Home / Europa / Hungría / Budapest / Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).
Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Día 2 – 20.08.12: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 2 – 20.08.12: Hungría (Budapest). Primer y caluroso día completo, Festivo Nacional, en Budapest, visitando, entre otros lugares: el barrio residencial de Ujlipotvaros, la interesante Isla Margarita con todos sus atractivos, Obuda como lugar más antiguo y nacimiento de Budapest, el antiguo barrio de mercaderes y pescadores Vizivaros donde disfrutamos de la multitud festiva y los puestos de comida y bebida. Para continuar con el espectacular Puente de las Cadenas Szechenyl y el Hotel Balneario Gellert, subiendo a la Colina Gellert para visitar el Monumento a la Libertad, la Ciudadela y disfrutar de vistas espectaculares de la ciudad. Y terminando el día en Buda, con la visita a la Colina del Castillo y todos sus importantes atractivos como el Palacio Real o el Bastión de los Pescadores, situados en un entramado medieval y envueltos en la festividad del día, no sin antes pasear por el Parque del Milenio.

Apenas había dormido… entre acostarme muy tarde, dormir mal y levantarme pronto… apenas 3 horitas… En fin, es lo que hay, hoy tocaba un día largo, muuuy largo, sin duda uno de los más largos, cansados e intensos que he tenido en cualquiera de mis viajes… Tan largo que en un día hice lo que la gran mayoría hacen en dos, un día optimizado a tope (habitual en mí vamos xD). Va a ser una crónica muy larga (también habitual jeje), ya os lo aviso en estas primeras líneas jeje, pero intentaré ser todo lo breve posible, en mi línea, ya sabéis xD.

En fin, yo y mis compis de habitación nos levantamos más o menos juntos… Al baño, a vestirse, a desayunar un sandwich con el fiambre y pan que me había traído… Charlé un ratillo con la owner del hostel (ya que anoche cuando llegué la desperté y estaba empanada jeje) acerca de lo que iba a hacer en el día de hoy, cuál era mi planning, aproveché para pagar mi estancia y ya quitármelo de encima, etc… Hablé también unos minutillos con las compis de habitación acerca de nuestros planes para el día de hoy, pillé una pequeña mochilita de plastiquillo chungo del Decathlon para llevar el bañador y chanclas, ya que, previsiblemente, hoy iría a algún baño termal… Me despedí y salí de mi hostel y del edificio donde se encontraba. Crucé el portal y salí a la calle, hacía un sol radiante con un calor importante… Hoy todo parecía distinto: ayer cuando llegué era muy tarde, de noche, todo oscuro, cansado y con sueño… Pero hoy todo era distinto: luz, calor y, a pesar de apenas haber dormido y descansado, pletórico y listo para comenzar la visita a una ciudad increíble.

Hay mucho de lo que hablar de Budapest, es una ciudad histórica en Europa con, valga la redundancia, una amplia, importante e interesante historia a sus espaldas.

La historia de Budapest comienza allá por el año 89 y la ciudad romana de Aquincum. Las tribus nómadas magiares, nombre con el que se autodenominan los húngaros, ocupan el territorio de la actual Budapest hacia el año 900. En el año 1000, se corona al Rey Esteban I como “rey cristiano”, naciendo Hungría como reino y como nación.

Los dos siglos siguientes fueron convulsos debido a “intrigas dinásticas” dentro de la Casa de los Arpad, con importantes pugnas internas y alianzas, tanto internas como externas, con el objetivo final de conseguir el poder.

En 1526, Pest cayó en manos turcas del Imperio Otomano, posteriormente le tocó el turno a Buda, ciudades ambas que fueron arrasadas y destruidas.

En 1686, tras la reconquista de los Habsburgos, gran parte del territorio de Hungría había sido perdido… El país se encontraba bajo ocupación militar gobernado desde Bratislava y Hungría era una mera provincia más del Imperio Habsburgo. Aún así, Buda, Pest y Obuda fueron creciendo progresivamente en población y en importancia dentro del Imperio, al igual que el nacionalismo húngaro y las tensiones entre la Dieta y la Corona de los Habsburgo. Todo esto, desembocó en la Guerra de Independencia de 1848 a 1849. Los Habsburgo lanzaron un ataque sobre Hungría, posteriormente, el Parlamento declaró la independencia total de Hungría, los Habsburgo fueron destronados y se fusionaron las tres ciudades.

No obstante, el nuevo emperador de los Habsburgo, Francisco José, con la ayuda del zar ruso Nicolas I, volvió a integrar Hungría en el Imperio Habsburgo. La población e importancia de Buda, Pest y Obuda; Budapest, fue creciendo de forma importante, hasta convertirse, tras Viena, en la segunda ciudad en importancia del Imperio Austrohúngaro.

Así llegamos a la Primera Guerra Mundial. El 28 de Julio de 1914, un mes después del asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero al trono de los Habsburgo, a manos de un serbio bosnio en Sarajevo, el Imperio Austrohúngaro declaró la guerra a Serbia y entró en la Primera Guerra Mundial aliada con el Imperio Alemán. Las consecuencias fueron desastrosas para Hungría, con la destrucción casi completa del país, la pérdida de gran parte del territorio y los Habsburgo fueron destronados, por última vez, instaurándose una república en el país.

Los años de entreguerras fueron convulsos, a pesar del crecimiento de la población del país, en gran parte por el regreso de exiliados en territorios perdidos tras la Primera Guerra Mundial. En la Segunda Guerra Mundial, Hungría volvió a posicionarse del lado de los perdedores, uniéndose a las potencias del Eje tras recuperar varios territorios gracias a Alemania. Hungría fue intensamente bombardeada y miles de sus soldados murieron… entonces Hungría comenzó a mantener conversaciones secretas con los aliados, hasta que Hitler se enteró y mandó al ejército a Hungría.

Tras la Segunda Guerra Mundial, y después del asedió al que había sometido el país y la ciudad por el ejército soviético, el país quedo inmerso en la órbita soviética y el comunismo. En 1989, tras el colapso del comunismo húngaro, la nación volvió a refundarse en la República de Hungría, y se celebraron elecciones democráticas en 1990. Así hasta el 2004, cuando Hungría entró a formar parte de la UE…

Hoy en día, Budapest es la capital de Hungría con casi 2 millones de habitantes. Está catalogada como una de las ciudades más bellas del mundo y cuenta con varios lugares que son Patrimonio de la Humanidad. La ciudad está “partida” por el Río Danubio, Buda queda en poniente a la derecha y Pest a la izquierda, áreas perfectamente distinguibles. Buda es jardín, verde, dominada visualmente por la Colina del Castillo, mientras Pest es asfalto, bulevares, grandes avenidas y está dominada por la majestuosidad del Parlamento. La verdad es que la ciudad da impresión de orden, de estar bien trazada y haber tenido una expansión medianamente coherente. Es decir: es agradable para el viajero, el turista y el peatón a la hora de recorrerla.

Como podéis ver, una amplia historia, a veces gloriosa, a veces convulsa y a veces decadente… ¡como todas las grandes capitales de nuestra vieja Europa!

Un día largo, muy largo, muuuy largo me esperaba por delante… Sin duda, unos de los días más largos de mi vida turística como había indicado al principio del post. Fue una paliza en toda regla, con más de 10km andados de un lado para otro de la ciudad acompañado de un calor infernal de 35º en pleno Agosto. En un día visité y recorrí lo que otros mortales hacen en dos días como también había indicado anteriormente… pero sarna con gusto no pica, y quien no madruga y patea… no ve nada ;). Y todo esto en el Día de San Esteban (o Día de la Constitución), festivo oficial en Hungría, por lo que todo estaba petao de peña por todos lados (parecía que todos los húngaros estaban hoy en Budapest), y por lo tanto también pude disfrutar de una de las fiestas más importantes para los húngaros y ser partícipe de sus celebraciones.

En fin… continúo, o más bien empiezo xD. Como decía; cansado y sobado, pero pletórico y a tope de ánimo para comenzar un día largo y caluroso… Tras salir del hostel, me dirigí a la derecha, bajando por Rakoczi Ut 3min hasta llegar a la parada de Metro Astoria.

El Metro de Budapest es el segundo metro más antiguo del mundo, la Línea 1 data de 1896. El Metro apenas cuenta con tres líneas (y otra más en proyecto) y es utilizado por casi 900.000 personas al día. La verdad es que, pese a estar obviamente a años luz en todos los sentidos de otros muchos metros del mundo, o el Metro de Madrid, en infinidad de aspectos, el Metro de Budapest funciona bien y es rápido con una buena frecuencia de trenes entre las 4:30 y las 23:15. Muchas estaciones, en el subsuelo, cuentan con tiendas, restaurantes, etc.

No obstante, a pesar de ser viejo y, en algunas estaciones y trenes, encontrarnos con suciedad, el hecho de encontrarnos con algunas estaciones (especialmente en la Línea 1) que están literalmente “sacadas de otro tiempo” tal y como fueron creadas en origen, de madera y azulejos, le da un toque visual “añejo, retro y vintage” brutal, y nos transporta a aquellos últimos años del s.XIX y primeros años del s.XX cuando se comenzó a construir el metro. En serio, algunas estaciones son dignas de visitar y fotografiar (también, en muchas estaciones, las escaleras mecánicas son de madera, algo que sólo había visto hasta ahora en Amberes).

La tarifa básica para cualquier transporte son 270HUF (2350HUF para un bono de 10 viajes) y permite viajar en la misma línea hasta donde se quiera sin hacer transbordo. Un billete para estaciones ilimitadas con un transbordo sin sobrepasar 1 hora y media son 420HUF. Para el metro, si el recorrido no sobrepasa tres estaciones y se hace en menos de 30min, el billete son 220HUF. Los bonos de viaje de un día son 1550HUF y nos evitamos todas estas “complicaciones”… Ya que, como podéis ver, es bastante lioso y en ocasiones no tienes claro qué comprar y qué no… y hay revisores en todas las estaciones, como no hayas validado el billete (súper importante, no se os olvide) o hayas comprado un billete incorrecto… te tocará pagar multa.

La verdad es que, especialmente los primeros trayectos, me lié bastante con este tema… ya que depende el tiempo, si haces transbordos o no, número de estaciones, etc, etc, etc… hay que comprar un billete u otro… y no estás seguro si llevas el billete correcto, especialmente cuando el revisor te lo comprueba y piensas que te has equivocado y te va a tocar pagar multa… Por suerte no tuve ningún problema :D.

Pues nada, desde Astoria me dirigí hasta Nyugati Pu, la primera para de mi viaje; el barrio de Ujlipotvaros, un área residencial construida a partir de los ’20. Al ser festivo, había bastante gente por la calle y algunos coches de policía… Saqué unas fotillos de la preciosa fachada de cristal y metal de la Estación de Tren de Nyugati y bajé andando por la avenida Szent Istvan Krt, pasando por el Teatro de la Comedia, hasta Falk Miksa Utca a mi izquierda, una calle con varias tiendas de antigüedades donde echar un vistazo y curiosear… aunque mucho no pude ver, ya que casi todas estaban cerradas (eso sí, para curioso, peña tirada en la calle sobando entre los coches aparcados, con un pedo del 15, no lo entiendo…).

Di la vuelta y me encaminé por Pozsonyi Ut, aunque antes pasé por una tiendecilla a comprar un par de botellas de agua, algo de picar (unos bollitos que no estaban mal) y una bebida energética, falta me hacía para el día que todavía tenía por delante xD. Continué andando pasando por la Casa Paltinus (un edificio residencial con algunos de los pisos más caros de Budapest) hasta llegar al Parque de Szent Istvan, un pequeño, coqueto y bonito parque ocupado por varias familias con niños, una pequeña fuente y la estatua de Raoul Wallenberg. Continué por Pesti Also Rkt ya a orillas del Danubio, pasando por los Apartamentos Bauhaus hasta el Jaszai Mari Ter, el edificio que hoy acoge las oficinas de los miembros del Parlamento y que anteriormente fue la sede del Comité Central del Partido Socialista.

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

A mi izquierda tenía el Puente Margarita, que comunica Pest con Buda e Isla Margarita. Fue construido en 1876 y en 1901 se añadió la ampliación hacia la isla, el puente realiza una curva, para así formar un ángulo recto sobre el Danubio. Y qué decir del Danubio… Una de las grandes señas de identidad de Budapest… Es el segundo río más largo de Europa, naciendo en la Selva Negra y llegando hasta el Mar Negro recorriendo 2.888km y su curso recorre 10 países. El río es y ha sido muy importante en la historia de Europa en distintos aspectos, os recomiendo leer el enlace correspondiente.

Estaba todo petado de peña… primero por ser día de fiesta, segundo por el buen tiempo, tercero por las vistas desde el Puente, cuarto por las igualmente vistas… ¡pero de las acrobacias aéreas! Llevaba un rato escuchando aviones y helicópteros, pero no los veía… desde aquí sí jeje, y es que había un espectáculo aéreo con aviones de época y demás realizando acrobacias, etc. Tardé un buen rato en cruzar el puente jeje, entre la gente que había, detenerse a ver los aviones pasar y sacar unas fotillos de las espectaculares vistas desde el puente (en especial del Parlamento)… pues me lo tomé con calma. Lo prontito que era y ya hacía un calor importante con un sol de justicia…

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Terminé de cruzar el puente y me dirigí a Isla Margarita. La isla está situada en medio del Danubio, entre medias de Buda y Pest, es una isla de unos 2,5km de largo y es una zona de ocio para la población de Budapest, bien sea para practicar deporte, ir de picnic con la familia, o disfrutar de las piscinas y balnearios de los que dispone la isla. Es un espectacular entorno natural en la ciudad, a pesar de que, realmente, no hay muchos atractivos turísticos y no es un lugar que suela incluirse en las rutas turísticas por la ciudad. Pero, como sabéis, me encantan los parques y las zonas naturales, no podía perderme el visitar la isla :).

Hasta 1900 no había puente, sólo se podía acceder a la isla mediante barcas, y hasta 1908 no se declaró como parque público, ya que en siglos anteriores, aunque hubo algunos conventos, iglesias y claustros, la isla era utilizada únicamente por la nobleza. Reseñar que no se permite el tráfico de coches en la isla, de hecho sólo hay una línea de bus que pase por la misma.

Y, como no podía ser de otra forma debido al día de fiesta, la isla estaba petaaada de gente por todos lados y, realmente, al final había más cosas de lo previsto para ver, por lo que al final invertí en la isla más tiempo de lo previsto igualmente… Lo primero que nos encontramos, es una rotonda con el Monumento del Centenario, inaugurado en 1973 para conmemorar la unión de Buda, Pest y Obuda. La verdad es que el monumento es curioso… no ya por la llamativa forma del mismo, sino por el interior, donde podemos encontrar en el metal todo tipo de símbolos nacionalistas, socialistas y muchos más que no era capaz de identificar…

Tras pasar por Margitszigeti Krisztalyviz (vaya nombrecito), una fuente potable de aguas termales donde se embotella una de las más conocidas marcas de agua mineral de Hungría, el siguiente paso era la Iglesia y Monasterio Franciscanos, a apenas unos minutillos andando. Bueno, realmente son las ruinas, lo que queda de la Iglesia y el Monasterio de finales del s.XIII. Ya a finales del s.XIX los Habsburgo construyeron una residencia veraniega y, ya en el s.XX, la residencia fue convertida en hotel, el cual funcionó hasta 1949.

Tras otros 10min caminando por las sendas entre la amplia vegetación (que, al menos, te protegía un poco del sol infernal), llegué hasta la Torre del agua y el Teatro al aire libre. La Torre es visible desde gran parte de la isla, erigida en 1911 con una altura de 66m y 153 escalones. Sin duda, ¡la torre de agua más bonita que había visto en mi vida!, inclusive el hecho de estar medio abandonada y vieja, le da un toque más llamativo y vintage aún jeje. A los pies de la torre, rodeándola, hay un pequeño complejo con restaurantes, terracitas y demás… pero la verdad es que la mitad estaban cerrados y la otra mitad vacíos… Tenía idea de subir y disfrutar de las vistas, pero como había que pagar y el acceso está limitado a determinados horarios e iba con el tiempo justito… opté por pasar de largo, aunque estuve varios minutos por los alrededores de la torre buscando buenos ángulos para sacar fotillos :).

Continué atravesando un amplio llano donde habían montado varias casetas de comida/bebida y atracciones, con multitud de familias, niños y parejas tirados en el césped… A apenas unos minutillos, llegué hasta el Convento Dominico y la Iglesia Premonstratense. Ambos en un entorno único y especialmente fotogénico creado a raíz de las luces y sombras creadas por el sol y el amplio verde que me rodeaba.

En el Convento del s.XII vivió Santa Margarita. Un sepulcro de mármol rojo, protegido por una verja, es el lugar donde reposaban los restos, y a unos pocos pasos, hay un pequeño santuario con exvotos. A menos de 200m, están los restos y la reconstrucción de la Iglesia Premonstratense del s.XII y dedicada a San Miguel, lástima de alguna suciedad y diversas pintadas en el complejo :(.

Bueno… Isla Margarita se estaba agotando, pero todavía quedaban dos últimos lugares en mi camino hasta llegar al Puente de Arpad, “al otro lado” de la Isla desde el Puente Margarita donde había comenzado a recorrer la isla de Sur a Norte.

El primero de ellos era un curioso y coqueto ¡Jardín Japonés! Con un par de estanques, carpas, nenúfares, un mini bosque de bambú, una cascada, un puentecito de madera, un par de estatuas… ¡La verdad es que me gustó mucho!, lástima que hubiera tanta gente para disfrutarlo con la tranquilidad que merecía, también “ayudaba” que hubiera varios chiringuitos para tomar algo…

Y el segundo, y “final” de Isla Margarita, es la Fuente Musical… un pequeño cenador con una fuentecita (un caño más bien) donde a cada hora suena una canción folclórica (¿?), bueno, yo no la escuché xD.

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Vaya paseo por Isla Margarita, me había dejado baldado, y esto sólo era el principio del día… Tras cruzar el Puente de Arpad, llegué a Obuda, uno de los lugares que más ganas tenía de conocer en Budapest y donde tampoco suelen ir los turistas (de hecho no vi ni uno el tiempo que estuve aquí). Obuda es la parte más antigua de Budapest, es el lugar donde en el s.I los romanos fundaron Aquincum; un asentamiento civil y militar estratégico, y que posteriormente se convirtió en Obuda. Hay lugares muy interesantes por aquí, especialmente el Anfiteatro Romano y el Museo Aquincum. Una lástima no haber podido visitar éste último con sus ruinas, las diferentes colecciones y el contexto informativo acerca de Mitra, pero está situado a casi 2km de aquí y era inviable por tiempo :(. Así que me contenté con hacer un paseo a pie por el centro de Obuda.

Y, sin duda, ¡fue una gran elección acercarme hasta aquí! Apenas había gente en la zona, y sólo locales, ni un turista como decía anteriormente, uno podía pasear y perderse por las calles en total silencio y tranquilidad :D. En esta zona, Obuda está dividido en dos por Serfozo U, una carretera elevada, primero me dirigí a su parte derecha pasando por debajo del paso elevado y una pequeñita estación de autobuses y la Estación de Tren de Arpad Hid.

En primer lugar te encuentras con Szlentlelek Ter, o la Plaza del Espíritu Santo, donde podemos ver el monumento al cual está dedicada la plaza y los dos museos más interesantes de Obuda. Unos metros más adelante, llegamos a la Plaza Mayor, una plaza restaurada con varios edificios barrocos, edificios de organismos públicos y varios restaurantes con terracita y un pequeño kiosko en mitad de la misma. La verdad es que la plaza es preciosa… toda adoquinada (como toda la zona), los edificios pintados de diversos colores, varias personas comiendo en las terrazas de los restaurantes, sin gente, sin ruido, sin coches… me encanta el lugar y, sinceramente, sigo sin entender por qué los turistas no llegan hasta aquí… Es una zona preciosa, la zona más antigua de la ciudad, y se respira tranquilidad :).

Eché un vistacillo a los restaurantes, para picar algo, pero no me convencían algunos precios (a pesar de ser barato) y estaba todo en húngaro… como todavía era relativamente “pronto”, decidí continuar… Buscando mi siguiente destino, a apenas unos pasos, fui por una calle paralela bordeando… y no lo encontré, llegué a un parquecito paralelo a las vías del tren y di la vuelta por otra calle bordeando… y así llegué a otra pequeña plaza donde nos encontramos una serie de esculturas al aire libre de cuatro mujeres con paraguas en una actitud triste o apesadumbrada… Ignoro el significado en concreto que el escultor Imre Varga le quiso dar a su obra… Tampoco es nada especial, simplemente, ya que estás aquí, ver la escultura, que no esperas encontrarte, sacar la fotillo y continuar el camino.

Ahora di la vuelta por donde había venido y crucé por debajo del paso elevado hacia el otro lado, hacia la izquierda, para continuar la breve pero interesante visita por Obuda. Primero me acerqué a la Iglesia Parroquial de Obuda, construida en 1749 y cuya torre es visible desde los alrededores. Nada especial tampoco… simplemente la bordeé y continué hasta la cercana Antigua Sinagoga de Obuda (que actualmente acoge estudios de sonido de la TV húngara) y la Galería de Budapest.

Callejeando y caminando hacia el oeste por una zona residencial,  pasé por el Museo de los Baños Thermae Maiores y, frente a el, el pequeño Parque Florian Ter, donde no hay nada que ver y que me servía para enlazar con la avenida Pacsirtamezo U y continuar andando hasta mi siguiente destino…

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Tras menos de 10min en línea recta por la citada avenida llegué hasta el Anfiteatro Militar Romano, uno de los objetivos a visitar en la zona. Construido en el s.II, podía acoger hasta 15.000 espectadores y era más grande que el Coliseo de Roma en su origen, ¡¡¡brutal!!! Hoy en día sólo quedan unas ruinas, aunque muy bien conservadas, las cuales únicamente se pueden ver desde fuera, ya que están protegidas por una valla y no se puede entrar.

Continué mi camino… En lugar de tomar un bus, que es lo que debía haber hecho, opté por seguir caminando hacia el sur por la misma avenida, otros 20min andando mientras mis pies me pedían descanso tras la paliza a la que les estaba sometiendo (y lo que quedaba claro). Primero pasé por la Sinagoga Ujlaki y tras otros 10min, callejear, y subir varias pequeñas callecitas adoquinadas y muy empinadas, conseguí llegar hasta la Tumba de Gul Baba. No es difícil llegar mapa en mano y siguiendo las indicaciones, pero sí hay que callejear un poco y subir un par de empinadas  y rompepiernas cuestas como decía… ¿Y qué es exactamente? Pues bien, es un complejo donde están la tumba donde reposan los restos de Gul Baba, un turco que participó en la toma de Buda en 1541, es un lugar de peregrinación musulmana y, en concreto, musulmanes turcos.

Apenas había un par de turistas más aquí, atraídos parecía como yo, por la curiosidad del lugar en sí y la construcción arquitectónica árabe. 5min para visitar el lugar, dar una vuelta, sacar un par de fotos y fuera, creo que es algo totalmente prescindible… Eso sí, hay buenas vistas desde aquí arriba y es una zona muy tranquila. En fin, bajé por el mismo camino por donde había llegado hasta aquí arriba, hasta llegar, en apenas un par de minutos, a la Estación de Tren de Margit-hid, justo al lado del Puente Margarita que crucé esta mañana desde la otra orilla para comenzar la visita a Isla Margarita. Todavía había muchísima gente por aquí… y ahora sí, tomé el transporte público, el tren en este caso, para ir a mi siguiente destino a una parada (Batthyany-ter).

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Nada más salir de la estación me encontré justo en la ribera del Danubio (esta línea de tren va paralela al mismo) con la increíble vista del Parlamento de Budapest frente a mí, en la otra orilla, ¡¡¡ESPECTACULAR!!! Además, como hoy era fiesta nacional… toda esta zona estaba llena de puestos, terracitas y gente, ¡un ambiente genial!, aunque eso sí; todo petadísimo… Bueno, ya había bastante hambre… y la hora de comer había pasado hace un ratillo, por lo que había todavía más hambre xD, además, estaría bien que descansara un poquito sentándome en algún lugar… estaba ya reventado y apenas llevaba la mitad del día, pero sí muchas horas y varios km encima jeje. Por lo tanto, tras tomar unas fotillos del Parlamento, me di una vuelta por los puestos, a ver lo que me encontraba…

Varios de los restaurantes a pie de calle, habían puesto terracitas con barra y tenían la comida expuesta o la hacían en e momento delante de ti… ¡¡¡y todo tenía una pinta cojonuda!!! Al final me decidí por un restaurante que tenía expuesta en la calle una perola gigante de Porkolt, tenía muy buena pinta y había gente haciendo cola… Además el precio era asequible y el plato no estaba mal de tamaño, así que hice cola y me pedí un platito con pan y una cervecita. Me senté tranquilamente, que ya tocaba, y a papear y a tomarse la birrita mientras revisaba las fotos y la Guía de Viaje Lonely Planet Budapest… Juer, estaba hecho polvo la verdad.

En fin, tras descansar un poquito y reponer fuerzas, tocaba continuar… Estaba a los pies de la Colina del Castillo, con el Castillo tras de mí y, antes de seguir “bajando” hasta llegar al Puente de las Cadenas, iba a dar una vueltecilla por la zona disfrutando del ambiente festivo recorriendo Fo Utca y visitando cuatro lugares articulados alrededor de esta calle que atraviesa el barrio de Vizivaros donde me encontraba y que data de la época romana. Vizivaros es la zona comprendida entre la Colina del Castillo y el Danubio, en la Edad Media era el barrio de pescadores, artesanos y mercaderes.

En primer lugar la Capilla de Santa Ana, del s.XVIII, y unos metros más adelante nos encontramos en una esquina el Tocón de Hierro, el tronco de un árbol en el que los artesanos y mercaderes de la zona clavaban un clavo para dejar constancia de su estancia, paso o visita… En segundo lugar tenemos la Iglesia de los Capuchinos, utilizada como mezquita durante el tiempo que duró la ocupación turca y, justo al lado en una pequeña plaza, nos encontramos con la Fuente de Luís.

Tras el paseo por la zona, continué hasta llegar al Puente de las Cadenas Szechenyl. Es el puente más antiguo, más bonito y más famoso de Budapest, una de las imágenes y símbolos más conocidos de la ciudad, sin duda alguna. Especialmente, de noche, su visión iluminada es simplemente espectacular, una delicia visual :). Su parte central tiene una longitud de 202 metros, su construcción terminó en 1849, las tropas alemanas dinamitaron el puente al final de la Segunda Guerra Mundial y fue reconstruido y reinaugurado en 1949.

Estuve un buen ratito por aquí tomando fotos… lástima que debido al festivo y que toda la zona estaba cortado el tráfico rodado, el puente también estaba cerrado y no se podía recorrer (ni siquiera los peatones, estaba cortado para todos), por lo que me tuve que contentar en sacar fotos desde la ribera del Danubio…

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Estaba todo petadísimo de peña y puestecitos por todos lados, en ocasiones era un agobio moverse debido a la cantidad de gente que había en esta zona… pero el ambiente era genial la verdad :). Justo estaba situado frente al Puente de las Cadenas, en la Plaza Clark Adam Ter, que lleva el nombre del ingeniero escocés que supervisó la obras del puente y que diseñó el túnel (de entrada espectacular), que pasa por debajo de la Colina del Castillo. Casi al lado, nos encontramos con la Piedra del Km.0, todas las carreteras de Hungría comienzan en este punto. Apenas pude ver la piedra desde lejos…  ya que toda la zona estaba vallada y ocupada por diversos puestos (donde en uno de ellos aproveché para comprar un recuerdo y alguna postal). Pero la masificación de gente no se debía sólo a los puestos y que el camino se estrecha bordeando la Colina del Castillo, sino que justo aquí se encuentra también la estación inferior del Siklo; el tren cremallera que te sube desde aquí hasta la Colina del Castillo, uno de los accesos al mismo. Y claro, estaba lleno de gente haciendo cola y esperando su turno… Bueno, ya me tocará volver luego xD.

En fin, continué bordeando la Colina del Castillo por Lanchid U, pasando por el Palacio del Jardín del Castillo (un pequeño edificio con una fuente que fue en su día la estación de bombeo del Castillo y que hoy es un salón de actos), el Museo Semmelweis de Historia de la Medicina, el Monumento de San Gellert visto desde abajo (dedicado a un misionero italiano invitado por el Rey Esteban para convertir a los húngaros… y los que eran contrarios le arrojaron al vació dentro de un tonel con clavos :O), y la Estatua de la Reina Isabel (dedicada a la emperatriz Habsburgo y Reina de Hungría, más ampliamente conocida por todos como Sissi Emperatriz, con una más que interesante vida e historia).

Frente a mí, el Puente de Isabel, levantado en 1964 tras quedar el anterior totalmente destruido en la Segunda Guerra Mundial, no es uno de los puentes más bonitos de Budapest la verdad… Y yo continué hacia el sur, hacia la Colina de Geller y el Hotel Gellert.

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Los baños termales son una de las grandes experiencias que se pueden disfrutar en Hungría en general y en Budapest en particular. La falla geológica en la que se haya Budapest, provoca que más de 30.000m3 de aguas minerales termales entre 21º y 76º manen diariamente. Algunos baños provienen de la época turca, otros son modernistas art nouveau, y otros son locales modernos.

En el caso del Hotel Balneario Gellert es, probablemente, el más conocido (que no tiene por qué significar el “mejor”) lugar para hacer “turismo termal” en Budapest. Un lugar súper conocido que aparece en todas las guías y ha aparecido en anuncios, películas, etc. Se suele decir que “es como tomar un baño en una catedral” dentro de un palacio art nouveau. El agua es rica en calcio, magnesio y carbonato de hidrógeno, y es buena para el dolor de articulaciones, artritis y la circulación de la sangre. Hay baños termales, piscinas, saunas, etc…

Yo llevaba mi mochilita con el bañador, toalla y demás… ya que uno de los objetivos de hoy era bañarme aquí obviamente. Entro dentro del Hotel, busco la taquilla para comprar el ticket… ¡¡¡y justo acababan de cerrar!!! ¡¡¡Su puta madre!!! Había un cartel indicando que, debido al día festivo y la “masificación”, el centro termal cerraba hoy sus puertas antes… ¡¡¡No me lo puedo creer!!! La semana anterior, unos pocos días antes, yo miré en su web con antelación, suponiendo que, quizás por el festivo, cerraban o había algún límite de horarios o algo similar… no ponía absolutamente nada, así que supuse que se mantendría como siempre… Pues parece que no, y habían cerrado justo ahora mismo cuando yo llegaba… Me hubiera gustado verme a mí mismo la cara que se me quedó… :(.

En fin, qué se le va a hacer, había venido hasta aquí “para nada”, así que al menos recorrí las estancias internas “visitables”, me senté tranquilamente a descansar un rato en la cafetería con una botella de agua, di unas vueltas por los alrededores… y listo. Es una lástima la verdad, me jodió mogollón el no poder utilizar los baños termales… Eso sí, lo poco que pude ver del complejo es precioso, el interior y su fachada principal, ciertamente, son modernistas, “parece” un palacio… En fin, otra vez será.

Bueno, casi a la altura del Hotel, se encuentra el Puente de la Libertad, de hierro forjado verde, inaugurado en la Exposición del Milenario en 1896 y reconstruido en 1946, muy bonito la verdad. Y, al otro lado, en Pest, ya en el barrio de Jozsefvaros y Ferencvaros, se puede divisar varios edificios llamativos, entre ellos la Universidad Politécnica de Budapest, parte de los muelles, etc…

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

En fin… estaba situado al ladito de la Colina Gellert, así que nada… ¡¡¡vamos para arriba a pegarnos la paliza!!! (más si cabe xD). La colina tiene una altura de 235m y está coronada por La Ciudadela, una fortaleza y complejo militar, y el Monumento a la Independencia. ¡¡¡Desde arriba se obtienen unas vistas brutales de Budapest!!! :D.

Bien, el primer punto a visitar es la Capilla Rupestre, a unos pasos y unos metros de altura. La capilla se excavó en una cueva en 1926 y se cerró en 1951 cuando los sacerdotes fueron detenidos por los comunistas. En 1992 se volvió a abrir y está abierta al público. Hay que pagar… pero bueno, no era mucho y me pareció curioso… Te dan una audioguía (que no le hice ni puto caso), y la Capilla se visita en 10 minutillos, por lo que no te ocupa mucho tiempo… Pero el lugar es interesante, ya que está excavado dentro de la propia cueva y hay estancias curiosas y visualmente fotogénicas :).

Justo frente a la entrada de la capilla, hay un pequeño mirador con una estatua, un par de fotos y a continuar… Ahora tocó subir, y subir, y subir, y seguir subiendo… Sus muertos. 235m no parece mucho… pero hay tramos que los caminos no están muy bien y es una rutilla senderista en toda regla, con tramos durillos y muchos de esos tramos sin señalizar… por lo que simplemente vas “hacia arriba” pero en ocasiones no sabes qué dirección debes tomar o por dónde debes ir, la señalización brilla por su ausencia. Y a esto le sumamos el calorazo que hacía… ufff, pues sudando como un pollo, estaba ya hartito de subir… Lo “gracioso” es que había bastantes turistas y muchos de ellos (muchas de ellas mejor dicho), con tacones y modelitos… en fin, sin comentarios…

¡¡¡Pero por fin llegué a la cima!!!, todo sufrimiento tiene su recompensa jeje… Y según llegaba a la misma, subiendo las últimas escaleras con un sol cegador frente a mí… iba apareciendo el Monumento a la Libertad. La escultura, de 14m de altura y erigida en 1947 en honor a los soldados soviéticos que perdieron la vida en la liberación de la ciudad en 1945, está culminada por una señorita levantando una gran hoja de palmera, dedicada a “todos aquellos que dieron sus vidas por la independencia, la libertad y la prosperidad de Hungría”. ¡Está muy chula!

Qué calor y qué cantidad de gente, apenas se podía andar por aquí… estaba todo el mundo disfrutando de la zona y las vistas… Unos metros más adelante, tras el Monumento a la Libertad, nos encontramos la Ciudadela en sí, una fortaleza que corona la Colina de Gellert. Se construyó en 1851 tras la Guerra de Independencia… y no tuvo uso militar hasta la Segunda Guerra Mundial, utilizándose como búnker y, posteriormente, en un albergue. Hoy en día alberga varios museos, podemos visitar parte del complejo, ver los cañones, etc…

¿Lo mejor como decía?, las vistas que tenemos desde aquí… Las vistas que tenemos de Budapest son brutales y espectaculares, sólo por las vistas merece la pena, sin duda, subir hasta aquí, creo que es obligatorio en un visita a Budapest. La pena es que había taaanta gente que era casi imposible encontrar huecos y tranquilidad para sacar alguna fotillo, pero es lo que hay… sigue mereciendo la pena :).

Hay varios miradores en toda esta zona  no obstante… En fin, tocaba descender, sin saber exactamente por dónde ibas ya que no hay señalización… pero, por suerte, llegué a mi siguiente, y último objetivo en la colina, antes de finalizar el descenso. Es el Monumento a San Gellert que comenté anteriormente (y que había visto desde “abajo”) y, una vez in situ, era todavía mucho más grande lo esperado, además la estatua está enmarcada en un pequeño mausoleo que, he de decir, estaba lleno de basura y niños haciendo botellón (¿?). Pues nada, continué bajando hasta casi la altura del Puente de Isabel, no sin antes tomar unas fotillos de la entrada y camino principal a la Colina Gellert desde una rotonda, se pueden sacar buenas instantáneas de la escalinata con las dos columnas laterales, una pequeña cascada y un puente superior por el que había pasado anteriormente.

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).g Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). C360_2012-08-20-18-28-33 Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

El palizón que llevaba encima era importante… Ya eran casi las 19 de la tarde, el sol estaba bajando… Había pensado en dejar para mañana la Colina del Castillo, más que nada porque se me iba a hacer de noche e igualmente ya no podría entrar en un par de sitios que me hubiera gustado visitar… primero porque ya estaban cerrados y segundo porque, seguramente estarían cerrados con el tema del festivo… Pero bueno, estaba cerquita, ya me daba igual terminar más reventado todavía, hay que aprovechar el día y así mañana podría ir a otros lugares. Así ya hoy finalizaba con Isla Margarita, Obuda y Buda… y mañana se lo dedicaba a Pest ;).

La Colina del Castillo es una meseta de 1km de longitud aproximada a una altura de 170m sobre el Danubio. En la Colina del Castillo, encontramos gran parte de los museos, monumentos y edificios históricos de Budapest, además, y merecidamente, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Junto con el Parlamento, es la zona más turística y visitada de la ciudad. Los 28km de cuevas que se encuentran en el subsuelo, han sido utilizados a lo largo de la historia por los turcos con fines militares, como refugios durante la Segunda Guerra Mundial, o como base militar secreta en la Guerra Fría. Básicamente, el recinto amurallado tiene dos partes: al norte el casco antiguo donde en la Edad Media vivía el pueblo, y al sur el Palacio Real.

Bueno, llegué a la parte sur de la Colina del Castillo tras subir un pequeño sendero, una vez arriba, aparte de las buenas vistas, había también muchos puestecitos donde se vendían productos tradicionales húngaros, y bastantes turistas. Frente a mi tenía los edificios del Museo de Historia de Budapest y la Biblioteca Nacional. En el caso del Museo, tiene tres plantas y ofrece un repaso a 2000 años de historia. En lo que respecta a la Biblioteca, atesora cientos de códices y manuscritos históricos. Me hubiera gustado visitar ambas (especialmente el Museo), pero ya estaban cerrados :(.

Realmente, apenas pude darme un paseo por aquí y entrar parcialmente al Museo de Historia, el patio central y una estancia superior… ya que casi todo estaba cerrado y había una especie de evento (parecía otro mercado tradicional), pero era de pago… así que media vuelta xD. Desde aquí, parece ser, no se puede acceder al Palacio Real y ya propiamente dicho a la Colina del Castillo, no encontraba ninguna entrada… según la guía, hay dos accesos… Uno de ellos me pillaba más lejillos, el otro debía estar “aquí”, pero no lo encontré (luego desde arriba cuando estaba en el Palacio Real lo vi), así que me lo debí pasar… En fin, decidí volver hasta el Siklo, el funicular tren cremallera construido en 1970 y que, tras esperar más de 20min para comprar el ticket y esperar la cola, por fin pude coger y me subió hasta la Colina del Castillo, hasta Szent Gyorgy Ter, muy cerquita del Palacio Real :).

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Juuuer chaval, la cantidad de gente que había en toda la zona era ingente… Apenas se podía andar: locales y turistas se amontonaban en las vías adoquinadas, alrededor de las decenas de puestos de todo tipo (especialmente comida y bebida), no se por qué… ¡¡¡pero me recordaba a las Fiestas de San Isidro Labrador y las Fiestas de La Paloma en Madrid!!!, salvando las diferencias obviamente, quizás el entorno en el que me encontraba, me recordaba también al Palacio Real de Madrid, la Catedral de La Almudena… salvando las diferencias igualmente, pero me sentía en un entorno “familiar”… Y es que, cuando digo que Budapest me recuerda un poco a Madrid en algunos aspectos… es por algo xD.

En fin, vuelvo a Budapest jeje. Aquí ya me dediqué a recorrer tranquilamente toda la zona sur de la Colina del Castillo, disfrutar del ambiente, de la gente, de los puestos, y del magnífico y espectacular entorno histórico, cultural y arquitectónico en el que me encontraba.

Fui bordeando la muralla por la parte izquierda hasta la Galería Nacional de Hungría (cuatro pisos que muestran la evolución del arte húngaro desde el s.XI hasta el presente), hasta la Estatua de Eugenio de Saboya (Príncipe Habsburgo que derrotó al último ejército turco de Hungría en 1697, dicen que es la estatua ecuestre más bonita de Hungría). Desde por aquí se puede acceder a una de las entradas que me pasé anteriormente, sería por la cantidad de gente que había xD.

Me apetecía picar algo, pero había tantísima gente que opté por esperar… Así que me dediqué a dar una vuelta por los puestos de la zona, viendo artesanía y comida, antes de continuar con la visita y llegar al Palacio Real, casi “detrás” de la estatua citada.

El Palacio Real, o Palacio/Castillo de Buda, se construyó en el s.XIII y ha sido el recinto histórico de todos los reyes húngaros en Budapest, aunque los Habsburgo apenas pasaron tiempo en el mismo. Ha sido destruido y reconstruido, al menos, seis veces en los últimos siete siglos, siendo en 1686 en la batalla contra los turcos, la destrucción más importante del mismo. Debido a las sucesivas reconstrucciones, el Palacio muestra distintos estilos arquitectónicos y, sin duda, es precioso, uno de los palacios reales más bonitos que he visto hasta el momento…

Tras atravesar el Palacio, nos encontramos con un gran patio, lleno de gente y puestos, y la Fuente de Matías; una preciosa fuente de estilo romántico. Fotillos de rigor y atravesé la Puerta Corvino, una de las entradas principales al Palacio Real (con su gran cuervo negro que simboliza al Rey Matías Corvino), caminando por Szinhaz U, llegando a una pequeña explanada situada entre el Teatro Nacional de Danza y la Casa del Vino. Aquí había menos gente y había zonas para sentarse o tirarse en el césped, así que decidí parar a descansar un poquito, beber agua y aproveché también para comprar y así probar un postre típico húngaro que vendían en un puestecito y donde la gente hacía cola comprarlo. Tenía buena pinta y era baratillo, así que decidí coger uno y así picar algo descansando tranquilamente.

Sinceramente, no recuerdo exactamente qué era… Era parecido al langos pero supuestamente dulce… Y estaba totalmente asqueroso. El puesto se hinchaba a vender la cosa esta y estaba malísimo, no sabía a nada, se te “hacía bola” y era intragable xD, en fin; lo tiré, bebí agua y a continuar mi camino. Ya estaba anocheciendo y había muy poquita luz…

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

¡Pero el día no había acabado, ni mucho menos! Seguía en la Colina del Castillo y ahora iba a visitar la parte norte, lugar donde vivía la población en la Edad Media. Me dediqué a callejear por las estrechitas calles medievales, pasando por el Laberinto del Castillo de Buda (lástima no haberlo podido visitar, era una de mis visitas “obligatorias”, se pueden visitar 1200m de cuevas subterráneas a 16m de profundidad), hasta llegar a Szentharomsag Ter, una plaza con el Monumento De la Santísima Trinidad, construido en 1709. Al oeste de la plaza hay infinidad de restaurantes, cafés y algunos hoteles, al este, justo en la misma plaza, podemos ver los dos principales puntos turísticos de la zona.

El primero de ellos es la preciosa Iglesia de San Matías, espectacular en el ocaso cuando el sol desaparecía e igualmente espectacular cuando la iluminación artificial apareció. La Iglesia es neogótica, construida en 1896, aunque hay partes de la misma con unos 500 años de antigüedad. Parece ser que el interior es precioso debido a las cristaleras, frescos y murales… otra lástima no haberla podido visitar :(. De hecho parece ser que había una visita privada, por una entrada lateral… me intenté acoplar pero me dijeron que no podía y me cerraron la puerta en las narices xD.

Justo en ese momento se me acercaron dos chicas y me preguntaron en inglés macarrónico si se podía visitar la Iglesia… como me vieron en la puerta… Las pregunté si eran españolas y, obviamente, sí lo eran jeje, nos olemos a distancia, y nos identificamos por nuestro pésimo inglés xD. Nada, hablamos un par de minutillos y cada uno continuó su camino.

Si la Iglesia de San Matías es preciosa, qué decir del Bastión de los Pescadores, una terraza mirador construida en 1905 en estilo neogótico y neorrománico, el cual ofrece unas vistas espectaculares de Pest. El nombre proviene del gremio de pescadores que defendió este tramo de la ciudad y la muralla en la Edad Media, las siete torres que tiene, representan las siete tribus magiares de la Cuenca de los Cárpatos en el s.IX. Frente al Bastión, se encuentra la estatua de Esteban I de Hungría, construida en 1906.

El lugar es simplemente espectacular, especialmente con la iluminación nocturna, más que un mirador parece una fortaleza o un palacio con vistas al Danubio. No hay que pagar entrada y todo el Bastión se puede visitar libremente, sin duda una de las visitas imprescindibles a la ciudad de Budapest. ¿La putada? que, para variar, estaba todo hasta arriba de peña, era imposible moverse por la zona libremente y poder visitar el Bastión con tranquilidad y admirar las vistas y poder sacar fotos… Esto era debido a que a las 22:00 había fuegos artificiales, y claro… todo el mirador, estaba ocupado para tener las mejores vistas por lo que, desgraciadamente, no pude tomar ninguna foto de Pest y el Parlamento iluminado de noche desde aquí :(.

Tampoco se podía subir y visitar la torre situada más a la izquierda del Bastión, ya que había un evento privado con seguridad y demás en el restaurante que hay en la torre, pero la visión de la misma y las fotos que se pueden tomar desde la plaza, lo compensaban… Estuve un buen ratillo por aquí la verdad, el entorno es precioso, y ya eran las 21 pasadas…

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

¡Tocaba continuar! Ya había hambre la verdad, me había llevado algo de comida, más los bollitos que compré por la mañana, en la mochila, pero apenas había comido (entre no parar y ahorrar…). Así que, continuando al norte hacia la muralla, busqué algún restaurante o similar para picar algo, ya que en esta zona hay unos cuantos… Pero no me convencían, había muy buenos sitios pero todo era caro, y yo voy de mochilero con el mínimo presupuesto exigible, así que tocaba aguantarse el hambre, ya habría sitios más baratillos jeje.

Por lo tanto, ya de noche total y cerrada, continué mi recorrido por las estrechitas callecitas medievales empedradas, en esta zona apenas había ya nadie por las calles, todo era silencio y tranquilidad, ¡bien! :). Primero pasé por la Casa de Oración Medieval Judía, del s.XIV y sin mucho interés turístico, para continuar a la Torre de María Magdalena, perteneciente a una iglesia del s.XVIII y reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial, y finalizando en el Museo Militar.

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc). Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Ahora me dirigí a la Puerta de Viena, a unos 5min andando, y una de las entradas a la Colina del Castillo desde el Norte, y salí de la Colina… Justo a las 22, ¡¡¡cuando empezaban los fuegos artificiales!!! Bueno, desde el lugar en el que me encontraba, aunque no eran vistas perfectas ni ideales y sólo lo veía parcialmente, podía ver gran parte de los fuegos y del Parlamento, así que me quedé por aquí 15min para verlos :D.

Y después, a continuar… Bueno, el metro más cercano que tenía era Moszkva Ter, a unos 10min andando, así que tenía que ir en aquella dirección por cojones… y ya aprovechaba para acercarme a un par de lugares que estaban muy cerquita, la cuestión es no parar, a pesar de estar reventado y con dolor de pies xDDD.

Bien, al lado del metro hay dos centros comerciales, y la calle que pasa entre medias de los dos, Lovohaz U, es peatonal y podemos encontrar bares, restaurantes, terracitas, etc… No había mucha animación ya que casi todo el mundo estaba hoy en otras zonas jeje, pero para tomar algo por aquí está bien :). Unos metros más adelante, a la derecha, está el Parque del Milenio. Nada especial, pero ya que estaba aquí… tenía que visitarlo jeje. La pena es que casi todo el parque estaba a oscuras… pero es un bonito recinto ajardinado con fuentes, un pequeño estanque, un teatro, una galería, el Palacio de las Maravillas y la Casa de la Exposición del Futuro ;un centro alternativo para todo tipo de eventos y exposiciones, con varias esculturas y monumentos “extraños” al aire libre y, al menos, iluminados :). Nada especial como decía, pero por visitarlo ya que estaba aquí…

Día 2: Hungría (Budapest: Ujlipotvaros. Isla Margarita. Obuda. Vizivaros y Colina del Castillo con Puente Szechenyl, Hotel Gellert, Castillo, Palacio Real y Bastión Pescadores, etc).

Pues nada, creo que he terminado por hoy, o eso creía yo jeje. Tras coger el metro, bajarme en Astoria, pasar por una tienda 24h al lado del hostel y subir al mismo, ya eran las 00… Me había cogido unos tallarines para el microondas, alguna cosita más (uff, estaba canino), y dos yonkilatas de birra, que me las bebí tranquilamente en la cocina charlando extensamente con mis compañeras de habitación, qué majas ellas, en especial Julie jeje, con la cual mantuve una interesante conversación viajera (y para mi perfecto, ¡¡¡así hablo en inglés!!!). Luego, se nos unió la owner del hostel, con la que continué manteniendo una interesante conversación, primero en inglés y luego en español :).

El cansancio brutal acumulado y el litro de cerveza, ocasionó que mi cuerpo me pidiera ir a dormir pero ya… así que me duché y pasadas las 2, me metí en la habitación haciendo el mínimo ruido posible (ya que mis compis estaban sobando ya), y a intentar dormir todo lo posible… Aún así, el calor y ruidos en el patio (más no ponerme los tapones ya que en ocasiones me molestan), ocasionaron que tampoco pudiera sobar en condiciones esta noche…

Vaya día… ¿Intenso eh? como dije; uno de los días más largos de mi vida turística, pedazo de día, reventado pero había merecido la pena… No podía haber comenzado mejor mi escapada, Budapest es una ciudad increíble, preciosa y monumental… y todavía me quedaba mañana para conocer Pest.

¡¡¡A dormir!!! :D.

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Recibirás la newsletter con las últimas novedades, información valiosa para mis viajes y escapadas, y ofertas, descuentos y promociones. ¡SIN SPAM!, tus datos están seguros y puedes darte de baja cuando quieras. ¡Ah!, y recuerda... es un eBook de PAGO, pero GRATIS con tus suscripción :D.

La información expuesta en VIAJEROS AL BLOG es siempre personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú, que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En el caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial. Solo hablo, y recomiendo o no, de aquello que he experimentado.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!