie!, por lo que es una auténtica gozada estar tú solo en el complejo, únicamente con la compañía de seres mitológicos, budas y espíritus mágicos de otras épocas “impregnados” en las rocas, la vegetación y el musgo creciente entre la piedra… Simplemente magia. Disfruté enormemente esta visita… Fue, como indicaba, mi iniciación en Angkor, la entrada a un mundo mágico… y la recuerdo gratamente. Ahora tocaba seguir :).

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc). Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Phanny me esperaba con su tuktuk y nos dirigimos al siguiente templo según la ruta, el cual estaba muy cerquita y no era otro que el simplemente increíble y magnífico Ta Prohm.

Para este entonces… el calor y la humedad ya eran simplemente infernales, no paraba de sudar como un pollo… Y al llegar al Ta Prohm mi gozo en un pozo en lo que respecta a tranquilidad: había decenas y decenas de chinos y japos en varios grupos turísticos… iba a ser complicado tener una mínima tranquilidad en este templo y poder sacar fotos en condiciones donde no aparecieran tropecientas personas jeje, en muchas ocasiones hubo que esperar que se fueran y poder hacerse el hueco xD.

¡El Ta Prohm fue construido en el 1186 por Jayavarman VII en honor a su madre y llegó a alojar a más de 12.000 personas! Fue utilizado como monasterio y universidad budista, aunque posteriormente se adaptó al hinduismo, por lo cual el templo presenta características de ambos estilos, tanto a nivel arquitectónico en sus amplios espacios horizontales como en sus pequeñas torres verticales, al igual que en los relieves en piedra con referencias budistas, hinduistas y a la familia real. No obstante, su construcción es mucho más compleja de lo que parece a simple vista a través de sus amplios patios y curiosos pasillos, especialmente la parte central; el Santuario, que contiene varias estancias una dentro de la otra delimitadas por columnas con una torre central. El complejo es simplemente espectacular… ¡Una pasada!

¿Recordáis la película de Tomb Raider y estas imágenes, verdad? Varias de las escenas fueron rodadas aquí, en este templo, mostrando al mundo la espectacularidad visual de Angkor en general y de Ta Prohm en particular, mientras Angelina Jolie y su alter ego, Lara Croft, realizaba una pequeña incursión en el templo… y recogía una pequeña flor de jazmín.

Y el templo no es sólo espectacular por la construcción arquitectónica en sí y la historia, cultura y patrimonio que atesora… sino que realmente este templo es famoso (y, quizás, la imagen más conocida de Angkor junto con Angkor Wat), por cómo la selva se ha apropiado del templo y su entorno.

Visualmente es increíble, te deja con la boca abierta y te transporta a otro mundo. El templo, al permanecer abandonado durante varios siglos, fue engullido poco a poco, lentamente. La selva se apropió de un espacio que antes era suyo, creciendo por todas partes y formando una simbiosis con el templo en sí. Simbiosis que hace peligrar la estructura del templo, ya que las gigantescas (y hasta cierto punto irreales y antropomorfas), ramas y raíces de los árboles están por todas partes, en todos lados, atravesando muros, puertas y estancias.

Es increíble ver cómo muchas de esas gigantescas ramas y raíces hacen inclusive la labor de “muro de carga” que sostiene a su vez el muro que la misma raíz ha hecho desaparecer… o están alrededor de una puerta, la entrada a una estancia… invitándonos a entrar en ese lugar, en un mundo nuevo, mágico y mitológico a través del pequeño hueco que han dejado para nosotros.

La selva y los árboles son parte del conjunto arquitectónico de Ta Prohm, desde hace siglos es un ser único e indivisible, y así seguirá siendo, quizás hasta que el templo quede completamente engullido por la selva o las edificaciones se desmoronen completamente. El templo apenas se ha reformado y muchos especialistas dicen que su estructura está en peligro… pero es lo que hay y, sin duda, es una maravilla poder contemplar este increíble lugar (sí indicar que algunos árboles “molestos” en el interior se talaron y se apuntalaron algunas construcciones). Decir también que no todos los árboles están vivos, ya que muchos son fósiles debido a la higuera estranguladora, la cual actúa como parásito y poco a poco va arrancando la vida a su “huésped”, dejando al árbol hueco por dentro… Por eso muchos árboles dan esa impresión de ser auténticos “fósiles” en lugar de un árbol vivo, con esa apariencia “rocosa y grisácea”.

En fin… es un lugar increíble que nadie se debe perder y, obviamente, nadie lo hará, ya que es un fijo aunque estés sólo un día ;).

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Perdí la noción del tiempo durante mi vista al Ta Prohm, pero recuerdo que estuve muuucho tiempo jeje, ya no solo por el encanto del lugar, sino porque, como dije, tocaba esperar pacientemente a que se fueran las hordas de turistas para poder sacar alguna foto en condiciones… Vuelta al tuktuk donde Phanny me estaba esperando tumbado en el mismo, echando una pequeña siesta jeje. Normal, con esta humedad y calor infernal que aplatana y no te deja respirar en ocasiones mientras sudas sin parar…

La próxima parada, a la que llegamos en unos minutillos, fue el Ta Keo. Es un templo hinduista inacabado, construido por el rey Jayavarman V a finales del s.X (e inacabado por su muerte) y dedicado a la diosa Shiva.

Es un templo llamativo por distintas razones, parece “distinto” al resto de templos en Angkor… Es debido a dos razones…

Primero en lo que se refiere al material de construcción, ya que no utiliza la típica piedra, sino arenisca y otra serie de materiales, lo que le da una apariencia y un color muy distinto.

Y segundo por la construcción en sí, ya que es de tipo piramidal, con varios niveles de altura, una torre central y cuatro torres en cada esquina con casi 50m de altura y unas empinadas escaleras con casi 55º de inclinación que, de forma inmediata, me hicieron recordar la Piramide de Kukulcan en mi viaje a México ’05 (12 días).

Tocaba subir por unas empinadísimas y desgastadísimas escaleras que daban muuucho respeto, tanto por el desgaste y posibles resbalones como por lo estrechos que son los escalones y te obligaban a ir de lado y doblando el pie para dejarlo en horizontal. Por suerte, ni para subir ni para bajar hubo mayor inconveniente jeje (¡que no se te olvide llevar un puto seguro de viaje a donde quiera que vayas!). Una vez llegas al nivel superior, al tercer nivel (tras haber recorrido los dos primeros niveles) las vistas son espectaculares, por encima de la selva, desde donde puedes ver a tu alrededor a lo lejos las torres de otras construcciones de Angkor. A cada esquina una torre y en el centro la torre principal, 17m de altura hacia el cielo. Una simetría perfecta, como si fuera un centro energético y el ascenso al Monte Meru.

No es un templo que te vaya a tomar mucho tiempo, pero sí lo suficiente para estar un ratillo tomando fotos y admirando las vistas, eso sí, teniendo cuidado con las escaleras y los bordes y laterales, ya que no hay protección y la piedra está desgastada o con musgo de las lluvias y humedad, un mal paso puede ser fatal.

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc). Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Mmm, hay hambre (y mucha sed). Frente al templo hay varios puestos de compras y algunos “restaurantes” (por decir algo xD, puestecitos que mejor no veas cómo tienen la cómida… ¡pero está muy rico!). La verdad es que apenas había turistas aquí y NADIE comiendo en los puestos.

Normal, sólo había que ver la cutrez y las condiciones higiénicas de la comida y y a cocinilla al aire libre, sólo separadas de la vista al público por unas lonas y algún madero (pero perfectamente visibles). Aún así, no tenía por qué estar mal (he comido en sitios peores xD), parecía un buen lugar para comer ;). Hablé con Phanny para decirle que nos quedábamos por aquí a comer, que me dejaba guiar por él para comer en el puesto que él viera mejor. Preguntó en uno de ellos (al que yo tenía echado el ojo), y ahí nos sentamos. Y no pudimos elegir mejor la verdad, como éramos los únicos se nos atendió súper rápido y la comida muy barata y buenísima. Por mi parte yo pedí una Angkor Beer (¡obviamente! xD) y ternera con tallarines y verdura (picante)… delicioso :).

Pagué la comida de ambos y ya, con el estómago lleno y fuerzas recuperadas, me dispuse a continuar la ruta bajo el sol abrasador y la humedad infernal.

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

A unos 800m del Ta Keo está el Ta Nei, un pequeño templo budista del s.XII construido por Jayavarman VII y el cual presenta una atmósfera ideal para relajarse un rato. Apenas hay absolutamente nadie al ser un templo pequeño y poco turístico, y la visión del mismo situado en un entramado de árboles y ramas hacen recordar al Ta Prohm enormemente aunque a menor escala :). De aquí, volviendo al Ta Keo, tomamos dirección a la Puerta de la Victoria de Angkor Thom, pero, a unos 400m antes de llegar a la misma, tocaba hacer otra parada para visitar otros dos pequeños templos; el Chau Say Tevoda y el Thommanon. Uno frente al otro, uno complementario del otro, pequeñitos y no tan espectaculares como los previos, pero no por ello menos interesantes.

Ambos fueron construidos en el s.XII y son de estilo hindú aunque, claramente, el Thommanon está mejor conservado y restaurado. Éste está dedicado a Shiva y Vishnu concretamente, y presenta unos espectaculares y muy interesantes grabados en piedra de “devatas”; divinidades hinduistas femeninas que sin duda merece la pena ver. Por lo demás, el resto del templo presenta una estancia o santuario central con una torre y otro pequeño edificio el cual, en su momento, fue la biblioteca.

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Continuamos, ahora sí, unos pocos cientos de metros con el tuktuk, hasta atravesar la preciosa Puerta de la Victoria; una de las cinco inmensas puertas de unos 20m de altura (una por cada punto cardinal… y por cierto, la puerta del Este aparece también en Tomb Raider) que rodean la ciudad amurallada y las cuales están decoradas con bodhisattvas y estatuas de dioses y demonios a su entrada. Y así, tras casi otro kilómetro en línea recta, entramos en el increíble y espectacular Angkor Thom, esto ya son palabras mayores…

Angkor Thom es una ciudad fortificada, construida en el s.XII por el rey Jayavarman VII. Es un enorme complejo de 10km2, con murallas de 8 metros de altura y 12km de longitud total con varios fosos, pequeños lagos y piscinas… ¡brutal! En el momento de apogeo de Angkor Thom, siendo la capital y lugar donde residía la familia real y resto de corte y gobierno, aquí vivían más de un millón de personas… ¡increíble! :O. El lugar más importante del complejo es el Bayon, del cual hablaré después…

Todo el complejo fue construido siguiendo las “directrices” de la cosmología hindú; está dedicado al dios Vishnu y está construido representando el ya citado varias veces Monte Meru y ese “océano primordial” (de ahí los fosos, lagos y piscinas). No obstante, con la llegada del budismo, todo el complejo fue “adaptado”, como veremos posteriormente en el Bayon…

Phanny me dejó en la plaza central del complejo, y me dijo que me esperaría en la Puerta Sur y que me tomara mi tiempo, sin prisa jeje, obviamente para visitar todo el recinto se necesita muuucho tiempo y tomárselo con mucha calma debido a la inmensidad del mismo y al calor y humedad asfixiante. La verdad es que es un complejo tan grande, hay tantas cosas que ver y necesitas tanto tiempo… que, sinceramente: abruma. Tampoco ayuda mucho el hecho de que había mogollón de turistas pero, curiosamente, no había grupos organizados (en este momento), sino turistas y viajeros, muchos viajando solos, como yo… No obstante, no todo el mundo visita todo el complejo (es enorme como digo), por lo que hay zonas en las que prácticamente no hay nadie y estás tú solito, por lo que puedes fliparte un poco más xD.

Comenzamos…

Estoy en la Plaza Central, a mi espalda la Avenida de la Victoria y a ambos lados los Kleangs; diversas construcciones, torres (las cuales formaban la zona de la guardia real en la Plaza Central), piscinas y fosos, incluyendo el Preah Pithu; 5 pequeños templos hinduistas y budistas. Frente a mí tengo un muro… la parte izquierda es la Terraza de los Elefantes; un muro de 350m decorado en piedra con relieves de elefantes, sus “montadores”, y garudas y leones. Es una plataforma desde la cual, en lo alto, el Rey Jayavarman VII pasaba revista a sus tropas y se realizaban las recepciones reales. En el lado derecho el muro continua, con 7 metros de altura, en la llamada Terraza del Rey Leproso y se llama así debido a una escultura descubierta en el lugar, la cual se cree que representa a un rey leproso de Angkor… Otra teoría para el nombre no obstante, es que la estatua representa a Yama, el “dios de la muerte”, y en este lugar se encontraba un crematorio. Aquí también encontramos figuras y relieves en piedra de diversas y variadas divinidades…

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Tras la terraza… unos baños, muy necesarios en este momento xD. Al salir de los mismos otra vez agobios continuos (desde que llegué aquí), por parte de vendedores… en fin, con tranquilidad y filosofía…

Me encaminé ahora hacia el Tep Pranam (camino a la puerta norte), un pequeño templo (más bien patio/terraza) budista con una estatua de Buda de más de 4m de altura y un pequeño edificio de madera donde parece ser viven algunos monjes. Tras el, tenemos el Preah Palilay, un pequeñito pero interesante templo budista, especialmente por el entorno (rodeado y atravesado por árboles) y por la construcción en sí, cuya parte superior es una “semipirámide”… muy curiosa construcción sin duda :).

En el mapa parece que está cerca… pero hay un paseíto de varios minutos por la selva, sí, porque todo es selva xD. Además yo di un pequeño rodeo, alejándome de los turistas y viendo algunas pequeñas ruinas más alejadas. Menuda caminata me pegué jeje, en mi línea vamos… pero valió la pena… aunque fuera simplemente por hacer una pequeña introspección en soledad, imaginándome Angkor hace varios siglos, pensando acerca de la vida, acerca de mi vida y qué hacía aquí y el largo camino que, esperaba en aquel momento, tenía por delante todavía… Solo me encontré con otra viajera que, como yo, iba sola y estaba dando un “paseo aventurero”… aproveché para que me sacara una fotillo jeje… Supongo que recordáis que estaba sin cámara de fotos (me petó en Corea) y utilizaba el móvil (por lo que tampoco podía utilizar el trípode).

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Ahora, selva por medio, me dirigí hacia la zona del Palacio Real y el Phimeanakas, situado a unos 300m detrás de las Terrazas de los Elefantes y del Rey Leproso. Me encanta toda esta zona… ruinas dispersas, todo verde rebosante de naturaleza salvaje, pequeños lagos y senderos y una sensación a tu alrededor que te hace pensar acerca de cómo sería aquí la vida y cómo sería el Palacio Real que aquí se erigía y que, al estar construido en gran parte de madera, desapareció con el paso de los siglos. ¡Te sientes un auténtico “conquistador”! (sí, bueno, soy español, es normal xD).

Pero lo más importante que nos encontramos aquí es el Phimeanakas o Palacio Celestial. El templo es otra representación del Monte Meru, en 3 niveles, aunque se encuentra en un estado bastante ruinoso por desgracia… El templo formaba parte del complejo del Palacio Real y fue construido en el s.X, se dice que en la parte superior había un pequeño templo, donde por las noches el rey jemer de turno echaba un casquete con una mujer con cuerpo de serpiente la cual tenía “poderes mágicos”… WTF!

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Estaba terminando la “primera parte” de Angkor Thom… y, al otro lado del mega complejo donde estuvo situado el Palacio Real, está situado el Baphuon. Es otro templo piramidal representando el Monte Meru, construido en el s.XI, dedicado al dios hindú Shiva y situado exactamente en el centro de lo que era la ciudad antes de la construcción de Angkor Thom. Por desgracia, el material utilizado y las manazas de los genocidas Jemeres Rojos, provocaron que se haya perdido gran parte de la construcción original :(. No obstante, lo que se mantiene en pie es muy interesante como decía.

El templo mide 120m de este a oeste y actualmente cuenta con una altura de 34m, aunque se cree que con la torre (hoy inexistente), superaba los 50m de altura. Con la llegada del budismo, se construyó una estatua de un Buda reclinado de 70 metros de largo, de la cual hoy apenas queda nada, pero suficiente para poder imaginarlo… Eso sí, se ha mantenido en buen estado un camino elevado de 200m de largo y varios metros de altura que nos lleva desde el templo hasta un lateral de la Terraza de los Elefantes… y hacía allí me dirigí, de nuevo volvía al punto de partida…

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Ufff, no podía más, necesitaba agua, necesitaba beber algo, no me quedaba agua y estaba a punto de desmayarme jeje. Es complicado mantener un ritmo elevado de turismo aquí como ya sabéis, la humedad te hace sudar continuamente, sin parar, perdiendo líquidos y minerales, y o los recuperas o te puede dar un chungo. Varias vendedoras se me acercaron ofreciéndome botellas de agua fría… ¡sí por favor! Por 1$ te llevas una botella de agua fresquita, así que compré agua para mí y para Phanny. Dos botellas para mí, de litro y medio, una para bebérmela en 10sg y otra para llevar jeje. Joder, esto es otra cosa, ya me encontraba mucho mejor, necesitaba agua urgentemente…

Ahora tocaba la parte final de Angkor Thom, lo mejor para el final jeje… ¡camino a Bayon!, a 5 minutillos andando… Recuerdo que en este pequeño trayecto me encontré con una chica, una viajera solitaria como yo (no es la misma a la que le pedí que me sacara una foto antes) que me la había encontrado anteriormente en otros lugares… parece que íbamos siguiendo la misma ruta en los mismos tiempos, al cruzarnos tuvimos una mirada y sonrisa cómplice :D.

Y así llegué a Bayon. Un lugar mágico, enigmático, vigilante… Un ejemplo de arquitectura jemer y un lugar para dejar soltar la imaginación… lugar con grandes y espectaculares torres que se alzan hacia el cielo cual montaña sagrada con ansias de tocar a los dioses, estrechas escaleras que se precipitan hacia el infinito, oscuros pasajes tras una puerta que no sabes a donde lleva, amplias y luminosas estancias, estrechas y oscuras estancias… ¡Una puta pasada!

Construido en el s.XII por el rey Jayavarman VII, de planta y torres claramente hinduistas, pero de “decoración” claramente budista, es mundialmente conocido por sus “caras”. Sí, por sus caras. Todo el templo está decorado con 216 caras, enormes rostros en piedra… en ocasiones magnánimos, en ocasiones tranquilos, en ocasiones irreductibles y soberanos, en ocasiones amigables y compañeros de aventura… pero siempre vigilantes :). Es, simplemente, espectacular ver esas imágenes, esas caras, esos rostros grabados en la piedra, frente a ti, enormes y colosales…

Un lugar mágico como indicaba.

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc). Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

¿De quién son las caras de Bayon, qué representan? Bien, las caras cómo tal son representaciones del bodishattva Avalokiteshvara (flipas), representado a la vez como Rey Jayavarman VII. Es decir: un rey-dios. Nuestro amigo Jayavarman tenía el ego por las nubes, y como otros reyes o emperadores que se creen “omnipotentes”, se representaba a sí mismo como un dios, como un rey descendiente de los dioses, como un dios viviente, como un dios en la tierra, como un rey todopoderoso… como un rey-dios. No obstante… muchos expertos no tienen claro la función exacta y el simbolismo de Bayon, independientemente de la propia recreación megalómana del rey en sí mismo.

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).
Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Pero las caras en piedra no son lo único. El templo tiene tres niveles bien diferenciados (el tercer nivel es la subida a la sala principal, la torre principal) y, tanto en el primer nivel como en el segundo, podemos encontrar una serie de relieves simplemente increíbles. Los del segundo nivel son de peor calidad y peor conservados… pero en el primer nivel podemos encontrar hasta 16 relieves bien diferenciados con distintos significados tales como: representaciones de distintas batallas, el saqueo de Angkor, una batalla naval, un desfile militar, guerra civil, victorias, etc… Obviamente es largo de explicar uno a uno el significado… ¡ni de coña se os ocurra perdéroslos, es totalmente obligatorio!

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc). Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

A pesar de no ser un complejo enorme, la belleza visual y el Síndrome de Stendhal (como en Ta Prohm) nos mantendrá mucho tiempo “mirando sin más”… disfrutando del magnífico entorno que tenemos a nuestro alrededor, disfrutando como el niño que éramos cuando vimos por primera vez Indiana Jones. “Perdí” mucho tiempo tomando fotos desde todos los ángulos posibles, ya que todo el conjunto es cojonudamente fotogénico desde cualquier lugar.

Por suerte, no había muchos turistas… o al menos no grupos de chinos y japos ocupando todos los espacios habidos y por haber xDDD, por lo que la visita a Bayon pudo ser relativamente tranquila. La única “putadilla” es que había una zona (cerca de la puerta principal, de la Puerta Este) que estaba en obras y había varios andamios… pero nada que estorbara el conjunto. Como anécdota, decir que hubo un momento que se me acercó un local, camboyano vestido de calle (no parecía conductor de tuktuk ni personal de seguridad ni nada de nada) y me preguntó de dónde era, qué tal en Camboya, etc… Resulta que lo que quería era cambiar los euros que tenía en dólares americanos… a lo que lógicamente le tuve que decir que yo no necesitaba euros y luego al ser monedas no los iba a poder cambiar, precisamente yo necesitaba dólares ahora mismo también xD, además no sabía cuando iba a volver a España, por lo que no necesitaba euros. Al contrario, le dije si me cambiaba a mí los euros que yo tenía en moneda en dólares xD. En fin, en serio, lamentándolo mucho no le pude ayudar…

Pues nada, como decía, un lugar mágico que rebosa historia por cada piedra y en el que decenas de ojos te acompañan en tu visita, no te sentirás solo en ningún momento, eso te lo aseguro ;).

Ufff, estoy reventado, sudado a más no poder, y todavía queda lo gordo jeje, lo más importante. Phanny me estaba esperando con su tuktuk, me sonrío al verme aparecer, sabía que estaba disfrutando la jornada enormemente y que Bayon me había encantado :). Charlamos un par de minutos tranquilamente, bebimos agua y nos dirigimos a la guinda del pastel, a la mejor finalización (o inicio) posible de un día en Angkor: ¡¡¡Angkor Wat!!! Por cierto, según nos íbamos, pasamos con el tuktuk a la chica anterior, la cual iba andando por el arcén, le dije a Phanny que parara y le pregunté si quería que la llevásemos, que creo que estábamos siguiendo la misma ruta (y ciertamente la chica era muy maja jeje, ¡ay omá!), pero na, declinó mi invitación amablemente indicándome que había quedado con su conductor, con su tuktuk :).

Estamos cerquita, así que no tardamos mucho en llegar… y esto era un hervidero de gente. Turistas y buses turísticos por todos lados, tuktuks por todos lados, vendedores por todos lados… Al ser el lugar más turístico de Angkor hay bastantes puestos, tiendas y restaurantes… algunos bastantes carillos y a precio occidental claro jeje, yo solo me acerqué a uno porque necesitaba ir al baño antes de continuar jeje.

Y ahí estaba, apareció en el horizonte… Y de repente… joder, ¡me cago en su puta vida!, me quedé sin batería en el móvil :(. Maldije todo lo que pude en ese momento, es una putada plantarte frente a Angkor Wat y no poder sacar fotos. No podía continuar la visita obviamente, no podía visitar Angkor Wat y no tener ni una foto… me quedé con la miel en los labios… Pero bueno, quizás era lo mejor, estaba cansado y había muchísima gente, así que simplemente vi la silueta de Angkor Wat al fondo tras el camino empedrado que atraviesa el foso y tras un simple: “mañana nos vemos, espérame ;)” volví sobre mis pasos hasta el tuktuk.

Le dije a Phanny que me había quedado sin batería en el móvil, por lo que tocaba volver y Angkor Wat sería para mañana, el primero y a primera hora. Al tuktuk y camino de vuelta a Siem Reap.

Pues nada, de vuelta al hotel, hecho polvo, reventado… Habían sido más de 8 horitas de pateo sin descanso bajo un calor y una humedad simplemente bestial, y eso que el haberme quedado sin batería en el móvil ha impedido que terminara el planning del “primer día de templos”.

Hasta hoy, mi “top de sudadas” lo encabezaba la Riviera Maya, Yucatán, en México… hasta hoy. Nunca, nunca había sudado tanto en mi vida como en el día de hoy. Había sido simplemente infernal (como ya he dicho varias veces xD), con una humedad relativa, según pude ver, de más del 95% y una sensación térmica de más de 40º. Todo mi cuerpo no había parado de sudar ni 1sg durante las 8h visitando Angkor, por lo que obviamente era necesario estar continuamente bebiendo agua y tomárselo con calma, ya que te puede dar un chungo como decía jeje. Cada vez que me secaba el sudor de la cara, en 5g ya estaba chorreando de nuevo jeje, y quién haya visitado Camboya y, concretamente, Angkor en estas fechas, sabe de lo que estoy hablando xD.

Por lo tanto, mi top 3 de sudadas en este momento es: Camboya (Angkor), México (Chichen Itza) y China (Macao). Luego quizás vendrían Tailandia y Singapur xD.

Bien, las 17, ¿y ahora qué? Creo que el resto del día iba a ser un plan relativamente tranquilo. Pregunté en recepción por mi ropa, ¡bien!, ya estaba todo lavado y secado (aunque eso de “todo”… podéis ver el problema que tuve aquí), subí a la habitación y dejé las bolsas con toda la ropa, ya la comprobaría y sacaría después o mañana… Un ratillo Internet a subir fotillos y me bajé a la piscina del Hotel.

Joder, esto es vida, lo necesitaba jeje. Tras un día de calor y humedad infernal, qué mejor que darse un chapuzón en la piscinita. No es muy grande ciertamente (suficiente, de sobra para los 4 gatos que estábamos) y el agua no está todo lo fría que se podría esperar (normal con este clima), pero sienta cojonudamente bien darse unos bañitos en la pisci para refrescarse y tumbarse un ratillo en alguna de las tumbonas mientras tomas una cervecita bien fresquita :D.

La verdad es que no recuerdo cuánto tiempo estuve… pero fue un buen rato la verdad, el Sol comenzaba a caer un pelín y se estaba nublando, tenía pinta de llover (y así fue después de irme, llovió un poco aunque no de forma torrencial). Volví a la habitación, aire acondicionado a tope para estar fresquito y a echarse una siesta, hoy no iba a “salir” por la tarde, por la noche ya veríamos…

Tras la siesta, igualmente merecida y algo reparadora jeje, ya era completamente de noche, no muy tarde, pero sí momento para pensar qué hacer en un rato. La verdad es que no me apetecía moverme mucho, simplemente cenar algo rápido por aquí cerca y ya está, hoy quería dedicarme, como llevaba haciendo toda la tarde; a descansar, vaguear, pensar, recapacitar, imaginar, soñar… Además mañana me esperaba también un día intenso y esta noche, de madrugada, quería levantarme a ver un partido del Madrid en Champions, por lo que iba a perder tiempo de sueño y descanso por la noche.

Pues nada… decidí salir y darme una vuelta por los alrededores a ver dónde y qué podía cenar, ya que aunque le eché un vistazo a la guía de viaje para ir a algún restaurante recomendado… no me apetecía andar mucho (aunque está todo cerquita), así que lo descarté jeje. Nada más salir del Hotel a la calle principal comenzaron de nuevo los agobios de los conductores de tuktuk, ufff, es lo peor (igual que durante todo el día en Angkor), es un agobio continuo que te va cansando mentalmente…

Tenía que sacar algo de pasta, ya que iba pillado y ya me lo quitaba de encima, recordaba que a unos metros del Hotel había un cajero, así que fui y saqué unos dólares. Y… no me acordaba (lo había visto el día anterior), ¡¡¡que justo al lado había un supermercado!!! Ya está… ni restaurante ni nada, a comprar comidita baratita de súper para cenar tranquilamente en mi habitación y así, ya de paso obviamente, también compraba comida para llevarme mañana en mi ruta por Angkor ;).

El súper estaba de puta madre, no era muy grande pero tenían de todo, baratito y había bastante gente comprando (incluidos muchos turistas). Pues nada, “por un puñado de dólares” compré: agua, fanta naranja, birra, frutita (piña y manzanas para llevarme mañana), minihamburguesas (buenísimas), tres porciones de bollopizza “listas para comer” (para llevarme mañana también) y heladito de postre. De vuelta al Hotel y a cenar tranquilamente mientras veía la tv (TVE Canal Internacional 24h) y me ponía de nuevo un ratillo con Internet.

Día 22: Camboya (Angkor: Sra Sang, Banteay Kdei, Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei, Angkor Thom con Palacio Real y Bayon, etc).

Pasó el tiempo… decidí sacar toda la ropa, revisar y colocar… y cuál fue mi sorpresa que me faltaba una prenda (y una de las bolsas que entregué con la ropa, de “redecilla”, que se utiliza para meter varias prendas de ropa juntas a la lavadora). Joder, ya empezamos con historias… en fin, bajé a recepción, comenté el problema y me dijeron que lo iban a mirar y mañana me decían ya que, como todos suponemos, debía haberse extraviado y “tenía que estar”…

Vuelta a la habitación (un tío del personal del Hotel durmiendo tirado en un banco en mi planta xD, esto era algo habitual…), una duchita, colocar parte de la ropa en la maleta y a dormir. Había sido un día caluroso y cansado… y esperado, apasionante, intenso, aventurero, soñado, imaginado… El primer día en Angkor había cumplido las expectativas sobradamente y me dormí pensando, soñando, en aquellos increíbles lugares que había tenido la fortuna de ver, viéndome a mí mismo como un arqueólogo en busca de aventuras, como un Indiana Jones “cualquiera” (soy un apasionado cinéfilo y apasionado de la saga), descubriendo misterios y secretos, civilizaciones y artilugios varios en mitad de aquellos templos, de aquellas ruinas “tragadas” y pérdidas en la selva hasta hace no mucho, en aquellos mágicos lugares que había pisado hoy, que yo había “descubierto” hoy tras haberlos descubierto cientos de veces en mi mente… Me sentí muy afortunado por ello.

¡A dormir! (eso sí, me levanté para ver el partido del Madrid en Champions, of course ;)).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!