Home / Asia / Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha).
Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). ViajerosAlBlog.com

Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Tailandia (Bangkok).

Día 15 – 18.05.07: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 15 – 18.05.07: Tailandia (Bangkok). Nos esperaba una larga noche y muchas horas en el Aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok; las pasamos como mejor se pudo… Cenando, viendo tiendas, Internet, recorriendo el aeropuerto y dando una vuelta por el exterior y, obviamente, intentando dar alguna cabezada… Por fin llegó la hora, facturamos sin mayor inconveniente (a pesar de que mi maleta se pasaba de peso) y, ya en zona internacional en nuestra puerta, tuvimos que esperar entre la marabunta apelotonada de gente debido a que nuestro vuelo se retrasó. Una vez embarcados, camino a Doha, donde realizamos una rápida escala en su pequeño y colapsado aeropuerto, para continuar el camino hasta Madrid. El peor vuelo de mi vida hasta el momento, con gentuza por todos lados que no paraba de gritar y molestar. Detrás de mí, un niño durante 7 horas gritando, llorando, saltando, dando golpes y patadas a mi asiento… El puto infierno, y la culpa, obviamente, de los padres… da igual que les dijeras de todo, era imposible… Tocaba aguantar o cometer una locura, pero el karma siempre está ahí… Tras llegar a Madrid, nos despedimos muy tristes y muy cansados. Una gran aventura en un espectacular y maravilloso país había terminado, pero otras llegarán… Tailandia nos había enamorado… ¡sé que volveré!

Llegamos al Aeropuerto de Bangkok a la hora prevista, después de un viaje rápido donde intentamos echar alguna cabezada. Recogimos las maletas y nos dispusimos a pensar qué hacer durante una larga noche jeje. Nunca, hasta ahora, he pasado tantas horas en un aeropuerto, esta iba a ser la primera vez (siempre hay una primera vez para todo xD) que pasaba tantas horas y noche completa en un Aeropuerto… si supiera todas las que iban a venir después… xD. Nuestro avión con Qatar Airways salía a las 8:35 de la mañana, en ese momento era la 1 de la madrugada. Como bien sabéis, los horarios que teníamos con Qatar de i/v eran bastante malos… pero es lo que tiene conseguir un precio tan barato para el billete.

Teníamos varias opciones, dado que los últimos días íbamos a estar en Phuket… o bien haber vuelto desde Phuket a Bangkok el día anterior en el primer vuelo que pillásemos, y pasar esa parte del día y la noche en Bangkok, o bien coger el último vuelo desde Phuket y pasar la noche en el aeropuerto y desde aquí directamente para Madrid. En el primer caso vimos bastante absurdo tener que llegar a Bangkok, taxi, coger una noche de hotel para irse a las 5 de la mañana… no merecía la pena ni por tiempo íbamos a ver nada más en Bangkok, a no ser que aprovecháramos la noche para salir de fiesta, pero entonces es tontería pillar una noche de hotel para unas horas, o para nada incluso.

Si nos quedamos en el aeropuerto a pasar la noche… pues igualmente es una putada ya que son muchas horas “muertas”, pero no teníamos que gastar más dinero en taxis u hoteles… aunque sí habíamos pensado dejar las maletas, irnos a Bangkok de fiesta y volver… pero igualmente teníamos que coger taxis a la ciudad, etc, etc, etc… y para el tiempo que íbamos a estar no merecía la pena. Así que la solución “menos mala” era esta… pasar la noche en el aeropuerto como bien se pudiera y esperar a la salida del avión, y nos ahorrábamos una noche de alojamiento… al final, en este caso, dependíamos de los horarios y es lo que hay. Todos llevábamos mucho cansancio acumulado, yo concretamente debido a mis problemas de sueño el que más, y sabiendo que aquí tampoco iba a poder dormir casi nada, más luego tooodas las horas de avión hasta España (con escala en Doha incluida)… era mortal, pero es lo que hay.

Buscamos las taquillas de facturación de Qatar Airways y dejamos las maletas en las sillas, hicimos turnos… primero Ángel y yo nos íbamos a cenar y después Edu y Javi. Así hicimos, nos fuimos a dar una vuelta por el aeropuerto a ver los restaurantes que había… Prácticamente todos estaban abiertos, en algunos incluso había bastante gente, no podemos olvidar que el Aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok es nuevo, una pasada de diseño, y uno de los hubs principales en Asia. Casi todos eran de comida tailandesa o asiática en general, aunque había muchos también de comida internacional como es lógico. Al final nos decidimos por uno baratito en el que había poca gente, la comida buenísima para variar. Luego nos pedimos un café, que te los sirven como en algunos locales americanos tipo Starbucks, dentro de un bote de plástico con pajita, y de ahí de muchos tipos; con nata, sirope, etc… buenísimo igualmente :D.

Una vez cenados volvimos para que Javi y Edu pudieran ir a cenar. A la hora volvieron y nos tocó de nuevo a nosotros irnos a dar una vuelta… aunque ya había poco que hacer la verdad jaja. Salimos un rato fuera a la calle, estuvimos mirando libros y revistas en una de las tiendas que había dentro del aeropuerto, y nos dimos una vuelta de lado a lado. Había un salón de masaje tailandés, estaba abierto las 24h, la verdad es que nos tentó pasarnos una horita ahí dándonos un masaje, y así también hacíamos tiempo, pero los precios eran bastante elevados, como es lógico, es un aeropuerto, así que decidimos no hacerlo… Así que nada, volvimos y luego se fueron Javi y Edu a dar una vuelta, y nosotros intentando sobar tirados en los asientos. Detrás nuestro había varias personas más, algunos hindúes, también tirados sobando con las maletas.

Y así pasaron las horas… intentando dormir sentados o tirados en los asientos, te levantabas a dar una vuelta cada cierto tiempo, o un ratillo que estuve conectado a Internet en un equipo a monedas que teníamos cerca… Por fin se iba acercando la hora, comenzaba a llegar más gente al aeropuerto, y los rayos de sol comenzaban a aparecer tímidamente. Los stands de Qatar se empezaron a llenar rápidamente, aunque todavía no estaban abiertos, así que nos pusimos en fila. No obstante, tocó esperar bastante tiempo hasta que abrieran, y luego bastante tiempo hasta que pudimos facturar, el personal iba lentísimo :S.

Mi maleta excedía el peso permitido en varios kilos :S, pero llevaba dos mochilas, una medio vacía que es la que llevaba encima y había comprado en Bangkok, y la que traía de España, que se me rompió en la parte superior, pero todavía se podía utilizar… y la llevaba petada de cosas por si la tenía que sacar jeje, por si me decían algo o tenía que pagar, pues abría la maleta y la sacaba. En algunas compañías aéreas, el peso máximo es por persona, en otras es el “pack” de todos los que van, por lo tanto el exceso de peso de unos se ve compensado con el poco peso de otros y así no llegas a superar el máximo total. La verdad es que no sé cómo lo hicieron aquí, yo sencillamente me hice el desentendido, entregué el pasaporte y ya está jeje. Efectivamente me pasaba de peso, pero no me dijeron nada, así que con el alivio encima, nos dirigimos a pasar ya a zona internacional con nuestros billetes :).

Pasamos el control de seguridad y nos dirigimos a la zona de tiendas, todavía teníamos tiempo para dar una vuelta, y gastar los pocos baths sueltos que nos quedaban. Era pronto, pero estaba a reventar de gente la verdad. Estuve mirando varias tiendas y al final acabé comprando un par de botellitas de whisky tailandés bastante bien de precio para ser un duty free de aeropuerto (que de baratitos generalmente nada), y un paquete de tabaco para los colegas. No me di cuenta y al coger el más barato era un mentolado, me di cuenta después de pagar… muy “curioso”; el paquete es verde y blanco, y sale la foto de un ingresado por cáncer terminal y un corazón “putrefacto”… ya podían ser aquí igual, pero no hay cojones.

En fin, yo llevo 4 añitos sin fumar, pero mis colegas que han probado el mentolado chungo tailandés dicen que está malísimo jejeje. Al final me quedaron unos 120 baths, lógicamente, pasé de cambiarlos, por menos de 3€ me daba igual, me los quedaba como recuerdo, aunque Ángel sí tenía más pasta ya que no había comprado nada y sí los cambió en un puesto de cambio que había donde las tiendas. También estuvimos mirando los precios de los relojes, y comparando los precios de los originales con nuestras réplicas chulas ;). En fin, nos acercamos a nuestra puerta de embarque y esperamos a que abrieran la zona, ya que primero abrían unas puertas, bajabas unas escaleras y ahí esperabas a que fuera la hora de embarcar…

Esto fue infernal, el avión se retrasó, éramos tropecientas personas en esa sala (¡¡¡la verdad es que hubo un rato que dudamos si íbamos a caber todos en el avión!!!), y ahí estuvimos hablando e intentando dar unas cabezadas, hasta que por fin salieron las azafatas y pudimos proceder al embarque… no sin un pequeño caos, ya que la gente estaba cansada y nerviosa, y se apelotonó todo el mundo sin guardar orden ni control, ufff, sólo pensar lo que quedaba todavía de viaje… mortal.

El avión perfecto, igual que en el que vinimos, nos dieron dos veces de comer e intentamos echar un sueño. Casi todos los que íbamos éramos occidentales, incluidos algunos españoles y algunos asiáticos y árabes. A pesar del pequeño retraso, llegamos relativamente a buena hora a Qatar, justo para salir y embarcar de nuevo jaja. Otra vez comprobamos cómo el Aeropuerto de Doha se queda pequeño ante tanto volumen de viajeros, no cabía un alfiler, y en media horita teníamos que estar embarcando, al menos pasar los controles de seguridad fueron rápidos. Yo aproveché para mirar un par de tiendas que había visto a la ida, quería comprar algo de recuerdo en Qatar, pero sinceramente no había nada que me gustara… Quería coger un pequeño cuadro enmarcado con todas las monedas del país, pero era demasiado caro, así que al final acabé cogiendo una especie de “colgante” de tela (para una puerta por ejemplo), con ilustraciones típicas… total; una chorradita, por comprar algo.

Fui corriendo a la planta de arriba a la puerta de embarque, ahí me estaban esperando los demás, pasamos el control de pasaportes y entramos… bajamos unas escaleras y ahí teníamos que coger un bus que nos llevaba hasta el avión en pista, esperamos 2 minutitos a que llegara (no estaba en pista siquiera xD), y nada, para adentro. Nada más bajar del bus para subir al avión, yo iba grabando con la cámara digital, y un hombre de seguridad me dijo que la apagara y que estaba prohibido grabar, así que eso hice…

Montamos en el avión en nuestros asientos, yo y Ángel juntos en la fila de en medio, a mi lado otro chico, y en los dos asientos de ventanilla a nuestro lado Edu y Javi… y nada, a esperar el despegue. Para este momento ya estábamos reventadísimos. Sinceramente… me “parte” por la mitad, nunca mejor dicho, tener que hacer una escala a mitad de camino… prefiero hacer 14 horas seguidas que 7 y 7 la verdad. Y ahora me esperaba el peor viaje en avión que he tenido en mi vida hasta el momento… sin ánimo de ofender a nadie, pero es la realidad, no es la primera vez que lo compruebo y todos los occidentales que íbamos lo pudimos comprobar… El avión iba lleno de pasajeros árabes, excepto los pocos españoles o los que iban a hacer escala en Madrid para otro destino. No meto a todos en el mismo saco obviamente, pero sí a gran parte en base a mis experiencias… Todo el viaje haciendo ruido, levantándose, molestando a los demás pasajeros, sin respeto alguno, no se preocupaban por nada ni tenían la más mínima educación, simplemente: gentuza y escoria.

Nada más sentarme, detrás de mí estaban una pareja con el niño… y ya sabía que me iba a dar el viaje, y así fue por desgracia. Todo el puto viaje gritando, saltando, moviéndose, dando patadas en el asiento… yo ya no sabía qué hacer, estaba por cogerle del cuello y reventarle su puta cabeza, a él y a sus putos padres. Tanto yo como el chico de al lado íbamos quemados, en varias ocasiones a lo largo del viaje les mandé callar, me levanté delante de todo el avión echándoles la charla, les mandaba miradas amenazantes, tanto al niño como a sus putos padres que no saben mantenerlo quieto, y me cagué en sus putos muertos varias veces, pero era imposible… sólo quién ha sufrido situaciones así sabe lo que es, y durante tantas horas yo creí que, o me moría, o cometía una locura jeje (ahora me río, por reír, pero sólo recordarlo me pone de una mala leche que flipas). Obviamente, ni con pastillas pude dormir, así que aproveché para verme un par de pelis, entre ellas “Hijos de los hombres”, la cual todavía no había visto y me encantó. Nos dieron de comer las dos veces como mandan los cánones y a seguir mirando el gps esperando llegar a nuestro destino…

Por fin nos íbamos acercando a Madrid, mis oídos empezaron a dolerme como siempre debido a la presión pero por fin, poco después, aterrizábamos en el Aeropuerto de Madrid-Barajas… el peor viaje de mi vida, sin duda (la vuelta en avión, esto es una “nimiedad” en comparación con el sobresaliente del viaje). Como siempre…nos embarga esa sensación extraña al volver, estas de nuevo en casa… pero de vuelta a lo mismo de siempre, a la rutina y a lo mismo de siempre, al echar de menos Tailandia; un país que nos había enamorado gracias a su cultura y sus gentes… Estábamos en la T2, recogimos nuestras maletas y nos fuimos a la salida… daba pena ver cómo estaba la terminal, estaban de obras, pero parecía que tenían todo abandonado y hecho polvo… hacía tiempo que no pasaba por la T2, los últimos viajes siempre han sido por la T4, y hay un abismo entre unas y otras.

Una vez salimos nuestro viaje había llegado a su fin… Ángel y Edu se iban en metro, a Javi le venía a recoger su hermana, a mí me venía a recoger mi hermano… ¡¡¡pero no estaba!!! jaja, le llamé y me dijo que estaba de camino, en 10min llegaba, había salido tarde. No problem, me despedí de mis compañeros hasta dentro de dos o tres días que nos veríamos para darnos los dvds con las fotos que tenemos cada uno, para tomar algo o desayunar con Ángel como hacía muchos días… y mientras llegaba mi hermano, me cogí una cerveza y me senté en la cafetería que había al lado de nuestra salida…

Esperando tranquila y pacientemente… recapacitando, reflexionando y pensando acerca del viaje, de las experiencias, del desarrollo, del aprendizaje, de la evolución, de todo lo vivido en esta nueva aventura asiática… un gran viaje que había merecido la pena disfrutar, vivir, y poder contar ahora para mi disfrute personal y el disfrute de todos los que lo leéis.

Mi hermano me llamó al móvil, quedé con él fuera, las 20:30 pasadas, reventado, le saludé, nos montamos en el coche y salimos del aeropuerto dirección M40 hacia Alcorcón, contándole, a pesar de mi cansancio, todo lo que me iba surgiendo a borbotones de mi cabeza, las primeras impresiones, el “¿qué tal?” típico…

Un viaje y una nueva experiencia había terminado… otras comenzarán. Tailandia es un país increíble. Un gran país con una gran historia donde poder mezclar turismo cultural, turismo religioso/filosófico, turismo de playa, turismo de fiesta… Todo aderezado con amabilidad, simpatía y precios bajos, un paraíso para el mochilero. Sí, sé que volveré por allí… Tailandia, te echaré de menos.

Gracias a todos por estar ahí detrás, leyendo estas crónicas en las que invierto graaan cantidad de tiempo y recursos. Crónicas para mi disfrute y para vuestro disfrute: son vuestras.

¡Nos vemos en las próximas!

Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha). Día 15: Tailandia (Bangkok: Aeropuerto. Vuelo de vuelta con escala en Doha).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Recibirás la newsletter con las últimas novedades, información valiosa para mis viajes y escapadas, y ofertas, descuentos y promociones. ¡SIN SPAM!, tus datos están seguros y puedes darte de baja cuando quieras. ¡Ah!, y recuerda... es un eBook de PAGO, pero GRATIS con tus suscripción :D.

La información expuesta en VIAJEROS AL BLOG es siempre personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú, que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En el caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial. Solo hablo, y recomiendo o no, de aquello que he experimentado.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!