Home / Asia / Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).
Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Japón (Kamakura, Yokohama, Tokio).

Día 12 – 19.05.06: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 12 – 19.05.06: Japón (Kamakura, Yokohama, Tokio). Último día completo y completísimo en Japón… el día más largo y cansado de todos… tras madrugón y desayunar, tren hasta Kamakura (la primera capital del país y “ciudad samurái”), donde recorremos sus impresionantes atractivos como el espectacular Gran Buda de Kamakura, el impresionante Templo Hase, el Santuario Tsurugaoka o el importante y zen Templo Kencho… A continuación, tren hasta Yokohama para visitar la zona de Minato Mirai y subir al mirador de la impresionante mole del Landmark Tower de Yokohama, desde donde podemos disfrutar de espectaculares vistas de los alrededores, Yokohama y Tokio. Tras comer, vuelta a Tokio y llegada a Harajuku… Frikeando en Omotesando por Kiddy Land, Bazar Oriental, etc… Y finalizando disfrutando de las tiendas y el ambiente en Takeshita, al igual que flipando con la gente y sus pintas. Desde aquí a Shibuya, el que es sin duda mi barrio favorito de Tokio… Cruce de Shibuya, Hachiko, Love Hotels, restaurantes, tiendas, centros comerciales… Gente, movimiento, luces, leones, pantallas gigantes… por todos lados. Vuelta al alojamiento, ducharse, cambiarse, y de nuevo a Shibuya para disfrutar de su locura y ambiente nocturno: cena, Gaspanic y fiesta en Womb hasta la mañana siguiente. Un gran y largo día para finalizar Japón y Tokio.

Bueno, comienza el penúltimo día y quizás el más largo y más cansado de todos. Muy largo por todo lo que hicimos, y cansado lógicamente al llevar ya muuucho cansancio acumulado y muchos kms en nuestras piernas jeje, este día no iba a tener pérdida…

El día anterior fue “agridulce”, en el sentido de que no nos salió como estaba planeado… y nos “obligaba” a trasladar todo lo que no habíamos hecho al día de hoy, por lo que iba a ser maratoniano.

Nos levantamos muy prontito, para variar, había que aprovechar bien el día, ya con bastante cansancio en nuestras piernas como decía, nos costo diox y ayuda xD. El día estaba nublado, aunque tenía pinta que fuera a levantar a lo largo de la mañana. Nos duchamos tranquilamente, nos vestimos, cogimos las mochilas y demás, y dejamos el ryokan. Nos dirigimos a Chidoricho para, previo transbordo, llegar a Shinagawa, donde cogeríamos el tren hasta Kamakura. Por el camino, como siempre, aprovechamos para parar en un combini y coger algo de comer (hamburguesas varias xD) y unos van houten de chocolate 🙂 Era prontito, pero ya vimos en el tren destino Kamakura que iba a haber bastante gente, como en todos lados en Japón; había muuuchos escolares, bastantes occidentales…

En Kamakura teníamos varias opciones, según el recorrido que quisiéramos hacer. El más lógico es empezar la ruta desde la Estación de Kita-Kamakura, e ir “bajando”. Pero como preveíamos que, a pesar de que era pronto, íbamos a encontrar bastante gente, decidimos empezar “al revés”, e ir primero a ver el Gran Buda Gigante. Por lo tanto, nos bajamos en la Estación de Kamakura… donde nos dimos cuenta que, mucha gente, parecía haber pensado hacer el mismo recorrido que nosotros jeje. Es una estación muy pequeñita, y realmente nada más llegar te das cuenta, de lo “antiguo”, tradicional y auténtico que es Kamakura: primera capital y centro neurálgico del país en el s. XII, Kamakura se mantiene hoy como una pequeña cuidad costera tradicional… obviamente nada que ver con sus vecinos Yokohama o Tokyo. Aquí en la estación, debíamos esperar un pequeño tren (que luego veríamos que iba pintado con motivos japoneses y de colores, muy gracioso jeje) de la compañía privada Enoden. Tras esperar 10min y otros pocos minutos más de trayecto, llegamos a la parada que nos correspondía: Hase. Aquí, con ayuda de los mapitas que siempre llevábamos y siguiendo a la marabunta, fuimos a nuestra primera para del día: el Templo Hase.

Un complejo sencillamente impresionante, merece la pena sin duda su visita. Famoso por la estatua de Kannon con once cabezas… imagen que se encuentra en otro edificio del complejo, siendo la escultura de madera más grande del país. También había una pequeña sala habilitada como museo, y otra sala con figuras de diversas deidades y de Benten, una diosa hindú adoptada por el budismo. También aquí, desde un pequeño mirador, se veía la costa de Kamakura, con su playa y las pequeñas casitas de tejados multicolor.

En este momento el sol estaba empezando a salir de entre las nubes, y ya se notaba un poco más el calorcito…

Ahora sí, ya nos dirigíamos al Gran Buda, apenas unos 10min andando desde donde estábamos. Reitero que era todavía relativamente pronto pero estaba llenísimo de gente, especialmente escolares y bastantes occidentales como nosotros. Y ahí al fondo se adivinaba, se iba viendo según te acercabas…
el ¡¡¡Gran Buda de Kamakura!!! No es el más grande el país, pero realmente impresiona de una forma brutal… quizás es el hecho de estar al aire libre en un espacio abierto, y no dentro de un templo en sí. Sólo mirarlo infunde respeto y paz… un lugar obligatorio a visitar y, sin duda, una de las imágenes más famosas del país. A la derecha estaban “colgadas” de la pared, las “sandalias de Buda”
jeje, eran curiosas de ver.

Pagamos el pequeño precio que valía penetrar en el interior de la estatua, un precio simbólico, pero que merecía la pena… Poder estar dentro del Gran Buda, era una sensación única y, obviamente si habías llegado hasta aquí, tenías que hacerlo, aunque realmente no hay nada que “ver”, sólo el interior hueco, la estructura, estar un par de minutos y salir… ya que no paraba de entrar y salir gente, y los niños moviéndose por todos lados. Después, sacamos las fotitos de rigor con Buda e hicimos varias compras en los puestos de la entrada al complejo (un par de estatuillas, llaveros, postales, etc…). Nuestra visita al Gran Buda había terminado… y la impresión había sido muy buena, sinceramente, quizás nosgustó más que el Gran Buda de Nara.

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

Ahora nos dirigimos de vuelta a la Estación de Hase, y de aquí a la Estación de Kamakura. Íbamos a hacer el circuito “inverso”, aunque nos tocara ir cuesta arriba. Iríamos desde Kamakura hasta la Estación de Kita-Kamakura, donde ya desde allí, iríamos luego a Yokohama. Aquí en la estación, hicimos una pequeña parada para reponer fuerzas, comprando unas cervezas y unos pinchitos de yakitori en uno de los puestos que había por aquí, donde nos atendieron unas amables señoras. Una vez llenamos un poquito el buche, continuamos…

El trayecto era bastante animado… ya que había bastante gente haciendo las mismas rutas, incluidos muchos turistas japos. El sol ya estaba pegando fuerte, así que entre la caminata y el calor había que ir parándose por las vending machines para ir reponiendo fuerza con zumo de cebada. Según íbamos “subiendo” dirección Kita-Kamakura, todos los templos y santuarios a visitar quedaban a mano
derecha, aunque había que ir desviándose e ir subiendo por diversas calles hasta llegar a ellos.

El primero de ellos era el Santuario Tsurugaoka Hachimangu; el más importante de Kamakura, fundado en 1603, bastante apartadillo, pero no dejaba de ser un agradable paseo por la zona. Continuamos hasta el Templo Kencho, el templo zen más importante de la ciudad, del s. XIII, dándonos otra vueltecita por los alrededores y el propio complejo en sí. Si no recuerdo mal, aquí había unos wc públicos, a los que entramos para hacer nuestras necesidades después de los líquidos ingeridos jeje… mi hermano llevaba el planning con la ruta en papel, y se la dejó en el baño, luego según nos dirigíamos al siguiente templo, a los 10min, nos dimos cuenta que nos lo habíamos dejado allí, pero obviamente desistimos de volver hacia atrás… Aunque no dudo que, si hubiéramos vuelto, seguiría ahí.

Y como iba diciendo… nos dirigíamos al Templo Engaku, ya cercano a la Estacion de Kita-Kamakura y a “pie de calle” prácticamente, es decir; no había que desviarse tanto del camino principal paralelo a la vía. Es un centro de culto budista, aunque casi todo esta reconstruido y no es original, era el templo más “simple”, arquitectónicamente hablando, de los visitados hasta ahora en Kamakura.

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

A nivel general, y al igual que indicaba la guía de Rumbo a Japón; Kamakura era una ciudad eminentemente samurái, espartana y simple, todo lo contrario que Kioto, y eso se nota en su arquitectura en comparación con un Kioto mucho más “noble”. No obstante, te deja un muy buen sabor de boca la ciudad de Kamakura en general y todas sus visitas ya que, como indicaba al principio, sigue pareciendo una pequeña ciudad costera tradicional, pero con una amplia historia e importante legado. Y así, llegamos a la Estación de Kita-Kamakura, esperamos el tren y nos dirigimos hacia Yokohama

Nuestro destino era la zona de Minato Mirai, para ver todo el área del puerto y subir a la Landmark Tower. Nos hubiera gustado visitar el barrio chino, el Museo Marítimo, el Museo del Ramen… al menos para hacernos una pequeñísima idea de Yokohama que, no olvidemos, es la segunda ciudad más grande de Japón. Pero sabíamos que por tiempo iba a ser totalmente imposible, así que nos tendríamos que conformar “sólo” con la Landmark Tower.

Llegamos a la Estación de Yokohama, aquí teníamos que hacer transbordo en la Tokyo Minato Mirai Line… pero no nos aclarábamos. Empezamos a mirar para todos lados, dar vueltas, mirar todos los paneles… pero no encontrábamos dónde narices se cogía esa línea para ir hasta Minato Mirai. En esto que se nos acercó un salaryman, debería tener mi edad más o menos. Muy amablemente nos preguntó en inglés si necesitábamos ayuda, a lo que le dijimos que queríamos ir a Minato Mirai, pero no sabíamos por dónde teníamos que ir. El chico se puso a pensar, a mirar para todos lados… y nos dijo que le siguiéramos unos cuantos metros… nos indicó por dónde debíamos ir y la línea que teníamos que coger ahí un poquito más adelante… Le dimos las gracias con amplia reverencia por su amabilidad y hacia allí nos dirigimos :).

Sin mas complicación llegamos por fin a Minato Mirai, tanto esta estación como la de Yokohama se nota que son nuevas… amplias, luminosas… ¡¡¡grandes!!! (cómo todas xD). Salimos a la superficie y fichamos rápidamente la Landmark Tower, como para no verla jeje, es el edificio más alto de Japón con 296m de altura. En frente de donde habíamos salido, había otro edificio altísimo con una mega antena, de alguna compañía de tv parecía ser, aunque no recordamos el nombre. También había más edificios construyéndose. Toda esta zona está edificada y levantada en terreno ganado al mar, todo muy gris y “feillo”… carreteras, oficinas…

Según nos íbamos acercando a la LT parecía cada vez másss y másss grande… ¡¡¡y es que es sencillamente enorme!!!, no ya por su altura, sino por el hecho de que es una mole… No digo tampoco que sea bonita, ni mucho menos, pero es espectacular, ver esa mole ahí en medio, tan “cuadrada”, sin ninguna forma redondeada… ¡¡¡impone! Llegamos y buscamos la entrada. Realmente las primeras plantas del edificio están formadas por otros mega complejos, centros comerciales y demás. Había bastante gente que iba a subir a la torre también con nosotros, ningún occidental. Subíamos hasta el mirador de la planta 69 (de 70), según entras, antes de llegar al ascensor, ves varias maquetas y fotos del edificio, y en comparación con otros edificios de Japón, como el Gobierno Metropolitano en Shinjuku, etc, para que veas la diferencia de altura.

Aquí el día se había puesto bastante nublado, aunque no hacia frío ni niebla, esperábamos tener buenas vistas desde arriba… ya que en nuestras anteriores subidas a miradores (Shinjuku, Tokyo Tower…), apenas habíamos visto nada debido al mal tiempo. También tenían expuesto el Record Guinnes que avala el ascensor donde íbamos a subir, ya que es el más rápido del mundo: ¡¡¡750m por minuto!!!, impresionante jeje, y sí se nota, nada más meterte en el ascensor y la chica darle al botón, aquello sube a toda leche, notas la velocidad y la presión en el cuerpo y cómo se te taponan los oídos. Nada más abrirse las puertas, varias señoritas te dan la bienvenida al “jardín del cielo”, como se llama el mirador :).

Un mirador de 360º con unas vistas impresionantes… aunque estaba nublado, no había niebla, y se veía todo perfectamente, menos el Fuji claro jeje, para eso se necesita un día muuucho más claro, ni pudimos ver el Fuji ahora ni estando en el mismo :S En fin… bajo y frente a nosotros veíamos el Nippon Maru (un barco de vela anclado), y el Museo Marítimo. También el Cosmo World (un parque de atracciones con una noria gigantesca de 100m de diámetro) y, frente a nosotros; el Pacífico Yokohama, un complejo de edificios… cuyo edificio más llamativo y espectacular tiene forma de vela. Hacia el este estaba la Terminal Marítima de Yokohama, diseñado por un arquitecto español. Más a lo lejos se divisaba el Estadio de Fútbol de Yokohama, donde se jugó la final del Mundial de Fútbol FIFA 2002. En fin, en resumidas cuentas: unas vistas espectaculares que no hay que perderse bajo ningún concepto.

Viendo que íbamos ajustaditos de tiempo, para variar, y para no tener que dar vueltas buscando algo para comer que nos interesara, decidimos comer algo en el pequeño restaurante que había aquí, algo caro y sin mucha variedad, pero suficiente para meterse algo al cuerpo, eso sí, con tranquilidad y unas cervecitas obviamente :).

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

Una vez comidos, cogimos el ascensor para bajar… pero al bajar no te deja en el mismo lugar de partida, sino unas plantas antes, directamente en el centro comercial jeje, bien montadito, para que según bajes te quedes a hacer compras 😛 Nosotros ya íbamos surtidos y con el tiempo justo, así que pasamos del centro comercial jeje. Salimos a la calle y volvimos a la estación. Toda la mañana se había pasado volando entre Kamakura y Yokohama, ya habíamos comido y ahora nos dirigimos hacia el lugar que nos iba a ocupar toda la tarde: ¡Harajuku y Shibuya! La verdad, nos dio bastante pena no poder dedicar más tiempo a Yokohama y dejarnos tantas cosas por ver o, al menos, poder realizar un paseo por la bahía o subir a la noria para poder sacar fotos al anochecer con todo iluminado… pero bueno, ¡otra vez será! :).

En unos 45min llegamos a Harajuku y salimos de su estación, tan conocida después de haberla visto en infinidad de fotos. Nada más salir había hordas de gente por la calle, mucha gente joven, una pantalla gigante, la tienda Snoopy… Decidimos bajar primero por Omotesando, y luego subiríamos por Takeshita. Pasamos el Centro Comercial Omotesando Hills, tiendas de Dior, Luois Vuitton, etc, etc… hasta que llegamos al Kiddy Land. Aquí ya con tranquilidad estuvimos un buen ratito visitando todas las plantas jeje. ¡¡¡Nos queríamos llevar todo!!!, había algunas frikadas impresionantes… mogollón de muñecos rábano, cerditos… en una tv echando una película con tíos disfrazados de verduras luchando… cosas surrealistas jeje. Aquí me quedé con ganas de comprar un par de cosas, que luego me arrepentí: un Caballero del Zodíaco, y una maqueta de Optimus Prime… ufff, eran guapísimas. Ya digo… nos queríamos llevar todo. Aunque no encontramos lo principal que íbamos buscando, y mira que era raro que no lo tuvieran aquí; queríamos un Domokun gigante jeje, pero nada, no tenían :(.

Después de la horita larga que nos tiramos aquí, seguimos calle abajo hasta llegar al Bazar Oriental. De todo y barato, otro buen ratito que estuvimos aquí metidos… comprando algunos regalitos (pañuelos de seda, un par de kimonos, etc…), todo productos típicos japoneses con precio muy ajustado,
merece la pena visitarlo, seguro que algo comprarás. Al salir decidimos dar media vuelta y volver, aunque no pudimos resistirnos el pasar otra vez por el Kiddy Land a ver si hacíamos alguna compra adicional jeje, pero por no gastarme más pasta al final no me compré el Optimus Prime, o un juego de Dragon Ball que ya teníamos fichado, que se conecta directamente a la tv para jugar.

Cada vez había más gente en la calle (era Viernes), y ya era por la tarde, especialmente gente joven y bastantes turistas. Volvimos hasta un cruce anterior donde en una esquina tenían una pantalla gigante, ahí giramos a la derecha, ya que habíamos visto al bajar varias tiendas de ropa de deporte, ¡y nos teníamos que comprar la camiseta de la selección japonesa!, así que este era el momento jeje. Los precios son exactamente igual que aquí, estuvimos viendo varias tiendas (algunas exclusivas de Adidas y otras de Nike), hasta que al final nos la compramos en la última que entramos, era un pelín más barata y tenían más variedad… especialmente de equipos y selecciones europeas. Yo me compré la primera equipación y mi hermano la segunda, otros 60€ por camiseta jeje. Recuerdo que en la misma acera había un puesto de perritos calientes, teníamos algo de hambre, pero decidimos esperar a llegar luego a Shibuya.

En frente ya teníamos Takeshita, así que subimos por ella… Increíble, sin palabras jeje. Cada tienda más rara y extravagante que la anterior… lo que hemos visto en decenas de fotos. La calle estaba petadísima de gente joven, aunque no nos cruzamos con ningún turista, mira que es raro. Gente con plataformas imposibles, vestidos imposibles, peinados imposibles… había de todo y para todos los gustos. Nosotros íbamos con los ojos abiertos andando despacio mirando para todos lados flipando con las pintas de la gente jeje, aquí en España es casi impensable ver determinadas pintas. Casi no entramos a ninguna tienda, íbamos mirando y si veíamos desde fuera algo que nos gustara pues entrábamos, aunque ciertamente la mayoría de la ropa que se vendía no es algo que yo me pondría jeje. También es cierto que, como en todos lados, había más ropa para mujer que para hombre, y la de tío era muy “andrógina” jeje. Pero realmente merece la pena pasarse por aquí y ver el ambiente y la ropa, es “otro mundo”.

No olvidemos que Japón, Tokio y, más concretamente algunos barrios como Takeshita, son zonas punteras de la moda “joven y atrevida”, no sólo en Japón, sino en todo el mundo… muchas tendencias que han acabado triunfado en Occidente han salido de aquí. Curioso es que en una de las tiendas, fuera en la parte lateral dando a un callejón, tenían camisetas de fútbol falsas, réplicas vamos, es el ÚNICO lugar en donde yo encontré algo falso en todos los días que estuve en Tokio, aquí no se llevan las falsificaciones

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

Salimos por el otro extremo de la calle, casi enfrente de Harajuku, entramos, nos montamos en la línea de JR, y en 5min estábamos en nuestro siguiente destino del día: ¡¡¡Shibuya!!! 😀 El barrio más joven y con más fiesta y movimiento de Tokio (subjetivo), aquí se entiende lo que son las aglomeraciones urbanas jeje. Y… ¿quién no adora Shibuya?, es una puta pasada.

Ya era tarde, empezaba a anochecer, y Viernes además… fue toda una odisea salir de la Estación de Shibuya, no he visto más cantidad de gente en mi vida, era imposible andar. Pudimos tardar fácilmente 15min en salir a la plaza donde está la Estatua de Hachiko y aquí ya era algo bestial la cantidad de gente que había. Nos hicimos un hueco entre la gente hasta llegar a la estatua en la que, curiosamente, no había nadie sacándose fotos con ella jaja, solo adolescentes y estudiantes esperando a sus amigos para salir de fiesta :). Así que llegamos nosotros tan panchos, y nos pusimos en medio a sacar unas fotitos. Luego nos apartamos un poco hasta la barandilla con un par de cervezas que compramos, y nos limitamos a tomárnoslas tranquilamente disfrutando del paisaje urbanita… Impresionante la cantidad de gente que había y cruzaba a la vez los pasos de cebra del famoso cruce de Shibuya… aquel que habíamos visto tantas veces en fotos, en documentales, en mangas y animes, en Lost In Translation cuando lo está cruzando Scarlett y luego sube al Starbucks. Esas pantallas gigantes emitiendo noticias, anuncios y vídeos musicales (a veces se sincronizaban las 3 pantallas gigantes y emitían el mismo vídeo a la vez), esos neones, esas luces, ese ruido ensordecedor… ¡Tokio en estado puro!, una pasada como decía, sin duda en este momento Shibuya se convirtió en mi “barrio” favorito de Tokio

Los dos con los ojos como platos, observando y mirando todo. Hubo un momento, mientras nos estábamos terminando la cerveza, que un tío que estaba al lado nuestro nos habló en español, nos había escuchado hablar… y nos preguntó de dónde éramos… él era suramericano, aunque no recuerdo de dónde… era un personaje un poco extraño…

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

En fin, decidimos empezar la “visita” por la zona jeje, tiramos hacia adelante, cruzando el cruce de Shibuya, dirección al 109, rodeados de gente, ruido y neones. Tiendas por todos lados, no sabíamos dónde entrar, porque queríamos entrar en todos lados jeje. Un poco más adelante, vimos un edificio completo dedicado a música: Tower Records si no me equivoco, así que decidimos entrar y subimos a la planta destinada a música electrónica. Aquí estuvimos un buen ratito, ya que tenían bastantes “rarezas” y, aunque lo puedas encontrar en el Emule… no es lo mismo que comprarse esos cd’s aquí in situ jeje, compramos algo de Carl Cox, Ken Ishii, Dave Clarke… Recuerdo también que en la entrada tenían un cartel de una fiesta en un garito; el Warehouse Tokyo… una fiesta del sonido underground madrileño, con djs de Madrid: Chus y Ceballos, Dimas, etc… nos hizo gracia verlo allí :).

Se nos pasó el tiempo volando, aquí estuvimos un buen ratito… Decidimos salir, y dar una vuelta por Shibuya, lo poco que nos daba tiempo claro, ya que se nos estaba haciendo tarde, ya era de noche. En una de las calles paralelas, había un cartel gigante en la fachada de un edificio, de Ronaldo… y cerca, otro de Ronaldinho. Las calles estaban a rebosar de gente, nosotros nos dedicamos a dar una vuelta por los alrededores y decidimos volver para la estación. Al pasar de nuevo por la plaza de Hachiko había más gente aún jeje.

Shibuya es brutal en todos los sentidos, para mí sin duda es mi lugar favorito de la ciudad como decía, y creo que es el “ejemplo” de lo que es y lo que nos puede ofrecer Tokio :D.

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

El camino de vuelta hasta el Kangetsu os lo podéis imaginar: reventados en el tren y metro y echando cabezadas, ya que hasta Chidoricho teníamos un buen trozo, y un par de transbordos entre medias. Nada más bajarnos de la estación pasamos por un combini a por algo de comer y de beber… nada “fuerte”, simplemente algo para picar, ya que íbamos a cenar luego en condiciones… cogimos unos pinchitos de yakitori y poco más, todo aderezado con sus latas de cerveza de litro, Kirin en este caso xD. Lo comimos tranquilamente viendo la tv. Luego, mientras mi hermano se duchaba, yo fui al ordenador con Internet de recepción, a mirar el correo y los horarios de los trenes para mañana ya que, aunque ya los tenía mirados, quería ver más posibles combinaciones. Luego volví para la habitación y me duché yo. Íbamos a habernos pasado por los baños comunes y el rotenburo como el día anterior, pero no queríamos quedarnos empanados jeje, así que decidimos ducharnos en la habitación, cambiarnos e irnos.

Nuestro próximo destino era de nuevo… ¡¡¡Shibuya!!!, para salir de fiesta jejeje. Nuestra idea original era haber salido 3 noches, mínimo 2 de fiesta en Japón. Pero era imposible… si querías mantener el ritmo y seguir más o menos el planning, no te podías permitir salir de fiesta y estar sin dormir reventado, así que las 2 veces anteriores no lo pudimos hacer (una en Kioto y otra en Tokio en Roppongi). Pero eso sí, esta última noche era sagrada, ya planificada desde el principio, ya que íbamos a ir a uno de los clubes de música electrónica más respetados a nivel mundial, que no es otro que el Womb. Además, también habíamos elegido esta noche y este garito en concreto porque pinchaba hoy Ken Ishii :). Por lo tanto… vueeeeeelta de nuevo a Shibuya, sobando en el trayecto, ya éramos como los japos jeje.

Al llegar, salimos de nuevo por la salida de Hachiko, había menos gente congregada en la plaza, pero más gente en general por la calle… era Viernes noche, la gente estaba de fiesta :). Serían aproximadamente las 23:30, y ya veías a algún japonés (jovencitos y no tan jovencitos), dando tumbos por las aceras con un pedete considerable… Nuestra idea era ir a cenar al restaurante
de Jackie Chan en Shibuya
. Lo teníamos localizado en el mapa que llevábamos, no tenía pérdida, y lo habíamos visto en fotos, así que lo teníamos que encontrar… Una experiencia única, poder comer en el restaurante de uno de tus ídolos jeje. Experiencia que no pudo ser, ¡¡¡debido a que el restaurante ya no existía!!! :(. Hicimos el recorrido dos veces, mirando las calles paralelas, fijándonos bien (tienes que pasar por el Mc Donalds con las patatas gigantes en la fachada), pero nada… el lugar donde debía estar era otro restaurante… es decir, que había cerrado 🙁 Lástima, esto nos hizo perder tiempo, y no pudimos cenar ahí lógicamente :(.

Decidimos otra cosa en el mismo momento… habíamos visto el Gaspanic de Shibuya calle atrás, así que optamos por buscar algún sitio para comer que estuviera cerca, tomarnos las primeras birras en el Gaspanic, y luego dirigirnos hacia el Womb. Después de dar un par de vueltas, viendo los restaurantes que había en la zona… entramos en un pequeñito local donde comías en la barra. Tenía buenos precios, ramen, gyozas y Asahi… así que… ¿para qué queríamos más? jaja. La verdad es que dentro hacía bastante calor, por la cocina, todo eran japos, varios de ellos salaryman cenando… y quién sabe si después se irían para su casa o se quedarían por aquí y buscarían compañía para algún love hotel de la zona… xD. Pedimos exactamente lo que buscábamos: un par de “raciones” de gyozas, unas Asahi y ramen variadito jeje. Recordamos la cena con claridad… sentados al final de la barra, en un pasillo estrecho, con calor, donde éramos los únicos occidentales… y con nuestra última cena en Japon, era un momento para recordar y hacer algo de balance…no

En fin, terminada la cena, nos dirigimos al Gaspanic… un antro cutre, muy cutre. Flanqueado en la puerta por dos seguratas de color enormes, bajas unas escaleras y te encuentras con un garito pequeño, viejo y cutre. Todo el mundo que había dentro se conocían entre ellos, nosotros éramos los extranjeros, los gaijines, nunca mejor dicho jaja. Había japos y bastantes personas de raza negra, pero un ambiente casi familiar. Nos pedimos unas cervezas… yo una Coronita, que, lógicamente al ser cerveza de importación, me costó el triple de lo normal jeje. En todos los Gaspanic, debes estar bebiendo continuamente, si no te echan, literalmente. Como no tengas tu copa en la mano te la quitan, o hacen el amago de quitártela para que te la bebas rápido y pidas otra consumición, a mi hermano se lo hicieron y le miramos con cara amenazante como diciendo “¡¡¡ni se te ocurra tocar la cerveza!!!” jeje. No obstante, el garito no nos había molado en exceso, así que no nos íbamos a tomar ninguna más… Además, posteriormente llegaron un par de occidentales… uno de ellos con un pedo monumental, y casi hay movida dentro del garito, los puertas le sacaron fuera… Y es que hay cosas que nunca cambian, ni aquí ni en el otro lado del mundo jeje.

Pues bien, llegaba la parte “fuerte” de la noche… ¡¡¡vamonos al Womb!!! 🙂 Teníamos un mapita imprimido de la web para ubicarlo, y nos dirigimos hacia allí. Empezamos a pasar por las calles donde se centra toda la movida… gente joven, fiesta, garitos, clubs, discotecas, occidentales, gente con malas pintas… como en cualquier otro lugar jeje. La cuestión es que no encontrábamos exactamente la calle donde estaba el Womb… empezamos a dar vueltas y vueltas pos los alrededores y, sin darnos cuenta, llegamos a la zona de los Love Hotel de Shibuya. Calles con menos luz, más estrechas, neones indicando los hoteles con nombres sugerentes… aunque sin embargo sin llamar demasiado la atención a la vez, entradas pequeñitas y coquetas, como para que te las pases sin darte cuenta, a no ser que los vayas buscando, o vayas buscando ese en concreto. Zona muy curiosa cuanto menos.

También nos cruzamos con varias parejitas que era obvio que iban a hacer uso, o lo habían hecho ya, de alguna de esas habitaciones extravagantes y frikis de alguno de esos hoteles jeje. Aunque era prontito todavía… Seguíamos dando vueltas, ya perdidos completamente, y sin encontrar el Womb… “qué raro” pensábamos… o el mapa está mal o nos hemos saltado alguna/s calle/s. Así que decidimos volver hacia atrás y rehacer el camino, o al menos encontrar algún punto de referencia para situarnos, como alguna de las calles principales que aparecían en el mapa, o bien situándonos respecto a alguna de las otras discotecas que habíamos pasado y que ya anteriormente yo también había buscado en Internet para informarme de su situación.

Pero nada, más vueltas y no dábamos con la sala… Al final, decidimos preguntar a 3 chicas que pasaban por la calle, las cuales estaban tremendísimas, aunque demasiado fashion para mi gusto: mucho maquillaje, mucho tacón, mucho postizo, etc… ya sabéis con las japos jeje. Preguntó mi hermano, enseñándoles el mapa. Después de dudar y preguntarse entre ellas unos segundos nos hicieron señas para que las siguiéramos, así hicimos… Pasamos por una calle con varios garitos por donde ya habíamos pasado anteriormente un par de veces, ellas se quedaban ahí (estaban poniendo salsa arrrggghhh), y mediante señas nos indicaron que el Womb estaba a la vuelta a mano derecha, en la paralela, o eso entendimos. Nos despedimos dando las gracias y su correspondiente reverencia, lástima que no se
vinieran con nosotros… Seguramente en esa discoteca “ligaríamos” más que donde vamos a ir jeje, pero no es eso lo que buscábamos, necesitábamos un poco de bombo y nuestra ración electrónica xD.

Seguimos las indicaciones de las chicas, aunque por esa calle pensábamos que habíamos pasado ya, o no, teníamos nuestras dudas… Una calle bastante oscurilla, pero no veíamos nada… ¡¡¡hasta darnos de bruces con el garito!!! Tiene una entrada muy pequeñita, y pone WOMB también en pequeñito. ¡¡¡Normal que te lo saltes!!!, si no fuera porque vimos a dos puertas fuera y un par de personas más que salían y abrieron la puerta ni te das cuenta… bien bien, ¡¡¡esto sí es un club!!! jaja. No recuerdo exactamente qué hora sería… quizás las 2 aprox.

Entramos, un pequeño pasillo, y una mesa con una taquilla, ahí te cobran jeje. Pagamos el importe y el chico nos pidió algún documento acreditativo para comprobar que éramos mayores de edad. Sin problemas, llevábamos el pasaporte encima, se lo enseñamos, comprobó que, efectivamente, teníamos unos cuantos añitos más y para adentro jeje. Había otro pasillo más largo, lleno de taquillas (coin lockers). Una gran idea… en lugar de tener ropero y tener que esperar cola… metes lo que quieras en la taquilla y te olvidas, sin prisas y sin colas, aquí en Madrid podían hacer lo mismo… Al lado de las taquillas una vending machine con cervezas… ¡¡¡otra buena idea!!!, si no quieres estar esperando o prefieres la cerveza de lata… sencillamente la coges aquí y te olvidas. Bueno, la sala tiene 3 plantas… aunque la 2ª y la 3ª no las vimos hasta pasado un ratito, ¡¡¡no sabíamos por dónde se subía!!! jaja, y era al final del pasillo donde están las taquillas y la vending machine, hay unas escaleras que subían. Primeramente nos quedamos en este planta… house americano, con el dj pinchando a pie de pista, sillones, mucha luz, la música no muy alta… Al principio no nos cuadró, es decir, pensábamos: “el Womb no puede ser sólo esto, es muy comercial, mucha luz, la música demasiado baja, poca gente…”, ¡hasta que nos dimos cuenta que había que subir! jaja. Aquí había mucho rollete fashion y varios occidentales. Pedimos un par de cervezas, y te las servían en vaso de plástico… un poco cutre para el precio al que te las cobran… Estuvimos aquí un ratito, viendo el ambiente, bebiendo tranquilamente… y luego ya nos subimos.

La 2ª planta es la importante jeje… una pista no muy grande, pero suficiente, con la cabina a un par de metros de altura mirando hacia la pista, columnas alrededor con pasillos y dos barras, con escaleras para poder subir/bajar por ambos lados de la pista por los laterales aparte de la principal, todo pintado en negro… y lo más importante: ¡un sonido bestial!, alto y nítido, como debe ser jeje. Subimos a la última planta, justo en la entrada estaban los lightjockeys, y estaban grabando la actuación con una videocámara. A mano izquierda un pequeño hueco, a mano izquierda una barra y continuaba con un pasillo. El espacio no era muy grande, y tampoco había mucha gente, además… estaban poniendo dance comercial y música pop. Esta sala estaba “cerrada” lógicamente, insonorizada, ya que si no se confundiría con la sala principal, mediante paneles transparentes, como ventanas. Aquí nos tomamos un par de copas/cervezas, tranquilamente… y luego nos bajamos a la pista y a desfasar jeje.

Nos metimos entre la gente, el 99% japos, aunque había algún gaijin suelto, el típico occidental flipao que va buscando movidas y va de chulito… sin camiseta, todo puesto, sudoroso, acercándose a todas las japas… en fin: asqueroso. Ahora estaba pinchando el dj residente… techno contundente y elevado de bpm’s… y mi hermano y yo botando jeje. Sacamos varias fotitos en el interior, pero estaba prohibido… sí, está prohibido sacar fotos dentro del Womb. Hasta 3 veces vino el segurata a indicárnoslo…

Luego decidimos guardarla, ya que no queríamos que nos la quitaran o que nos echaran jeje, ya que el segurata nos tenía fichados. Poco a poco según avanzaba la noche, avanzaban las copas jeje, cada vez más gente, pero aun así se estaba a gusto… todos los japos súper desfasados jeje, aunque era extraño… pero no se veía a nadie fumando en el interior. Por fin llegó la hora de Ken Ishii, que fue recibido por su público con todos los honores jeje, y comenzó su sesión… aunque, sinceramente, fue mucho menos contundente que la sesión del residente. No obstante, no fue impedimento para seguir la fiesta desfasando jeje, nos pusimos en primera línea, enfrente de la cabina, junto con un grupo de japonesas, y a bailar :). Cada poco tiempo íbamos al baño a vaciar nuestras vejigas, y a por otra cervecita jeje.

Después de un ratito, fuimos a dar otra vuelta por la planta de arriba, otra vez a la planta de abajo… Ahora sí que había mucha más gente aquí, y todos los sofás ocupados, el dj había cambiado. Mi hermano fue a comprar una cerveza a la vending machine, y justo cuando le iba a dar al botón… un japo to tostao con un pedo brutal que se iba para todos lados se chocó contra mi hermano e hizo que diera a otro botón distinto… cogiendo otra cerveza (no recuerdo cual, una rarísima… con sabor a manzana o algo así que estaba asquerosa), a lo que mi hermano se mosqueó lógicamente y le dijo un par de palabras… Pero claro, con lo tostao que iba y en español… cómo que se iba a enterar, ni se dio cuenta que le había empujado… y había sido sin querer claro, pero bueno… por desgracia estos personajes te los encuentras en todos lados. Nos quedamos un ratito en esta pista… y volvimos a la sala principal a continuar la noche.

Otra anécdota “graciosa” fue en los baños… fuimos al baño de la 2ª planta, y al momento entró un segurata y empezó a llamar a la puerta de uno de los lavabos, alguien estaba dentro y no abría… el segurata empezó a golpear más fuerte, vinieron otros dos y abrieron la puerta… dentro un tío pedísimo medio tumbado en el wc que no se tenía en pie, hecho polvo… le cogieron entre 2 y se lo llevaron, a la calle supongo, vaya pedo llevaba el colega jeje. Poco a poco el alcohol y el cansancio iban haciendo mella en nosotros… así que sobre las 6 aprox decidimos irnos, todavía seguía pinchando Ken Ishii. Nos quedó muy buen recuerdo del garito, no vimos ni una movida, gente de todo tipo, y el haber estado en uno de los clubes más reconocidos a nivel mundial, buena forma de acabar la última noche en Japón :).

Según bajábamos hacia la Estación de Shibuya, se nos acercó una “señorita de compañía” jeje. Ya se nos habían acercado antes, cuando al principio de la noche estuvimos por la zona y nos dirigíamos al Womb. Ya sabíamos de qué iba la historia, así que yo no la hice mucho caso y continué andando, pero le pilló a mi hermano por banda, pasándole el brazo por el hombro y poniéndose a su lado jeje… a lo que nosotros dijimos en japo y en inglés que no teníamos dinero y que iba a ser que no jeje, eso sí, bien guapa que era… a la caza del guiri borracho. Según íbamos bajando se nos acercaron otras dos más… Por fin llegamos a Shibuya… pero estábamos taaan reventados que pasamos de coger metro, decidimos coger un taxi, pagar lo que sea y que nos llevara hasta Gotanda, y luego desde ahí ya iríamos en metro… Y así fue, cogimos el primero que vimos, le indicamos… y a los 2min estábamos sobados los dos. Lo siguiente que recuerdo es el taxista diciendo: “mister, Gotanda… mister, Gotanda”… era como en esas ocasiones que oyes voces, ruidos, que te están hablando… mientras tú estás medio dormido, pero no sabes si es real o no jaja… por fin me desperté y me incorporé, desperté a mi hermano, que no se había enterado de nada, pagamos, nos bajamos y nos sentamos en un banco al lado de la estación, con unos yakitoris que compramos… No sé ni cómo estábamos en pie, estábamos sencilla y totalmente reventados

Hicimos un esfuerzo para levantarnos y cogimos el metro hasta Chidoricho, yo dando cabezadas cuidando de no sobarme en exceso, ya que nos podíamos pasar de parada, y no era plan jeje. Por fin llegamos… subimos la cuestecita hasta el Kangetsu y, ya, totalmente de día, y derrotados completamente, entramos en nuestra habitación, pusimos el despertador y caímos en el futón, el sueño fue inmediato.

Un buen día para despedir nuestra última, brutal e intensiva jornada completa en Japón… en breve era hora de irse…

Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc). Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).Día 12: Japón (Kamakura: Gran Buda, Santuario Tsurugaoka, Templos Hase, Kencho y Engaku, etc. Yokohama: Minato Mirai con Landmark Tower, etc. Tokio: Harajuku con Omotesando y Takeshita Dori, etc. Shibuya con Cruce, Hachiko, Love Hotels, Gaspanic, Womb, etc).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc… Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

6 comentarios

  1. has abandonado el blog? 🙁

  2. es muy raro, en algunos blogs sale lo de la contraseña y en otros no… no te agobies, seguiremos esperando esos dias 🙂

  3. Uff, el tablon de mensajes se "ralla" y no se donde sale el user y pass que te pide, vaya tela…en fin, blogger no para de darme problemas, y ademas estoy liadillo…tengo varios post preparados, solo me falta terminar uno y publico. A ver si la semana que viene que tengo unos dias libres lo hago…

    Saludos.

  4. Q tal va el blog..? tienes que tener algo raro por ahi, cada vez que entro me salto algo de contraseñas, no se si sere el unico,
    saludosss

  5. Que tal compi, todos los bloggeros que hemos ido a Japon o tienen previsto ir conocemos tu blog y vuestros dos viajes a Japon jeje, creo que en un par de ocasiones he escrito en tu blog. Me pasare por el foro 🙂

    Saludos.

  6. uhmm bonito blog, es la primera vez que entro..

    bueno, ante todo perdón por el comentario Offtópic voy a hacer un poco de Spam.

    He Abierto un foro. uno de esos gratuitos, asi sencillote. En el he 3 subforos un offtopic, uno de videojuegos y otro que trata entre otros temas de Viajes a Japón y sus viajantes (esta frase es correcta??) asi como todo lo poviniente de Japón (Manga, anime, musica). Se puede postear incluso sin estar registrado, no pretende ser un foro demasiado profesional..

    El caso es que como este blog trata muchos temas de Japon e incluso Videojuegos… Al ser un foro estaria bien que nos encontrasemos unos cuantos blogeros (y visitantes) para comentar cosillas curiosas compartir experiencias, videos, fotos y ayudar a otra gente.. bueno no se, es una idea..

    esta es la dirección:

    http://VMGun.crearforo.com

    de momento esta un poco vacio.. a ver que tal…

¡Deja un comentario!