Home / Blogtrips-Patrocinios-Colaboraciones / Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval. ViajerosAlBlog.com

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

Visitar, qué ver y qué hacer, en Belmonte (Cuenca, Castilla La Mancha, España).

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval (10 al 12 de Octubre de 2015). Edad Media, caballeros medievales, armas y cetrería.

Coge tu yelmo, tu armadura, tu escudo y tu mandoble… ¿Estás listo para el combate?, ¿estás listo para la lucha?, ¿estás listo para enfrentarte a tu oponente… y ganar? ¿Tus valores son la constancia, la perseverancia, la valentía, la lucha, el honor, la humildad, la lealtad, la piedad, el respeto, la nobleza, la lealtad, el valor, la fe, la defensa, la justicia, la generosidad, la templanza…?

¡Entonces estás listo para el Desafío Belmonte!

* La Edad Media.

Pero antes de nada… comencemos por el principio (aunque sea de forma breve), y pongámonos en situación…

La Edad Media (a su vez dividida en Baja Edad Media y Alta Edad Media), el medievo, la época medieval… es un periodo histórico desarrollado en Occidente, comprendido entre el s. V y el s. XV, generalmente encuadrado a nivel histórico entre el año 476 con la caída del Imperio Romano de Occidente, y 1492 con el “descubrimiento” de América (o bien 1453 con la caída del Imperio Bizantino).

Teocracias, supersticiones, guerras, hambrunas, oscuridad, miedo al milenio, ciudades estado, feudalismo, vasallaje, monarquías autoritarias, cruzadas, dispersión de poder, nuevas culturas/religiones/filosofías, migraciones, nuevos estamentos y poderes, evolución… Tanto y tanto y tanto podríamos hablar de la Edad Media… Un periodo de nada menos que mil años (¡mil años!) que es clave en nuestro desarrollo y evolución, tanto para nosotros como europeos, como para el resto de la humanidad por todos los procesos y implicaciones que, durante mil años, tuvo a nivel geográfico, político, sociológico, filosófico, religioso… Una época, una era, que a nivel histórico se ha considerado “oscura” en muchos aspectos que, sin embargo, no fue tal cual…

Pero por mucha oscuridad cierto es, y más debido a literatura, cine y artes varias, que la Edad Media siempre “ha llamado la atención”, siempre ha estado recubierta por halos de misticismo, de magia, de romanticismo, de lucha y de valores, de sangre y corazón, de caballeros y princesas… De romances, cantares y poesías acerca de las gestas de grandes caballeros

Sí, de caballeros y damiselas a rescatar… y dragones, gigantes, basiliscos, arpías, centauros… bueno, quizás realmente solo eran molinos

Y es que, España a nivel histórico siempre ha sido la referencia en lo que respecta al medievo y a los caballeros medievales. Gran parte de “culpa” la tiene, obviamente, el mayor genio literario de la historia de la humanidad, que no es otro que Miguel de Cervantes Saavedra, y la igualmente más importante obra literaria de la historia de la humanidad: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha; la obra más publicada y más traducida de la historia tras la Biblia. Y es que, “en un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”.

Literatura… y cine, y es que no son pocas las ocasiones que el séptimo arte ha recreado esta época histórica de Occidente y Europa… y es que un milenio da para mucho. Sea de forma más o menos histórica o entrando en esa parte mística y mágica de la que hablaba, donde la imaginación es más importante que el libro (o quizás al contrario), podemos pasar por un Señor de los Anillos, Braveheart, El Reino de los Cielos, Robin Hood, El Nombre de la Rosa, El Guerrero Nº13, Dragonheart, Conan el Bárbaro, Willow, Excálibur, El Cid, El Primer Caballero, Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, Lady Halcón, Los Visitantes, Los Señores de Acero, El Ejército de las Tinieblas, etc, etc, etc… Las referencias son ingentes…

Sí, muchas de ellas nos traen recuerdos y sensaciones, ¿verdad?

Una época mística y mágica ciertamente. Y es que, salvando las diferencias obvias ya que nos encontramos en el 2015 y no en el s. X, siempre es una gozada caminar por entornos medievales como tantos que podemos disfrutar en España y Europa. Cualquier persona que suela leerme, que lea mis crónicas de viaje, sabe que me entusiasmo y me emociono sobremanera cada vez que visito cualquier entorno o lugar con origen y referencia en el medievo.

Y ahora tenía una nueva oportunidad

* Visitar el Castillo de Belmonte.

Debido a la próxima celebración del Torneo Internacional de Combate Medieval en el Castillo de Belmonte, del 10 al 12 de Octubre, un nutrido grupo de personas incluyendo medios y blogs (en los que me incluyo como blogger de viajes), tuvimos la oportunidad de visitar el Castillo de Belmonte y conocer su historia y legado de primera mano, así como, entre otros aspectos, un adelanto de lo que espera a todos los asistentes al citado Torneo Internacional de Combate Medieval.

Reconozco que adoro visitar castillos medievales, es parte de nuestro patrimonio histórico como españoles y, por suerte en España y gracias a nuestra amplia y diversa historia medieval, contamos con decenas de impresionantes moles y fortalezas con un amplio legado e historia. El Castillo de Belmonte es uno de ellos, un castillo que, por desgracia hasta el momento, no había visitado a pesar de la cercanía con Madrid, de tenerlo marcado en el mapa desde hacía “siglos”, y de que es uno de los castillos medievales mejor conservados y más importantes de España a nivel histórico y patrimonial.

De hecho y volviendo al cine, es igualmente un castillo y entorno “famoso” también en el celuloide, ya que películas que todos recordamos como El Cid, Los Señores del Acero, Juana La Loca, El Caballero Don Quijote o inclusive El Señor de los Anillos; la “fallida” película de “animación” del ’78, y donde el Abismo de Helm es realmente el Castillo de Belmonte… Curioso no, lo siguiente xD.

Parece ser que realmente la Tierra Media no se encuentra únicamente en Nueva Zelanda, sino que en España, en Cuenca, en Belmonte… tenemos un pequeño trocito de la misma, ¿quién nos lo iba a decir?

Por lo tanto, no podía dejar pasar la oportunidad de caminar por un trozo de nuestra historia, por un castillo-fortaleza-palacio medieval, por un pequeño espacio de la Tierra Media… ¡a Belmonte que nos vamos!

Según nos acercábamos a la población manchega, según entrábamos en el pueblo… la silueta del Castillo de Belmonte aparecía ante nosotros, ahí, situado a las “afueras” de Belmonte, en el cerro de San Cristobal, imponente, impresionante, magnífica…

Una vez llegamos a su base y entrada principal (con ya varios coches y autocares estacionados), y tras sacar varias fotitos de la colosal construcción y disfrutar de las vistas en altura del entorno (con diversos molinos de viento tan habituales por estas tierras), fuimos recibidos y se nos explicó la historia del Castillo de Belmonte…

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

Actualmente declarado como Bien de Interés Cultural y Monumento histórico-artístico, el Castillo de Belmonte fue construido en 1456 por Don Juan Pacheco (y cuyo arquitecto fue Juan Guas); primer Marqués de Villena, en el cerro de San Cristobal, sobre una anterior fortaleza ya existente, en Un momento complicado a nivel histórico en el Reino de Castilla… A la muerte de Enrique IV de Castilla, se crearon “dos bandos”: unos, partidarios de que la Corona debía pasar a manos de Juana la Beltraneja (que se casó posteriormente con Alfonso V, Rey de Portugal), y otros, partidarios de que la Corona debía pasar a manos de Isabel la Católica (que se casó posteriormente con Fernando de Aragón).

A la muerte de Don Juan Pacheco en 1474, la magna obra no estaba terminada al 100%, por lo que su hijo, Diego Lopez Pacheco, continuó con la construcción del castillo-fortaleza-palacio, y se enfrentó a los ejércitos de Isabel la Católica como partidario, al igual que su padre, de Juana la Beltraneja… en lo que se llamó la Guerra de Sucesión Castellana.

Acabada la guerra, y tras perder el “bando beltranejo”, la paz se firmó en el mismo Castillo de Belmonte, en casa de los perdedores…

Y así, tras siglos durante los cuales el Castillo de Belmonte permaneció en estado parcial de abandono y ruina… llegamos al s. XIX… Durante la Guerra de Independencia Española, el Castillo de Belmonte fue utilizado como cárcel y, posteriormente una vez acabada la guerra, Eugenia de Montijo (heredera de la Casa de Villena y Emperatriz de Francia al haberse casado con Napoleón III), viendo el abandono y estado ruinoso del Castillo de Belmonte y como legítima heredera, decidió acometer en el una profunda renovación.

Así, contrato al arquitecto Sureda y en 1857 comenzó la restauración, ampliación y transformación del castillo-fortaleza-palacio (con especial hincapié en el hecho de “palacio”). Sin embargo, tras la caída del imperio francés, la restauración, sin completar, se para… y el Castillo de Belmonte pasó a ser hogar de dominicos, para después pasar a manos del Duque de Peñaranda (que continuó con la restauración), y así hasta la Guerra Civil Española, donde fue utilizado, de nuevo, como cárcel. Desde entonces, y hasta el s. XXI, el Castillo de Belmonte volvió de nuevo a estado de abandono y ruina…

Actualmente, el Castillo de Belmonte es propiedad de los herederos (Casa Ducal de Peñaranda) y familia original, es decir: ha pertenecido a la misma familia durante 500 años. Gracias a un acuerdo de colaboración entre la familia y herederos, y todas las instituciones (como el Ayuntamiento de Belmonte y el Ministerio de Fomento), ha permitido que, tras una importante rehabilitación (que no ha concluido como podéis ver en, por ejemplo, la grúa de las fotos), abriera de nuevos sus puertas en 2010 con el mismo brillo que antaño.

Sin duda, una maravilla que ha llegado hasta nuestros días y que, por suerte, yo por fin estaba visitando…

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

Todo el castillo se encuentra musealizado, gracias a una importantísima labor de la empresa que se encarga de la gestión del mismo.

Así, es posible recorrerlo en visitas guiadas o con audioguía en 4 idiomas. Podremos ver una proyección de casi 12min donde nos colocan en situación y nos cuentan de forma amena, cercana y didáctica, la historia del Castillo de Belmonte y sus principales moradores. E igualmente como bien bien nos fue reseñado y nosotros pudimos comprobar, la ambientación de todo el entorno y las salas del castillo ha sido cuidada al milímetro, para trasladarnos desde que llegamos, hasta la Edad Media, hasta el s. XV, en un recorrido que es una auténtica delicia para los sentidos y para todo aquel, como yo, amante de una época mucho menos oscura de lo que muchos nos han hecho creer.

Tras la introducción histórica de rigor, nuestro camino continuó hacia el interior del Castillo de Belmonte, llegando al Patio de Armas.

Lo primero que nos sorprende es la “extraña” estructura del mismo y que no estamos acostumbrados a ver… Y es que no hay ningún castillo en España con una estructura tan concreta y tan definida como el Castillo de Belmonte, algo que también lo convierte en único, y es su estructura triangular, perfectamente visible desde el Patio de Armas; una maravilla visual sin duda alguna y desde donde ser puede ver claramente la “parte castillo-fortaleza” y la “parte castillo-palacio”.

Don Juan Pachecho preparó una complejo difícilmente vulnerable, cuya estructura interior, torre del homenaje y torreones defensivos (que funcionan como contrafuertes y defensas en las partes inferiores), originaba una estructura final, valga la redundancia, poligonal en forma de estrella. Por otra parte, el Castillo de Belmonte también era la residencia lujosa y noble del Marqués de Villena, y también de Eugenia de Montijo (y otros) posteriormente, por lo que tenía que tener unas “condiciones mínimas”.

Y ello podemos verlo reflejado… primero, en la totalmente reconocible estructura exterior gótico-mudejar (desde el Patio de Armas es perfectamente visible el contraste como decía, entre fortaleza y palacio a nivel arquitectónico), y segundo; por su interior, tanto bien conservado como perfectamente restaurado, especialmente en lo que a maderas, techos y artesonados se refiere.

Tras el Patio de Armas, visualizar la citada proyección y pasar por la sala donde se encuentran diferentes imágenes e infografías acerca del castillo y su restauración, comenzaba el recorrido y la visita en sí por las distintas estancias del pasillo, recreándonos en la historia y los hechos acontecidos en cada lugar y su significado.

Destacando como decía los impresionantes artesonados en madera perfectamente conservados y restaurados (una increíble muestra de arte mudéjar del s. XV) y en alguno de los cuales se conserva también parte de la policromía original, ciertamente: una pasada.

Reseñando, y también respecto al artesonado, el Oratorio, el Salón Regio, la habitación del Marqués… Una maravilla poder visitar y recorrer todas estas salas en visita guiada…

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

El tramo final de la visita al Castillo de Belmonte se desarrolló en la parte superior del mismo: sus almenaras, torreones y Torre del Homenaje, desde donde se obtienen unas vistas impresionantes de Belmonte y del recinto a los pies del castillo que albergaría el Torneo Internacional de Combate Medieval.

Tras pasar por la Torre del Homenaje, se desciende de nuevo hasta el Patio de Armas por una estrecha escalera de caracol, donde también es posible visitar las “mazmorras” y, en el propio patio si no lo has hecho antes (y previo a tomar un refrigerio bien merecido en la “cafetería medieval” que aquí se encuentra), visitar la pequeña armería con una buena representación de armaduras y equipamiento caballeresco de distintos siglos, ¡obligatorio!

Y tras ello, y bordeando el Castillo de Belmonte por su parte izquierda hasta su parte exterior, bajando a la amplia explanada (con una magnífica visión del castillo a nuestras espaldas) donde se celebra el evento y, por ejemplo, donde igualmente se rodó el torneo medieval en la película El Cid.

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

* Torneo Internacional de Combate Medieval en el Castillo de Belmonte.

Y a continuación, llegamos por fin al Torneo Internacional de Combate Medieval que se va a realizar en el Castillo de Belmonte, en Cuenca, del 10 al 12 de Octubre de 2015, coincidiendo además con el Día de la Hispanidad y Fiesta y Día Nacional de España.

¡No se podía haber elegido mejor fecha y no se podía haber elegido mejor entorno para el Desafío Belmonte!

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

Sí, lo sé, ¡el cartel es una puta pasada! jeje, gran trabajo de los diseñadores, nos transporte a un mundo épico, de valor, orgullo y lucha.

Y aquí estábamos, listos para las explicaciones pertinentes y disfrutar de un pequeño aperitivo medieval, y no precisamente gastronómico en este caso, sino de mamporros y leches a tutiplén.

Tras el éxito cosechado en Mayo de 2014 durante el Campeonato Mundial de Combate Medieval celebrado en el Castillo de Belmonte… Toca el turno para el II Torneo Internacional de Combate Medieval… Mismo lugar y con expectativas de más de 300 luchadores participantes, más de 20 países participantes, y más de 25.000 visitantes.

Durante los tres días de celebración del evento (10, 11 y 12 de Octubre), el Castillo y el recinto amurallado estarán abierto de forma ininterrumpida de 10:00 a 21:00, y tu entrada te garantiza asiento en la grada durante las cuatro horas de duración del bloque de combates en concreto. El Sábado y Domingo hay dos bloques de combates, mientras que el Lunes se realiza el bloque final y las finales.

Aquí tenéis disponible toda la información acerca del evento, programa, horarios, tarifas, etc...

Igualmente, el recinto amurallado donde se encuentra el Castillo de Belmonte consta de 70.000 m2, donde no solo se realizarán todas las actividades de competición y combate, sino que también habrá todo tipo de actividades de restauración y ocio complementarias. Así, tendremos espectáculos ce cetrería (de la que hablaré posteriormente), actividades medievales teatralizadas, talleres diversos, juegos infantiles, visita a los diferentes campamentos medievales montados por cada equipación/país, gastronomía medieval y local típica de la zona (¡auténtico menú medieval con jarras gigantes de cerveza y vino!), y un mercado internacional de artesanos medievales.

Sí, un mercado medieval en toda regla. Y es que, más allá del combate en sí y todo lo que le rodea, se ha procurado que todo, absolutamente todo, sea auténtico y especialmente riguroso desde el punto de vista histórico. Nada de “mercadillos medievales de palo” como tantos que conocemos en tantas “fiestas populares”… ¡aquí es medieval de verdad, de verdad de la buena! ;).

– ¿Qué es el combate medieval, es un deporte de combate real?

El combate medieval SÍ es un deporte de combate real. Está basado en los torneos medievales realizados en Europa durante la Edad Media, en especial durante los ss. XIV a XVI (donde participaban soldados, no siempre caballeros, para ganarse la vida) y consiste en un deporte de contacto (¡y tan contacto!) cuyo objetivo (principal y primordial) es derribar al oponente, o bien ganar a los puntos según la modalidad.

Y es que hay distintos tipos de modalidades y combates: duelos individuales con dos tipos de armas, y grupos o melés a saco (5 vs 5, 10 vs 10 o 21 vs 21… ¡la locura!).

Los combates son del más alto nivel como en cualquier competición de un deporte de contacto o arte marcial y en base a un estricto reglamento oficial muy concreto en lo que respecta a las técnicas permitidas y el equipamiento, con un código disciplinario muy riguroso.

Obviamente, y dentro de que la seguridad es lo primero y lo mas importante (no hay filo y punta en las armas y tienen unos límites de peso establecidos), todo el equipamiento (vestimenta, armaduras, armas, etc), está sometido a un igualmente estricto control para comprobar que cumple con todos los requisitos, tanto a nivel de seguridad como a nivel de autenticidad. Y es que, como indicaba antes al referirme a los mercadillos medievales, todo está controlado al límite para asegurar la autenticidad y la rigurosidad, es decir: todo el equipamiento debe ser del mismo periodo histórico, de la misma región o reino, etc.

Y es real, es un combate real (como bien pudimos ver en directo). Nada de coreografías y escenas preparadas para divertir y entretener al espectador cual teatro o película con combates interminables e irreales…¡Son combates que duran segundos!, rápidos, directos, brutales… reales.

En serio, las demostraciones que pude ver fueron simplemente impresionantes, y apenas era un aperitivo de lo que nos podemos encontrar en el Torneo Internacional de Combate Medieval. Los golpes son reales; “suenan de forma real”, las armaduras, yelmos y escudos se abollan… El golpe es real, el arma es real y la armadura es real… De ahí que obviamente los caballeros necesiten ayuda, ayuda de todo su equipo de apoyo, sus fieles escuderos, que les visten, les desvisten, les levantan, les ayudan a moverse. Y es que llevar una equipación de 30kg encima no es baladí… Sí, obviamente es muy difícil moverse y maniobrar, pero es una equipación necesaria para el combate.

La forma física es necesariamente un detalle importante, ya que para manejarse con tal peso hay que ser un puto atleta ciertamente, al igual que para aguantar los brutales golpes y el intenso calor que se soporta dentro del traje y la armadura, llegando a provocar lipotimias y golpes de calor…

Y si la forma física es necesaria, la técnica de combate (no se aprende de un día para otro, requiere su duro estudio y duro entrenamiento) y la forma mental no es menos obligatoria como podéis entender. No es fácil ni mucho menos ser un caballero de lucha medieval…

¿Es algo nuevo? No, en absoluto… los combates medievales se llevan practicando desde hace 20 años, principalmente en Europa del Este, Ucrania, Rusia… y poco a poco se ha ido extendiendo por todo el mundo, incluyendo España (donde se práctica de forma oficial desde hace aproximadamente dos años)… y españoles (asociados en la Asociación española de esgrima antigua) que, si no me equivoco, participaron en el 2012 por primera vez en un evento de estas características y que seguro, de nuevo y tras 2014, dejarán nuestro pabellón bien alto.

Y sí, este es el Torneo Internacional… Mientras que en el Mundial participan equipos nacionales, en el Torneo Internacional compiten los mejores equipos y clubes de cada país, siendo como es lógico el mejor y más importante torneo del mundo en lo que respecta a lucha medieval, y es un orgullo que se realice en España :D.

Y no olvidemos que, al principio, durante, y al final… de un combate que, en otras épocas era a vida o muerte, y ahora es un espectáculo muy real, lo que prima SIEMPRE es el respeto, a la batalla y a tu rival; a tu adversario… Siempre al final de cada combate, los rivales y adversarios, pero a la vez compañeros y amigos, se fundirán en un abrazo… un abrazo, nunca mejor dicho, de caballeros.

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

– Tipos de caballeros.

El mundo de la caballería sigue existiendo, y está más vivo que nunca como estamos comprobando y del cual seremos testigos durante el Torneo Internacional de Combate Medieval del 10 al 12 de Octubre en el Castillo de Belmonte.

Los caballeros medievales o caballería medieval no deja de ser un movimiento e institución militar perfectamente reconocida que no solo atiende a la Edad Media, aunque sea a esta época histórica a la que nos referimos, y de forma más concreta: al caballero noble cristiano medieval, pero no debemos olvidar que no es lo mismo un soldado que un caballero… Y todo ello, especialmente las Cruzadas, dio lugar a las órdenes militares y órdenes de caballería.

Caballeros que, durante una ceremonia, así eran nombrados y debían prestar juramento al denominado “código de caballería”, que al final era una suerte de “ideales caballerescos” que se cumplían a “rajatabla” tales como: nobleza, lealtad, valor, fe, defensa, justicia, generosidad, humildad, templanza… No obstante, cierto es que esos ideales, evolucionaron a lo largo de los siglos desde, primero; el aspecto militar y de guerra… a esos valores más místicos y nobles…

En los ss. VII y VIII, el término caballero no estaba asociado a noble como ocurriría posteriormente, y se popularizó gracias, “simplemente”, al “caballero montado” (gracias al estribo del caballo). Ya en el s. X, los caballeros se habían convertido (especialmente evolucionados desde Francia tras la desaparición del Imperio Carolingio) en el cuerpo militar más destacado. Eran parte de una “nueva categoría social”, y nacieron en parte por y para la guerra, obviamente, y la necesidad de defender los dominios feudales de los nobles… Pero las implicaciones y las simbologías son casi infinitas…

Pero sí, había muchos tipos de caballeros, aunque hablando en términos generales destacamos tres en concreto…

Teníamos caballeros nobles con privilegios (como no tener que quitarse el yelmo ante el rey de turno) y que generalmente habían “luchado” poco (o nada, ya que era hereditario, y siempre hablando en general)… Los “caballeros por profesión” y ya bajo órdenes militares u órdenes de caballería, como podía ser el Temple… Y los “caballeros andantes”, algo que también nos suena mucho como ya reseñé anteriormente en base a Don Quijote de la Mancha… Éstos, mucho más “románticos”, eran la clara expresión del ideal caballeresco que hemos visto, vagando por el mundo ayudando a cualquier noble causa que se fueran encontrando por el camino (más allá de la parte “mercenaria” claro, y es que todo el mundo tenía que comer xD), y siempre detrás de una damisela ;).

En fin, habría tanto de lo que hablar…

– Equipación de los caballeros.

Un milenio de Edad Media y un milenio de caballeros medievales dan para mucha evolución en lo que respecta a equipación: armas, escudos, yelmos, etc, etc, etc… Pero podemos reseñarlo de forma superficial…

En lo que respecta a la “vestimenta” bajo la armadura

Gambesón; una especie de camisón de cuerpo entero, de tela muy gruesa a modo de “colcha” (de cuero, lana o algodón generalmente), que amortiguaba los golpes y estaba en contacto directo con la piel para evitar el roce de la armadura… Y cofia que protegía la parte superior superior de la cabeza, generalmente de tela y acolchada para evitar el roce del yelmo sobre la cabeza.

En lo que respecta a la armadura en sí

Más allá de esa cota de malla “primitiva” que estaba muy limitada en lo que respecta a protección corporal, pero que evolucionó y se continuó utilizando, pasamos a la armadura como tal; una pieza compleja formada por diferentes partes y que no todos se podían permitir obviamente, ni a nivel de piezas ni a nivel de calidad… y eso podía significar vivir o morir. Igualmente, aquel que se lo podía permitir (nobles, etc), tenían armaduras realizadas de forma personal y a medida, en muchas ocasiones siendo una armadura “decorativa” o “de vestir”, no para el combate.

El yelmo era sin duda una de las partes más importantes de la armadura, ya que protegía la cabeza, y una de las que más evolucionó. En primeros tiempos compuesto de una única y tosca pieza de forma regular… evolucionó hasta ser menos pesado, con distintas formas y la típica “visera” que se podía levantar y que todos hemos visto infinidad de ocasiones.

La coraza por su parte, cubría todo el torso, e igualmente fue evolucionando a lo largo de los siglos para hacerla más ligera y adaptable, a la cual acompañaban otros elementos como el faldón que protegía la cintura o las escarcelas para cintura y muslos.

Para la protección de los brazos teníamos igualmente diversos elementos como las hombreras (hombros), ristre (brazos), codal (codos), brazal (antebrazos) y guantelete (manos).

Y finalizamos con las piernas, especialmente sensibles en el caso de montar a caballo al ser más vulnerables a media altura, y que eran protegidas por quijote (muslos), rodillera (rodillas), grebas (espinillas), y escarpe (pies).

En lo que respecta a las armas

Aquí tenemos una variedad importante y digna de mención, lo que más nos gusta a todos vamos ;).

Partimos de la lanza como arma preferida (tras la espada) de un caballero (especialmente a caballo como es obvio). Se solía llevar equipada de forma vertical, hasta que al entrar en combate y para la carga se portaba en horizontal. Sus dimensiones medias solían rondar los 3m.

La espada, como todos sabemos, era el arma “de serie” de todo caballero medieval, sin espada no eres nadie vamos… La espada era la extensión del caballero, parte de uno mismo, con una simbiosis difícil de comprender para el profano. La espada era personal, propia de cada caballero y habitualmente personalizada (el que se la pudiera pagar obviamente), y le acompañaba hasta el fin de sus días… Con el paso de los siglos, en términos generales, las espadas fueron ganado en tamaño, al mismo tiempo que ganaban en ligereza y maniobrabilidad. Así teníamos espadas cortas, espadas largas, mandobles… Aunque no debemos olvidar tampoco todo tipo de armas cortas, como cuchillos, dagas, etc… que eran un complemento al arma principal.

Hachas y mazas, principalmente, completaban las armas utilizadas por todo caballero medieval. Mucho más contundentes y menos manejables, eran útiles para reventar armaduras (y para reventar cabezas, todo sea dicho xD).

En lo que respecta al escudo y las defensas

El escudo era otro objeto indispensable en toda equipación de un caballero medieval… Y es que, obviamente, necesitabas una defensa. El escudo es probablemente el arma defensiva más antigua utilizada por el hombre, conocida al menos desde la época sumeria, servía tanto para defensa como para ataque y mantener las distancias. Golpearte con el escudo de forma correcta suponía que podías acabar en el suelo… para no levantarte.

Pues eso, unos 30kg de equipo encima.

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

* Cetrería en el Castillo de Belmonte.

Una de las más importantes y espectaculares actividades que es posible disfrutar en toda visita al Castillo de Belmonte, y que igualmente será posible de disfrutar durante la celebración del Torneo Internacional de Combate Medieval, es la cetrería.

La cetrería es el arte y la actividad de cazar con aves rapaces, como halcones, águilas o búhos, originándose una simbiosis y un beneficio mutuo entre hombre y animal… Un arte y actividad que, aunque tuvo su auge y crecimiento durante la Edad Media, se cree en base a datos y hechos históricos, que se practica desde hace más de 2000 años, igualmente, no podemos olvidar que la cetrería es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Pues bien, en el Castillo de Belmonte se ha desarrollado un importante proyecto de cetrería a cargo de un maestro cetrero, con un refugio que alberga diversos y preciosos ejemplares de aves rapaces.

Hacía muchos, muchos años que no asistía a una demostración de cetrería, y no recordaba hasta qué punto la belleza de los animales nos atrapa, las demostraciones nos maravillan, y la simbiosis entre maestro cetrero y ave rapaz nos hacen ver cómo es posible la comunicación entre ambos a unos niveles ya marcados en nuestra genética como seres vivos que compartimos este mundo. Cual padre e hijo, cual amigo incondicional… una auténtica gozada poder disfrutar, no ya de la belleza de las aves y de sus demostraciones como indicaba, sino de esa conexión que, finalmente, nos hace ver que seguimos siendo animales, que seguimos siendo humanos…

¡No te pierdas las demostraciones de cetrería en el Castillo de Belmonte y durante el Torneo Internacional de Combate Medieval!

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

* Qué ver y qué hacer en Belmonte.

¡Pero hay más, mucho más!, y es que, aunque el Castillo de Belmonte eclipsa en gran parte a la propia población en sí, Belmonte presenta un puñado de importantes atractivos para todo turista y viajero.

Belmonte es un pequeño municipio de Cuenca con actualmente poco más de 2000 habitantes y cuya historia probablemente se remonta a la España visigoda del s. V, y que durante los s. XIV al XVIII fue sin duda uno de las poblaciones más importantes de la provincia, gracias a sus reales privilegios, ser Cabeza de Partido de toda la comarca y al hecho de albergar dos iconos como son El Castillo de Belmonte y la Colegiata de San Bartolomé.

Belmonte fue “donada” por Fernando III a su hijo el Infante Don Manuel. En 1371 Pedro I incorporó Belmonte a la Corona Real, pero en 1398 Enrique III donó Belmonte a Don Juan Fernánzdez Pachecho, a la postre primer señor de Belmonte.

Tras la construcción del Castillo y Murallas en 1456 por Don Juan Pacheco, en 1476, y tras el enfrentamiento (y perder) contra Isabel la Católica por parte del Marqués de Villena al tomar partido por Juana la Beltraneja para legitimarla como Reina de Castilla, se incorporó Belmonte a la Corona. Y ya, trasladándonos al s. XIX, Belmonte tuvo una importante relevancia durante la invasión francesa, ya que ciertos lugares de la población, como el Castillo y tal como vimos anteriormente, fueron utilizados como cárcel y almacenes…

Pero no solo ello, sino que, y más allá de su historia, sus atractivos turísticos, haber sido escenario de rodaje de diversas películas como ya vimos anteriormente, sus gentes amables, su buenísima gastronomía (gachas, zarajos, morteruelo, etc), sus fiestas locales… Belmonte es bien conocido también a nivel histórico por ser lugar de personajes ilustres como es el caso de Fray Luis de León, nacido en Belmonte en 1527, o los ya citados anteriormente Eugenia de Montijo o Don Juan Pacheco.

Belmonte se encuentra en plena “estepa” manchega, con su característico entorno en tonos ocres y marrones, salpicados por el color blanco de sus casas y rojizo de sus tejados. Enclavada igualmente en plena Ruta del Quijote, es una villa de interés turístico desde 1968, y de forma totalmente merecida como es obvio.

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

Belmonte nos recibe silencioso y tranquilo, silencio apenas roto por algún coche que callejea y la terraza de un bar ocupada por un grupo de chicos tomando unas cervezas. El resto de la población, probablemente y debido a la hora de sobremesa en la que nos encontrábamos, estarían en casa refugiándose del calor asfixiante que hacía y, quizás, echando una más que merecida siesta que bien me hubiera gustado echar a mí tras la importante y pesada, pero deliciosa, comida que pude disfrutar en el Castillo de Belmonte, consistente en judías con ave de corral, chorizo y morcilla… debidamente regado con cervecita y vino de la tierra como mandan los cánones ;).

Con muy poquito tiempo para disfrutar de la pequeña población y sus atractivos, y antes de llegar al “plato fuerte” (a nivel turístico, que no gastronómico en esta ocasión, y más allá del Castillo de Belmonte), recorrimos caminando algunas de las principales arterias de Belmonte…

Calles estrechas y empinadas nos acompañan en su pequeño pero bien conservado, y todavía parcialmente amurallado, casco histórico. Tras travesar la Plaza Ruperto Jurado, cruzamos la Puerta o Arco de Almudí, también conocido como la Puerta del Rollo (por ser el lugar donde se encontraba el Rollo donde impartían justicia), y actualmente conocida como el Arco del Cristo de los Ausentes, por tener en la parte superior una pequeña imagen de un Cristo crucificado de los años ’60 del siglo pasado…

Esta es una de las tres puertas que quedan (de las cinco originales) de la muralla construida junto con el Castillo para su defensa, y para separar a la población existente en aquel momento, quedando los cristianos intramuros y los musulmanes y judíos extramuros.

Continuamos subiendo hasta llegar a la Plaza del Caudillo, en cuya esquina se encuentra situado el llamativo edificio del Ayuntamiento de Belmonte, y así hasta, dejando unos pasos más adelante a nuestra derecha la Parroquia de San Bartolomé Apostol, girar a la izquierda y encontrarnos de bruces con la impresionante Colegiata de San Bartolomé. Pero, antes de entrar a la misma, es recomendable bordearla por la derecha… llegaremos a una pequeña plaza arbolada en altura con un mirador donde tendremos unas vistas brutales del Castillo de Belmonte.

Si continuamos bordeando la Colegiata, llegaremos hasta el antiguo Alcázar y posteriormente Palacio del Infante Don Juan Manuel (autor del Conde Lucanor) que también albergo un convento de monjas dominicas. Construido en 1323, estuvo abandonado y en estado de ruina, desprendiéndose parte de la fachada en 2005… Hoy, completamente restaurado, se ha convertido en el Palacio Infante Don Juan Manuel Hotel Spa.

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

Pero volvamos unos pasos atrás al lugar que realmente nos interesa, que no es otro que la ya citada Colegiata San Bartolomé.

La Colegiata, de estilo gótico y construida en 1459 sobre una antigua iglesia visigoda, fue construida principalmente para ser el lugar de enterramiento del Marques de Villena (que finalmente no fue enterrado aquí xD).

El interior es sumamente interesante, y es que la Colegiata en sí y su interior, son una grata sorpresa que en ocasiones uno no se esperar encontrar. Su interior nos muestra diferentes estilos artísticos de diferentes épocas, destacando los diferentes e impresionantes retablos, las rejas platerescas, diferentes esculturas, el espectacular coro en madera, el órgano… y la pila bautismal donde fue bautizado Fray Luis de León.

Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.
Castillo de Belmonte y Torneo Internacional de Combate Medieval.

Ciertamente, y más allá del propio Castillo como indicaba,es muy recomendable visitar la Colegiata… Pero hay más obviamente, mucho más que yo, nosotros, por tiempo y por desgracia, ya no pudimos visitar…

Tenemos las Ermitas de San Antón y Santa Lucía (que solo abren en las correspondientes festividades), Plaza de Correos y Telégrafos (antiguo colegio y cárcel, y plaza que realmente es el claustro del antiguo Colegio de los Jesuitas), Antiguo Convento de los Franciscanos (del s. XV), Plaza del Pilar (antiguo lugar de celebración de mercados y que conserva parte de la estructura porticada original, con los pilares, abrevadero, casas de estructura abovedada, etc)…

¡Sí, hay mucho que ver en Belmonte! Si quieres más información acerca de todo lo que puedes ver y hacer en Belmonte, echa un vistazo aquí ;).

Información práctica y datos de interés, del Castillo de Belmonte y el Torneo Internacional de Lucha Medieval.

Dónde está y cómo llegar: el Castillo de Belmonte se encuentra situado en la Calle de Eugenia de Montijo 1, en Belmonte, Cuenca, a 1h30min desde Madrid y a 2h30min desde Valencia. ¿Cómo llegar?
Horario: De Martes a Domingo 10:00 – 14:00, tardes según temporada (confirmar horarios). Durante el Torneo Internacional de Combate Medieval, el Castillo de Belmonte y su recinto estará abierto de forma ininterrumpida de 10:00 a 21:00, excepto el Lunes 12 que cerrará a las 12:30.
Precio: desde 8€ con audioguía. Tarifa Desafio Belmonte: desde 17,50€ entrada general para 13+ los bloques 1 a 4, y desde 24€ entrada general para 13+ para el bloque 5 finales. Aquí tenéis disponibles información acerca de las entradas y precios (incluye entrada al Castillo de Belmonte).
Duración de la visita: 1h aprox de visita al Castillo de Belmonte. La celebración del Torneo Internacional de Combate Medieval se llevará a cabo durante 3 días (10, 11 y 12 de Octubre), constará de 5 bloques repartidos de la siguiente forma: Sábado y Domingo (2 bloques, 10:30 a 14:30 y 16:00 a 20:00), Lunes (1 bloque, 10:30 a 16:00).
Teléfono: 678646486.
Información: www.castillodebelmonte.com/. http://castillodebelmonte.com/torneo-internacional-de-combate-medieval/.

* Nota importante: el presente post ha sido realizado en parte, gracias a la amable invitación del Castillo de Belmonte y empresas de comunicación, para conocer el Castillo, Belmonte y los prolegómenos del Torneo Internacional de Combate Medieval. No obstante, y como siempre, toda la información es real y experiencial, al igual que 100% personal y obetiva.

¿Te ha gustado el post? ¿Valoras mi trabajo? ¿Te he ayudado o, al menos, entretenido?¡Comparte, sígueme, suscríbete... y comenta!, te estaré eternamente agradecido ;).

¡SUSCRÍBETE!

!Y llévate GRATIS el eBook "Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje"!

Viajar low cost: cómo ahorrar antes y durante tu viaje - eBook Gratis - David Vecino ViajerosAlBlog.com

Toda la información expuesta es personal, independiente, real y experiencial. Soy un viajero como tú que escribe y comparte la información para intentar ayudar a otros viajeros como tú. En caso de patrocinios, menciones, blogtrips, afiliación, etc, será indicado y siempre será igualmente información personal, independiente, real y experiencial que aporta valor al lector y no supone absolutamente ningún coste adicional para el mismo.

Comentarios

comentarios

Sobre David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía

David Vecino De La Guía | Acuario y madrileño, ávido de información y nuevas experiencias. Maestrillo de todo, maestro de nada y profesional de mucho: turismo, protocolo, eventos, marketing, ventas, informática, formación, terapias alternativas, filosofía, etc… Cinéfilo, devorador de libros, electrónico musical, futbolero de pro y cervecero gastronómico. Viajero empedernido, a ratos turista, como mayor pasión. Ética, moral, valores, coherencia.

¡Deja un comentario!