Home / Asia / Día 11: Japón (Kioto: Estación Central, etc. Tokio: Chidoricho, Akihabara, etc).
Día 11: Japón (Kioto: Estación Central, etc. Tokio: Chidoricho, Akihabara, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 11: Japón (Kioto: Estación Central, etc. Tokio: Chidoricho, Akihabara, etc).

Visitar, qué ver y qué hacer, en Japón (Kioto, Tokio).

Día 11 – 18.05.06: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 11 – 18.05.06: Japón (Kioto, Tokio). Tocaba dejar a preciosa e histórica Kioto… ¡pero volvíamos a Tokio! Tras desayunar, shinkansen y llegada a Yokohama… Al no poder dejar el equipaje en las taquillas, tuvimos que irnos sin poder visitar la ciudad. Llegamos a Tokio, una señora nos acerca hasta nuestro ryokan, tardamos un buen rato en poder realizar el checkin con la señora de 85 años que nos atendía y sólo hablaba japonés, comemos en un local auténtico y tradicional con “alguien de la yakuza”, y nos vamos hasta Akihabara. Tiendas y tiendas y compras y más compras en el paraíso de los frikis y cualquier aficionado a la animación japonesa, videojuegos (incluida Mr. Potato) y electrónica en general… Quedamos con mi amiga Kami y se nos une (y nos ayuda) con las compras. Tras ello, nos acercamos a un “izakaya de lujo” a cenar, picamos algo baratito y nos despedimos… Tras despedirnos de Akiba y cenar algo baratito en un 24h, nos vamos al ryokan y aprovechar el espectacular rotenburo con un baño al aire libre nocturno y bajo las estrellas.

El día de hoy nos salió un poco “rana” por distintas cosillas que nos ocurrieron, y no pudimos hacer lo que teníamos previsto. Hoy volvíamos a Tokio para pasar los dos últimos días antes de volver para Madrid. Antes de coger el shinkansen a Tokio, habíamos pensado en dejar las maletas en las taquillas de la estación e ir a visitar el bosque de bambú, pero estábamos muy cansados como para levantarnos más pronto todavía jeje, así que decidimos dejarlo para otra ocasión. Llegamos a la Estación de Kioto un ratillo antes de coger el shinkansen que previamente habíamos reservado, si no recuerdo mal, el primer o segundo día… ya que como teníamos los horarios de antemano, así podíamos desayunar tranquilamente.

Desayunamos en un restaurante que estaba a mano izquierda al final de la estación según entras por la entrada principal, antes de subir a los andenes. No había nadie, sólo nosotros, y tampoco había mucha variedad de platos sinceramente, pero bueno, suficiente para desayunar… Yo me comí un perrito con unas salsas “extrañas” y un vasito de té :). Aun así me quedé con hambre y me apetecía algo dulce xD. Cerca de la entrada, recordaba que había una pastelería, así que mientras mi hermano esperaba con las maletas, me acerqué a comprar algo. La mayoría de bollos eran “tradicionales”, es decir; “europeos” en general… Me compré un par de donuts, buenísimos, y vi que tenían churros, aunque no compré ninguno, parecían iguales que los nuestros, pero sin azúcar. Ahora ya sí, llegó la hora, cogimos el shinkansen y vuelta a Tokio…

Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc). Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc).

Nuestra idea principal según lo que teníamos planeado, era visitar hoy Kamakura y Yokohama o, al menos visitar una de ellas, que sería Yokohama (la zona del puerto Minato Mari, y si era posible el barrio chino), ya que de vuelta a Tokio, y debido a la zona donde teníamos el alojamiento (cerca de Shinagawa), pues pasaríamos por Yokohama, dejaríamos las maletas en taquillas y luego al volver las recogeríamos para ya sí, ir al ryokan, a nuestro alojamiento. Así que, una vez llegamos, nos dispusimos a bajar en Yokohama… Y he aquí nuestro grave error del día… a pesar de que lo habíamos mirado y preguntado anteriormente, y nos habían confirmado que sí había taquillas, coin lockers, apenas había unos pocos y todos estaban ocupados… A pesar de que nos recorrimos la estación buscando más y esperamos un rato a ver si cogíamos alguna libre… nada de nada, y claro… esto fue lo que nos hizo perder mogollón de tiempo.

Ya que viendo que era imposible, pues volvimos a reservar el próximo shinkansen para ir hasta Shinagawa, una vez aquí, hicimos transbordo hasta Gotanda, y de ahí a nuestro destino; Chidoricho. Se nos había pasado toda la mañana, ya era mediodía… Esta estación es muy pequeñita, en un barrio residencial, con casitas bajas y pequeñas, pequeñas tiendas, y pequeñas y estrechitas calles, todo muy auténtico ciertamente :). A pesar de que teníamos un mapa bastante claro para ir al Ryokan Kangetsu (del cual tenéis aquí una amplia review), que teníamos reservado, no fuimos por el lado correcto, el caso es que estábamos dando vueltas por las calles de alrededor pero no éramos capaces de encontrarlo… Así que decidimos preguntar a una señora. La verdad es que iba con algo de prisa, además con una mochila de colegio de un niño… Como no nos sabía explicar, nos hizo señas para que la siguiéramos, y eso hicimos… A pesar de que nos llevó en dirección totalmente contraria a la que ella iba, nos acercó hasta la mismísima puerta del ryokan después de más de 5min andando… ¡¡¡impresionante!!!, la amabilidad de los japoneses no dejaba de sorprendernos, en la vida algo así te van a hacer aquí en España… ¿acompañarte hasta el destino?, ni en sueños (y eso que yo lo he hecho eh xD), y si te pueden señalar mal lo hacen jeje.

Nos despedimos dando las gracias y reverencia de 90º jeje.En fin, ya estábamos en nuestro último alojamiento en Tokio… la verdad es que el lugar pintaba bastante bien, muy tranquilo, nuevo, y todo tal y como indicaban las fotos de su web y veíamos  según íbamos entrando… un ryokan en toda regla. Fuimos a recepción y preguntamos a la señora que había, una viejecita de al menos 85 tacos… y aquí tuvimos otro “problema”.

La señora no hablaba inglés (a pesar de ser un ryokan donde van muchos occidentales), y ella no paraba de hablarnos en japonés como si entendiéramos todo lo que nos estaba diciendo, y claro… nosotros poniendo cara de póker. ¡¿¡¿Es que no se daba cuenta de que no entendíamos nada de lo que nos decía?!?!, aparte, tardó casi 10min en encontrar nuestra reserva, enseñándonos una a una el resto de reservas que tenía a ver si reconocíamos nuestros nombres y apellidos… una locura, estuvimos a punto de mandarla a tomar por culo directamente, levantarnos e irnos, ya que nos estaba rallando sobremanera, es que joder… Una vez encontrada la reserva (¡por fin!), decidimos pagar con tarjeta de crédito, por si acaso, para no quedarnos sin pasta y tener que ir a un cajero, pero no nos dejaba pagar todo con una, sino que tenía que ser con las dos, la mitad cada uno; nos pedía las dos, la mía y la de mi hermano, para cobrarnos la mitad de cada una (¿?).

En fin, un espectáculo digno de verse… lo único que queríamos es que nos diera las llaves e irnos a la habitación. Nos acompañó a la misma, lógicamente, para decirnos cuál era, y durante el camino… no paraba de hablarnos en japonés de vete tú a saber qué… y nosotros seguíamos flipando. Por fin nos dejó en nuestra habitación y se marchó… ufff, qué pesadilla jeje, uno de los checkin más complicados de mi vida xD. Una habitación pequeñita, a pie de calle, pero en un edificio nuevo. Entramos al baño… y ¡oh!, ¡¡¡sorpresa!!!, ¡¡¡teníamos un wc limpia ojetes!!!, qué ilusión jeje… Y cómo no, ni haciéndolo aposta, pues entraron “ganas” de probarlo… no voy a entrar en detalle, pero es una experiencia jeje :P.

En fin… era ya tarde, y la verdad es que entre unas cosas y otras estábamos cansados… pero nos quedaba sólo medio día y el día siguiente para ver todo lo que nos faltaba :(. Había sido un revés importante el no poder visitar hoy Kamakura y Yokohama o, al menos, una de ellas. Pero bueno, así son las cosas… decidimos ir a comer, y aprovechar toda la tarde en Akihabara. Primeramente antes de salir del Ryokan, echamos un vistazo por el interior… en recepción tenían un portátil Sony Vaio con conexión gratuita a Internet que nos iba a venir de perlas, luego vimos las zonas comunes y de relax… y al otro lado estaban los baños públicos y el rotenburo para hombres (el de mujeres estaba en el edificio nuevo en la última planta).

Salimos del ryokan y aproveché para llamar a mi amiga Kami, japonesa que vive en Tokio y que habla español. Más bien español latinoamericano jeje, ya que tiene amigas suramericanas, y parece que estás hablando con una ecuatoriana jeje. Me comentó que salía de trabajar por la tarde y que podíamos quedar en Akiba… ¡¡¡así que perfecto!!!, quedé en llamarla luego a la tarde no obstante para concretar. Todavía teníamos pendiente de vernos, ya lo habíamos hablado días antes de venir a Japón, pero todavía no la había llamado estando aquí, y ya que hoy al final no íbamos a seguir el planning previsto, pues mejor quedar hoy…

Después fuimos calle abajo, hasta llegar a la estación. El ryokan apenas está a 5min de la Estación de Chidoricho, todo recto, no tiene pérdida, pero antes no habíamos ido por la calle correcta :(. Y empezamos a buscar un lugar para comer… dimos una vuelta por los alrededores pero no vimos nada que nos convenciera, así que volvimos hacia la estación. Justo aquí, haciendo esquina, habíamos visto antes un “pequeño” restaurante (pequeño por decir algo, era enano jeje, apenas una salita con una barra y unos taburetes en la misma), parecía súper cutre y muy muy de barrio jeje, pero bueno… estos lugares muchas veces son los mejores. Y como vimos que tenían ramen y gyozas… ¡¡¡pues para adentro!!! jeje.

Entramos… había una señora y un chico atendiendo y cocinando, y otro tío sentado en una de las esquinas leyendo el periódico… con unas pintas de yakuza que no os podéis imaginar, quizás no de yakuza, pero sí de mafioso (que para el caso es lo mismo xD). Es decir: pantalones negros, una camisa algo llamativa, y el pelo engominado hacia atrás, se le adivinaban algunos tatuajes… con una cara de chulo que flipas, quizás era eso nada más; un chulito de barrio jeje. Aun así, nos resultó llamativo… y el colega se dio cuenta de que nos habíamos fijado en él, ya que en un par de ocasiones se nos quedó mirando jeje. Salí fuera con la señora a señalar en la reproducción de los platos lo que queríamos: un bol de ramen, unas goyzas y unas biiru. Las gyozas estaban buenísimas, artesanales, ya que vimos como la señora las hacía con sus manos y luego las congelaba, y qué decir del ramen… para chuparse los dedos. Habíamos elegido bien, un buen sitio para comer y muy barato.

Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc).

Una vez terminamos de comer, fuimos de nuevo al ryokan, a ordenar un poquillo las cosas en la habitación y conectarnos a Internet. Al rato, decidimos que era hora de irse para Akiba :). Volvimos a la Estación de Shinagawa y ahí mediante la Yamanote de JR nos dirigimos hasta Akiba. Volvimos a entrar en algunas de las tiendas del primer día que fuimos, y luego, empezamos a ir por las perpendiculares, buscando más tiendas y chollos que pudiéramos encontrar y que no hubiésemos visto en la otra ocasión… Yo todavía iba buscando un par de películas (sí, soy cinéfilo xD) y aparte queríamos comprar unas PSP y una cámara digital para un colega de mi hermano… yo ya ni me molesté en ver videocámaras, total, sólo nos quedaba un día para irnos, era tontería jeje, aun así, en varias tiendas tenían de segunda mano y precios realmente buenos, por lo que las estuve mirando y preguntando, pero como decía; no me merecía la pena comprar una para un par de días, y menos sin tener garantía, así que decidí dejarlo y ya comprar en el futuro alguna en dvd o con grabación hd…

Dando vueltas, cerca de una de las salidas de la Estación de Akiba, subimos a una segunda planta de un edificio a mirar dvds en una tienda, aquí nos tiramos un buen ratillo, ya que, ¡por fin!, encontré las películas que andaba buscando… que no eran otras que la Edición Especial de coleccionista de “Shinobi” y de “1549”… aun así tenían muchas más películas que me quería llevar jeje, pero no había dinero para todo… Aquí sí pudimos pagar con tarjeta de crédito sin ningún problema :). Ahora nuestra búsqueda se centraba principalmente en las PSP, la cámara de fotos… ¡¡¡y encontrar la tienda de Mr. Potato!!!, aunque antes de esto entramos en otro edificio de varias plantas, cada uno dedicado a una cosa (en el que ya habíamos entrado la vez anterior), a comprar unos recuerdos que ya teníamos fichados..

Vimos bastantes ofertas interesantes de PSP’s, pero preferimos no comprar ninguna, ya que luego como habíamos quedado con Kami ella nos podría ayudar con el japonés. Dando vueltas… ¡¡¡de repente nos dimos de bruces con la tienda de Mr. Potato!!!, inconfundible jeje, aunque no había visto fotos de ella del exterior, solo al escuchar las musiquitas de bandas sonoras de videojuegos retro en 8 bits que salían de su ventana supe que era ahí antes de ver la tienda xD. Fichamos el lugar para volver luego más tranquilamente, y mientras, seguir viendo las tiendas de alrededores. Entramos en una que hacía esquina, de componentes informáticos y cámaras digitales, a echar un vistazo. Aquí mi hermano se quedó dentro y yo salí fuera a llamar a Kami para quedar a una hora en concreto y un lugar. Al entrar, veo que estaba hablando con… ¡unos españoles! jeje, un grupito de 3 españoles de Huelva (si no recuerdo mal), que también estaban de viaje por Japón y, cómo no, de compras en Akihabara jeje, fue agradable decir unas palabras en tu idioma (que no fuera entre nosotros claro jaja). De aquí nos fuimos al Sega Club que está enfrente de una de las salidas de Akiba, casi debajo del puente de hierro que cruza por encima de la calle principal. Habíamos quedado en la puerta de la entrada del Sega Club con Kami, no debería tardar más de 10min.

Y así fue, apareció y nos presentamos :). La verdad es que hablaba bastante bien español, la entendíamos y nos podía entender perfectamente si no hablábamos muy rápido. Ella no tenía prisa, solo tenía que ir a sacar dinero de un cajero y mirar algún móvil en alguna tienda Vodafone, ya que quería cambiar de móvil. Así que los 3 empezamos a dar de nuevo vueltas por Akiba a seguir mirando tiendas jeje. Primero fuimos a un par de tiendas donde habíamos visto unas PSP’s interesantes de precio, pero los carteles estaban en japonés y necesitábamos que ella nos ayudara. Éstas eran tan baratas porque eran por una oferta con conexión a Internet, por lo tanto sólo para residentes en Japón, así que las tuvimos que descartar, encontramos otras también bastante baratillas pero eran de segunda mano y no eran versión 1.5 o tenían algún toque, así que también las descartamos… Mientras, mi hermano seguía entrando en las tiendas libres de impuestos mirando cámaras y precios a ver si encontrábamos alguna realmente interesante…

Decidimos ir de nuevo a Mr.Potato… subiendo en un estrechito ascensor hasta las dos plantas correspondientes que ocupa la tienda… Ufff, el puto paraíso, todos los putos juegos que os podáis imaginar de consolas clásicas, la verdad es que no íbamos buscando nada en concreto, pero es que nos queríamos llevar la mitad de todo lo que había jeje, especialmente juegos de Saturn y de Dreamcast. De ésta última tenían muchos juegos que nunca han visto la luz fuera de Japón, juegos nuevos y que eran realmente caros, prueba de que la Dreamcast sigue estando muy bien considerada allí en Japón. Al final solo acabamos comprando unos llaveros frikis de consolas y personajes de videojuegos jeje… sinceramente, nos hubiera gustado estar varias horas ahí metidos mirando juegos para ver qué comprábamos, pero en el ratillo que íbamos a estar ahí no nos daba tiempo a ver todo… y comprar por comprar también es tontería.

Seguimos dando vueltas… y es que no te cansas de mirar, de ver… ufff, Akiba es el paraíso xD. Entramos en otra tienda dutyfree, y a mi hermano le convenció el precio de una cámara Sony, además el chico que nos atendió era suramericano y hablaba español, así que nos pudimos entender sin problemas jeje, pagamos y nos fuimos :). De camino a otra tienda donde vendían más consolas y videojuegos que ya habíamos estado anteriormente, paramos en una tienda Vodafone, ya que Kami quería echar un vistazo a los móviles para comprarse uno más adelante. Al ser Vodafone, tenían bastantes modelos occidentales, todos modelos 3G claro. Pero, lógicamente, al lado de los móviles exclusivos japoneses con sus cámaras de 5 megapixels, tv, etc, etc… eran ridículos jeje.

Ahora sí, nos dirigimos otra vez a la tienda… en la planta de arriba tenían juegos y PSP’s de segunda mano, encontré una 1.5 bastante bien de precio (la única que les quedaba), aunque tenía un pequeño toque en la pantalla… y yo soy muy especialito con eso, lo quiero todo perfecto. Aunque el dependiente me la sacó y la estuve viendo y probando, y me la iba a comprar, pero al final desistí y no la compré… Luego en la planta de abajo las vendían nuevas (lógicamente, versiones superiores), pero también a un precio muy muy bueno… pero yo sólo quería una 1.5 jeje. No obstante, mi hermano compró 2, para otros dos colegas que se la habían pedido, y comprar una nueva por ese precio… sólo se puede hacer allí, la mitad de lo que costaba aquí en España :).

Íbamos con bolsas y las mochilas repletas de compras jeje. Kami nos recordó que tenía que ir a un cajero a sacar dinero, así que fuimos a buscar uno ya que, como sabéis, en Japón apenas hay cajeros en las calles, y los pocos que hay, la mayoría tienen un horario concreto. Dimos varias vueltas y no encontrábamos ninguno, así que ella le preguntó a un hindú, o eso parecía, que estaba de dependiente en una tienda. Fuimos al lugar que nos indicó, algo apartado bajo unos edificios, pero apenas unos 5min andando. Según íbamos andando tuvimos un problema con la cámara de fotos… más bien con la tarjeta de 1giga que llevábamos puesta en ese momento, y es que, sencillamente: había petado :(. No sé qué demonios le había pasado a la tarjeta, pero había petado y daba error, no podíamos sacar fotos y el resto de tarjetas las teníamos llenas, así que nada, a tirar de fotos con el móvil…

En unos minutos llegamos al cajero, varios cajeros en un recinto cerrado, cajeros de la empresa de Correos japonesa. Pero cual fue nuestra mala suerte, que los acababan de cerrar hace 5min :(. así que Kami no pudo sacar dinero… Nos sentimos culpables la verdad jeje, y le pedimos perdón por entretenerla, ya que nos había acompañado toda la tarde y nos había ayudado con las compras y ahora al ir a sacar dinero que ella necesitaba ya habían cerrado :(.

Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc). Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc). Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc).Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc). Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc).

En fin, qué se le va a hacer… Decidimos ir a tomar algo y posteriormente irnos, ya que estábamos cansados y el día siguiente iba a ser matador. Entramos en el primer sitio que vimos, al lado de la salida de la Estación de Akiba que da a una plaza, en un edificio de restaurantes… no recuerdo qué planta era, pero parecía una cervecería o algo similar; un izakaya vamos. Nada más lejos de la realidad jeje, no hacíamos más que equivocarnos a lo largo del día. Era un restaurante de “alto standing” o eso parecía… estaba lleno a reventar, habitáculos individuales separados por una especie de mamparas, comías en el suelo en tatami, con palillos de “diseño” jeje, sisi, como lo leéis; súper mega fashion.

Viendo lo que había, pero ya que estábamos ahí, decidimos pedir sólo unas cervezas y algo para picar… ya que no era plan de cenar aquí y dejarse la tarjeta jeje. Junto con las cervezas, nos pusieron una “tapa” de diseño también jeje, una “piedra” (tal cual: una piedra), con una salsa que no sabíamos qué era, y patatas cocidas… Lógicamente, la patata la mojabas en la salsa y te la comías (no las piedras jeje), y bien buena que estaba :). Después de seguir hablando sobre nosotros y sobre Japón, y tomarnos las cervezas y picar algo, decidimos que era mejor irse… Pagamos nosotros invitando a Kami, ya que apenas tenía dinero al no haber podido sacar del cajero y por su amabilidad durante toda la tarde. También nos indicó que nos iba a traer un regalito, un recuerdo, pero que se le había olvidado… lastima, nosotros también la llevábamos un recuerdo y se nos había olvidado en el ryokan :(. Como detalle, típico de los japoneses, nos dio una tarjeta de visita, con sus datos para ponerse en contacto con ella, nosotros no teníamos… así que nada jaja. Nos fuimos para la Estación de Akiba y nos despedimos, cada uno tomando su línea.

Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc). Día 11: Japón (Kyoto: Estación Central, etc. Tokyo: Chidoricho, Akihabara, etc).

Por fin, después de ir echando cabezaditas en el metro, llegamos a Chidoricho. Pasamos por una tienda de 24h para comprar algo para la cena y nos fuimos para la habitación. Calentamos la comida en el microondas y cenamos. Luego nos cambiamos y nos pusimos el yukata, para ir a bañarnos al baño público y al rotenburo. Había bastante movimiento en el ryokan, la verdad es que había más gente de la que creíamos, incluidas un par de grupitos de japonesas guapísimas que estaban en nuestro mismo bloque… lástima que los baños no fueran comunes xD.

En fin, nos fuimos a los baños, había varios japoneses y un par de occidentales también. Nos cogimos nuestra banquetita ahí todos desnudos y nos lavamos bien lavaditos… para después salir fuera al rotenburo al aire libre… el agua estaba poco menos que ardiendo, pero bueno, hicimos un esfuerzo y nos metimos poco a poco jeje, luego nos tumbamos a relajarnos y sudar un poquito… La verdad es que es una experiencia, nunca había estado en unos baños públicos y menos luego estar ahí metido los dos solitos al aire libre mirando al cielo, algo que sin duda recomiendo a todo el mundo. Al rato, salimos y nos volvimos a lavar bien lavaditos, nos secamos y nos pusimos el yukata, ahora ya solo había una persona aquí dentro. Mi hermano se fue para la habitación, yo me fui a recepción a conectarme a Internet, ya que no había nadie, para ver horarios de trenes de mañana, el correo y conectarme al MSN un ratillo :). Ahora había otra señora en recepción, pero vamos… igual de mayor que la de por la mañana, y fijo que tampoco hablaba inglés.

Luego volví a la habitación, ya teníamos todo desparramado por los suelos… las compras de hoy, las maletas abiertas, etc… la verdad es que la habitación es pequeñita, al tener dos maletas… no sabíamos dónde poner las cosas y estaba todo por ahí por el medio jeje. Nos quedamos un ratillo viendo la tv y planificando lo que íbamos a hacer mañana, y posteriormente bajamos la persiana, apagamos la luz, al futón y a dormir. Aunque no era pronto, ni mucho menos, sí uno de los días que más pronto nos habíamos conseguido acostar, y es que necesitamos todas las fuerzas posibles para un último día que iba a ser a saco :).

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Recibirás la newsletter con las últimas novedades, información valiosa para mis viajes y escapadas, y ofertas, descuentos y promociones. ¡SIN SPAM!, tus datos están seguros y puedes darte de baja cuando quieras. ¡Ah!, y recuerda... es un eBook de PAGO, pero GRATIS con tus suscripción :D.

La información expuesta en VIAJEROS AL BLOG es siempre personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú, que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En el caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial. Solo hablo, y recomiendo o no, de aquello que he experimentado.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

2 comentarios

  1. Jeje, si, ibamos ajetreados…sinceramente, creo que mas de lo que hicimos nosotros en todo el viaje es materialmente imposible. A no ser claro que vayas 5min a cada sitio. Todos los dias a saco y a ver y a hacer todo lo posible.

    Me quedan los dos ultimos dias (el penultimo dia antes de irse es el mas largo), y otros post sobre otros temas que ya los tengo hechos. Y si tio, supone un esfuerzo mental considerable, sobretodo si hace casi 5 meses que volviste jeje.

    Como has dicho en el comentario anterior…logicamente en un segundo viaje iria mas tranquilo, sin prisas, mas relajado…ya para este viaje tambien pense en el Spa World o en varios sitios para ir a relajarse…y en un Ryokan en las montañas todo relax…pero era imposible por tiempo…pero weno, todo eso queda para un futuro segundo viaje jeje.

    Sabes que esperaremos con ansia tu regreso y tu cronica 🙂

  2. Ufff, hijo mío, que ajetreados ibais. La verdad es que se agota uno leyendo tus crónicas. Parad un poco, hombre. La verdad es que se ha agradecido el baño al aire libre. Acaba uno reventado con esos trotes.

    Que pena que ya quede poquito aunque el alivio que siente uno al terminar de contar la crónica del viaje es inigualable porque el esfuerzo mental recordando lo que hizo uno cada día es bestial.

    Por eso, en mi regreso, no vais a leer mucho, voy a hacerlo diferente. Ni como lo hice yo o tu, ni tampoco sin palabras como Thisisapen, algo mitad y mitad, más fotos y menos texto. Ya lo veréis.

    Saludos.

¡Deja un comentario!