Home / Europa / Bélgica / Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc).
Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). ViajerosAlBlog.com

Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc).

Día 1 – 21.11.08: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). Visitar, qué ver y qué hacer.

CRÓNICA: Día 1 – 21.11.08: Bélgica (Bruselas). ¡Nueva e importante escapada!, ya que era mi primer viaje en solitario fuera de España… Tras apenas haber dormido la noche anterior, llego a una Bélgica que me recibe gris, fría y lluviosa. Atasco en bus desde Charleroi hasta Bruselas, desayuno en la Estación Midi y hasta el hotel para realizar el checkin. Tras ello y equivocarme y coger el tranvía y no el metro, tocaba llegar hasta la zona y barrio de Heysel, a las afuera de Bruselas, para visitar los más que interesantes Pabellón Chino y Pagoda Japonesa y el igualmente interesante, más por su estructura que por su interior: Atomium, donde me tomé una cerveza tranquilamente. ya de noche, con mucho frío, tranvía de vuelta. Cena en un Subway, algo de compra en el Carrefour, y de nuevo al hotel… Muy cansado, tocaba dormir.

La noche antes de irme, apenas había dormido una hora… me afeité y duché corriendo, preparé la mochila a toda leche… Mi idea era llevarme comida para tirar un par de días (fiambres y latas), y así gastarme menos pasta en la escapada. Pero ha sido imposible, no me cabía nada más jeje en la mochila de 18l, como al final me he traído el portátil… Igualmente me quería haber traído más ropa por el tema climatología, pero no podía llevar más, y tampoco me traje las botas… (que luego echaría enormemente de menos).

A las 5 de la mañana mi hermano me dice que ya me está esperando con el coche para llevarme a la T1 del aeropuerto de Madrid-Barajas. Así que bajo y hacia allí nos dirigimos… llegamos a las 5:30, aunque no iba a facturar y había realizado el checkin online como es obvio, no me fiaba un pelo (y menos de Ryanair), así que aunque nos queríamos tomar un café y había tiempo, opté por tirar para adentro xD. Y joder, es entrar y veo una pedaaazo de cola espectacular para pasar por los arcos de seguridad. En serio, no sé… quizás desde el segundo viaje a Japón, cuando hubo un problemilla a la vuelta en el Aeropuerto de Helsinki, no había visto taaanta gente. La verdad es que me preocupé, iba justo y sabiendo los especialitos que son los de Ryanair… En fin, a pesar del monumental atasco, la cola avanzó algo más rápido de lo previsto y pude pasar los arcos sin mayor contratiempo. El poco líquido/cremas que llevaba (y que no había metido en la bolsa transparente por las prisas), ni me dijeron nada… Ahí estaban los monitores, y por suerte la puerta de embarque estaba justo al ladito… así que volví a ponerme todas las cosas en orden (ya sabéis; que si cartera, cinturón, móvil, etc, etc…), y me dirigí hacia ella. Y otra vez, una cola de flipar…

Pero bueno, al final tanta prisa para nada, ya que todavía ni habían abierto la puerta, lo hicieron a los 5-10min de llegar yo, y con retraso. Todo gente joven, grupillos, alguna persona más mayor, y alguno viajando de forma individual como yo xD. Entramos, cada uno se sienta donde le sale de las pelotas como ya sabéis, y salimos finalmente puntuales de Barajas. Yo ya tenía un sueño que flipas, pero entre los problemas para dormir, la gente hablando y demás… pues en el trayecto apenas pude dar algunas cabezadas sueltas. Al menos, y por suerte, los oídos me fueron bastante bien jeje. Lo paso fatal con el cambio de presión al descender los aviones, es un dolor insoportable, que se expande por toda la cabeza y la cara, creyendo que me van a explotar los tímpanos… ufff, sólo quién lo sufre sabe de lo que hablo. Pero por suerte durante este descenso lo he llevado bastante bien :D.

Según íbamos descendiendo, se veía como claramente estaba todo nubladísimo y tenía pinta de hacer un frío importante, un día de perros vamos, con muchas rachas de turbulencias bastante fuertes jeje, al aterrizar el avión incluso pegó un par de bandazos importantes que ocasionaron algún grito…. En fin, ya estábamos en el Aeropuerto de Charleroi; muy pequeñito y saturado para variar jeje. Nada más salir, a mano derecha tenemos un stand de información, y a su izquierda, el stand donde se compran los billetes de bus para Bruselas y otras ciudades. Si se cogen ida y vuelta por separado son 13€ por viaje, si coges la ida y vuelta al mismo tiempo (en un mismo billete), son 23€, lo que hice obviamente. El chico del stand habla español sin problemas. Siempre hay un bus después de que llegue un vuelo, ya que están sincronizados con los mismos, así que, a no ser que seas un patán, no lo vas a perder. Cogí el de las 09:15, aunque no salimos hasta pasadas las 9:25. El trayecto hasta Bruselas un coñazo… más largo de lo previsto y de lo que había leído, tardamos algo más de una hora, cuando lo normal son unos 45min…

En el billete que compras, te viene un pequeño mapita donde te indica el lugar en el que se detiene el bus. Está justo al lado de la Estación Midi. Nos bajamos del bus y salimos todos como manadas al interior de la estación jeje. En este momento ya estaba lloviendo un poquillo, y el cielo estaba negro negrísimo. Justo al entrar (por esa entrada claro, ya que hay unas cuantas, la estación es muy grande), justo a mano derecha hay un pequeño local con bollería, cafés, porciones de pizzas, bocadillos, etc… Y la verdad es que había hambre jeje, así que hice una parada… Una botellita de agua (que también había sed), y un cacho de pizza, para comérmelo tranquilamente. También aproveché en ese momento para llamar a mi madre y decir que todo ok y que ya estaba por aquí :).

Y nada, ya estábamos en Bélgica, y ya estábamos en Bruselas :). Como sabéis, Bélgica es un país pequeñito donde viven unos 11 millones de personas, uno de los miembros fundadores de la Unión Europea. Las instituciones de la UE están aquí, incluido el Parlamento Europeo. Igualmente es la sede de varias instituciones internacionales como la OTAN. Hay dos idiomas y culturas básicas: una es la flamenca/neerlandesa (al norte principalmente), y otra es la vertiente francesa (en Bruselas y Valonia al sur), y esto ha provocado y provoca en ocasiones “conflictos” y diversas problemáticas culturales y asociadas al cáncer naZionalista, sólo hay que recordar lo que ocurrió en las últimas elecciones en Bélgica y el tiempo transcurrido hasta que se pudo formar gobierno…

Su gobierno es una monarquía constitucional y federal, y son independientes desde 1830. Su historia está marcada por diversas guerras y ser uno de los grandes campos de batalla en las guerras en Europa. Y como siempre… habría tanto de lo que hablar… y esto no es un blog de historia, así que como siempre, tenéis el enlace correspondiente en la wikipedia jeje. Por cierto, una de las cosas que caracteriza a Bélgica y te viene a la cabeza nada más nombrarlo, son: el chocolate y las cervezas, reconocidas mundialmente jeje. Igualmente, presumen de tener las mejores patatas fritas del mundo (ni de coña), y es el país del creador, entre otros, de Tintín (y otros muchos más), ciertamente el cómic europeo siempre ha tenido en Bélgica un importantísimo representante…

Respecto a Bruselas qué decir… Capital de Bélgica y de la Unión Europea. Es una ciudad cultural, y multicultural, con multitud de museos, con una arquitectura a medio camino entre la Grand Place medieval y los modernos edificios de acero y cristal de la UE. No es una ciudad muy poblada, aunque en los últimos años ha experimentado un gran crecimiento, anexionando poblaciones cercanas y bulevares. Pero el propio “municipio de Bruselas” donde está el centro histórico y llamado “Ciudad de Bruselas”, tiene algo más de 145.000 habitantes, más pequeño que Alcorcón vamos.

Bruselas presenta una historia interesante, comenzando allá por el s. XI como un emplazamiento comercial importante, en una ciudad administrada por los Condes de Brabante, siendo un ducado próspero… A principios del s. XIV, la burguesía se rebela para finalmente conseguir participar en la administración de la ciudad, algo que les fue revocado posteriormente… A mediados del s. XIV, el Conde de Flandes ocupó Bruselas, aunque poco después los Duques de Brabante consiguieron recuperar el poder…

Carlos de Habsburgo otorgó más poder a Bruselas, ciudad que fue creciendo en poder económico, político y social… Ciudad, y zona como todos los Países Bajos, que estaba bajo los dominios de la corona española y la inquisición del s. XVI, por lo que diversos nobles marcharon contra Felipe II, el cual se vio obligado a aceptar parte de sus peticiones para evitar revueltas al tener parte del ejército en la guerra contra los turcos…

Ya a finales del s. XVII, durante el reinado de Luis XIV, el cual había instaurado un régimen de terror, Bruselas fue atacada y su centro destruido en gran parte, reformado íntegramente después… Un siglo después, los campesinos se levantaron contra Napoleón y su régimen, levantamiento que fue reprimido de forma dura… Ya en el s. XIX, y tras diversos levantamientos contra el ejército holandés, Bélgica declaró su independencia, con Bruselas como capital, comenzando un crecimiento exponencial a nivel económico y poblacional, creciendo igualmente de forma progresiva en Bruselas la población francófona, en detrimento de la población que hablaba neerlandés.

Tanto en la I como en la II Guerra Mundial, la ciudad fue ocupada, siendo en la II Guerra Mundial cuando la ciudad sufrió severos daños antes de ser liberada por los británicos… Tras ello, la ciudad fue reconstruida y comenzó de nuevo su crecimiento económico, realizando la Expo ’58 (anteriormente ya habían realizado la Expo ’35), construyendo el metro, atrayendo importantes obras arquitectónicas modernas y convirtiéndose en la capital de la Unión Europea

Continuemos…

Como curiosidad, decir que al momento de sentarme yo entró una pareja de españoles, detrás una pareja de… ¿franceses?, que el chico al sentarse a mi lado me dijo “bon appetit” xD. Y luego llegaron varias parejas de unos 65-70 años… ¡cargados hasta los topes!, yo no sé qué cojones llevaban, pero era impresionante, con sus maletas llenaron el local xD.

En fin, terminé y me las piré… Los carteles están todos en francés y flamenco, así que complicado… No sabía por dónde tirar… y tiré por el sitio equivocado jeje. Es un lateral donde se sube a los andenes de tren, ahí vi de hecho para ir a Amberes y Ámsterdam… pero por ahí no era. Vi un mapa en la pared y me di cuenta que tenía que haber ido por el otro lado, así que hacia allí me dirigí. Y sí, aquí había más tiendas, mogollón de gente y grupos de turistas… Aun así, había un punto de información de la estación, pregunté dónde se compraban los billetes de tren (para el resto de días), y dónde se iba al metro. El tío como que pasaba un poco y parecía que le molestaba que le preguntaran poniendo mala cara, en fin…

Fui al metro. La verdad es que al principio es un poco caos… Son varias líneas las que paran, y no es sólo metro, sino tranvía también… Es decir: a ratos va bajo tierra y a ratos por superficie jeje. Bueno, las máquinas para comprar los tickets son bastante sencillas la verdad, y las puedes poner en inglés, así que sin problemas, luego me dirigí al andén que suponía que debía coger y esperé a que pasara uno de los 2 tranvías que teóricamente me llevarían a mi destino. Llegó, me monté y así fue, sin problemas :). Por cierto, como curiosidad señalar (te das cuenta nada más llegar), de la grandísima cantidad de árabes que hay, pero mazo… (y ya contaré alguna “anécdota”, de hecho algunos, con muy malas pintas y sin oficio ni beneficio, se te quedan mirando y ves cómo están a la caza del turista… cuidado), y sobre todo mujeres, están por todos lados. Eso sin contar la increíble cantidad de kebabs y demás, si aquí en Madrid hay… allí flipas jeje.

Mi primer objetivo era ir hasta la parada de De Brouckere, para acercarme hasta Use-It, una agencia de turismo independiente orientada a jóvenes con poco presupuesto. La web la vi precisamente la noche antes de irme, y tenían varios planos de ciudades interesantes para imprimirte, pero ya no tuve tiempo… Además, casualidad, ¡la chica que lo lleva la había visto en couchsurfing.com!, ella se ofrece para alojar gente, y habla español perfectamente ya que ha estado en España varias veces y tiene amigos en Madrid. El caso es que cuando salí del metro, no me conseguía ubicar. Yo estaba seguro con el mapa en la mano, y viendo las calles y los edificios, que la oficina tenía que estar “ahí”, y así estuve 20min dando vueltas sin encontrarla, me estaba volviendo loco… Pues “sencillamente”, era que había que ir al otro lado… joder, pero “el mapa está mal” xDDD. En fin, aproveché para ver la Place de la Monnaie, el Teatro Real, y dar una vueltecita por los alrededores… Pasando también por una de las calles comerciales más importantes de Bruselas, donde están varios centros comerciales y muchas tiendas de moda y firmas de ropa y diseño.

El caso es que por fin encontré la agencia jeje. Estuve un ratillo hablando con la chica, de España, de Bélgica, de lo que quería ver, de las rutas que ella me aconsejaba, etc… Muy maja ella 🙂 Agradecí los mapas y me dispuse a ir al hotel por el camino que me indicó, que era el más lógico claro, pero no quería volver a dar vueltas jeje. Bajando por el Boulevard Ans Pachlaan, otra de las calles y arterias principales del centro de Bruselas. Tiendas, restaurantes, etc… Tarde unos 10 minutillos en llegar al hotel. Pensaba que quizás no podía hacer el checkin todavía, ya que era a las 12:30 y eran un poco antes de las 12, pero me dejaron sin problemas al estar la habitación sin ocupar.

Eso sí… fue decir que tenía una reserva, enseñarles el papelito con la misma, darme la llave y ya está. Ahí flipe un poco la verdad: no firmé el papelito de entrada con tus datos, ¡ni me pidieron tampoco un documento acreditativo (dni o pasaporte)!. La primera vez que me ocurre algo así… en fin, ellos sabrán. Subí a la habitación y bueno: es una microhabitación jeje. No recuerdo ahora mismo si he llegado a estar alguna vez en una habitación tan pequeña hasta el momento… Pero tampoco necesito más la verdad, voy a estar únicamente para dormir… Saqué todo y despejé la mochila para poder llevármela ahora, aunque lo primero que hice fue encender el portátil y probar el wifi. Sí pilla la red sin problemas, pero me pedía una contraseña… La review del Hotel la podéis encontrar aquí ;).

Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc).

Luego procedí a llamar a la agencia con la que iba a contratar la escapada a Luxemburgo para el Domingo. Me atendieron en gabacho, y pregunté si alguien hablaba español o, en su defecto, inglés. Me pasaron con una chica que hablaba español y le pregunté. Perooo, ¡¡¡me dijo que esa excursión no la hacían en invierno!!! Pero joder, no estamos en invierno todavía y en su página web y el pdf que me descargué no ponía nada… al contrario, indicaba que se realizaba todos los Domingos del año… Pero nada, que no la hacen en Noviembre, así que no la iba a poder hacer. Yo la verdad es que, ya que había visto la posibilidad, sí me interesaba hacerla… a pesar de que la chica de use-it me dijo que no merecía la pena (parece que le molestó algo que le hablara de Luxemburgo ¿?). Ahora tenía un problema, y es que esto ya me trastocaba todos los planes del viaje… La verdad es que podía haber ido a la oficina de turismo “oficial” y preguntar allí, sé que hay más agencias que ofrecen la escapada a Luxemburgo, pero entre que no eran en español (y la otra sí lo era), y ya me había mosqueado… dije “que le den por culete a Luxemburgo” jeje, ya tocará en otro momento

Así que nada, decidí cambiar todo el planning y dedicarlo íntegramente a Bélgica, y así visitar otros lugares que no tenía previsto (aunque sin planning fijo, decidiendo día a día). Por la tarde tenía previsto ir a Amberes, pero al final decidí quedarme aquí en Bruselas, y la verdad es que estaba, sencillamente reventado. Opté por irme a lo más lejos de Bruselas, para quitármelo ya de encima jeje, que no era otro lugar que a la zona de Heysel. Bajé, dejé la lleva en recepción, pedí la clave para la wifi y me fui al metro.

Se tarda entre 30-45min desde el centro… Pero aquí me equivoqué yo, es decir: salí del hotel, fui a la estación, pero en lugar de coger el metro cogí el tranvía… Mira que ya había leído que es fácil equivocarse, y eso me pasó en este caso jeje. A ver, hay muchas estaciones que tienen parada de metro y tranvía (y el tranvía también recorre tramos bajo tierra y se coge como el metro), pero al principio y si no te fijas, es un poco caótico, y te puedes equivocar… Una chorrada vamos, ya que si te fijas, te das cuenta, y a la segunda ya no te equivocarás, pero yo fui rapidillo, sencillamente miré la dirección a dónde se dirigían, y allí donde vi “Heysel”, pues me monté jeje.

Y nada… lo que se suponía media hora, se convirtió en una hora o algo más incluso, es decir; un trayecto infernal en tranvía jeje. Atravesando toda la ciudad… Claro, aunque el recorrido del tranvía era casi idéntico al del metro pasando por las mismas paradas, en cuanto empezó a parar en algunas que no venían en el plano que tenía… pues me empecé a mosquear jeje. Especialmente en dos ocasiones…

Una fue en un transbordo que tenía que hacer, el cual era un poco lioso… Todo el mundo se bajó ahí, así que sería final de línea, pero no sabía cuál tenía que coger ahora. Intenté preguntar, y una señora que tenía un ojo mirando para cada lado, comenzó a hablarme en francés… Yo no entendía nada, y así se lo decía (otra cosa es que me entendiera ella también claro, que iba a ser que no xD), yo la enseñaba el plano con la estación a la que quería llegar, y la tía seguía hablándome súper rápido en francés, apenas pillaba alguna palabra suelta… En fin, no sé cómo, pillé algo de lo que me dijo y gracias a los gestos, entendí lo que me quería decir jaja. Que no era otra cosa que tenía que esperar ahí y ahora pasaría otro, pero claro, como yo era el único que se quedaba ahí y todo el mundo entraba en el tranvía que ya estaba esperando, pues no las tenía todas conmigo jeje. Pero bueno, a los pocos minutos vino el tranvía indicando “Heysel” y me monté…

Y como decía, la otra ocasión fue cuando yo suponía que estaba llegando ya a Heysel… y empiezan a pasar un montón de estaciones (¡más de 10!), y veía que no llegaba, estaba hasta las pelotas del tranvía, y dando cabezadas de lo cansado que estaba… Era obvio que no iba en la línea correcta e iba en el tranvía y no en el metro jeje, pero en fin, llegaría…

De repente la locución indica que la próxima parada es la del “pabellón chino”, así que, como todavía tengo algo de tiempo (a pesar de ir más tarde de lo previsto por el tranvía), decido bajarme aquí antes de ir al Atomiun. La parada está a apenas 5min andando, ya que lo he visto al pasar con el tranvía, pero hay que dar un poquillo de vuelta y guiarte por la vista viendo el pabellón a lo lejos. ¿Pabellón Chino…?, ¿cómo que un pabellón chino en Bruselas? jeje, explico: tras la Expo de París de 1900, el Rey Leopoldo II, tuvo varios caprichos… entre ellos fue encargar a un arquitecto de París la construcción de un pabellón de estilo chino y una pagoda japonesa. Construcciones que reflejan el interés europeo por la arquitectura asiática en aquella época. El pabellón incluye un museo de pago, donde se expone porcelana china y diversas exposiciones itinerantes.

En cuanto llegué ya empezaba a hacer fresquito, y a llover un poquillo… Y la verdad es que tanto el pabellón como la pagoda se salen, situados en un parque en un bello, tranquilo y silencioso entorno… Si en ese momento me sueltan ahí o enseño las fotos de ambas construcciones, nadie diría que estoy en Bélgica jeje, ni de coña. Y se salen eh, el pabellón es precioso (con esos colores y esos relieves en la madera), y la pagoda de 5 plantas en madera pintada de rojo es igualmente espectacular. Aquí estuve sacando unas fotillos con trípode y demás, y me crucé con tres suramericanos, con las que mantuve unas palabras y nos sacamos unas fotos.

Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc).

Al ratillo decidí tirar para el Atomium. Vi un cartel que ponía “andando en esa dirección”, y si… allí a lo lejos se veía, así que tiré andando. Pero después de casi 10min… veía que seguía estando lejos jeje, y que iba bordeando el tranvía y no sabía por dónde tenía que cruzar la carretera para ir hacia el otro lado. Así que decidí volver a la estación del tranvía, y pillarlo hasta el Atomium. Tras otras 3 ó 4 estaciones llegué… Ahora sí que llovía, así que espere con más gente en una parada de bus que hay en la salida. Parece ser que en esa parada hay un bus (con el número del tranvía), que va y viene y te debe dejar justo en el Atomium (que está a unos 250m). Yo no lo sabía y tiré andando para arriba, y a mitad de camino vi bajar el bus.. Y nada, ahí delante de mí tenía el Atomium. ¡La verdad es que se sale!, cierto es que te lo imaginas más grande tras haberlo visto en fotos y vídeos… pero la estructura no te deja indiferente, y es uno de los iconos y lugares más conocidos de Bruselas y de Bélgica.

Debido al centenario de la fundación de Bruselas en 1930, se construyeron en Heysel varias cosillas, entre ellas el Atomium, un pabellón para la Expo de 1958… Las 9 esferas representan átomos aumentados 165 millones de veces, y mide 102m de altura.

Pagué el ticket y para arriba. Lo primero que ves es el ascensor, con una cristalera en la parte superior en donde puedes ver como sube el mismo y toda la maquinaria. Comienzas por la última “bola”… bueno, la penúltima realmente: la última es un restaurante con vistas, pero al subir el camarero me dijo que ya estaba cerrado, y no admitían nuevas consumiciones. En este “átomo” también hay miradores, con muy buenas vistas del entorno, y petado de peña y grupos organizados de turistas. Después de unas fotillos seguimos bajando… En la siguiente bola tenemos un bar, donde aproveché para tomarme una birra tranquilamente sentado y llamé a mi hermano por tlf. Tenían ciertamente una carta bastante amplia de cervezas belgas, así que me animé con alguna de trigo “al azar”… Bueno, no estaba muy allá, y es que no soy muy fan de las cervezas de trigo :S.

Y poco más la verdad, ya que en el resto de átomos no hay mucho que ver, vas bajando tranquilamente y listo. La verdad es que, porque estás aquí ya dices “pues voy a subir”, pero no merece la pena pagar lo que vale a no ser que haya alguna exposición interesante o algo. En media horita lo has visto y estás abajo de nuevo. Al finalizar pasé a la tienda a comprar una postalilla y fuera.

Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc). Día 1: Bélgica (Bruselas: Teatro Real, Heysel con Pabellón Chino, Pagoda Japonesa y Atomium, etc).

Ya de noche, muuucho frío… Tocaba volver. No vi ningún cartel ni sabia donde estaba el metro… Así que total, como tenía tiempo pues volví a la estación del tranvía y otra horita para la vuelta jaja, así veía un poco el paisaje xD. Según iba bajando vi de nuevo el bus anterior en dirección a la parada, otra vez igual jaja. Bueno, fue montar al tranvía y salió… El mismo camino que antes con el mismo transbordo. Al menos ahora, no sé por qué, se me hizo más corto el trayecto la verdad.

Ya era “tarde”, y no iba a ir a ningún lado, así que decidí irme para el hotel… Bueno, decir que, como ya sabemos… España es el único país de Europa donde comemos y cenamos “tan tarde”, es decir; donde tenemos nuestros horarios. Tú estás en Madrid, y cenas tarde (a nuestra hora vamos), a las 21 como prontísimo, 22, 23, 24… Bélgica es como el resto de países de Europa, por lo que comen y cenan muy prontito, y a las 18 ó 19 horas ya están cenando como muuuy tarde (mientras aquí estamos “merendando” si acaso jeje). Igualmente, y debido entre otras razones a las menos horas de sol y al anochecer tan pronto y ser menos fiesteros que nosotros, pues a las 19 ya hay poquita gente por las calles. En el centro de Bruselas sí suele haber más movimiento, pero vamos… poca cosa jeje. A las 22 está todo bastante desierto, y como ya salgas un poquito del centro mismo no hay na de na, los restaurantes y tiendas cierran pronto, etc… Todo esto es extensible al resto de ciudades, aunque ya lo comentaré en su momento.

En fin, como decía, decidí irme para el hotel, ya que no iba a ver nada más, ya estaba todo cerrado, y estaba cansado… No obstante, tenía que cenar, así que fui a un Subway que había visto esta mañana cerca del hotel. Hacía tiempo que no me comía un bocadillo del Subway… y es que me encantan jeje, así que me pillé uno de pollo teriyaki (¡y no servían cerveza!). Tras cenar me bajé a la tienda Carrefour que hay frente al hotel, compré unas botellas de agua (para dejar en la habitación y para llevar en la mochila), unas pringles y unas cervezas. Subí a la habitación y ya tranquilamente me duché, conecté el portátil, y me tomé las birras picando unas patatillas… Antes de sobar, me puse a mirar horarios de trenes a ver qué hacía mañana. Y al final decidí ir a Amberes, Mechelen y Leuven. Estos dos últimos no los tenía previstos, pero viendo que ya no iba a Luxemburgo, que tenía los mapas de ambos sitios que me habían dado esta mañana, y que están cerquita y con buena comunicación de Amberes… pues ahí nos íbamos :).

Un primer día largo… mañana mucho mas.

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía
David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc... Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!