Home / Asia / Día 11: Tailandia (Phuket con Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc).
Día 11: Tailandia (Phuket con Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 11: Tailandia (Phuket con Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc).

Contenido estructurado del post

Visitar, qué ver y qué hacer, en Tailandia (Phuket con Karon, Kata y Patong Beach).

Día 11 – 14.05.07: Tailandia (Phuket, Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 11 – 14.05.07: Tailandia (Phuket, Karon, Kata y Patong Beach). Tras levantarse y ducharse, al Aeropuerto. Un vuelo corto de apenas una hora nos separaba de Phuket, al que llegamos lloviendo, y tras otra hora en taxi llegamos hasta nuestro hotel en Karon Beach. Tras hacer el checkin, y dado que no podíamos ir a la playa, comimos en el hotel. En cuanto paró un poco salimos a recorrer la zona, pasando de Karon a Kata, recorriendo tiendas, garitos y restaurantes. Tomamos unas cervezas, nos conectamos en un cyber, y, tras dar muchas vueltas y perdernos, pudimos volver al hotel a descansar y cambiarnos. A continuación, ya de noche, cogimos un tuk tuk hasta Patong Beach donde, tras cenar en un Subway, comenzamos a flipar con el ambiente: ruido ensordecedor, gente por todos lados, luces epilépticas, comida, alcohol, vendedores ambulantes, relaciones de restaurantes y garitos, prostitución y prostitutas por todos lados, transexuales, personajes de todo tipo ofreciéndote ir a un combate de thai boxing, espectáculo de ping pong, o directamente con catálogos de mujeres desnudas… todo en un entorno mezcla de locales y turistas con mucho borracho, mucha gente joven, mucho viejo asqueroso, e inclusive familias con niños… Surrealista. La noche se fue de garito en garito tomando cervezas, mientras conocíamos chicas (aka prostitutas), y no parábamos de ser agobiados por éstas: tocándonos, agarrándonos, metiéndonos mano y manoseándonos sin contemplación ni control. Una auténtica locura.

Nos despedíamos de Chiang Mai… Nuestro vuelo hacia Phuket salía a las 12:50, así que teníamos tiempo… Con tranquilidad, nos levantamos, yo el último… ya que estaba reventado del día de ayer, me acosté bastante tarde, y si a eso le sumamos mis problemas para dormir… En fin, me duché, preparé la maleta y demás, pero ya no me daba tiempo a desayunar :'(. Una vez en recepción, entregamos las llaves y pedimos transporte al Aeropuerto de Chiang Mai. Éste como ya indiqué, se encuentra situado a menos de 15min de donde estábamos, así que el trayecto era cortito y llegábamos con tiempo suficiente. Facturamos y pasamos los diversos controles (para variar me pitó y me tuvieron que revisar de arriba abajo xD). Aquí aprovechamos tranquilamente para dar una vuelta por las pocas tiendas que había (es un aeropuerto muy pequeño), y coger unas patatas y algo de picar, hasta que abrieran nuestra puerta de embarque.

Se nota que íbamos a Phuket, había bastantes turistas esperando con nosotros jeje, incluidos los típicos guiris que llevan calcetines negros hasta la rodilla con las chanclas xD. Hubo un momento que se nos acercó una chica tailandesa, jovencita, muy guapa, vestida de “ejecutiva”… parece ser que pertenecía al aeropuerto o tal y estaban pasando una especie de encuestas en papel sobre diversas cosillas, pero no teníamos ganas de ponernos a rellenar papeles jeje, así que amablemente decidimos pasar :).

Por fin abrieron la puerta de embarque y procedimos a subir al avión. Ahora viajábamos en este vuelo interno con Thai Airways, una de las mejores compañías aéreas del mundo. Aunque era un vuelo interno y lógicamente los aviones son distintos, siguen siendo cojonudos, al igual que la atención del personal de a bordo. Ángel y yo íbamos juntos, y Javi y Edu detrás. Frente a nosotros en la mitad del pasillo una pantalla gigante, donde te mostraban la localización gps y demás. Despegamos puntuales… y al poco de despegar, nos dieron de comer :), la verdad es que no me lo esperaba, ya que en vuelos internos tan cortitos dentro del mismo país, es raro que te den de comer, pero la Thai es la Thai :). Si no, me hubiera pedido algo de la carta, ya que no había desayunado y tenía bastante hambre jeje.

El vuelo se desarrolló sin más… Mientras el avión comenzaba el descenso (y con ello mi dolor de oídos), íbamos acercándonos a la costa de Andaman y a Phuket… viendo pequeñas islitas o sencillamente macromoles de rocas en medio del mar, cerca de las costas, con una pequeña bruma… el paisaje desde el avión era espectacular. Aterrizamos sin ningún contratiempo y a la hora indicada. El Aeropuerto de Phuket es igual de pequeñito que el de Chiang Mai… Lo primero que nos encontramos fue bastante “desagradable”… y es que estaba nublado y llovía un poco :(. Ya sabemos que en estas zonas es habitual, no sabemos cuánto podía durar y nos podía joder nuestros días de playa… así que a ver.

No era temporada de lluvias, al menos en esta zona (ahora era temporada de lluvias en la zona de Krabi), pero con el cambio climático (que no calentamiento global) ya se sabe jeje, y parece ser que teníamos una borrasca en nuestra zona en estos días… En fin, recogimos las maletas y pillamos algunos folletos turísticos. También se podían contratar taxis aquí, pero decidimos salir fuera a ver lo que había… y esto era un hervidero jeje, mogollón de turistas, gente por todos lados, representantes de hoteles y alojamientos, y taxis a saco diciéndote que montaras con ellos jeje. No había otra forma de transporte… así que, después de hablar con varios taxistas intentando conseguir el precio más barato y diciendo dónde estaba nuestro hotel, al final conseguimos uno a buen precio…

El Aeropuerto de Phuket está a una hora de nuestro destino, o más si pillas tráfico como nos pasó a nosotros. Reseñar que Phuket es una isla en la zona sur de Tailandia, apodada “la perla del sur”. Es la isla más grande, rica y visitada de Tailandia y, casi podríamos decir en parte, de todo el sudeste asiático (sin contar una Isla-Estado como Singapur). Zona conocida mundialmente por sus playas, su fiesta, su “caché” (aunque aquí están los mejores complejos turísticos de Tailandia, hay para todas las categorías y bolsillos), y también mundialmente conocida, por desgracia, por el catastrófico tsunami del 2004 :’(. La capital es Phuket, y luego hay muchas zonas turísticas y de playa alrededor de toda la costa… algunas de las más conocidas son Patong Beach (centro neurálgico de la fiesta y el turismo), Bang Thao, Kamala, Kata y Karon Beach, las Islas Similan, etc, etc, etc…

Nosotros íbamos a la zona de Karon Beach, situada entre Kata y Patong. El trayecto en sí fue un coñazo, ya que había bastante tráfico e íbamos cansados, intentando dar alguna cabezada. Por fin, después de hora y pico, llegamos a nuestro destino, ya sabíamos que estábamos en la zona de Karon y Kata por los carteles, los hoteles, las tiendas… había bastante movimiento, nos íbamos fijando para reconocer los lugares y el camino para poder movernos luego jeje. El taxi nos dejó en la puerta del hotel, donde salió el personal a recoger nuestras maletas y subirlas a recepción. Ya estábamos en el Hotel Karona Resort & Spa, un recomendado alojamiento, barato, bien situado y con unas instalaciones muy correctas (aunque tuvimos un “problemilla” el último día), aquí tenéis una review del mismo ;).

Una vez realizado el checkin con dos chicas muy amables, nos llevaron a nuestras habitaciones, estaban una al lado de la otra, comunicadas por una puerta. Tranquilamente sacamos las cosas y descansamos unos minutos. La primera impresión del hotel era buena como indicaba: habitaciones grandes y espaciosas, con el techo de madera como si fuera una cabaña, y el baño muy bien, el más grande que habíamos tenido hasta ahora… Se nota que esto era un complejo de playa, y nos había salido a un precio muy baratito ;). Estamos en temporada baja, y se nota, ya que apenas había nadie en el hotel, estaba todo desierto… Todas las habitaciones y los distintos complejos están rodeados de naturaleza por todos lados, todo verde, y dos piscinas a dos alturas distintas… También hay un centro de spa y tal, pero vamos, ni lo pisamos jeje. Al lado de la recepción había una tienda de ropa, para hacer trajes a medida, algunas mesas y bancos para sentarse, y un stand para contratar excursiones. Detrás de la recepción hay un bar y restaurante, y al lado del mismo servían el buffet… eso sí; bastante escaso. El hotel no está en primera línea de playa, pero sí a 2min andando, es decir: al lado, apenas bajar la calle vamos.

Bueno… como estaba lloviendo, por desgracia, y teníamos un hambre que da calambre, fuimos a comer, y decidimos comer en el hotel. No había nadie más, sólo nosotros, aunque también es cierto que ya era bastante tarde, serían las 17 pasadas… Primero unas cervecitas para abrir apetito y luego pedimos ya algo sólido jeje. Al ser hotel, los precios están un poco hinchados para la media, y la comida, más allá de carta y cocina tailandesa, era bastante occidental en general, con mucho sándwich y hamburguesas varias, pero todo muy bueno ;).

Comimos con tranquilidad, y aunque todavía llovía, sí lo hacía con bastante menos fuerza, así que fuimos a la habitación a por la mochila y pasta, un paraguas y a dar una vuelta por la zona. Otra cosa no podíamos hacer… estaba lloviendo, nublado y hacía mal día, así que no podíamos ir a la playa :(. Obviamente, es a donde primero nos acercamos, pero sólo para echar un vistazo, nada de bañarse jeje. Según sales del hotel a mano izquierda, bajas la calle, a la derecha había un campo de fútbol muuuuy verde que nos tentó en varias ocasiones para echar unos pelotazos, y enfrente teníamos la playa… La verdad es que al estar así nublado con este mal día, y no haber absolutamente nadie era un poco triste :(, había un oleaje tremendo también…

Debido a todo esto, nuestra primera impresión al salir del hotel fue: “joder, sí que es temporada baja… esto está todo matado” (como digo, nuestra primera impresión, esto no era así en la realidad como comprobamos por la noche xD). Una vez en el paseo marítimo, nos dirigimos a nuestra izquierda (dirección Patong), vimos varias tiendas y centros de masaje… pero todos cerrados (qué raro). Luego volvimos a girar a la derecha subiendo por una calle que parecía más interesante donde había de todo… aunque curiosamente casi todo estaba cerrado igualmente… y era debido a que parece ser que había ocurrido un corte de luz según nos comentaron más tarde; algunas tiendas sí estaban abiertas, pero no tenían luz, quizás por alguna tormenta anterior o algún generador que había petado… ya que calle arriba sí tenían luz.

Aprovechamos que vimos un cajero, para que Edu y Javi sacaran pasta, que ya hacía falta jejeje. Y nada, seguimos calle arriba viendo la zona (al menos había dejado de llover, o sólo chispeaba). Tiendas, restaurantes, centros de excursiones y de ropa a medida (están por todos lados), entramos en varios para ir mirando precios para la excursión que íbamos a hacer de las Islas Phi Phi, etc… Aunque había muy poquita gente y toda la zona estaba poco animada como decía la verdad. Seguimos andando subiendo una carretera, aquí ya se veían más casas particulares y residenciales, pasamos por un cyber y Javi y Edu decidieron quedarse, ya que querían mirar el correo y pasar fotos. Yo todavía tenía espacio en las tarjetas, y Ángel y yo preferimos ir a dar una vuelta y ver más tiendas, así que nos separamos y quedamos a las 20:30 en el hotel…

El caso es que dimos una vuelta bestial, acabamos bastante lejos al “otro lado”, es decir; ya en la zona de Kata Beach. Aquí había más movimiento, pasamos por varias calles y avenidas con tiendas abiertas, restaurantes, algunos pub, etc… Nos entretuvimos mirando varias tiendas, aunque la ropa no era nada interesante… aquí casi todo eran réplicas de marcas (Custom, Levis, Diesel, etc, etc…), o auténticas, para peña con más pasta (eso sin contar las tiendas de ropa a medida, que se contaban por decenas). Al final pasamos a un cyber también xD, me conecté yo 10 minutillos de nada para mirar el correo y un par de webs, y mientras Ángel miraba un par de agencias que había cerca para el tema de las excursiones y actividades. Luego estuvimos analizando las mismas y los precios que le habían ofrecido… esto ya era otra cosa, y nos pedían en una de ellas algo lógico y normal (según había leído en guías y foros), y no la burrada que nos habían pedido en las primeras que miramos…

En fin, lo hablaríamos con el resto y lo pensaríamos. Seguimos caminando, con no muy buena orientación la verdad, no teníamos claro dónde estábamos ni dónde estaba nuestro hotel, pero al menos íbamos entretenidos viendo tiendas y demás jeje. Vimos un par de restaurantes guapísimos, alguno de ellos venía reseñado en la Guía Lonely Planet Tailandia que llevaba, preciosos… incluido el Dino Park, restaurante conocido en la zona y bastante turístico, estaba petado de gente y familias con los niños, en la entrada tenían un elefante pequeñito al que podías tocar y con el que podías sacarte fotos, pobrecito realmente, se veía que estaba hasta las pelotas…

Más adelante, descubrimos un pequeño pub a pie de calle llamado “Café del Mar”, sólo por el nombre teníamos que entrar jeje. Es un garito muy pequeño, con apenas 6 mesas, más otras dos a la entrada, con asientos de piedra y rodeado de diversa vegetación. La decoración es minimalista, con luz tenue y música chillout bajita. La mesa en la que nos sentamos era un acuario, tal cual jeje, y debajo de tu copa veías a los peces :). En fin, nos tomamos un par de cervecitas aquí y continuamos para el hotel, ya que se iba acercando la hora a la que habíamos quedado…

Ya era completamente de noche, y había algo más de animación por las calles… pero nosotros empezamos a dar vueltas y no teníamos claro qué dirección seguir, más o menos teníamos claro para dónde era, pero preguntamos un par de veces y no tenían ni idea… Incluso una vez preguntamos en un restaurante japo y nos mandaron en dirección contraria… así que a dar la vuelta de nuevo. Nos metimos por una calle oscura y a la derecha… y llegamos a un hotel, que era parecido pero no era el nuestro jajaja. Hasta que por fin nos iluminamos y empezamos a ver algo que nos sonaba, seguramente al venir en el taxi, y como sabíamos que era en esa dirección pues seguimos, ya encontramos el paseo marítimo y por fin llegamos al hotel jeje. Vaya paliza a andar, y llegábamos media hora tarde…

Lo gracioso es que Javi y Edu no habían llegado todavía, llegaron unos 15min después, ellos también se habían perdido y habían estado dando vueltas como nosotros xD. Descansamos un ratito tirados en la cama viendo la tv, había canales de pago y por satélite y emitían muchas películas actuales sin cortes, aunque con una calidad bastante mala. Luego tranquilamente nos duchamos, nos vestimos y nos fuimos… Hoy tocaba salir por Patong Beach, el mayor lugar turístico de Phuket a nivel de ocio y fiesta, y uno de los principales lugares de prostitución en Tailandia :S.

Salimos del hotel y bajamos hasta el paseo, no pasaba ningún taxi… así que cogimos un tuk tuk. El precio ya está pactado, según donde vayas pues así te cobran, sólo es necesario saberlo de antemano para que no te cobren de más. Y nada, ¡¡¡nos montamos y para Patong!!! :). El viaje no es largo, apenas 10min, bordeando el mar, subiendo por una pequeña montañita con algunos tramos bastante empinados y viendo restaurantes y diversos hoteles de lujo de la zona en primera línea de playa.

Al entrar en Patong ya todo es inconfundible y no hay pérdida jeje: gente por todos lados, luces por todos lados, tráfico y ruido por todos lados… Patong es la fiesta, la perversión, el sexo, el ruido, la playa, los turistas, el alcohol, el caos total y absoluto… y el “descenso a los infiernos”, todo en estado puro, como Benidorm (salvando las diferencias) pero multiplicado por mil xD. El tuk tuk nos dejó a la entrada de la calle Th Bangla, digamos el “centro” del ocio, donde está toda la movida. Lo primero era buscar algún sitio para cenar… Justo al lado de donde nos dejó el taxi, había una casa de cambio, y Ángel aprovechó para cambiar los últimos euros que le quedaban y que no había cambiado todavía. Y enfrente, cruzando la calle, había un Subway… a mí me encantan sus bocadillos jeje, así que se lo dije a los demás, que nunca lo habían probado, y decidimos cenar ahí, obviamente, a un precio más barato de lo que te cuesta un Subway en España. Después de atendernos una chica muy maja y cenar, nos dirigimos a la calle en cuestión, a recorrerla, y sus alrededores, e ir echando un vistazo para hacernos un poco con la zona y ver dónde nos metemos, aunque yo llevaba el nombre de varios garitos recomendados por la Guía Lonely Planet Tailandia y que se supone estaban en esta zona.

En fin, fue entrar en la calle y empezar a recorrerla y comenzar a flipar… Se mezclaban las tiendas de ropa típicas para turistas con los garitos, los turistas jóvenes y en grupito buscando sexo y alcohol, con matrimonios y niños… vendedores ambulantes con prostitutas, travestis y transexuales ofreciéndote cualquier servicio y lanzándose sobre ti a saco, relaciones de garitos ofreciéndote unas copas o “espectáculos de ping pong” con otros relaciones ofreciéndote sexo y enseñándote fotos de las mujeres desnudas… Todo aderezado con un ruido ensordecedor y gente por todos lados jeje, no apto para gente muy tranquila… La calle es peatonal lógicamente, al menos por la noche. Llegamos al final de la calle, y tanto a izquierda como a derecha continuaban los garitos y las marabuntas, justo a la derecha había un pequeño pabellón donde realizaban combates en directo de thai boxing. Una puta locura…

Volvimos calle arriba a ver dónde nos metíamos, habíamos visto el Tiger, que es uno de los garitos más grandes y recomendados en las guías referentes a ocio en Patong. Mientras, por la calle nos seguían acosando a saco jeje. Miramos también en un par de calles perpendiculares, que también había más garitos, restaurantes y tal… En una de ellas, según habíamos avanzado un poquito, empezamos a ver “chicas” fuera de lo normal, es decir: demasiado altas y corpulentas, pero de lejos jeje, en cuanto se nos acercó la primera, directamente nos dimos la vuelta jeje, habíamos entrado en la calle de los transexuales, y como que no xD. Dimos media vuelta y decidimos meternos en el Tiger. Es un garito enorme, formado por dos plantas, con una cabeza de tigre en la entrada en la parte superior que da la bienvenida. En la parte superior se puede tomar algo con vistas a la calle y es más tranquilo… mientras que la parte inferior a pie de calle, es un compendio de pasillos con barras y terrazas independientes, con su propia música y su propio diseño…como si fuera un mercadillo en la calle, pero de copas, un food court de alcohol y prostitución vamos jeje.

(Como dije en el post anterior: a partir de este momento omitiré muuuchos detalles xD).

Nada más entrar, ya comienzas a flipar jeje… O era muy pronto o quizás debido a que era Lunes (esto último más bien), había “pocos” turistas… pero tooodo lleno de chicas, sólo había un par de guiris sueltos por ahí (que parecían conocer a gente de los locales, exceptuando en la calle a la entrada del garito, que sí había unos cuantos más, parece que solo nos atrevíamos a entrar nosotros jeje), las camareras, y decenas de prostitutas repartidas por todos lados, cada garito tenía las suyas jeje, te iban llamando, tocando y agarrando para que te fueras con ellas y te quedaras en su barra. Al final nos decidimos por una que parecía ser más tranquila y que no tenía muchas prostitutas jeje, más que nada para que nos dejaran tranquilos, era súper agobiante, aunque si estás en la barra hablando y bebiendo no te suelen decir nada ni acercarse (si acaso al pasar te tocan el culo xD), pero en cuanto te levantas, o te mueves, o vas al baño o algo… van a por ti a saco, vamos, que te da miedo levantarte xD.

Aquí nos pedimos varias cervecitas y estuvimos hablando tranquilamente, al menos las camareras eran majas y el resto de prostitutas nos dejaron algo tranquilos jeje. No voy a hablar mucho más de tema… la verdad es que es lamentable tener que hablar de ello, pero me preguntan tantas personas acerca de estos aspectos… Pero sinceramente, es increíble la cantidad y el nivel de prostitución que hay en Tailandia en general y esta zona en particular. Ya me lo habían dicho y lo había leído en foros y guías, pero ninguno de nosotros nos imaginábamos que iba a ser tan bestial (y eso que Ángel y Edu ya habían estado en Río de Janeiro y lo habían sufrido, pero aquí es muchísimo peor).

En concreto, tanto yo como mis compis se dieron cuenta de esto… hay dos cosillas que les llama mucho la atención a las chicas allí (algo bastante común en toda Asia en general): llevar barba (debido a que la mayoría de la gente va afeitadita, y los tailandeses tienen poco pelo en el cuerpo, asiáticos en general vamos), y llevar peinados “fuera de lo normal”, como yo jajaja, así revuelto de punta, con mechas y un mechón largo… estas dos cosas iban triunfando reiteradamente con las mujeres del lugar jaja, que no paraban de tocarme el pelo y el mechón, o de acariciarme la barbilla xD, era muy curioso… y yo “aguantando claro”, aquí no triunfas de esa forma (obviamente, y más allá de la prostitución), eres uno más del montón, no te hacen ni puto caso vamos xD. En una ocasión al ir al baño Ángel y yo casi no salimos vivos al recorrer los apenas 30 metros que separaban el baño del lugar en el que estábamos sentados jeje, nos agarraban, tocaban y manoseaban sin parar y sin control, algo exagerado, parecía que te iban a secuestrar… En fin, muy fuerte…

Después de tomar aquí varias rondas nos levantamos para salir e irnos a otro garito. Nos costó un poco salir debido a que no nos dejaban tranquilos y nos iban agarrando jeje, pero bueno, lo conseguimos :). Una vez fuera preguntamos a un par de chicas que estaban vendiendo tabaco por un garito que venía reseñado en la guía y no parecía estar mal, pero no nos supieron decir :(. Decidimos ir calle abajo, y al final entramos en el Tai Pan, llamados por las relaciones jeje. Típica discoteca, un local grande, con música dance muy muy comercial y a un volumen importante… es decir; lo que estábamos buscando en ese momento jaja, lástima que la música fuera tan comercial no obstante.

Nada más entrar, ves camareras y relaciones por todos lados, todo chicas con camisetas amarillas, que si quieres te llevan y te sientan en mesa, y luego te atienden ellas, o bien vas a tu bola como hicimos nosotros a la barra y pides :). El local estaba bastante lleno, había de todo: bastantes turistas de todas las edades (incluidos viejos en busca de sexo fácil… asqueroso y vomitivo), autóctonos y, como
siempre, prostitutas por todos lados. Y nada, a pedir cervezas y a moverse por la pista a ver cómo estaba el tema jeje. En apenas 1min comenzó de nuevo el acoso y derribo… nosotros buscando e intentando encontrar chicas “normales”, sencillamente para poder hablar o mantener una conversación “normal”, pero no… todo lo que veíamos y nos entraban eran prostitutas :(. Algunas cosas curiosas que hacen, cuando te quieres escaquear y dices que te vas al baño, por ejemplo, es sujetarte ellas la copa, para que tengas que volver a ellas de nuevo jeje. Eso sí, ellas no beben nada, aunque las quieras invitar… y, obviamente, cuidadito con dejar tu consumición en manos ajenas

Estuvimos cerca de 2 horitas aquí, tomando copas, y conociendo chicas, sobretodo Ángel y yo, hasta que pregunté y nos dijeron que eran prostitutas, diciéndome el precio y si me iba con ella, así que pasamos del tema jajaja, aunque se querían quedar con nosotros y demás (comportamientos también muy habituales, muchas son estudiantes o no se dedican a ello, pero se sacan un “extra”, ellas deciden con quién, y si no quieres nada o/y no quieres pagar, si les molas se quedan contigo…). Javi y yo nos cansamos del tema y nos salimos fuera… al rato salieron Edu y Ángel, con compañía, pero no queríamos que se vinieran con nosotros, que nos espantan a las demás jaja. En fin, la verdad es que había un poco de cansancio, así que nos fuimos a buscar otro sitio para tomar algo y luego pirarnos, aunque nunca sabes cómo se va a desarrollar la noche.

Preguntamos dónde estaba el Bananas, otro garito famosillo y recomendado, y nos indicaron. Está muy cerquita del lugar en el que estábamos en ese momento, a apenas 3min, en el paseo marítimo. Pero al igual que casi todos los garitos por aquí, cerraba pronto (otra cosa son los que queden abiertos o quedarte en la calle a beber), había que pagar, y estaba lleno de tíos, y la música no era de nuestro agrado… así que a pesar de ser un garito grande y recomendado, decidimos dar media vuelta. Al final nos metimos en una pequeña cervecería en la calle principal, aunque apenas nos dio tiempo a tomarnos la birra, ya que cerraban… Por lo tanto decidimos coger un tuk tuk y volver para el hotel.

Justo donde nos había dejado el tuk tuk que nos trajo, ahí habían varios parados, esperando a clientes, pero te pedían más de lo “pactado”… no son listos ni nada jeje, así que nosotros después de hablar y hablar y decirles que sólo íbamos a pagar los 200baths pactados por este recorrido, accedió a llevarnos :). Y nada, de vuelta al hotel hablando sobre lo acontecido esta noche, habíamos flipado con Patong jeje, y volveríamos próximamente, eso seguro, para salir de fiesta es la caña, aunque hay que tener estómago…

Nada más subir a la recepción del hotel, vimos que no había nadie, sin embargo dejaban las llaves de las habitaciones fuera, ahí en recepción, para que cuando llegaras la cogieras… Algo que no vimos ni medio normal, joder, cualquiera puede entrar, coge la llave, va a tu habitación y te roba todo lo que tengas… mucha confianza parece que tenían aquí, a pesar de que el hotel nos encantó, sí es cierto que hubo un par de detalles que no nos gustaron nada… En fin, fuimos a nuestras habitaciones, y aquí Edu se dio cuenta de que le faltaba dinero en la cartera, no es que fuera una gran cantidad, pero sí suficiente para pillarse un mosqueo, después de pensarlo, cree que el billete se le pudo caer al suelo en el último garito que estuvimos, al sacar él la pasta para pagar una ronda y no nos dimos cuenta ninguno… En fin, cosas que pasan, mejor perder eso que no documentación o la cámara por ejemplo :(.

Nos metimos en la cama, vimos un rato la tv y a sobar… ¡Un buen y largo día de tiendas y fiesta!

Día 11: Tailandia (Phuket, Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc). Día 11: Tailandia (Phuket, Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc). Día 11: Tailandia (Phuket, Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc). Día 11: Tailandia (Phuket, Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc). Día 11: Tailandia (Phuket, Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc). Día 11: Tailandia (Phuket, Karon y Kata Beach, etc. Patong Beach con discotecas Tiger, Tai Pan, etc).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc… Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

2 comentarios

  1. Phuket debe ser la ostia, me alegro que os lo pasarais bien, a mi ya te dije me encantaria ir a Tailandia, aunque el tema prostitución si te soy sincero, me esta echando un poco para atrás, jaja, no se, no mola eso de salir y que sean todas asi…en fin…
    Gran crónica como siempre, muy detallada e interesante
    un saludo, cuidate

  2. Ya weno,a mi tampoco me mola eso,pero al rato ya te has acostumbrado,y al segundo dia eres uno mas 🙂 Phuket se sale,segun donde vayas hay de todo…tranquilidad,fiesta,algunas de las mejores playas del mundo,buceo…Es uno de los grandes destinos del turismo mundial.A ver si termino los dias que me quedan jeje.

    Saludos y gracias por tu interes 🙂

¡Deja un comentario!